Las claves de por qué el sargazo se ha convertido en la epidemia del Mar Caribe
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Las claves de por qué el sargazo se ha convertido en la epidemia del Mar Caribe

Ambientalistas, biólogos, oceanógrafos y autoridades de Medio Ambiente respondieron algunas de las principales preguntas sobre el surgimiento masivo del sargazo.
Cuartoscuro
22 de julio, 2019
Comparte

Este 2019, la macroalga conocida como sargazo se ha convertido en un problema ambiental grave para los 32 países que integran toda la región del Caribe, incluyendo las costas de Cancún y de la Riviera Maya, en México. 

Imágenes de verdaderas montañas de sargazo acumulado en las habituales paradisiacas playas del caribe mexicano circulan a diario por las redes sociales y medios de comunicación, generando un gran impacto en Quintana Roo, estado que emplea a 450 mil personas gracias al turismo nacional e internacional que llega a sus costas. 

Ahora bien, ¿es un problema ambiental grave? 

De acuerdo con lo dicho por el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante una visita a Tulum el pasado 24 de junio, no lo parece. 

“Vamos a seguir apoyando con el asunto del sargazo. No he hablado mucho de eso, porque no considero que, como algunos sostienen, sea gravísimo”, dijo el mandatario, quien también aseguró que el problema del sargazo fue “heredado” por el anterior Ejecutivo y que éste se había “magnificado para cuestionar al nuevo gobierno”.

Leer: La ‘peste’ del sargazo: un daño mayor que el peor huracán para la Riviera Maya

Sin embargo, ambientalistas, oceanógrafos, hidrobiólogos, consultores ambientales y autoridades estatales de medio ambiente, entrevistadas por Animal Político, coinciden en señalar que, a pesar del dicho del presidente, México está ante uno de los problemas ambientales más grandes de su historia moderna, para el que aún no hay un plan a largo plazo para enfrentarlo, más allá de las labores cotidianas de limpieza y contención.

Aquí te presentamos algunas de las claves que explican el surgimiento masivo de esta alga:

¿Es un fenómeno nuevo?

Este 2019 se produjo un aumento en la llegada de sargazo a las aguas del caribe mexicano. De acuerdo con la Secretaría estatal de Turismo de Quintana Roo, para finales de este año se espera recolectar hasta un millón de toneladas de esta alga; un 100% más que las 500 mil toneladas que se recogieron el año pasado. 

La presencia de sargazo en las playas del caribe mexicano ha existido desde décadas atrás, aunque la primera gran crisis reciente se produjo en 2015. 

¿De dónde viene el sargazo?

Esta es una de las preguntas más habituales. Originalmente, existe un llamado “mar de los sargazos”, al este de la costa de Estados Unidos y al nordeste de las costas de Cuba, por donde Cristóbal Colón navegó en su viaje a América, y en el que, desde hace siglos, flotan enormes bancos de estas algas.  

Sin embargo, en la última década los satélites detectaron que otras enormes manchas de sargazo están emergiendo en el océano Atlántico, pero más al sur: entre las costas de África y de Brasil, frente a la desembocadura del Río Amazonas.

En el primer Encuentro de Alto Nivel para la Atención del Sargazo, que se llevó a cabo el 27 de junio Cancún, Quintana Roo, los especialistas coincidieron en señalar que el sargazo que actualmente afecta a todo el Caribe no proviene del “mar del sargazo”, sino del sur del Atlántico. 

Por ello, se trata de un problema que no solo afecta a Cancún y a la Riviera Maya, en México, sino que las corrientes marinas lo han extendido como una epidemia, afectando a los 32 países que integran la región caribeña, incluyendo a Cuba, Dominicana, Panamá, Jamaica, Colombia, y al sur de la Florida, en Estados Unidos.

“Más que un problema regional, es un problema de todo el Océano Atlántico. Es un problema global”, enfatizó Alejandro Bravo, oceanógrafo. 

¿Por qué surge el sargazo?

No hay una respuesta única a la pregunta de por qué surge el sargazo. Aunque los ambientalistas coinciden en señalar que el aumento de la temperatura de las aguas del mar y el cambio en las corrientes marinas, producto del calentamiento global, más la contaminación de los océanos, están generando las condiciones idóneas para que se desate “una tormenta perfecta”.

Esteban Amaro, hidrobiólogo, consultor ambiental y director de la Red de Monitoreo del Sargazo de Cancún, explicó en entrevista que el sargazo es una alga “oportunista”. Esto significa que absorbe todo a su paso para crecer y multiplicarse. Y ese “todo a su paso” es, básicamente, los nutrientes que deja la contaminación en las aguas del mar, producto del vertido de fertilizantes con alto contenido de nitrógeno, materias orgánicas, y descargas de aguas residuales. 

Verónica Rivera Félix, bióloga de la compañía Grupo Arco, que hace labores de limpieza en las playas públicas de Playa Del Carmen, añadió que en esa contaminación está influyendo la tala masiva de la selva en el Amazonas, en Brasil. 

La vegetación de la selva es la que frena, o filtra, la llegada de contaminantes que fluyen por los ríos y que desembocan en el Atlántico, explicó la bióloga. Al reducirse la vegetación por la tala, la cantidad de nutrientes que llega al océano es cada vez mayor. Y, por lo tanto, también la contaminación y el “alimento” que potencia la reproducción del sargazo.

¿Tiene algo que ver el derrame petrolero de 2010?

En el foro regional del sargazo, Alejandra Valente, especialista de la UNAM, dijo que la Organización Internacional Oceanográfica planteó el año pasado la hipótesis de que el derrame petrolero ocasionado por British Petroleum en el 2010, en el Golfo de México, puede estar relacionado con el surgimiento masivo del sargazo en esta última década.

Aunque aun no hay estudios científicos, el hidrobiólogo Esteban Amaro opina que es una hipótesis factible, ya que un año después del derrame, en 2011, comenzaron a registrar los primeros grandes recales de sargazo. 

“Para limpiar el derrame de petróleo, utilizaron una gran cantidad de disolventes, de grasas, y de productos químicos que basan su composición en fosfatos y nitratos, que prácticamente son fertilizantes”, planteó el consultor ambientalista. 

“Y el petróleo, ya descompuesto por las bacterias que viven en el fondo marino, se convierte en azufre y carbono, que son elementos que también sirven de fertilizante para que estas algas, que son oportunistas, se desarrollen y crezcan con la presencia de tantos nutrientes”.

¿Es una situación grave?

Tanto desde el punto de vista ambiental, como del turístico, los entrevistados aseguraron que la llegada de sargazo es un problema grave.  

Esteban Amaro fue el más tajante: “El sargazo es un problema ambiental muy grave. De hecho, es el problema ambiental más grande al que México se ha enfrentado como país”. 

“Es una situación fuera de control”, abundó por su parte Guadalupe Velázquez, hidrogeóloga. “Y a pesar de que llevamos más de cuatro años con esta situación, aún no se atina a cuál es la mejor solución”.

Leer: Llegan toneladas de sargazo al Caribe, pero gobierno de QRoo dice que las playas están limpias

La bióloga Verónica Rivera añadió que, además del impacto que se genera en las costas donde se acumula y se pudre el sargazo, generando un olor nauseabundo, también está el daño que las manchas kilométricas de estas algas pueden ocasionar a los arrecifes de coral, que son de vital importancia para la vida marina y también para la protección de las costas, puesto que son las primeras barreras que mitigan los daños de huracanes y de tormentas tropicales. 

“Las manchas de sargazo generan sombras. Y los arrecifes, por tanto, no reciben luz solar y no producen alimento para muchas especies marinas que viven en ese ecosistema”, explicó. 

Alfredo Arellano, titular de la Secretaría de Medio Ambiente del estado de Quintana Roo, admitió en entrevista que el sargazo sí “es un tema que preocupa”, aunque matizó “que tiene solución” y que ya se está trabajando de manera intensa para enfrentarlo. 

¿Qué se hizo y qué se hace ahora para limpiar las playas?

Este es uno de los temas más polémicos. De acuerdo con el actual gobierno federal de López Obrador, la anterior administración de Peña Nieto gastó más de 800 millones de pesos sin resultados favorables, producto de la corrupción. 

Por ello, para este 2019 el Ejecutivo federal no incluyó ninguna partida presupuestal contra el sargazo, aunque sí designó a la Secretaría de Marina como la nueva responsable a nivel federal de atender la situación, y de coordinar las labores de limpieza en aguas profundas. 

La limpieza en las aguas próximas a la costa y en las playas, la responsabilidad recae en la industria privada, es decir, en los hoteles dueños de las concesiones para la explotación de playas privadas, y en los gobiernos municipales de las principales zonas afectadas, que deben limpiar con sus propios recursos las playas públicas.  

Para este 2019, la Marina anunció que tendrá un presupuesto de 52 millones de pesos, para adquirir embarcaciones a fin de limpiar el sargazo. Y prevé, a largo plazo, que invertirá otros 300 millones. Sin embargo, la Secretaría de Turismo estatal calcula que para limpiar las playas públicas y privadas se requiere una inversión de, al menos, 3 mil millones. 

“Esperábamos una inversión mayor del gobierno federal, pero la decisión que se tomó fue que la Marina atendiera el problema”, dijo por su parte Alfredo Arellano, titular de la Secretaría de Medio Ambiente de Quintana Roo, quien recalcó que parte del problema del sargazo es que no existe un presupuesto específico para combatirlo. 

¿Y a largo plazo?

La hidrogeóloga Guadalupe Velázquez criticó que, por ahora, el grueso de las acciones contra el sargazo están enfocadas en contener el problema a corto plazo, “y no se está haciendo énfasis en la importancia de la investigación para entender el origen del sargazo”. 

“Esto es un gran error, porque estamos ante una situación grave, que está afectando al estado con mayores ingresos por turismo en todo México, y por eso se debe de entender la situación de una manera mucho más integral”, subrayó Velázquez.

Alfredo Arellano coincidió con la hidrogeóloga, en cuanto a que aún hay dudas sobre cuáles son exactamente los factores que potencian la llegada masiva de sargazo: “Y mientras eso no exista, no podemos atacar de raíz el problema”, admitió el titular de Medio Ambiente estatal. “Por eso estamos barriendo la casa, pero no estamos evitando que entre el polvo. Porque barrer nos da la solución de ese día, pero no la solución al problema de fondo”.

Por ello, Arellano señaló que ya se están enfocando “a fomentar la investigación” para buscar soluciones a largo plazo, mientras continúan con las labores de limpieza en el plazo inmediato, con el fin de amortiguar el impacto en el turismo de Quintana Roo, que ya registra pérdidas por el sargazo en puntos clave como Playa Del Carmen y Cancún. 

Uno de los primeros pasos en el fomento de la investigación se produjo el pasado 27 de junio, con la celebración en Cancún del primer Encuentro de Alto Nivel para la Atención del Sargazo, en el que 12 países caribeños, incluyendo a México, acordaron un primer plan de acción global. 

Ese plan, además, incluye 26 medidas, como la construcción de una agenda de coooperación en materia de análisis del fenómeno del sargazo, para generar propuestas de solución de fondo en un contexto internacional. 

Alfredo Arellano anunció que el segundo encuentro internacional tendrá lugar el próximo mes de octubre en la isla caribeña de Guadalupe, para el que está prevista la participación de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Es como si fumaran 20 cigarrillos al día': riesgos de los cigarros electrónicos de moda entre jóvenes

Los cigarrillos electrónicos se han promocionado como menos nocivos para la salud, pero son igual de adictivos y su consumo entre niños triplica sus posibilidades de acabar fumando en el futuro.
27 de julio, 2022
Comparte

Se promocionaban bajo el argumento de que serían menos nocivos para la salud y que servirían como tratamiento para personas que querían dejar de fumar.

Sin embargo, los cigarrillos electrónicos no solo son tan adictivos como el tabaco, sino que cada vez están enganchando a más adolescentes al hábito de fumar.

“Cada vez recibo en mi consultorio más jóvenes de 16 a 24 años que usan este producto y tienen un índice de nicotina en el cuerpo equivalente al consumo de más de 20 cigarrillos al día”, explica la cardióloga Jacqueline Scholz, que dirige el Ambulatorio del Tratamiento del Tabaquismo del Instituto del Corazón de Sao Paulo.

Estos productos “van dirigidos con frecuencia a niños y adolescentes en las promociones de las industrias tabacaleras e industrias conexas que los fabrican, mediante miles de aromas atractivos y afirmaciones engañosas”, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe publicado en 2021.

Los niños que vapean, como se denomina al uso de estos dispositivos, tienen hasta el triple de posibilidades de acabar fumando en el futuro, según el organismo internacional, que recomienda a los gobiernos que los regulen para impedir que el hábito de fumar vuelva a normalizarse en la sociedad y para proteger a las generaciones futuras.

La venta o distribución de cigarrillos electrónicos está prohibida en 37 países, entre ellos Argentina, Colombia, México, Nicaragua, Panamá, Uruguay, Venezuela y Brasil.

Pero esto no impide que estos productos lleguen de contrabando y sin ningún control sanitario.

Líquidos de vapeo.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos se ofrecen en multitud de sabores que atraen a jóvenes y adolescentes.

“Si no nos ocupamos de este problema ahora, el uso de estos dispositivos tiene todo para convertirse pronto en una epidemia“, ha dicho Scholz a André Biernath, del servicio brasileño de la BBC.

La cardióloga señala que, desde la aparición de las primeras versiones hace unos 20 años, estos dispositivos siempre se han promocionado bajo el argumento de que son menos nocivos para la salud.

“Todavía se dice que, como no tienen combustión y no producen humo, estos aparatos supuestamente son más seguros”, explica.

La experta recuerda que esta información sirvió de base para vender cigarrillos electrónicos en muchos países como una especie de “reducción de daños” o un tratamiento para las personas que querían dejar de fumar.

¿Lobo con piel de cordero?

El gran problema, argumenta, es que no hay suficientes estudios científicos para respaldar tales afirmaciones, y toda la publicidad relacionada con estos productos parece estar más enfocada en ganar nuevos usuarios (especialmente los jóvenes), y prácticamente ignora este posible sesgo terapéutico.

“Varios países, como el propio Reino Unido, aceptaron este argumento y lanzaron los cigarrillos electrónicos. Lo que sucedió en estos lugares fue un aumento en la prevalencia de fumadores “, señala Scholz.

Para la médico, no tiene sentido ver el cigarrillo electrónico como un tratamiento médico y dejarlo solo en manos de las personas, para que ellas decidan cuándo y cómo usarlo. “Si el propósito de este producto fuera realmente terapéutico, no se podría vender en ningún lado, como se vende ahora”.

“Tendría que ser recetado después de una evaluación médica, en la que el profesional concluiría que el paciente no puede dejar de fumar con los otros métodos que tenemos para ofrecer. A partir de ahí, se podría indicar la dosificación y el uso correcto de esta sustancia. “.

Pulmones.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos pueden causar espasmos respiratorios e incluso enfermedades inflamatorias en los pulmones.

Ingredientes nocivos

Scholz señala que, además de no cumplir las promesas terapéuticas, los cigarrillos electrónicos pueden ir en sentido contrario y ser perjudiciales para la salud, y llama la atención sobre tres de los principales ingredientes que aparecen en estos dispositivos: propilenglicol, nicotina y sustancias aromáticas.

El propilenglicol funciona como una especie de vehículo, capaz de diluir y transportar la nicotina por nuestro organismo.

La nicotina, por su parte, es una sustancia psicoactiva que se encuentra originalmente en el tabaco, lo que provoca una dependencia muy fuerte.

Durante el uso de los cigarrillos electrónicos, se inhala por la boca, pasa por los pulmones, cae al torrente sanguíneo y acaba en el cerebro, donde provoca una sensación momentánea de bienestar.

Por último, están las sustancias aromáticas, que imitan los más diversos olores, desde la menta hasta las natillas.

Scholz señala que estos tres ingredientes pueden presentar riesgos para la salud de diferentes maneras.

“Para empezar, los olores hacen que estos dispositivos sean socialmente más aceptables. Después de todo, el olor a menta, miel o fresa es mucho más agradable que el de los cigarrillos convencionales”.

Y ese atributo, argumenta la doctora, aumenta la curiosidad y quita el miedo a un público más joven, que desde niño está acostumbrado a oír hablar de los efectos nocivos del tabaquismo “tradicional”.

“El propilenglicol, por otro lado, se usa ampliamente en la industria alimentaria, y la gente simplemente asumió que, dado que es seguro consumirlo en los alimentos, no hará daño cuando se inhale”, dice.

“Pero no tenemos suficientes estudios al respecto, sobre todo porque estos dispositivos hoy en día traen tantos aditivos que no tenemos una idea exacta de las reacciones químicas que se dan allí, a una temperatura alta”.

“Y ya hemos visto algunos estudios que han detectado sustancias cancerígenas en la vejiga y la orina de los usuarios de cigarrillos electrónicos”, agrega el especialista.

Para cerrar la lista, no podemos olvidar la nicotina.

Dependencia

“Las nuevas generaciones de cigarrillos electrónicos traen sales de nicotina cada vez más pequeñas y entregadas en grandes cantidades, lo que aumenta la dependencia”, dice Scholz.

La doctora asegura que, al recibir en el consultorio a un nuevo paciente que consume estos dispositivos, siempre le realiza un examen rápido de orina, que mide la cantidad de nicotina que tiene el individuo en el organismo.

“Es muy común que los pacientes jóvenes, de 16 a 24 años, tengan un nivel de nicotina equivalente a fumar más de 20 cigarrillos convencionales al día“, calcula.

Dos preadolescentes fuman un cigarrillo electrónico.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos van dirigidos con frecuencia a niños y adolescentes con aromas atractivos y afirmaciones engañosas según la OMS.

De hecho, el propio mecanismo de estos dispositivos facilita su uso constante. Además de no tener ningún olor desagradable, no es necesario encenderlo ni apagarlo. “Este es un producto que puedes usar una y otra vez. Lo guardas en tu bolsillo, le das una calada y lo guardas. Luego puedes volver a tomarlo cuando quieras”, explica Scholz.

“Esto crea una rutina, y la persona empieza a usar cigarrillos electrónicos en la calle, en el trabajo, en el baño de la escuela, acostado en la cama…”

Además de ser adictiva, la nicotina también tiene efectos sobre órganos importantes como el corazón y los pulmones.

“La nicotina no es una sustancia inocua. Aumenta el ritmo cardíaco, altera la presión arterial y puede dañar el endotelio, la capa interna de los vasos sanguíneos”, enumera.

“Por lo tanto, el riesgo cardíaco de un usuario de cigarrillos electrónicos es casi el mismo que el de alguien que fuma cigarrillos convencionales”.

“En los pulmones, las nanopartículas de nicotina pueden ingresar a los alvéolos, causar espasmos respiratorios e incluso enfermedades inflamatorias“, agrega la médico.

“Hace unos años tuvimos una serie de casos de este tipo, sobre todo en Estados Unidos , que llamaron la atención. Una parte de estos pacientes consumía otras sustancias, pero alrededor de un tercio consumía exclusivamente nicotina”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=boRYRczxKvg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.