close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Siete de cada 10 mexicanos apoyan que una máquina registre y cuente los votos: Parametría

El 44% considera que los ciudadanos que participan como funcionarios de casilla el día de las elecciones cuentan mal los votos.
Cuartoscuro Archivo
15 de julio, 2019
Comparte

En México, siete de cada diez personas están de acuerdo con que en lugar de que los ciudadanos cuenten los votos en las elecciones, una máquina registre los votos y los cuente. En tanto, un 29% de los consultados rechazó la propuesta y 2% no estuvo de acuerdo ni en desacuerdo con este esquema, de acuerdo con la última encuesta de Parametría relacionada con la implementación del voto electrónico en el país.  

La encuesta practicada, casa por casa, muestra que seis de cada diez mexicanos dijeron que si una máquina cuenta los votos tendrían más confianza en los resultados. 

El dato es consistente con el hecho de que casi la mitad de las personas en el país creen que la ciudadanos que se desempeñan como funcionarias y funcionarios de casilla, el día de las elecciones, no cuenta bien los votos. 

El 44% considera que los ciudadanos que participan como funcionarios de casilla el día de las elecciones cuentan mal los votos, y 43% cree que realizan la labor de forma correcta.

Al realizar una pregunta neutra sobre el ahorro económico que representa la urna electrónica, encontramos porcentajes similares de apoyo.

Leer >> Abstencionismo gana en elecciones: promedio de votación en seis estados fue de 33%

El 57% de la población cree que se debe implementar la urna electrónica para contar los votos, porque permitiría ahorrar dinero, ya que no se tendría que capacitar a los ciudadanos ni imprimir boletas.

Mientras que 39% se inclina por seguir capacitando a ciudadanos para que cuenten los votos, aunque sea más caro que hacerlo a través de la urna electrónica.

El uso de tecnología en los procesos electorales es cada vez más común, sin embargo, como señala IDEA Internacional (2017), son pocos los países que tienen elecciones totalmente automatizadas, indica Parametría en los resultados de la encuesta.

En los países donde han hecho investigación sobre este mecanismo, en 71% las instituciones electorales utilizan la tecnología para el registro de votantes. En 57% usan sistemas electrónicos para conocer los resultados oficiales. 

Otro 21% hace uso de la tecnología para la identificación de electores en las mesas de votación, y en 15% se utilizan mecanismos tecnológicos para el conteo de voto en las mesas de votación.  

El voto electrónico requiere reforma 

Uno de los temas que ha permeado en México, sobre todo en el contexto de una posible reforma político electoral, es la implementación del voto electrónico.

El Instituto Nacional Electoral (INE) ha realizado un prototipo de boleta electrónica para su implementación, pero para la aprobación de este nuevo mecanismo se requiere de una reforma legislativa. 

Se ha dicho que algunas de las ventajas del voto electrónico es que se conocerían de forma más rápida los resultados, habría un ahorro en el gasto de recursos pues ya no se realizaría la capacitación de funcionarias y funcionarios electorales—, y también que se abonaría a la certeza sobre los resultados, pues no habría error humano en el conteo. 

El INE en cada elección capacita a un número importante de ciudadanas y ciudadanos para que cuenten los votos, lo que representa un gasto considerable para el proceso electoral. En junio de 2019, cuando hubo elecciones en seis estados, fueron capacitadas más de 150 mil personas para fungir como funcionarias y funcionarios de casilla.

De aprobarse la reforma, México se convertiría en el octavo país con voto electrónico a nivel nacional; actualmente Bélgica, Estonia, Brasil, Estados Unidos, Venezuela, Filipinas e India son quienes lo han puesto en marcha, algunos otros tienen voto electrónico a nivel sub-nacional o bien en otras elecciones donde también participa la autoridad electoral.

Algunas recomendaciones que realiza IDEA Internacional sobre el tema es primero conocer las experiencias internacionales, asegurarse que los procesos sean transparentes, así como la auditoría y certificación de los sistemas tecnológicos que se utilicen. 

También ser conscientes que su aplicación requiere de un proceso de adaptación de los votantes, profesionales técnicos y planes de capacitación; si se toman en cuenta estas variables la implementación del voto electrónico puede ser una medida eficaz en los sistemas democráticos.

Nota Metodológica:

Encuesta Parametría. Número de entrevistas: 800 encuestas realizadas cara a cara del 29 de junio al 4 de julio de 2019. Nivel de confianza estadística: 95 %. Margen de error: (+/-) 3.5 %. Población objetivo: Personas de 18 años en adelante, con credencial para votar y que al momento de la entrevista residan en el lugar de interés.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Angelica Casas/BBC

Blaxicans: 'Soy negra y mexicano-estadounidense y a la gente le cuesta descifrarme'

Josslyn Carrasco Glenn es una joven mexicano-estadounidense que también se identifica como de raza negra. La joven compartió con BBC Mundo la experiencia de crecer en EE.UU., los prejuicios que ha enfrentado y el despertar de su identidad política en la era Trump.
Angelica Casas/BBC
18 de noviembre, 2019
Comparte

“¿Qué eres?”, es una de las preguntas que le hacen con más frecuencia a Josslyn Carrasco Glenn cuando alguien la conoce por primera vez.

Chicana, afrolatina y blaxican, son algunos de los términos con los que la joven de 21 años se identifica.

El último, blaxican, es utilizado con frecuencia en Los Ángeles e incluye a aquellos nacidos de uniones de padres o madres afroestadounidenses y padres o madres mexicanos.

Carrasco Glenn es hija de una pareja interracial. Su madre nació en Los Ángeles y su familia proviene de México, mientras que su padre, de raza negra, es estadounidense nacido en Belice, Centroamérica.

La joven de 21 años forma parte de un grupo creciente de personas multirraciales y multiétnicas que están desafiando normas de identidad social en el país norteamericano.

Uno de cada siete niños estadounidenses (14%) pertenecía a este grupo en 2015, casi el triple que en 1980, de acuerdo a un análisis de 2017 del Centro Pew, un instituto de investigación con sede en Washington.

Josslyn compartió la experiencia de crecer en la intersección de varias culturas y razas con BBC Mundo.

Este es su testimonio en primera persona, elaborado a partir de una entrevista.


Josslyn Glenn junto a su familia

Cortesia de Josslyn Glenn
Josslyn Carrasco Glenn creció en una familia multirracial y multiétnica. En la foto aparece cargada por su hermana mayor.

La gente me suele preguntar “qué soy” o a veces cuando me oyen hablando en español, me dicen “¡Oh! Pensé que eras india”.

Al preguntarme, parece que quisieran asociarme con “lo otro”. Les parezco “exótica”. No me considero particularmente exótica sino simplemente estadounidense.

A veces les respondo desafiante: Soy humana”. Pero para aquellos genuinamente interesados, me gusta brindar una respuesta que sea educativa.

Así que les explico que me identifico como afro-latina,blaxican y también chicana. Crecí con una madre nacida en Los Ángeles de abuelos mexicanos y con un padre de raza negra nacido en Belice.

También depende del contexto… a veces solo digo que soy latina si conozco a alguien proveniente de Latinoamérica, pero si estoy rodeada de afroestadounidenses, también digo que soy negra.

Cuando era niña, veía a mis padres y era bastante obvio que él tenía la piel significativamente más oscura que mi madre.

Pero para mí simplemente esa era mi familia y no tenía cuestionamientos sobre ella.

Josslyn Glenn junto a sus padres.

Cortesia de Josslyn Glenn
Josslyn Glenn junto a sus padres.

Mientras estudiaba la primaria, nos asignaron una tarea para la clase de historia sobre nuestra herencia.

Nos pidieron hacer tarjetas con la bandera que nos identificaba. Y ahí fue donde noté que todos parecían tener una sola bandera mientras que yo tenía más de una: las de México, Belice y Estados Unidos.

Más o menos a los 12 años empecé a tener más preguntas sobre la forma en que me veía y mi padre me decía: “Eres de todo menos asiática, pero eres de todos lados”. Y me parecía una respuesta muy bonita.

Además, cuando era más pequeña tenía la piel más clara y se fue oscureciendo con los años.

Pese a esto, no pasé por las mismas experiencias que algunos de mis amigos, cuyos padres les decían que no estuviesen mucho tiempo bajo el sol porque aparentemente estaba mal visto tener la piel oscura.

Crecí en un vecindario predominantemente Latinx, así que había muchos sitios que vendían comida típica de México, como tamales y churros con dulce.

Josslyn Glenn

Angelica Casas/BBC

En nuestra casa y durante el Día de Acción de Gracias mezclábamos tamales y puré de papas por igual.

Y en festividades como el Día de los Muertos o el 5 de mayo, no celebrábamos especialmente pero mi madre nos traía dulces y caramelos cuando volvía del trabajo para reconocer las fechas.

En mi comunidad hice amigos de origen latinoamericano y mi aspecto físico no fue tan cuestionado, lo que aprecio mucho.

No estaba realmente consciente de la política en cuanto a raza o de cómo me identificaba hasta los 17 años. Ahí fue que empecé a pensar en que era diferente de otras personas.

Todo ocurrió antes de la elección presidencial de 2016, la primera en la que pude votar.

Creo que el hecho de hacerlo me hizo pensar en la urgencia de declarar mi identidad racial y sobre todo, en entenderla mejor.

Provengo de dos de los grupos más marginados en este país y eso me da una visión única sobre cómo mis familiares de ambos lados son tratados con base en su aspecto físico, su estatus socioeconómico y hasta su cultura.

De alguna manera, esto me hace apreciar a mi familia todavía más.

Josslyn Glenn junto a su familia

Cortesia de Josslyn Glenn
Josslyn Glenn junto a sus hermanas y otros familiares.

Mi padre es un hombre negro y para el mundo aparentemente eso es atemorizante, aunque a mí no me lo parece.

Por otro lado, hay quienes han cuestionado que yo sea latina por el hecho de que no crecí hablando español, sino que decidí aprenderlo para conversar con familiares y otras personas.

Pero me han inspirado personas como la actriz estadounidense de padres puertorriqueños Gina Rodríguez, que ha expresado que no todas las latinas son iguales.

Y creo que tiene mucha razón. Yo crecí con una mezcla de culturas mexicana y estadounidense, pero me siento tan latina como cualquier otra persona.

En mi caso particular es interesante porque soy una mujer de color pero mi aspecto físico es ambiguo.

Y eso quiere decir que mi experiencia no es la misma que la de muchas mujeres afroestadounidenses y latinoamericanas.

Creo que soy solo un ejemplo de la diversidad que existe en Estados Unidos y del hecho de que ha habido muchas generaciones de inmigrantes a este país.

Siento un gran aprecio por mis culturas y ser mestiza significa tener dos fuertes herencias de sangre que me permiten navegar el mundo que vivo en el presente.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10158129017419665


*Esta nota es parte de la serie “¿Hablas español?”, un viaje de BBC Mundo por Estados Unidos para mostrar el poder de nuestro idioma en la era de Trump.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vFY6U5zH1-4&t=54s

https://www.youtube.com/watch?v=obfMLsimdy8&t=73s

https://www.youtube.com/watch?v=ScOUnA65jpE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.