¿Cómo fue el juicio del “Chapo”? Crónica de la caída de Guzmán Loera (capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cómo fue el juicio del “Chapo”? Crónica de la caída de Guzmán Loera (capítulo de regalo)

El periodista Jesús Esquivel relata cómo fue cada una de las 38 audiencias que pasó Joaquín Guzmán Loera.
Cuartoscuro
11 de agosto, 2019
Comparte

“Se acabó el corrido de El Chapo”, fue lo que dijo Jesús Esquivel al sintetizar el trabajo que realizó en su reciente libro que nace tras asistir a las 38 audiencias del proceso judicial que Joaquín Guzmán Loera enfrentó en un juzgado de Brooklyn en Nueva York, y que se refleja en El Juicio, Crónica de la caída del Chapo.

Esquivel, quien siguió el caso del “Chapo”, detalla que no tuvo más que su libreta y bolígrafo para registrar cada una de las acciones que el gobierno estadounidense le imputó durante el proceso, así como cada una de las acusaciones.

Lee: Abogado de ‘El Chapo’ apela la sentencia de cadena perpetua

Para Esquivel, ver a Guzmán Loera sentado y vestido de traje frente a un público que formaría parte importante de la decisión del juez resultó ser una imagen alejada de lo que la sociedad y medios de comunicación construyeron alrededor de uno de los narcotraficantes más buscados, dentro y fuera de México.

“En el juicio lo que veíamos era a un hombre que estaba tratando de defenderse de una nación extremadamente poderosa, con los recursos que él tenía al alcance”, dijo el periodista a Animal Político.

A pesar de contratar los servicios de tres abogados, entre ellos un personaje de reconocimiento en el mundo criminal como Jeffrey Lichtman, dio la impresión de que el “Chapo” lo único que pretendía, hasta la fecha y equivocadamente, señaló el autor, fue ganar el juicio.

Desde el arranque del proceso, dijo Esquivel, tanto él como muchos otros de los reporteros se dieron cuenta que sería una pérdida de tiempo para el capo y sus abogados.

“El Chapo observaba a los integrantes del jurado y observaba con detenimiento a los testigos, con algunos tenía hasta cierto cariño, pero ese no era el capo que operaba en las montañas o ciudades de Durango, Sinaloa, Chihuahua y de todo el país”, agregó.

Diferencias en el sistema judicial

Jesús Esquivel también compartió sus impresiones acerca de las marcadas diferencias entre el sistema judicial mexicano y el estadounidense en esta serie de crónicas que se pueden leer en su libro.

Explicó que en el proceso judicial estadounidense, aun cuando sea el caso de un reconocido narcotraficante con poder de mando dentro de una organización como la del Cártel de Sinaloa, esa persona no es culpable hasta que lo demuestre.

“La presunción de inocencia es fundamental en Estados Unidos, es un derecho fundamental, aun para los extranjeros. En México, sabemos cómo funciona ese tema judicial. Tenemos un sistema judicial arcaico que debe ser renovado de manera urgente, el procedimiento en los juicios es muy distinto al de los Estados Unidos”, agregó.

Te puede interesar: Los presos que están en la misma cárcel de máxima seguridad de EU con el “Chapo”

Con esto, el autor no da por hecho que en el sistema judicial de Estados Unidos no existan problemas de corrupción, al contrario las agencias federales y el Departamento de Justicia disfrazan su corrupción con acuerdos de cooperación.

“Ellos prefieren conseguir información perdonando a un criminal conocido para poder castigar a otro”, señaló.

“En cambio, en México la gente y algunos medios de comunicación aseguraron que al “Chapo” le ofrecerían convertirse en un testigo protegido, pero Estados Unidos nunca hizo la oferta, solo querían castigarlo”.

“Para ese momento, la prensa mexicana y la prensa internacional no sabían hasta qué nivel investigó la justicia estadounidense, así como las evidencias en contra del “Chapo” Guzmán, hasta tenerlo en su poder”.

Cuando extraditaron a el “Chapo”, en Estados Unidos se presentaron al público y a los medios de comunicación una serie de evidencias que derribaron muchos mitos y notas periodísticas que se escribieron en México.

“Ahora me doy cuenta de que muchos estábamos escribiendo de algo que desconocíamos”, dijo sorprendido.

La imagen del “Chapo”

Jesús Esquivel, autor de El Juicio, crónicas de la caída del Chapo, rememoró las últimas imágenes que le quedaron  tras el anuncio de cadena perpetua y 50 años de prisión por 10 cargos que le imputaron.

“El vestido de acusado, y en otro momento vestido con traje. Era otra imagen, un tipo bonachón, traga años. Alguien preocupado por lo que estaban haciendo ahí”.

Esquivel recordó la declaración de uno de los testigos que fue operador del Cártel de Sinaloa al preguntarle si reconocía a la persona que estaba siendo acusada, él dijo: “sí, es el patrón, es el “Chapo”, pero es la primera vez que lo veo vestido de traje”.

“Esa es la imagen que a mí me queda de Joaquín Guzmán Loera en Brooklyn, NY, alguien  que pensaba que con las herramientas de los abogados podía librarse del peso y la fuerza con la cual, el gobierno de Estados Unidos lo estaba procesando en una corte federal”, dijo.

Jesús Esquivel, es licenciado en periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Desde 1988 es corresponsal en Washington D.C., acreditado ante la Casa Blanca y el Congreso Federal de  Estados  Unidos.

Trabaja en el semanario Proceso. Colabora  en  el programa de Carmen Aristegui, es corresponsal de Grupo Radio Centro y cuenta con publicaciones en The New York Times.

Se  ha  desempeñado  como  analista  político  en  varios  programas  de  radio  y  televisión  en cadenas como National Public Radio, CNN, Univisión, Al Jazeera, Telesur Venezuela y RCN de  Colombia y ha reportado ocho elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Su primer libro fue La  DEA  en  México (2013), La CIA, Camarena y Caro Quintero (2014) y Los narcos gringos (2016).

Te dejamos un capitulo de regalo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La carta en la que Pancho Villa le propuso a Zapata invadir EU (y que nunca llegó a su destino)

En una carta que intercambiaron dos de los líderes más icónicos de la Revolución Mexicana desvela que Villa le propuso a Zapata atacar territorio estadounidense. Esto decía la misiva.
Getty Images
19 de noviembre, 2020
Comparte

¿Qué habría ocurrido si los mexicanos Pancho Villa y Emiliano Zapata hubieran unido fuerzas para invadir Estados Unidos?

La idea quedó plasmada en papel. Así se lee en una de las al menos 30 cartas que intercambiaron dos de los líderes más icónicos de la Revolución Mexicana, de cuyo inicio se cumplen 110 años este 20 de noviembre.

El largo conflicto armado (1910-1917) que inició como una lucha contra la perpetuación en el poder del general Porfirio Díaz, dejó más de un millón de muertos en el país.

Villa, alegando que Estados Unidos estaba respaldando al gobierno constitucionalista mexicano durante el conflicto, intentó lograr el apoyo de Zapata para trasladar la lucha al otro lado de la frontera escribiéndole una carta:

El enemigo común para México es actualmente los Estados Unidos y la integridad e independencia de nuestro país está a punto de perderse si antes todos los mexicanos honrados no nos unimos y con las armas en la mano impedimos que la venta de la Patria sea un hecho.

La misiva, sin embargo, nunca llegó a las manos del Caudillo del Sur.

Carranza y EU

8 de enero de 1916. México se desangra mientras aumentan las diferencias entre las diferentes facciones revolucionarias que un día se unieron contra el porfiriato.

Año y medio antes, Venustiano Carranza había logrado unir a los principales líderes revolucionarios para conseguir que el presidente golpista Victoriano Huerta dejara el poder.

Venustiano Carranza

Getty Images
Venustiano Carranza resultó ser el líder revolucionario triunfador tras la salida de Huerta y tuvo el gobierno bajo su mando hasta 1920.

Sin embargo, pronto discrepó con las reivindicaciones de Villa y Zapata. Fue entonces cuando comenzó una “guerra de guerrillas” entre grupos y la etapa más cruenta de la Revolución Mexicana.

Es en este contexto que Villa le escribió la carta a Zapata en la que mostraba su enojo por haber sido derrotado cuando intentaba invadir el estado de Sonora desde Chihuahua “porque el enemigo contó con el apoyo indebido y descarado del gobierno americano”.

Además, aseguraba que Carranza pretendía firmar un acuerdo de colaboración con Washington que, según el revolucionario, ponía en riesgo la soberanía de México.

Con las dos invasiones estadounidenses al país aún recientes (en 1914 y 1847, en la que México perdió la mitad de su territorio), el Centauro del Norte consideró en su carta a Zapata que una invasión conjunta era la mejor manera de frenar el avance del “enemigo”.


(…) encontrándonos a inmediaciones de Agua Prieta y en vísperas de atacarla, llegó el enemigo por territorio americano y en trenes, un refuerzo de cinco mil carrancistas que el Gobierno de los Estados Unidos permitió pasar.

¿Puede registrarse mayor acto de ofensa para el pueblo mexicano y ataque a su Soberanía Nacional?

(…) ya ha de conocer Ud. los tratados que Carranza celebró con el Gobierno de Washington.

(…) decidimos no quemar un cartucho más con los mexicanos nuestros hermanos y prepararnos y organizarnos debidamente para atacar a los americanos en sus propias madrigueras y hacerles saber que México es tierra de libres y tumba de tronos, coronas y traidores.

Pancho Villa

Getty Images
Villa expuso en su carta a Zapata la necesidad de atacar EE.UU. para “hacerles saber que México es tierra de libres”.

Con objeto de poner al pueblo al tanto de la situación y para organizar y reclutar el mayor número posible de gente con el fin indicado, he dividido mi Ejército en guerrillas y cada Jefe recorrerá las distintas regiones del país que estime convenientes, mientras se cumple el término de seis meses, que es el señalado para reunirnos todos en el Estado de Chihuahua con la fuerzas que se haya logrado reclutar y hacer el movimiento que habrá de acarrear la unión de todos los mexicanos.

Como Ud. es mexicano honrado y patriota, ejemplo y orgullo de nuestro suelo, y corre por sus venas sangre india como la nuestra, estoy seguro que jamás permitirá que nuestro suelo sea vendido y también se aprestará a la defensa de la Patria.

Como el movimiento que nosotros tenemos que hacer a los Estados Unidos, solo se puede llevar a cabo por el Norte, en vista de no tener barcos, le suplico que me diga si está de acuerdo en venirse para acá con todas sus tropas y en qué fecha, para tener el gusto de ir personalmente a encontrarlo y juntos emprender la obra de reconstrucción y engrandecimiento de México, desafiando y castigando a nuestro eterno enemigo, al que siempre ha de estar fomentando los odios y provocando dificultades y rencillas entre nuestra raza.


¿Cómo apareció la carta?

Sin embargo, todo parece indicar que esta propuesta nunca llegó a ser leída por Zapata.

Dos meses después de ser escrita, la carta fue encontrada entre las ropas de uno de los mexicanos muertos en el ataque liderado por Villa a Columbus, en Nuevo México.

El revolucionario, quien es considerado por esto como el único latinoamericano que ha encabezado una invasión a EU, acabó por lo tanto cumpliendo su plan en solitario y a la espera de recibir una respuesta de Zapata a su invitación que nunca llegó.

El historiador Armando Ruiz Aguilar, autor del libro “Nosotros los hombres ignorantes que hacemos la guerra” que compila la correspondencia entre ambos insurgentes, reconoce la “incógnita” en torno al hecho de que el documento se encontrara en ese lugar y dos meses después de ser escrito.

“No se sabe si al villista muerto lo descubrieron realmente ahí, como herido en la batalla (de Columbus); o si ya lo habían localizado anteriormente y hubo una refriega antes de que lo mataran”, le dice a BBC Mundo.

“Algunas informaciones apuntan a que (el mensajero) podría ni haber salido nunca de Chihuahua”, dice.

Emiliano Zapata

Getty Images
Emiliano Zapata nunca recibió la carta en la que Villa le proponía invadir EU.

Varios expertos creen que la carta podría haber sido “sembrada” de algún modo por EU como parte de una estrategia o incluso cuestionan su veracidad, basados por ejemplo en el hecho de que la caligrafía no se corresponde con la de Villa.

Ruiz Aguilar, sin embargo, defiende su importancia histórica y resta importancia a este detalle, al recordar que en aquella época “las personas con liderazgo dictaban las cartas a otras personas”.

Tras su hallazgo, la carta se envió a EU, donde no se redescubrió y salió a la luz pública solo hasta 1975. Actualmente, se conserva en los Archivos Generales de Washington.

¿Y si Zapata la hubiera leído?

Preguntado sobre qué habría ocurrido si Zapata hubiera recibido la misiva, el historiador cree que probablemente no habría aceptado la propuesta de invadir territorio estadounidense.

“Era muy, muy riesgoso y Zapata tendría que estar vigilando a la vez su frente de acción, que estaba en el centro del país. Además el desplazamiento hacia el norte habría sido muy caro”, opina.

Carta de Villa a Zapata

Armando Ruiz Aguilar
La carta no fue escrita por Villa de su puño y letra.

Para Ruiz Aguilar, una de las conclusiones más interesantes de haber estudiado esta y otras decenas de cartas enviadas entre ambos líderes es poder conocer de manera mucho más personal e íntima el tipo de relación que mantenían.

“Ellos nunca fueron compadres, de hecho no se conocieron hasta 1914 en Ciudad de México. Las primeras cartas son muy cortas, diplomáticas y con muchos saludos, pero sus textos son después más cálidos y se aprecia cómo se va afianzando una amistad”, destaca.

De su lectura se extrae, dice el experto, que son dos hombres que aman a México, que saben que tienen diferencias pero que se unen en su objetivo de acabar con el carrancismo.

“Sus cartas dejan claro que tras su lucha había una visión que iba más allá. Muestran sus verdaderos ideales, que tenían una opinión política y un proyecto de nación”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OVL4DOiuFt8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.