Dos testigos clave: el as bajo la manga de la FGR en la acusación contra Rosario Robles por La Estafa Maestra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Jesús Santamaría y Andrea Paredes

Dos testigos clave: el as bajo la manga de la FGR en la acusación contra Rosario Robles por La Estafa Maestra

Dos exfuncionarios de la Sedesol y Sedatu aseguran haber avisado a Robles de las irregularidades desde 2014, de primero forma verbal y después por escrito.
Jesús Santamaría y Andrea Paredes
Por Manu Ureste y Nayeli Roldán
9 de agosto, 2019
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) tenía preparado un as bajo la manga para demostrar que Rosario Robles, extitular de Sedesol y Sedatu, supo de los presuntos desvíos de La Estafa Maestra desde 2014 y no los detuvo: el testimonio de dos testigos clave y 12 oficios que la Auditoría Superior de la Federación le envió para avisarle sobre las irregularidades. 

Rosario Robles es la primera exsecretaria de Estado en enfrentar un citatorio judicial por La Estafa Maestra, el sistema de corrupción revelado por Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción  y la Impunidad, que involucró a 11 dependencias del gobierno Federal, ocho universidades públicas y 186 empresas para desaparecer recursos públicos. 

Lee más: Posponen audiencia de Robles hasta el lunes; la FGR insiste que sabía de los desvíos y no actuó

La Fiscalía buscó imputar a Robles del delito de ejercicio indebido de la función pública, gracias al testimonio de dos exfuncionarios de la Sedesol y Sedatu, quienes aseguraron haber avisado a la exfuncionaria de las irregularidades desde 2014, primero de forma verbal y después por escrito. 

También relataron un encuentro con el exauditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal, en junio de 2014, funcionarios de la Sedesol y la entonces secretaria, Rosario Robles. 

Después de que Portal le informara del “abuso” de la dependencia sobre exceptuar licitaciones para contratar proveedores y, en su lugar, hacer convenios con universidades, y el presunto desvío de recursos públicos, Rosario Robles “dio por terminada la reunión de manera abrupta”, según los testimonios.

También 12 oficios enviados a Robles en 2015 por parte del área jurídica de la Auditoría Superior de la Federación, en la que le informó sobre los pliegos de observaciones, es decir, listado de irregularidades detectadas en la Sedesol. 

Todo ello demuestra, según la Fiscalía, que Robles tuvo pleno conocimiento del esquema de desvío y no sólo no avisó al presidente Enrique Peña Nieto, su jefe directo, sino que no hizo nada para detener las irregularidades que causaron un probable y grave daño a la Hacienda Pública Federal por 5 mil 073 millones de pesos. 

Te puede interesar: La Estafa Maestra. Exoficial mayor de Rosario Robles frena acciones penales en su contra

Lo anterior, son algunas de las principales claves de lo sucedido en la audiencia inicial de Rosario Robles, que arrancó a las diez de la mañana de ayer jueves, cuando la exsecretaria de Sedesol y Sedatu llegó una hora antes de lo programado en el citatorio de la Fiscalía. 

“Aquí estoy”

Rosario Robles llegó a bordo de una camioneta gris que conducía Julio Hernández Barros, uno de los seis abogados que integra el ‘batallón’ legal que la defiende en este caso, y voz de la exfuncionaria en los medios desde que el pasado 29 de julio se diera a conocer el citatorio de la Fiscalía General de la República.

Portando el llamativo vestido de color blanco que ya utilizó en su última comparecencia como funcionaria en octubre del año pasado, cuando también dio explicaciones ante la Cámara de Diputados por irregularidades en La Estafa Maestra, Rosario Robles entró a pie a las instalaciones del Reclusorio y no a bordo de la camioneta. 

Antes de bajar del auto, Rosario dejó el abrigo Burberry beige en el asiento del copiloto, y escoltada por abogados y sus hermanas se abrió paso entre decenas de periodistas, cámaras y fotógrafos, que hicieron guardia desde la noche para tomar imágenes de su llegada. 

-Rosario, ¿está tranquila? -le preguntaron, en alusión a las palabras del entonces presidente Enrique Peña Nieto que se hicieron virales, cuando en un evento de la Cruzada Nacional contra el Hambre, en abril de 2013, le dijo que estuviera tranquila ante las primeras acusaciones de corrupción en Sedesol publicadas en medios de comunicación. 

Lee más: La Estafa Maestra. Convenio firmado por Robles refuerza denuncia en su contra por presuntos desvíos

Rosario, en mitad de la tempestad mediática, continuó avanzando hasta acceder al estacionamiento del inmueble, dejando atrás los empujones, golpes, y los jaloneos de la prensa. 

“Aquí estoy, como prometí. Dando la cara como la he dado siempre, y muy tranquila”, dijo en respuesta a un grito de “corrupta” que le espetaron un par de manifestantes. 

En la Sala 1 donde se llevó a cabo la audiencia, la exsecretaria de Sedesol y Sedatu tomó asiento junto a su séquito de abogados mientras, un par de filas atrás, su hija Mariana Moguel, se levantaba constantemente para hacerle comentarios al oído, o para dejarle alguna caricia en el hombro en señal de apoyo. 

Finalmente, a las 12:08 horas de la tarde, con algo más de una hora de retraso, el juez de control Felipe de Jesús Delgadillo Padierna apareció en la sala ofreciendo una disculpa por las fallas en la logística de la audiencia. 

Lee más: La Estafa Maestra. Hacienda dice que va contra seis funcionarios más por el desvío de recursos

“No estamos acostumbrados a tener tantos medios en la sala”, admitió el magistrado, en alusión al espectacular interés mediático que generó que una exsecretaria de Estado, por primera vez, enfrente las acusaciones en un Tribunal por el caso de La Estafa Maestra. 

“Guarde silencio y acate mi determinación”

Pocos minutos después de arrancar la audiencia, la defensa de la exfuncionaria hizo su primer movimiento sobre el tablero al tratar de sacar a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la jugada.

En el citatorio contra Robles, la Fiscalía presentó a la Auditoría como “víctima indirecta” por los presuntos desvíos millonarios en Sedesol y Sedatu a través de universidades públicas en el mecanismo de fraude conocido como La Estafa Maestra.

Sin embargo, para la defensa la presencia de la Auditoría como “víctima indirecta” no estaba justificada, argumentando que ésta es un órgano técnico de revisión y control de los recursos públicos, pero no el dueño de éstos, que son del Estado. 

Te puede interesar: Quiénes son los exfuncionarios que acusan a Rosario Robles de irregularidades por más de 5 mil mdp

“La víctima es solo la que resiente el daño. Y el erario público no le pertenece a la Auditoría”, insistió el abogado Julio Hernández, mientras Robles asentía con la cabeza.

Tras escuchar a las partes, el juez se tomó media hora, en lo que Rosario Robles intercambió numerosos papeles y notas con sus abogados. 

“La petición de la defensa es infundada”, concluyó el juez de control, que argumentó que la Auditoría está facultada para investigar hechos ilícitos y puede participar en la acusación de la Fiscalía, anulando así el primer movimiento estratégico de la defensa.

Insatisfechos con la decisión, la defensa volvió a la carga. 

Sorpresivamente, uno de los abogados de Robles planteó que la audiencia debía diferirse a otro día por la existencia en un juzgado de Tapachula, Chiapas, de un juicio de amparo de un co-imputado en este mismo caso, del que no quiso revelar su identidad. 

Argumento que fue rechazado de manera tajante por el juez Felipe de Jesús Delgadillo, quien consideró que ese juicio de amparo no afectaba en nada a la audiencia de Rosario Robles, y propinó la primera regañiza a la defensa.

Lee más: FGR investiga cuatro edificios en CDMX en los que se habrían falsificado documentos para la Estafa Maestra

“No se va a diferir la audiencia. Y no intente diferirla tramposamente por un amparo de un co-imputado de nombre que además se reserva”, advirtió el magistrado al abogado, quien ante el intento de contraargumentar la decisión fue amonestado de nuevo con tono severo: “Guarde silencio y acate mi determinación”. 

“No se preocupen, todo está arreglado”

Luego del primer round y de la reprimenda del juez, la Fiscalía comenzó la narración de los hechos por los que busca imputar a Rosario Robles por el delito de ejercicio indebido de la función pública, que tuvo como consecuencia un presunto daño al erario por más de 5 mil millones de pesos. 

En la exposición de hechos -y tal vez de toda la audiencia-, la frase más repetida por los agentes de la Fiscalía fue que Rosario Robles “tenía pleno conocimiento” de múltiples irregularidades en la firma de convenios en Sedesol y Sedatu con universidades públicas y con organismos estatales de comunicación, como Telemax Sonora, Radio y Televisión de Hidalgo, y el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social. 

“Rosario Robles no evitó las conductas irregulares de terceros, y no administró con transparencia y honradez los recursos de Sedesol y Sedatu”, acusó el agente de la Fiscalía, Mario Fonseca, que hizo una dilatada presentación de los 27 convenios que Sedesol y Sedatu firmaron con universidades.

A las tres de la tarde, tuvo que irse a un receso de dos horas, luego de que la defensa de Robles solicitara múltiples precisiones acerca de quién firmó los convenios, cuándo, y cuáles fueron los presuntos daños al erario que se derivaron de cada uno.

Lee más: Rosario Robles, la primera exsecretaria de Estado que enfrenta a la justicia por La Estafa Maestra

A la vuelta del receso, los regaños del juez continuaron hacia la defensa, luego de que ésta interpelara continuamente a la Fiscalía mientras exponía el contenido de los convenios, iniciando una pelea entre ambas partes que fue cortada de tajo por el magistrado. 

“Abogado, ya se acotaron las precisiones que pidió la defensa. No puede interrumpir a la Fiscalía. Eso no está en ningún tratado. Es una norma básica de respeto”, señaló el juez irritado con la actitud de la defensa. 

Con la cara apoyada en la mano, y negando en varias ocasiones con la cabeza, Rosario Robles escuchó durante otras tres horas a los fiscales exponer los numerosos datos de prueba obtenidos a raíz de decenas de oficios que darían cuenta de que, desde 2014, fue avisada en múltiples ocasiones por las irregularidades en su dependencia, y de los testimonios clave de dos exfuncionarios que estuvieron a su cargo.

Los testigos son: José Antolino Orozco, exdirector de Geoestadística en Sedesol y ex jefe de la Unidad de Planeación en Sedatu; y María del Carmen Gutiérrez Medina, extitular de la Unidad de Planeación en Sedatu del 1 de noviembre de 2015 al 30 de noviembre de 2018.

Los testimonios de los testigos aseguran que Rosario “tenía conocimiento” de que al interior de la Sedesol y de la Sedatu existía una “estructura” paralela dedicada a la simulación de servicios, la falsificación de firmas en convenios irregulares, y la fabricación de entregables que se bajaban de internet. 

Según refirió la Fiscalía, los funcionarios implicados en la firma de los convenios con universidades eran frecuentemente citados en una oficina paralela a la Sedesol y a la Sedatu, en la calle Tennyson 125, en Polanco, donde estaban Emilio Zebadúa, oficial mayor de Rosario en Sedesol y Sedatu y su mano derecha, y otros funcionarios. 

Ese inmueble, y otros más en las colonias Polanco y Anzures, habrían sido utilizados por los funcionarios de ambas dependencias federales durante las gestiones de Rosario Robles, para falsificar documentos utilizados en el esquema de La Estafa Maestra.  

Te puede interesar:

De acuerdo con los testimonios recabados por la Fiscalía, en las oficinas donde se creaban los entregables, a los funcionarios implicados les decían: “No se preocupen, todo está arreglado”.

“Es inaudito que no pidan medidas cautelares”

Tras la exposición de la Fiscalía, el juez consultó a Rosario Robles si quería hacer alguna declaración en su defensa, a lo que la exsecretaria de Estado, aconsejada por sus seis abogados, declinó diciendo: “Prefiero guardar silencio, su señoría”. 

Lo que sí pidió la defensa al juez fue que éste suspendiera la audiencia por 72 horas para poder presentar argumentos, pruebas, e incluso testimonios, a favor de Rosario Robles frente a las acusaciones de la Fiscalía. Petición que el juez, tras haberla negado en un inicio hasta dos veces por considerarla infundada, finalmente aceptó, suspendiendo la audiencia hasta el próximo lunes a las 18 horas. 

La Fiscalía, por su parte, no pidió alguna medida cautelar contra Rosario Robles. Es decir, no pidió al juez que, por temor a una posible fuga, Rosario Robles entregara su pasaporte, o que su domicilio fuera vigilado por la policía, algo que el juez consideró como “inaudito”. 

Rosario Robles, tras ser advertida por el juez de que ahora ya está obligada a comparecer el próximo lunes a la audiencia, volvió a reiterar que se presentará para continuar con su defensa.

“Estaré aquí, como estuve hoy, de manera completamente voluntaria para hacer frente a todas las acusaciones. Cuando me enteré de esto estaba fuera del país, pero aquí estoy. Respeto la ley y estaré el próximo lunes”, aseguró la exfuncionaria, para poner fin a una audiencia de casi 10 horas de duración.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el 'efecto Matilda' que invisibiliza a las mujeres en la ciencia

Existe un prejuicio sistemático en contra de reconocer sus logros y cuyo trabajo a menudo se atribuye a sus colegas masculinos. El "efecto Matilda" responde a este fenómeno y una campaña busca visibilizarlo y revertirlo.
8 de marzo, 2021
Comparte
Fotografía del libro de cuento de @NoMoreMatildas

@NoMoreMatildas
¿De qué se trata el “efecto Matilda”?

“¿Te imaginas qué hubiera pasado si Einstein habría nacido mujer? Probablemente hoy no sabríamos quién es Einstein”.

Con esta pregunta disparadora y una respuesta para la reflexión, comienza la campaña “No more Matildas” (No más Matildas), impulsada por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) de España.

La iniciativa -que empezó en el país europeo en enero y ya traspasa fronteras traducida a varios idiomas- busca concientizar a la sociedad sobre la poca visibilidad que tienen las mujeres en el ámbito científico.

También pretende recuperar los nombres de las mujeres de la ciencia que fueron silenciados y olvidados, llevándolos a los libros escolares con la idea de despertar ejemplos y la vocación científica de las niñas.

“Ya iba siendo hora que se recuperen tantas figuras perdidas, no solo porque es de justicia histórica, sino porque pueden ser modelos que cambien para siempre la percepción que tienen las niñas acera de la ciencia y lo adecuadas que son para ellas”, le dice a BBC Mundo Carmen Fenoll, presidenta de AMIT.

Pero ¿por qué les dicen Matildas a las mujeres de diferentes ámbitos de la ciencia que fueron silenciadas? ¿Quién empezó a llamarlas así?

“Efecto Matilda”

Este fenómeno de suprimir la contribución de las mujeres en el desarrollo de inventos o en la investigación, y también el reconocimiento frecuente de su trabajo a sus colegas masculinos no es nuevo. Ha pasado durante siglos.

Una de las primeras mujeres en denunciarlo públicamente fue Matilda Joslyn Gage, una sufragista y abolicionista de finales del siglo XIX en Estados Unidos que luchó por los derechos de las mujeres y de las minorías.

Matilda Joslyn Gage

Getty Images
Matilda Joslyn Gage fue una de las primeras que denunció la invisibilidad de las mujeres en la ciencia.

Ella escribió un ensayo publicado en 1883 con el nombre Woman as an inventor (“Mujeres inventoras”) en el que describe este fenómeno pero no le pone un nombre.

“Aunque la educación científica a la mujer le fue negada enormemente, algunos de los inventos más importantes del mundo se deben a ella”, escribió enumerando varios ejemplos.

Sin embargo, “la proporción de inventores femeninos (con patentes) es mucho menor que la de masculinos, lo que se debe al hecho de que la mujer no posee la misma de libertad que el hombre“, analizó Gage en el artículo publicado en la revista The North American Review.

Ella fue víctima de ese mismo efecto que denunciaba. No porque fuera una inventora opacada por un hombre que le robara crédito sino porque fue silenciada por sus colegas y no reconocida debidamente por la historia, opinan investigadores.

Gage era una ferviente luchadora del derecho al voto de las mujeres y, sin embargo, fue apartada por sus propias compañeras feministas Susan B. Anthony o Elizabeth Cady Stanton (con quién escribió History of Woman Suffrage) y escasamente recordada en la historia del movimiento.

“Se pelearon y luego, cuando se escribió la historia, se eliminó a Matilda (…) Ella no recibió crédito”, dice Margaret W. Rossiter, la historiadora científica estadounidense que acuñó la expresión “efecto Matilda”.

Ilustración de una científica con una brújula.

@NoMoreMatildas
Aún existen muchos estereotipos que alejan a las mujeres de la ciencia.

Rossiter, quien es profesora retirada de la Universidad Cornell, de Estados Unidos, dedicó toda su vida a buscar nombres perdidos de mujeres científicas no documentadas en los libros. Y escribió tres. “Mientras más buscaba, más encontraba”, asegura.

En su investigación, observó que este patrón de invisibilidad femenina se repetía una y otra vez en la ciencia.

Desde el hecho de que los hombres toman el crédito del trabajo de las mujeres, que las mujeres no ganan tantos premios como ellos, que no consiguen empleo en campos científicos o que son recluidas.

Claro que hay nombres conocidos como la doble Premio Nobel Marie Curie. “Ella era notable, pero era la excepción”, advierte Rossiter.

Así en 1993 la historiadora decidió que este efecto de invisibilizar a las mujeres debería tener el nombre de Matilda Gage y lo escribió en un artículo académico.

“Fue más como una broma, pero llamó la atención de todo el mundo, lo cual es sorprendente”, cuenta en una conversación telefónica con BBC Mundo.

“Microdesigualdades”

La desigualdad de género no es una novedad. Hasta hace no mucho tiempo, las mujeres en países occidentales no tenían derecho a estudiar en una universidad, por ejemplo.

Y pese a que esto ya no es así, hay muchas inequidades y prejuicios que siguen vigentes en la sociedad.

Marie Curie.

PA Media
La científica Marie Curie es la excepción al “efecto Matilda”.

“En muchas disciplinas científicas no es fácil entrar, tampoco hay modelos para las propias universitarias y las aguerridas interesadas que se animan a hacerlo pueden encontrarse con entornos que son bastante hostiles, muchas veces de un modo subconsciente o no explícito”, describe Fenoll.

“Los estereotipos que hay acerca del papel que juegan las mujeres en la ciencia siguen estando: ‘las mujeres son menos brillantes’, ‘las mujeres se esfuerzan menos’; ‘está bien que las mujeres estén en los equipos de investigación, pero los que son brillantes normalmente son ellos'”, enumera.

A nivel global, las mujeres son menos de un tercio de los investigadores y solo el 3% de Nobel en ciencia han sido otorgados a mujeres, señala la Organización de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres en un estudio de septiembre de 2020.

“Para la región de América Latina y el Caribe, en 2017, del total de investigadores en ingeniería y tecnología, solo el 36% eran mujeres en Uruguay; el 26%, en Colombia; el 24%, en Costa Rica; el 17%, en El Salvador; en Honduras el 21,5%; y en Bolivia y Perú alrededor del 19%”, añade el reporte.

Según la presidenta de la AMIT, en el mundo científico español hay solo entre un 20 y 25% de mujeres.

Y con la pandemia este número se agravó. “El 40% de las científicas tuvo que dedicar bastante tiempo a los cuidados de los hijos y a veces al de sus padres, contra solo el 15% de los hombres”, añade Fenoll, citando fuentes del Ministerio de Ciencia e Innovación de España.

Entre las disciplinas donde hay menos mujeres están las ciencias más duras y las tecnologías, como matemática, física, informática y el desarrollo de la inteligencia artificial.

Fenoll ve una probable explicación de este escaso número es el perjuicio.

Una parte importantísima del problema es la percepción que tiene la sociedad de que las niñas son peores en matemáticas, que no tienen visión espacial, que son incapaces… Y si son capaces, se piensa que no les va a ir bien. Si eso te lo están diciendo en tu casa o en el colegio continuamente terminas creyéndotelo”, opina.

Ilustración de una científica con hombres detrás.

@NoMoreMatildas
Si hay menos mujeres en la ciencia, también hay pocas mujeres en la toma de decisiones.

“Hay menos mujeres tomando las decisiones. Claro que no todo el mundo quiere estar en la cúspide, pero no me creo que de entrada las mujeres prefieran no llegar a ser catedráticas”, afirma.

“Hay muchas microdesigualdades, por sí solas ninguna de ellas es suficiente para explicar lo que pasa pero cuando todas se suman terminan siendo determinantes”.

“No encajaba”

El movimiento #NoMoreMatildas no solo está respaldado por científicas, sino por escritoras, instituciones y medios de comunicación.

La iniciativa incluye la publicación gratuita de cuentos sobre Einstein, Fleming y Schödinger, como si hubiesen sido mujeres, y biografías de científicas reales como la geóloga danesa Inge Lehmann, la bióloga estadounidense Bárbara Mcclintock y la química británica Rosalind Franklin, por nombrar algunas.

Ilustración científica.

@NoMoreMatildas
“Hay muchas microdesigualdades” en la ciencia, dice Carmen Fenoll, presidenta de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) de España.

La campaña busca visibilizar e inspira a las niñas a que persigan carreras científicas.

“No se dejen intimidar por las científicas famosísimas. La mayoría de las científicas no somos famosas, somos personas normales que hacemos un trabajo que nos gusta mucho”, dice Fenoll.

La historiadora científica Margaret Rossiter también alienta a las niñas a que sigan sus pasiones científicas.

“Siempre me dijeron que no encajaba. Y pensé. Entonces eso es algo bueno. Yo no quiero encajar. No es mi objetivo en la vida”, afirma.

“¡Sigue adelante, no sabes lo que depara el futuro! Y si los niños aún dicen que las niñas no pueden estudiar matemáticas. Deberías responder: ‘¡Oye, lo hacemos igual de bien!'”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.