El último desplazamiento forzado en Chiapas que alerta al Congreso Nacional Indígena
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía

El último desplazamiento forzado en Chiapas que alerta al Congreso Nacional Indígena

El los últimos dos años las agresiones a pueblos y comunidades se intensifican como una estrategia contra las resistencias pacíficas en defensa del territorio.
Cortesía
Por Rodrigo Soberanes @rodsantin
4 de agosto, 2019
Comparte

Una turba armada con palos y piedras irrumpió en una pequeña aldea maya chol llamada San José El Bascán. Primero taparon los pozos de agua, después destruyeron las casas y al cabo de dos días la redujeron a cenizas. Siete familias fueron desplazadas aquel día, en el último de los episodios recientes de desplazamiento forzado en el estado de Chiapas.

A pesar de ser una comunidad pequeña, San José El Bascán representa la conquista de tierras a manos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 1994 dentro del municipio de Salto de Agua, en la zona selvática del norte de Chiapas.

Las familias desplazadas pertenecen a la organización Ikoltyañtyel Lak Lumal y al Congreso Nacional Indígena (CNI), la organización que impulsó la “campaña informativa” de María de Jesús Patricio con el apoyo del EZLN. 

Para el CNI, los incidentes en San José El Bascán fueron tan graves que emitieron un comunicado. “Como Congreso Nacional Indígena en Chiapas decimos que no se puede tolerar el abuso a nuestros pueblos ni mucho menos permitir la violación de nuestros derechos”, dice el documento publicado el 18 de julio, el mismo día del suceso.

En el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) preocupa que el incidente involucre al CNI y a personas cercanas al EZLN, y creen que no se trata de un hecho aislado en la región donde se están documentando otros incidentes similares. 

Incluso el Frayba había advertido desde el pasado 27 de mayo que la comunidad San José Bascán estaba estaba siendo hostigada en un contexto de “contrainsurgencia”. 

A dos años de la Asamblea Constituyente del Concejo Indígena de Gobierno, del Congreso Nacional Indígena (CNI) las agresiones a los pueblos, comunidades y organizaciones se intensifican como parte de una estrategia para contener las resistencias civiles y pacíficas en defensa del territorio.

“En Chiapas, integrantes del Congreso Nacional Indígena del pueblo Chol de San José El Bascán, en el municipio de Salto de Agua, se encuentran en riesgo de ataque armado y desplazamiento forzado”, dice el comunicado de mayo del Frayba.

Menos de dos meses después, el ataque previsto por el Frayba, sucedió. 

Es un hecho que se une a otras “agresiones” que el CNI dice haber recibido en la región, incluyendo a bases de apoyo del AZLN. Uno de los habitantes desplazados habló con Animal Político y describió cómo fueron esos hechos.

“Esas tierras tienen antecedente del 94 del movimiento armado de los compañeros”, recordó Francisco Peñate, habitante de San José Bascán que vivió la tarde de la intrusión a su comunidad, donde ha criado dos hijos y donde tenía sus animales de corral y sus cultivos de autoconsumo. 

Él fue quien narró a Animal Político que el grupo invasor estaba firmado de entre 30 y 40 personas y también contó que lo primero que hicieron fue inutilizar los pozos de agua, lo más importante para la supervivencia de las siete familias. Después dejaron ir a los animales y destruyeron las cosechas, además tiraron las casas, todas de madera y lámina. 

Todas las familias huyeron cerca, con familiares. Francisco Peñate volvió al día siguiente y se acercó a una distancia prudente para constatar que las casas estaban en llamas. Las habían quemado. “Quemaron todo lo que habían tumbado. Todas las tablas las pusieron en montón y ardió. Quedaron cenizas, amigo, son seis casas que quemaron”. 

Peñate tomó algunas fotografías durante el día y también en la noche, cuando seis de las siete casas ya estaban derribadas y en llamas. Solo una quedó en pie y es donde ahora se alojan las personas que destruyeron la comunidad. 

El Frayba hizo llamados al gobierno chiapaneco a “aplicar los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos de la Organización de las Naciones Unidas y la Ley para la Prevención y Atención sobre los Desplazamientos Internos”.

Ahora -Agregó Peñate- las familias siguen “dándole vuelta a qué hacer”, y de acuerdo con Vico Gálvez, abogado del Frayba quien ha recorrido la región, no ha sido atendida la situación humanitaria de las siete familias que siguen desplazadas.

Gálvez explicó que el conflicto se originó porque una persona “compró” el predio a un dueño anterior al levantamiento del EZLN aprovechando que no está regularizado bajo el Registro Agrario Nacional y después ofreció favorecer a vecinos de otras comunidades con proyectos gubernamentales. 

Francisco Peñate lamentó que el conflicto ha enfrentado a personas conocidas y con lazos de amistan y parentesco. 

“Son nuestros compañeros, compartimos alguna vez momentos buenos, nos invitábamos agua y coca cola. En ese día no sé qué es lo que les pasó. Llegaron sin compasión a nosotros. Todo lo tumbaron. Las ollas de las señoras de las cocinas, sus cubetas, las coas, hachas, pavos, garitas, unos cerditos por ahí. No mataron a los animales de corral pero sí los soltaron”, se lamentó el campesino chol. 

Durante la última semana se han llevado a cabo mesas de negociación en el municipio de Palenque con participación del gobierno del estado de Chiapas, abogados de ambas partes, representantes de la Fiscalía de Chiapas, de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y abogados de ambas partes. 

Años antes del levantamiento armado del EZLN Chiapas ya era el escenario de episodios de desplazamiento forzado. Desde 2017 a la fecha los conclictos se han agudizado en municipios como Chenalhó, Chalchihuitán, Aldama y San Andrés Duraznal con miles de personas desplazadas en diferentes conflictos por la posesión de tierras.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El baile de los 41: la fiesta en México que desató un escándalo hace más de un siglo

Se estrena la película "El baile de los 41", basada en el escándalo que sacudió a México a inicios del siglo XX y marcó decenas de vidas para siempre.
18 de noviembre, 2020
Comparte

Desde hace más de cien años, algunos mexicanos asocian el número 41 con la homosexualidad masculina.

El origen es un baile al que acudieron 42 hombres la noche del 17 de noviembre de 1901 en el centro de Ciudad de México.

La mitad vestía ropa de mujer. Varios de ellos eran personas adineradas y formaban parte de la élite social de esos tiempos.

El festejo fue interrumpido por la policía, que arrestó a casi todos: solo uno logró escapar.

El caso fue uno de los mayores escándalos sociales de la época conocida como el ‘Porfiriato’, pues el presidente era Porfirio Díaz.

De hecho, según una leyenda muy conocida en México, quien logró escapar esa noche era su yerno, Ignacio de la Torre y Mier.

Este mes de noviembre, la historia llegó a la pantalla grande gracias a la película “El baile de los 41”, protagonizada por Alfonso Herrera en el papel del marido de la hija del presidente mexicano.

Durante más de un siglo, la identidad del resto de los detenidos no se conoció.

Hasta que el abogado Juan Carlos Harris, quien se define como “historiador frustrado”, localizó los nombres de siete de ellos en los archivos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Las personas identificadas porque promovieron amparos contra su conscripción forzada en el Ejército son: Pascual Barrón, Felipe Martínez, Joaquín Moreno, Alejandro Pérez, Raúl Sevilla, Juan B. Sandoval y Jesús Solórzano.

Pero Harris encontró algo más: una serie de abusos y violaciones contra los detenidos que, más de un siglo después, comenzó a develarse.

Detención ilegal

El escándalo de 1901 se conoce como “El baile de los 41 maricones”. Este baile tuvo lugar en la calle de La Paz, en lo que hoy es el Centro Histórico de la capital y cerca de Palacio Nacional, la residencia del presidente.

Según los diarios de la época –la única fuente documental del caso– un policía escuchó ruido en una casa a las tres de la madrugada, y al asomarse descubrió a las parejas.

Entonces pidió refuerzos para detenerlos, algo que según el abogado Harris era ilegal.

“No existía un motivo para haberlos detenido”, le dijo a BBC Mundo.

“Jurídicamente, la homosexualidad como tal nunca ha estado prohibida en México”.

Pero casi todos fueron arrestados excepto el yerno de Porfirio Díaz, según la creencia popular, cuyo nombre habría sido borrado de la lista para evitar el escándalo político.

Luego fueron obligados a barrer las calles de la capital mexicana con la ropa del festejo, algo que también fue ilegal, pues ninguna ley establecía esa sanción.

Otro abuso fue el escarnio en los periódicos. Incluso se publicó una canción para burlarse de ellos.

Actores de la pelicula "El baile de los 41"

IMDB
Alfonso Herrera (derecha) da vida al marido de Amada Díaz, hija del presidente Porfirio Díaz, en la película “El baile de los 41”.

La composición se llamó ‘El corrido de los 41’ y fue acompañado con grabados de José Guadalupe Posada.

El artista es uno de los grabadores más importantes de México, autor del famoso personaje ‘La Catrina’ que elegantemente representa a la muerte.

Con ese escándalo nació la ‘Leyenda de los 41’. Pero aquí no termina la historia.

Trágico destino

En las horas siguientes a la redada, varios de los detenidos fueron puestos en libertad.

Juan Carlos Harris cree que pagaron a la policía y las autoridades de la capital para conseguirlo.

Fue el caso de los más adinerados o quienes formaban parte de familias conocidas en el entorno social del ‘Porfiriato’.

Manos entrelazadas con una bandera mexicana.

Getty Images
Algunos mexicanos asociaron el número 41 a la homosexualidad.

El resto, sin tantos recursos, fueron incorporados por la fuerza en el Ejército.

Varios fueron enviados a combatir en la ‘Guerra de Castas’ que en ese entonces se libraba en Yucatán, en el sureste del país.

“Fue una especie de destierro y la única forma que encuentran para hacerlo es metiéndolos al Ejército, una especie de leva”, según el abogado.

No se conoce el destino final de ellos, aunque según Harris y algunos historiadores que investigaron el tema, murieron en las batallas.

Aunque no se ha documentado, es muy posible que dentro del Ejército hayan sufrido abusos porque nunca se ocultó a los soldados la razón de su reclutamiento, dijo el abogado.

“Fueron detenidos, sufrieron un escarnio fuertísimo”, explicó. “Es una cuestión muy grave y no nada más las tonterías que ciertos grupos sociales lanzan”.

Más de un siglo después

¿Por qué algunos mexicanos asociaron el número 41 a la homosexualidad?

Una de las razones es el escándalo que significó el baile y la cantidad de personas detenidas, explican historiadores.

Pero también influyó la posición social de algunos participantes, según Harris. El escarnio que se desató fue una especie de venganza social.

Una reacción de molestia por lo que en la época se conocía como “la decadencia de los lagartijos”, el apodo de entonces a las personas adineradas del Porfiriato.

Y también evidencia el profundo cariz de homofobia que incluso ahora, más de un siglo después del baile, permanece en algunos sectores del país.

Por eso es importante identificar a quienes fueron detenidos, dice el abogado, pero sobre todo recordar cuál fue su destino.

“Hay intentos muy serios, muy graves de retroceso, incluso buscando la supresión de derechos civiles”, explicó.

“A lo mejor no entendemos lo que eso significa. Es algo muy grave”.

* Este artículo fue originalmente publicado en 2017 y actualizado con motivo del estreno de la película “El baile de los 41”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EpHxqm8kCXI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.