close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Gobierno aplica exámenes de confianza exprés y operados por militares para entrar a la Guardia

Pese a ser una policía civil, más de la mitad de las pruebas se aplican en instalaciones castrenses; el proceso de exámenes se acortó a dos días.
Cuartoscuro
1 de agosto, 2019
Comparte

Con el objetivo de tener lo más pronto posible a miles de guardias desplegados en las calles con los requisitos que marca la ley, el gobierno federal puso en marcha un nuevo esquema de exámenes de control de confianza, que consiste en aplicar las cinco pruebas que se requieren en dos días, y tres de ellas en instalaciones militares, pese a que por definición constitucional la Guardia Nacional es una policía civil.

Se trata de un modelo especial aprobado el pasado 30 de abril, que no se aplica a ninguna otra fuerza de seguridad policial en México, y que promete “cumplir con las metas establecidas” en cuanto al despliegue de la nueva fuerza, pero “sin perder rigor metodológico”.

Uno de cada cuatro agentes del INM carece de control de confianza vigente; es la fuerza federal menos confiable

Animal Político obtuvo los detalles de este nuevo modelo denominado “Esquema de Evaluación de Control de Confianza Específico para la Guardia Nacional”, cuya aprobación estuvo a cargo de la Comisión Permanente de Certificación y Acreditación del Consejo Nacional de Seguridad Pública. El documento ya también se encuentra disponible en la sección de transparencia proactiva del Secretariado Ejecutivo.

El esquema justifica la necesidad de modificar el modelo de evaluación convencional para cumplir con las metas planteadas, pues el gobierno ha prometido tener a 20 mil nuevos reclutas antes de que acabe el año, que se sumen a cerca de 50 mil efectivos transferidos desde las policías militar, naval y federal. 

Pero como la Ley de la Guardia Nacional marca, esta es una policía civil que debe cumplir con los requisitos de ingreso para sus elementos que marca la Ley del Sistema Nacional de Seguridad. Entre esos requisitos se encuentra el control de confianza, que consiste en una serie de cinco exámenes: polígrafo (detector de mentiras), socioeconómico, toxicológico, médico y psicológico.

“Considerando la emergencia nacional de dotar a la población a la brevedad de personal policial que atienda su seguridad, es necesario establecer mecanismos que garanticen la confiabilidad de los elementos que conforman la Guardia Nacional”, señala el documento.

En tanto, el Centro Nacional de Certificación y Evaluación llevó a cabo “visitas de supervisión técnicas” a las áreas de evaluación de las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina, y determinó que son aptas para operar de forma coordinada con los exámenes de control de confianza, bajo un nuevo esquema que a continuación se describe.

Consulta aquí el nuevo modelo “Esquema de Evaluación de Control de Confianza Específico para la Guardia Nacional”.

¿Cuáles son las diferencias?

El esquema convencional de exámenes de control de confianza, que se aplica desde diciembre de 2013 a todas las fuerzas policiales del país, contempla una batería de cinco pruebas ya mencionadas arriba, algunas de las cuales se realizan de forma sorpresiva o con varios días de preparación y ejecución.

Por ejemplo, el modelo detalla que el examen toxicológico tiene que ser sorpresivo, mientras que la investigación socioeconómica debe incluir visitas en el terreno para verificar el entorno del elemento investigado, así como practicar solicitudes de referencia en cualquier ámbito.

En el caso de las pruebas de polígrafo se detalla que este tiene que ser diferenciado de acuerdo con niveles jerárquicos y de riesgo del elemento en particular.  De acuerdo con personas que conocen de estos procedimientos, hay casos como el de la Fiscalía General de la República (FGR) donde la sola prueba de polígrafo y la psicológica llevan tres días.

La totalidad de estas cinco pruebas se llevan a cabo en centros de evaluación por personal certificado para dicha tarea. 

En comparación con todo lo anterior, el modelo especial aprobado para la Guardia Nacional plantea ejecutar todo el procedimiento de cinco exámenes en únicamente dos días, y con más de la mitad de las evaluaciones aplicándose en instalaciones militares y no en los centros.

Militares no harán pruebas de control de confianza al unirse a la Guardia Nacional

La primera parte será ejecutada por las fuerzas armadas. Consistirá en la aplicación de las evaluaciones psicológicas y “médico-toxicológicas” en sus instalaciones, aprovechando que las secretarías de la Defensa y Marina están a cargo del reclutamiento de la Guardia. A esto se le denomina “fase previa” y se ejecuta en un día.

Y la segunda fase o “complementaria” sí se realiza en los centros de evaluación civiles y corresponde al polígrafo y a la investigación socioeoconómica, las cuales también deberán desarrollarse en un solo día.

Este nuevo procedimiento genera, según el documento del esquema, cuatro beneficios: optimiza recursos y economiza tiempo de aplicación; homologa procesos de evaluación acordes al perfil que la Guardia Nacional requiere; permite tener resultados en los tiempos establecidos, y se tiene una corporación que cumple con lo que marca la Ley del Sistema Nacional de Seguridad.

Experta ve dudas en nuevo esquema

La abogada Reyna Velasco Guerrero, experta en el análisis y litigio de casos de control de confianza, expresó dudas respecto a la legalidad y constitucionalidad del esquema específico de control de confianza que se aprobó para la Guardia Nacional. 

“De entrada llama la atención el hecho de que la Guardia Nacional se supone es una institución policial de carácter civil, pero que de acuerdo a este documento para efectos del control de confianza se tendrá que regir por los criterios de Sedena y Marina al menos en una parte de las evaluaciones. Y no queda claro porque no se mantiene todo el procedimiento en los centros de evaluación que además de ser civiles están certificados”, señaló.

La litigante subrayó que la Policía Federal cuenta con un centro muy importante de evaluación y certificación que bien podría haber asumido toda la tarea de evaluación.

Velasco subrayó que el artículo 22 de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública establece que son los centros de evaluación (de los que según datos oficiales hay 34 en el país) los responsables de aplicar los procedimientos bajo los protocolos y supervisión del Centro Nacional de Certificación y Acreditación. 

No se contempla que lo anterior se realice en cualquier cuartel policial y menos en instalaciones militares. Ello aun cuando ahora se señale que un consejo avaló que las Fuerzas Armadas lo puedan hacer parcialmente.

“Que las Fuerzas Armadas practiquen una parte de estos exámenes me parece una violación de la misma ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública, porque esta establece que son los centros de confianza de las instituciones de seguridad pública y civil los encargados, Y ni la Defensa ni la Marian son instituciones de seguridad pública. Habría que ver incluso si la misma comisión que avaló esto no está violando la Constitución”, dijo la abogada.

¿Por qué militares en activo pueden estar en la Guardia Nacional? Esta fue la negociación

Animal Político solicitó oficialmente a la Vocería de la Guardia Nacional y a la Secretaría de Seguridad Ciudadana las razones por las cuales se decidió delegar en las Fuerzas Armadas tres de las cinco pruebas del control de confianza, así como conocer si las instalaciones militares están certificadas. Hasta la fecha de publicación de esta nota se sigue en espera de la respuesta.

Opacidad en guardias confiables

Animal Político intentó conocer el número de elementos de la Guardia Nacional desplegados en el terreno que ya se encuentran aprobados en los exámenes de control de confianza, o que por lo menos ya se encuentran en el referido proceso de evaluación.

Las secretarías de la Defensa Nacional y de la Marina señalaron en sus respuestas que es información inexistente en sus archivos o que no tienen información documental para dar algún detalle. En el caso específico de la Defensa Nacional esta solo respondió que ha transferidos a 23 mil 635 policías militares a la Guardia Nacional.

También se requirió desde el martes pasado la misma información a las áreas de comunicación social de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y a la Vocería de la Guardia Nacional, sin que al momento de la publicación de esta nota se haya recibido respuesta.

En la última actualización que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) publicó sobre las evaluaciones de control de confianza, con corte al 30 de junio, continúa sin aparecer los datos sobre Guardia Nacional, aun cuando el modelo de exámenes fue aprobado dos meses antes, y a que la nueva fuerza ya opera oficialmente en el terreno desde mayo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Gaschicol', el nuevo y productivo negocio de los cárteles en México

El robo de gas LP es el negocio más reciente de los carteles de narcotráfico en México, al que se suman bandas de delincuencia organizada. Las ganancias superan los US$600 millones, pero el riesgo de accidentes es elevado.
12 de octubre, 2019
Comparte

Le dicen “gaschicol” o “huachigas”. Es la forma como se conoce en México al robo de gas a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Se trata de uno de los negocios recientes de las bandas de delincuencia organizada y carteles de narcotráfico.

Hasta ahora, según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado (Amexgas), el robo de este combustible suma 13.000 millones de pesos, unos US$670 millones.

Según datos de consultoras como Etellekt en lo que va de este año se han detectado 516 tomas clandestinas para extraer gas licuado de petróleo (LP). El año pasado el número de sitios de extracción irregular fue de 215 en todo el país.

El delito afecta a instalaciones de Pemex pero también a los empresarios que distribuyen el hidrocarburo, insiste Amexgas.

Es un problema en aumento reconocen las autoridades. “Últimamente se nos está presentando lo del robo en gas, que es muy riesgoso“, dice el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Robo de gas

SSPyPC
El robo de gas causó pérdidas por más de US$600 millones este año.

“Todo lo que es robo de combustible es delito grave, no se alcanza fianza. ¿Por qué digo esto? Porque se sigue deteniendo a personas”, señala.

BBC Mundo solicitó a Pemex información oficial sobre la cantidad de tomas clandestinas de gas, así como las pérdidas por el delito en este año. No hubo respuesta.

De “huachicol” al “gaschicol”

Según especialistas, detrás del aumento del “huachigas” existen algunos carteles de narcotráfico, así como bandas dedicadas al robo de gasolina, conocido como “huachicoleo”.

Se trata de organizaciones como el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) o el Cartel del Noreste que opera en Tamaulipas.

Desde el año pasado participa también el Cartel de Santa Rosa de Lima, ubicado en Guanajuato y Michoacán.

Es un grupo especializado en el robo de gasolina y diésel que, como otros, cambiaron su actividad en los últimos meses debido a la estrategia que desde enero pasado aplica el gobierno para combatir el delito.

Robo de gas

AFP
Miles de soldados combaten el robo de combustibles en México.

En las operaciones participan más de 4.000 soldados, marinos y policías federales.

Así, las bandas pasaron del “huachicol” al “gaschicol”, como señalaron algunos medios locales recientemente.

No es un asunto menor, advierte Rubén Salazar, director de la consultora Etellekt.

“Es un problema muy serio porque se trata de un combustible que implica mayor riesgo su extracción ilegal, a diferencia de la gasolina o diésel”, le dice a BBC Mundo.

“Es un combustible mucho más volátil por las técnicas que emplean y que son cada vez más rudimentarias”.

Peligro inminente

Las autoridades han detectado que las bandas suelen robar “infinidad de pipas de agua”, dice el especialista, para usarlas en el transporte de gas.

Una práctica arriesgada porque esos vehículos no están diseñados para llevar ese combustible.

Otro problema es que los grupos suelen almacenar el gas en lugares cercanos a zonas densamente pobladas, en ocasiones con escasas medidas de protección.

De allí distribuyen la mercancía en cilindros para vender casa por casa, o para vehículos y autobuses que usan ese combustible.

El robo de este combustible creó un mercado negro, según denuncian organizaciones como Conciencia Ciudadana y la Asociación de Distribuidores de Gas LP (Adigas).

Por ejemplo, en municipios conurbados a Ciudad de México, en Puebla o Hidalgo las bandas suelen disfrazar sus pipas o camiones repartidores con letreros de compañías reales.

“Hay una racionalidad económica en esto”, dice el director de Etellekt. “Se camuflan con marcas legalmente establecidas, y así operan en el mercado”.

“Muchas veces roban las pipas a las empresas o construyen las suyas de una manera irregular, lo cual implica riesgos importantes”

Los accidentes

La extracción clandestina también es peligrosa. A diferencia de la gasolina o diésel, que se pueden tomar con los ductos en funcionamiento, para sacar el gas es necesario detener la operación del tubo.

De acuerdo con especialistas, generalmente se consigue de dos formas: las bandas reciben información del momento en que los ductos están vacíos y los perforan.

Explosión de gas

AFP
Los accidentes por el “gaschicol” aumentaron este año.

O provocan accidentes para obligar a suspender el envío de combustible e instalar válvulas para extraer el gas cuando el ducto vuelve a funcionar.

La estrategia del “gaschicol” ya deja consecuencias. En los últimos meses se han registrado explosiones y fugas en poblaciones de Puebla, Hidalgo o el estado de México.

En esta entidad, en el municipio de Nextlalpan, la fuga por una toma clandestina provocó la evacuación de más de 3.000 personas.

El accidente ocurrió en la madrugada del 3 de agosto pasado. En el estado de México, según datos de Pemex, desde enero han ocurrido más de 100 incidentes vinculados al robo de gas LP.

El coordinador nacional de Protección Civil, David León Romero, insiste en el alto riesgo de extraer clandestinamente este combustible.

“El gas LP tiene un manejo muy complejo, dentro del ducto corre a alta presión y es líquido”, explica.

Explosión de gas

Pemex
Una fuga de gas como ésta en Puebla tarda horas en controlarse.

“Pero en el momento que sale del ducto se convierte en gas y multiplica su volumen más de 200 veces. Eso genera por supuesto que su manejo sea muy complejo”.

Una de los mayores peligros, coinciden autoridades y especialistas, es que ante las grandes ganancias por el negocio, en algunas comunidades cercanas a los ductos surgieron grupos pequeños que tratan de extraer el gas.

De ahí las explosiones y fugas provocadas por un mal manejo en el robo del combustible.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.