Fórmula 1 se queda en CDMX hasta 2022 con inversión privada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Fórmula 1 se queda en CDMX hasta 2022 con inversión privada

Claudia Sheinbaum y Chase Carey, jefe ejecutivo de la F1, firmaron el convenio para que la competencia permanezca en la capital los próximos 3 años.
Cuartoscuro
8 de agosto, 2019
Comparte

La jefa de Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, y el presidente del Gran Premio Fórmula 1, Chase Carey, firmaron este jueves el convenio para que este evento se realice en la Ciudad de México hasta 2022, solo con financiamiento de un grupo de empresarios.

Durante el acto, celebrado en el Patio Central del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Sheinbaum indicó que este año se prevé una derrama económica para la capital del país de más de 14 mil millones de pesos, además de la generación de ocho mil empleos.

La mandataria acotó que en este acuerdo, la inversión tiene nuevas reglas, y agradeció a los empresarios y organizadores su disposición y paciencia para que se pudiera renovar el contrato por tres años, de 2020 a 2022.

Además de la jefa de gobierno, en la firma del convenio estuvieron presentes Chase Carey, jefe ejecutivo de la Fórmula 1 y Alejandro Soberón, presidente y director general de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE).

Ayer miércoles, Claudia Sheinbaum anunció que la Fórmula 1 se quedará en la Ciudad de México gracias a un grupo de empresarios que aceptó invertir en el evento. 

En un video grabado dentro de una estación del Metro y compartido en su cuenta de Twitter, la mandataria señaló que gracias a esa inversión, en esta ocasión el gobierno de la CDMX no invertirá ningún recurso público. 

Lee más: Queremos que siga la Fórmula 1 en la CDMX, seguimos buscando recursos: Sheinbaum

“Esta es una buena noticia para la ciudad y para el país porque trae turismo y trae ingresos”, agregó la jefa de gobierno. 

Además, la F1 está nominado en los Leaders Sports Awards 2019 en la categoría de mejor experiencia deportiva en vivo.

Esta premiación homenajea a los más destacados eventos deportivo, señaló la cuenta oficial de la Fórmula 1 en México.

El pasado 19 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el gobierno federal ya no renovaría contratos con la Fórmula 1 y la NFL lo cual significaba que 2019 sería el último año en que México recibiría a dos de los eventos deportivos más importantes a nivel mundial, y por ende sumamente rentables para la economía del país.

Te puede interesar: ¿Adiós Fórmula 1? Gobierno de CDMX busca cómo pagarla o traer espectáculos alternativos

Un mes después, Claudia Sheinbaum señaló que si bien su administración tampoco invertiría en dichos eventos, se buscaban formas de financiamiento a fin de conseguir los 400 millones de pesos para que la Fórmula 1 se mantuviera en la capital del país en los próximos años.

En aquel momento, Sheinbaum comentó que anteriormente el evento costaba 800 millones de pesos, y aunque la oferta se redujo a 400 millones de pesos, “de todas maneras nos parece muy alto”.

El 19 de mayo la jefa de gobierno reiteró su deseo de mantener a la F1 en la capital y dijo que seguían en la búsqueda de recursos privados para lograrlo, principalmente de empresarios aficionados y de gente que tenía la posibilidad para apoyar la causa.

Las ediciones del 2014 al 2017 dejaron al país y a la Ciudad de México una derrama económica superior a los 23 mil millones de pesos, cantidad que es 600% mayor al monto de dinero público que se invirtió para realizar el evento.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Northwestern Medicine

Mayra, la primera persona en recibir un trasplante doble de pulmón por COVID-19

Cuando Mayra Ramírez despertó otra vez a mediados de junio tras haber estado sedada y conectada a un respirador por más de 40 días no entendía todavía muy bien qué había pasado. Esta es su historia.
Northwestern Medicine
7 de agosto, 2020
Comparte

Cuando Mayra Ramírez despertó a mediados de junio tras haber estado sedada y conectada a un respirador por más de 40 días no entendía todavía muy bien qué había pasado.

Estaba en una cama de un hospital de Chicago, conectada a decenas de cables, aparatos y monitores, una escena similar al último recuerdo que tenía, cuando fue ingresada con los síntomas inequívocos de COVID-19 a finales de abril.

Pero las marcas frescas de las cicatrices mostraban que algo había sucedido mientras ella estaba en un coma inducido, en un no-tiempo de inconsciencia y pesadillas recurrentes.

“No fue hasta semanas después de que desperté que me di cuenta de que me habían hecho un trasplante de pulmones el 5 de junio y de que era el primer caso en Estados Unidos que lo recibía como un paciente de coronavirus”, cuenta en entrevista con la BBC.

Los médicos de Ramírez -de 28 años y sin ninguna enfermedad conocida que pudiera agravar su estado- habían visto su salud deteriorarse progresivamente desde que ingresó.

La joven había llegado al hospital con falta de aire, pero unas semanas después sus pulmones ya estaban “como un queso gruyer“.

A inicios de junio, llamaron a la familia en Carolina del Norte para que se despidiera de ella: no le daban dos días de vida.

Pero casi a último minuto los médicos decidieron probar una técnica que, hasta donde se conoce, no se había practicado antes con un paciente de coronavirus en EU.

“Mayra, más allá de la enfermedad, estaba saludable y también es joven, por lo que si éramos capaces de arreglar sus pulmones, todo lo demás debería estar bien”, cuenta a la BBC el cirujano Ankit Bharat, uno de los responsables del trasplante.

Dos días después iniciaron el procedimiento, sin tener ninguna esperanza -o certeza- de cuáles serían los resultados.

El lugar del silencio

Mayra, que es originaria de Carolina de Norte, se había mudado en 2014 a Chicago, donde comenzó a trabajar como asistente legal.

Mantenía una vida saludable: le gustaba correr, viajar y en su tiempo libre solía visitar a sus amigos o su familia o jugar con sus perros.

Cuando la pandemia comenzó a golpear el estado de Illinois, el temor de enfermarse la llevó a reforzar las precauciones: comenzó a trabajar de forma remota y asegura que apenas salía de casa.

Mayra

Northwestern Memorial Hospital
Mayra todavía se recupera de su operación.

Pero en abril comenzó a sentirse inusualmente mal y algunos síntomas recurrentes se mostraron como un mal augurio.

“Es la cosa más difícil por la que he pasado en mi vida. Estaba trabajando desde casa cuando empecé a perder el olfato y el sabor. Estaba muy cansada, me faltaba el aire y no podía caminar grandes distancias”, recuerda.

Contactó con la línea nacional de COVID para seguir sus consejos. Le recomendaron que se aislara en casa y vigilara sus síntomas.

Pero cada día se sentía peor.

“El 26 de abril ya no pude soportar más y fui a emergencias. Tomaron mis signos vitales y mi oxígeno en sangre estaba muy bajo. A los 10 minutos ya me estaban pidiendo que designara a alguien para que pudiera tomar decisiones médicas por mí“, recuerda.

Fue su último recuerdo por más de un mes.

Una cama de hospital

BBC
La joven estuvo en un ventilador por más de un mes.

La joven fue sedada y conectada casi inmediatamente a un respirador y a una máquina ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea), un dispositivo que brinda soporte cardíaco y respiratorio.

“Estuve durante seis semanas en el respirador”, dice.

De todo ese tiempo solo recuerda unos malos sueños que todavía la atormentan.

“Durante esas semanas tuve pesadillas que todavía me afectan hoy, mientras todavía sigo tratando de recuperar algunas capacidades mentales y cognitivas”, asegura.

El momento decisivo

Pero luego de un mes y medio en un respirador Mayra no mostraba mejoría y sus pulmones ya mostraban daños irreversibles.

“Entonces fue cuando le dijeron a mis padres que yo tenía un daño pulmonar agudo y les pidieron que vinieran al hospital a decir adiós porque yo no pasaría de la noche”.

El equipo médico del Chicago’s Northwestern Memorial Hospital, sin embargo, decidió tomar una decisión arriesgada: completaron una evaluación urgente, la consultaron con la familia y como último recurso decidieron someterla a un trasplante doble de pulmón.

Era un procedimiento que se había probado antes en países como Austria y China para pacientes de coronavirus, pero no existía referencia hasta ese momento de otro caso similar en EU.

“Inmediatamente después del trasplante su corazón comenzó a bombear sangre de forma correcta a todos los demás órganos”, afirma el doctor Bharat.

“Cuatro semanas después estaba fuera del hospital. Ahora está en casa, hablando bien, con niveles de oxígeno adecuado”, agrega.

Según un comunicado del hospital, el caso de Ramírez y de otro hombre sometido poco tiempo después a una intervención similar muestran que los trasplantes dobles de pulmón pueden ser también una opción para casos críticos de coronavirus.

Para Ramírez, tras la operación, no solo comenzó el largo proceso de la recuperación, en el que ha tenido que aprender a respirar e incluso a caminar de nuevo.

También, dice, ha tenido que lidiar con las profundas cicatrices emocionales y psicológicas que los últimos meses han dejado en su vida.

“Ahora me siento mucho mejor que cuando desperté tras el trasplante. Estuve durante tres semanas en un proceso de rehabilitación que me ha ayudado drásticamente a mejorar mis habilidades físicas, pero todavía estoy tratando luchar con esto desde un punto de vista mental”.

“Es un proceso lento, pero estoy mucho mejor”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=15s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.