close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Contradicciones de la Procuraduría de CDMX marcan el caso de la muerte de un joven criminalista

Las autoridades capitalinas han cambiado su versión sobre la muerte de un joven criminalista en por lo menos dos ocasiones, generando más dudas que respuestas.
Cuartoscuro Archivo
23 de agosto, 2019
Comparte

A poco más de una semana de la muerte de un joven criminalista de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) en el Barrio de Tepito, las autoridades capitalinas han cambiado su versión de los hechos en por lo menos dos ocasiones, generando más dudas que respuestas sobre el perfil y el móvil de este homicidio.

La última versión de la Procuraduría, entregada a Animal Político, es que el pasado 14 de agosto el funcionario, de nombre Adolfo, estaba ejerciendo una función asignada dentro de una inspección a un “inmueble asegurado previamente”.

De 23 años de edad, Adolfo recibió un disparo de arma y el presunto responsable fue un Policía Federal que actuaba en la diligencia.

Entérate: No hubo enfrentamiento, militares mataron a 6 civiles que nunca dispararon en Luvianos, Edomex, dice CNDH

La dependencia dijo que, contrario a las versiones que circularon en medios de comunicación, el homicidio no ocurrió en un operativo.

“Fue una acción comandada por policías ministeriales en la que se pidió apoyo de la Policía Federal para que les brindara seguridad”, aseguró la institución.

Las primeras contradicciones

Sin embargo, de acuerdo con una tarjeta informativa difundida a los medios el día de los hechos, la Procuraduria dijo que de acuerdo a “las primeras indagatorias” del caso se había iniciado una carpeta de investigación “por el delito de homicidio doloso por disparo de arma de fuego”, donde la víctima era un elemento de la Policía Federal de 38 años.

“De acuerdo con el expediente, el agraviado ingresó al nosocomio, después de que aproximadamente a las 14:30 horas resultó lesionado durante un operativo que realizaba la autoridad federal en la esquina de las calles Jesús Carranza y Callejón Estanquillo, colonia Morelos, alcaldía Cuauhtémoc”.

La dependencia explicó que esa información era preliminar y que debía ser “corroborada posteriormente”.

Esa primera versión causó molestia en un familiar de la víctima, quien publicó dos mensajes en Twitter donde cuestionó la información de la Procuraduría.

Dijo que su “sobrino Adolfo… hacía su servicio social en la @PGJ_CDMX” y que las versiones que señalaban que se trataba de una Policía Federal de 38 años eran incorrectas, pues tenía 23 años y estudiaba criminalística. El familiar cuestionó si era correcto que su sobrino estuviera ahí.

Publicó dos mensajes más. En uno habló del número de impactos de bala que Adolfo habría recibido: “Se dice que murió de un balazo que se le escapó a un agente, pero su cuerpo presentaba MÁS DE UNA HERIDA DE BALA ¿Qué debemos hacer?”.

Y en otro más cuestionó si un prestador de servicio social debía estar en un operativo como ése: “Los familiares de Adolfo queremos certeza de lo ocurrido, ¿los prestadores de servicio social deben estar en los operativos de alto riesgo?”.

Cambian versión

Dos días después de su primera tarjeta informativa, la Procuraduría envió otra más en la que cambió la versión de los hechos y dio a conocer que, efectivamente, la persona fallecida había realizado su servicio social en esa dependencia pero que ya estaba contratada “ya que era egresado de la carrera de criminología”.

Textualmente dijeron: “Con relación a las versiones sobre el deceso de un becario en un operativo implementado por la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Narcomenudeo, en días pasados en Tepito, alcaldía Cuauhtémoc, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México informa que lamentablemente se trató de un trabajador administrativo recién contratado por esta institución”.

“Por lo que se aclara que sí realizó su servicio social y con posterioridad ingresó a la PGJCDMX ya que era egresado de la carrera de criminología”.

Una fuente consultada indicó a Animal Político el por qué del cambio en las versiones: “Inicialmente fue identificado como policía federal, ya que fue un elemento de esa corporación quien lo trasladó al hospital y ahí quedó registrado así.”

La Procuraduría lamentó este hecho, y dijo estar brindando apoyo integral a los familiares del joven Adolfo.

La Policía Federal, por su parte, prefirió no hablar del tema al ser cuestionada sobre lo ocurrido en Tepito.

Animal Político buscó la versión de la corporación, pero solicitaron que se realizara una petición de información vía correo electrónico, lo que se hizo.

Cuatro días después de esa petición, el departamento de Comunicación Social dijo que la información solicitada no podría ser entregada, y recomendaron hacer una solicitud a través del sistema de Transparencia gubernamental, que tarda por lo menos 20 días hábiles.

No era operativo

En la última versión de los hechos ofrecida por la Procuraduría, ofrecida 9 días después, la dependencia sostiene que el joven no participaba en ningún operativo contra el narcomenudeo, como ellos mismos lo informaron en un par de ocasiones, sino que actuaba bajo un protocolo de actuación y que “no era ajeno a una diligencia así”.

“Se trató de un inspección realizada en la colonia Morelos de la Alcaldía Cuauhtémoc, para constatar que el inmueble tuviera aún los sellos de seguridad, que las personas desalojadas de ahí no hubieran regresado o que alguien más hubiera tomado el lugar de manera irregular”, explicó la Procuraduría.

La investigación por la muerte de este joven criminalista de 23 años continúa, pero en ésta existen más dudas que respuestas. Dudas que surgieron de la misma institución donde laboraba Adolfo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
DEA

¿Qué se sabe de la presencia de la DEA en México antes del operativo contra Ovidio Guzmán?

El director de la DEA y una comitiva de 12 agentes y funcionarios de Justicia de EU realizaron un par de visitas por separado a Sinaloa en septiembre. Un mes después, se dio una operación de captura de los hijos de "El Chapo" Guzmán. ¿Existe una relación?
DEA
28 de octubre, 2019
Comparte

Primero se dio un “viaje encubierto” a las montañas de Sinaloa.

Agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y funcionarios de Justicia de EU viajaron en septiembre al estado del noroeste de México para “ver, escuchar y oler” cómo opera el narcotráfico.

Después, el director en funciones de la DEA, Uttam Dhillon, viajó a la ciudad de Culiacán, capital del estado, para reunirse con el gobernador Quirino Ordaz y otros funcionarios de seguridad locales y federales.

“Nunca se había dado una reunión de este nivel y de este tipo en una entidad. Que el director de la DEA haya venido a un estado, a reunirse con un gobernador, es una cuestión muy rara”, dice a BBC Mundo el periodista Ismael Bojórquez, director del semanario Ríodoce de Sinaloa.

La presencia de los estadounidenses en el estado cuna del poderoso Cartel de Sinaloa fue reportada por medios locales en ambos países, pero pasó casi desapercibida en ese momento.

Pero lo ocurrido el pasado 17 de octubre en Culiacán generó nuevos cuestionamientos sobre aquellas visitas.

Vehículos incendiados en Culiacán

EPA
Balaceras y quema de vehículos fueron vistos a lo largo de Culiacán, la capital del estado de Sinaloa.

Ese día, la ciudad fue escenario enfrentamientos armados y disturbios por la detención y posterior liberación de Ovidio Guzmán López, el hijo del líder convicto del Cartel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera.

Tanto él como su hermano Joaquín Guzmán López son requeridos por la Justicia de EE.UU. por acusaciones relacionadas con narcotráfico en Washington DC.

Que hayan puesto presión para la captura de Ovidio Guzmán, claro está. Lo han hecho muchas veces en las capturas de todos los capos de la historia mexicana”, dice a BBC Mundo Edgardo Buscaglia, un experto en seguridad de la Universidad de Columbia (EU).

Pero tanto él como Bojórquez advierten que no se puede afirmar que la presencia de la DEA en septiembre haya generado la situación del 17 de octubre en Culiacán.

El “viaje encubierto”

En un comunicado remitido a BBC Mundo, la DEA da cuenta de lo que califica un “viaje encubierto” a México realizado por 12 funcionarios de EU en septiembre pasado.

Entre ellos estaban los agentes de la DEA Clay Morris y Sean Stephen, así como el fiscal general de Alabama, Steven Marshall, así como otros 9 funcionarios de justicia de ese estado del sur de EU.

El viaje sirvió para “ver, escuchar y oler la sofisticación del tráfico ilegal de narcóticos”, afirma la DEA.

Funcionarios de EE.UU. junto a un helicóptero de la Marina de México

DEA
Los estadounidenses fueron transportados en un helicóptero de la Marina, como mostró la DEA en varias fotografías de la visita.

Primero sostuvieron reuniones de alto nivel en Ciudad de México el 11 de septiembre en la Embajada de EU en el país, así como con el fiscal general mexicano, Alejandro Gertz Manero.

Después se trasladaron a Sinaloa, en donde además de asistir a otras reuniones, viajaron en un helicóptero de la Marina mexicana a un punto del territorio de Sinaloa para ver un laboratorio del narcotráfico que había sido incautado.

“Fuimos testigos de primera mano de lo lejos que llegarán los carteles mexicanos de la droga para alimentar la enfermedad de la adicción”, dijo Morris en una conferencia días después.

En el lugar fueron informados sobre cómo los narcotraficantes de México preparan drogas como “heroína, metanfetamina, fentanilo e incluso cocaína que sale de Colombia” para ser enviada a EU.

Funcionarios de EE.UU. con un soldado mexicano

DEA
Los estadounidenses se adentraron en el territorio rural de Sinaloa en compañía de fuerzas de seguridad mexicanas.
Funcionarios de EE.UU. en un laboratorio de drogas de Sinaloa

DEA
La DEA dice que los funcionarios de EU encontraron precursores de drogas presuntamente llevados a Sinaloa desde China.

“Los productos químicos precursores se obtienen principalmente de China, pero los expertos en química que trabajan para los carteles también están haciendo avances en el suministro de los materiales precursores dentro de México”, dice la DEA.

La delegación estuvo en el país “menos de 72 horas” en las cuales recorrieron unos 8.800 km y “estuvo constantemente bajo la protección fuertemente armada de seguridad de Estados Unidos y México“.

El Congreso mexicano aprobó en 2015 una reforma a la ley que le permite a los extranjeros portar armas de mediano calibre.

Cristóbal Castañeda y funcionarios de EE.UU. en Sinaloa

DEA
El propio jefe de la policía de Sinaloa, Cristóbal Castañeda (segundo de izquierda a derecha), los acompañó en el viaje con un arma.

BBC Mundo solicitó una entrevista al gabinete de seguridad del gobierno federal de México, pero no hubo una respuesta positiva antes de la publicación de este reportaje.

Una reunión privada hecha pública

Unos días después de la visita de los 12 funcionarios de EU se dio la otra reunión en Sinaloa.

El director en funciones de la DEA, Uttam Dhillon, sostuvo un encuentro privado con el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, así como otros funcionarios de seguridad del estado y federales.

El semanario Ríodoce publicó una nota el día de la reunión luego de reconfirmar que tuvo lugar, explica el periodista Ismael Bojórquez.

“Lo supimos por información que nos llegó, una pista, y publicamos una nota. Hablamos con fuentes muy confiables del interior del gobierno para confirmar que eso fuera cierto. A los 3 o 4 días, el gobierno se vio obligado a publicar un boletín con fotografías“, asegura el periodista.

Uttam Dhillon, Quirino Ordaz y otros funcionarios

Ríodoce
El gobernador Quirino Ordaz (der.) asegura que en la reunión solo se habló del trabajo estatal para mejorar la seguridad.

A raíz de la fallida detención de Ovidio Guzmán, aquella reunión volvió a ser motivo de debate en la prensa mexicana, pero esta vez a nivel nacional.

El gobernador Ordaz dijo a la emisora Radio Fórmula que dieron a conocer a Dhillon “todo lo que se ha hecho para estar como estamos en materia de seguridad”, pero ante la pregunta de si hablaron de la detención de Guzmán López, respondió tajante: “No”.

“No es un tema (el narcotráfico) que a mí me competa, es del orden federal. Lo que me interesaba que nos ayudaran es el tema del warning (advertencia) de no viajar a Sinaloa”, dijo el mandatario estatal.

Hombres armados junto a un vehículo incendiado

Reuters
Sinaloa ha estado bajo advertencias de viaje del Departamento de Estado de EE.UU. dados los casos de violencia como los del 17 de octubre.

En México, la persecución del crimen organizado -incluido el narcotráfico- es una tarea que recae exclusivamente en el gobierno federal, no en el estatal o municipal.

BBC Mundo buscó comentarios del gobierno de Sinaloa, pero no hubo respuesta hasta la publicación de este artículo.

¿La DEA operó sobre Ovidio Guzmán?

En la experiencia de Edgardo Buscaglia, quien ha colaborado en temas de seguridad con países de todo el mundo desde 1993, la reunión de la DEA con el gobierno estatal no es tan relevante en el tema de Ovidio Guzmán.

“La DEA siempre está visitando gobernadores y funcionarios en los estados donde operan. (…) Y se cuidan mucho de la información que le comparten al gobernador, porque ellos siempre parten de la base que estos gobiernos están infiltrados”, expone.

Funcioanrios de EE.UU. junto a militares mexicanos

DEA
Los funcionarios de EE.UU. estuvieron por 72 horas en México, incluido un día de viaje por Sinaloa.

Pero el gobierno federal de México, en cambio, no es ajeno a “presiones” de Estados Unidos para capturar a líderes delincuenciales para los que haya órdenes de captura y posible extradición.

“Los pedidos de extradición no los puede ignorar (el gobierno mexicano), hay tratados internacionales para actuar”, apunta Buscaglia.

“Pero México claramente puede salir de esta estrategia represiva que tenían los gobiernos anteriores, que era solo echarle gasolina al fuego”, señala el experto, quien considera errónea la estrategia de “capturar capos y capitos”.

Bojórquez explica que si bien es normal que surja información de presencia de agentes de la DEA en Sinaloa y otras partes de México, “nunca se sabe a ciencia cierta” qué hacen y dónde se mueven.

Funcionarios de EE.UU. junto a un helicóptero de la Marina de México

DEA
La DEA calificó el viaje de los estadounidenses a México como una “visita encubierta”.

“Aquí en Sinaloa, desde hace muchos años sabemos que vienen (agentes) y de repente están aquí por unas temporadas. En las operaciones de captura de El Chapo Guzmán siempre estuvieron agentes de la DEA. Un agente incluso escribió un libro (“Cazando a El Chapo”)”, dice el periodista.

“Se puede presumir. Nosotros hemos publicado información que nos llega a veces. Sobre todo cuando hay operativos, pero nunca sabes a ciencia cierta“, añade.

Para él, la visita de los funcionarios estadounidenses solo da lugar a una presunción.

Aunque “todo coincide”, dice, “no se puede demostrar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HgJYOwiWtec

https://www.youtube.com/watch?v=ZEJhp7HNc2k

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ&t=104s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.