Así funcionará el nuevo Instituto de Salud para el Bienestar que sustituye al Seguro Popular
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Así funcionará el nuevo Instituto de Salud para el Bienestar que sustituye al Seguro Popular

El modelo por el que se apostará en la institución será la atención primaria de la salud, en la que la persona y la comunidad pueden tomar decisiones y tener un papel activo sobre su salud.
Cuartoscuro
8 de agosto, 2019
Comparte

El nuevo sistema de atención médica dedicado a quienes no cuentan con seguridad social, y que sustituirá al Seguro Popular, estará centrado en la atención primaria de la salud y en las redes integradas, que ya se han puesto en marcha en otros países. 

Así lo aseguró tanto el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, como diversos funcionarios del nuevo instituto en el primer día de audiencias públicas para analizar la iniciativa de creación del nuevo ente gubernamental.

Lee más: Secretario de Salud contradice a AMLO sobre Fondo para servicios médicos

La Organización Panamericana de la Salud define las redes integradas de servicios de salud como redes de organizaciones que prestan o hacen los arreglos para prestar servicios de salud equitativos e integrales a una población definida, y que están dispuestas a rendir cuentas por sus resultados clínicos y económicos y por el estado de salud de la población a la que sirve. 

La atención primaria, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la asistencia sanitaria accesible a todos los individuos y familias de la comunidad a través de medios aceptables para ellos, con su plena participación. 

Este concepto se originó hace 40 años, en la Conferencia Internacional de Alma-Ata (la salud para todos), celebrada en 1978. De acuerdo a un informe de 2008 de la OMS sobre la atención primaria en salud, en su formulación inicial, esto iba en contra de un modelo centrado en las enfermedades, la alta tecnología y la atención especializada, en el que la salud se considera un producto de intervenciones biomédicas, y se desatiende en gran medida el poder de la prevención.

A veces se encomiendan a especialistas –señala el informe– tareas que desempeñarían mejor los generalistas, médicos de familia o enfermeras. Ello aumenta la ineficiencia, restringe el acceso y priva a los pacientes de la posibilidad de recibir una atención integral. Cuando la salud se constriñe hacia la atención especializada, tiende a perderse una amplia gama de intervenciones protectoras y profilácticas.

Lee más: AMLO promete mejorar sector salud con 40 mil mdp extras y la desaparición del Seguro Popular

De acuerdo a estimaciones de la OMS, la mejora del uso de las medidas profilácticas disponibles podría reducir la carga mundial de morbilidad hasta en un 70%.

Cómo lo implementarán

Durante la segunda mesa sobre la iniciativa para crear el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), Alejandro Svarch, coordinador nacional médico, dijo que las redes integradas de salud, basadas en la atención primaria, tendrán una fuerte base territorial, con un elemento que va a ser de gran impulso para el modelo: el equipo de salud para el bienestar.

Este, explicó, estará compuesto por un médico general, un médico familiar y servicio de enfermería. Ellos serán el articulador intersectorial.

“Se está haciendo el diagnóstico de las deficiencias de este primer nivel  y se va a impulsar una campaña para academizar y poder dar a este equipo mayor resolutividad”.

El equipo de salud para el bienestar y las direcciones de los centros de salud, dijo Svarch, abrirán espacios y promoverán la participación comunitaria en las labores de definición de los principales objetivos y metas de salud, así como del desarrollo de las actividades sanitarias con la intención de que las personas y la comunidad sean gestores y sujetos activos.

Te puede interesar: Estados malgastan casi 5 mil mdp que debieron invertir en ciudadanos sin acceso a servicios de salud

Las redes integradas de servicios de salud, indicó, se organizarán considerando los mejores criterios nacionales e internacionales para garantizar la atención continua de las personas hasta la resolución de sus problemas.

En cada red se definirán mecanismos claros para el tránsito de las personas entre las diferentes unidades y las informaciones médicas y sanitarias necesarias para la atención oportuna y de calidad. 

Cada equipo de salud llevará un diagnóstico  de su territorio que será la guía para el trabajo de promoción del bienestar y la prevención de enfermedades. 

Con este modelo, aseguró, “que se va a centrar en la atención en el primer nivel, estimamos que podemos contener aquí hasta un 70 u 80% de las patologías. Al segundo nivel llegarán menos”. 

La salud como mercancía 

Las inequidades en el acceso a la atención y en los resultados sanitarios suelen ser mayores –afirma en su informe la OMS– cuando la salud se trata como si fuera una mercancía y la atención se orienta en función de los beneficios que rinde. “Es fácil predecir el resultado: pruebas y procedimientos innecesarios, estancias más frecuentes y más largas en los hospitales, aumento de los costos generales, y exclusión de las personas que no pueden pagar”, advierte el documento. 

El informe señala también que en los sistemas convencionales de salud, en las zona rurales del mundo en desarrollo, la atención se suele fragmentar en iniciativas separadas, centradas en determinadas enfermedades o proyectos, en los que se presta poca atención a la coherencia y con escasas inversiones en infraestructuras básicas, servicios y personal. “En esas situaciones las personas se reducen a objetivos programáticos”.

El planteamiento de la atención primaria de salud, cuando se aplica adecuadamente, ofrece protección frente a muchos de esos problemas. Promueve un planteamiento holístico de la salud que otorga igual importancia a la prevención que a la curación, en un proceso de atención ininterrumpida que se extiende a lo largo de toda la vida. “La atención primaria de salud devuelve el equilibrio a la atención sanitaria, y sitúa a las familias y las comunidades en el centro”. 

Lee más: Salud y Hacienda retrasan otra vez el proceso de licitación para la compra consolidada de medicamentos

Eso es justo lo que prometió el secretario de Salud, que en el nuevo Instituto de Salud para el Bienestar serán los individuos, las familias y las comunidades quienes en torno a quienes girará todo el modelo. 

“Hace 40 años los pueblos del mundo firmaron la Declaración de Alma-Ata, que estableció la prioridad de aumentar el acceso a los servicios de salud y universalizar el derecho a la misma, pero durante esos tiempos las políticas mundiales se centraron en la Guerra Fría y las políticas económicas aplicadas fragmentaron y segmentaron los sistemas de salud de las naciones en desarrollo, como sucedió en México”, aseguró.

La visión holística de la salud se redujo –agregó- “a un conjunto de servicios escasos, o paquetes universales mínimos para la población pobre, donde las empresas privadas podían ingresar al sector de la salud en busca de beneficios por enfermedades”. 

El funcionario agregó que proporcionar atención primaria de salud significa, no sólo escuchar y actuar de acuerdo con las demandas de quienes no han sido escuchados, incluidas las mujeres, los niños, los indígenas, los jóvenes, los migrantes, los grupos LGBTQ y los pobres, sino también asegurar que exista una reorganización de los servicios que no se limiten al primer nivel de atención médica. 

También es necesario dar pauta al establecimiento de redes integradas de servicios de salud, que aseguren la referencia y la contrarreferencia, que no existe en el país, además de que permitan la respuesta oportuna y adecuada a la población local.

“Es increíble –subrayó– que nuestras mujeres aún mueran durante el parto, porque no pudieron recibir atención prenatal, o porque la clínica de atención primaria estaba demasiado lejos, o por qué los servicios de transfusión no estaban disponibles en el centro de salud más cercano. Ya no habrá más excusas”.

Alcocer arremetió contra los paquetes universales mínimos para la población pobre.

Aunque el Seguro Popular fue la propuesta para resolver los problemas de salud de la población desprotegida –explicó– las personas afiliadas a este programa y los millones de no afiliados, carecen hoy de acceso a atención médica de manera oportuna y de calidad.

Un ejemplo de este fracaso, dijo, son los ataques al corazón. “Esta dolencia sólo está cubierta por los seguros médicos antes de los 60 años, justo cuando el riesgo de ataques cardíacos se hace más frecuente entre la población que envejece”.

Además, indicó, la promesa de protección financiera no se cumple, ya que las personas deben pagar, más o menos, el 40 por ciento del precio con gasto de su propio bolsillo, lo que ocasiona, en consecuencia, la exposición de la economía familiar en gastos catastróficos y empobrecimiento repentino.

Lo que se propone ahora, de acuerdo a lo dicho por Alcocer, es hacer que los servicios de salud y los medicamentos estén disponibles para toda la población. “Esto se logrará implementando el modelo de atención primaria a la salud, federalizando el sistema de salud fragmentado que tenemos hoy, organizando la regulación de la salud y fortaleciendo la industria farmacéutica nacional y la investigación innovadora”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Qué cambia con el nuevo etiquetado en México, inspirado en Chile (y qué resultados dio en ese país)

Tras un largo proceso para su aprobación y la oposición de algunas empresas, México cuenta ya con un nuevo etiquetado de alimentos que es "un ejemplo para el mundo", según la OPS.
AFP
1 de octubre, 2020
Comparte

En un supermercado de Ciudad de México, Brigitte observa detenidamente los artículos en la sección de productos dietéticos antes de decidirse por una de las opciones de barritas energéticas.

“Estas nuevas etiquetas son informativas, muy buenas, pero la verdad… es que son aterradoras”, dice riendo mientras señala unos grandes octógonos negros impresos en los envases.

Esta imagen en los alimentos y bebidas a la venta en México responde al nuevo etiquetado que entró en vigor oficialmente este jueves, 1 de octubre, y que debe advertir claramente del exceso de calorías, azúcares, sodio y grasas.

El gobierno pretende lograr así que los mexicanos cuenten con la información necesaria para hacer compras más saludables y, a la vez, que las empresas reformulen la elaboración de sus productos para evitar tener que incluirles estos antiestéticos sellos.

Brigitte

BBC
Brigitte califica los nuevos sellos en los envases de “aterradores” pero asegura que le hicieron cambiar sus hábitos de compra.

La iniciativa no es nueva en América Latina. México se inspiró en la experiencia de Chile, que desde 2016 utiliza un etiquetado similar. Perú lo adoptó el año pasado y Uruguay se encuentra en fase de implementación.

Pero, probablemente, en México haya aún mayor expectativa ante sus posibles resultados para ayudar a modificar décadas de mala alimentación en el país, la cual ha sido calificada por las autoridades repetidamente como un verdadero problema para la salud pública.

La iniciativa, sin embargo, causó polémica entre muchas empresas productoras de bebidas y alimentos procesados. Consideran que el etiquetado podría perjudicar a su actividad y también al consumidor, que creen va a recibir menos información nutricional y más confusa que la que obtenían hasta ahora.

Las claves del nuevo etiquetado en México

  • Cinco sellos: mientras que en Chile se comenzó con cuatro advertencias (para azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías añadidos), México incluye un sello para las grasas trans que irán en la parte superior frontal del empaque.
  • “Microchatarras”: al contrario que en Chile, los envases de pequeño tamaño deberán también llevar advertencia. Será un solo octógono con el número de sellos que le fueron adjudicados.
Envases con el nuevo etiquetado en Mexico

BBC
Los envases en México podrán mostrar hasta cinco sellos de advertencia.
  • “Exceso de” será la frase que se incluya en cada sello en México, ya que se consideró que el “Alto en” usado en Chile podía interpretarse de manera positiva.
  • Edulcorantes y cafeína: los envases en México también advertirán sobre la presencia de estos componentes y la recomendación de que sean evitados por niños.
  • Entre 80 y 85% de los productos procesados a la venta llevarán al menos un sello, según cálculos del Instituto Nacional de Salud Pública de México (INSP).
Chocolatina

INSP
Los envases más pequeños también deberán llevar un sello de advertencia.
  • Multas: aunque la norma entró en vigor este jueves, las empresas contarán con un período de adaptación de sus envases y no se contemplarán penalizaciones hasta el 1 de diciembre.
  • Dibujos y personajes animados para atraer la atención de los niños estarán prohibidos, en este caso a partir de abril de 2021. Por ejemplo, la empresa mexicana Bimbo deberá eliminar a su clásico osito de los productos que cuenten con al menos un sello.

Grandes expectativas

Tras estos cambios respecto a la normativa de Chile, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) calificó el nuevo etiquetado mexicano como el mejor modelo que existe en la actualidad.

“Ha alcanzado el nivel de excelencia más alto que hoy tenemos, México se ha vuelto un ejemplo para el mundo en esta materia”, aseguró este jueves en conferencia virtual el asesor regional en Nutrición de la OPS, Fabio da Silva Gomes.

Supermercado

BBC
Los promotores del nuevo etiquetado en México confían en que anime a la población a optar por productos más saludables.

El gobierno mexicano tiene grandes expectativas y pronostica que el etiquetado logrará importantes resultados para mejorar la salud.

“Esperamos que con una buena campaña de educación y publicidad sobre este etiquetado, logremos reducir el consumo diario por persona en unas 37 calorías”, prevé Simón Barquera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del INSP.

Según uno de los estudios de este centro, esto permitiría “un ahorro de US$1.800 millones en costos de atención médica en cinco años si el efecto se sostiene, y prevenir que 1,3 millones de personas dejen de tener obesidad”, le dice el experto a BBC Mundo.

Los resultados de Chile

México basa sus predicciones en los resultados obtenidos por Chile, cuyo Ministerio de Salud presentó en 2019 algunos logros a tres años de la puesta en marcha de su etiquetado.

Si bien reconoció que aún debe transcurrir más tiempo para hacer evaluaciones sobre el impacto que tuvo en la obesidad de la población, sí que identificó cambios en sus hábitos de consumo.

Guido Girardi

BBC
El senador chileno Guido Girardi fue uno de los principales impulsores de este tipo de etiquetado en su país.

Entre otros, se detectó una disminución del 25% en la compra de bebidas azucaradas, del 17% en postres envasados y del 14% en cereales para desayuno.

Además, identificó en promedio una reducción del 25% de azúcares en la composición de las categorías de alimentos estudiadas.

Barquera asegura que esta reformulación de los productos ya se ha visto en México incluso antes de que el nuevo etiquetado entrara en vigor oficialmente, para así evitar que se les identificara con los nuevos sellos negros.

“Ya hemos visto cereales de caja, que son muy altos en sal y la gente no lo sabe, que ya se la quitaron. En unas semanas logramos que las empresas hicieran lo que debían hace diez años”, afirma.

Cajas de cereales

BBC
Al igual que en Chile, los dibujos en productos con uno o más sellos de advertencia tienen los días contados en México.

Muchas empresas, sin embargo, aseguran que su responsabilidad con la reformulación hacia productos más saludables viene de antes.

La Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac), por ejemplo, se comprometió a reducir entre 2018 y 2024 un 20% de calorías en sus artículos.

“Estamos comprometidos con la salud de los mexicanos (…). Continuaremos con nuestro compromiso de reformulación que nos permite estar en constante escucha de las necesidades de los estilos de vida de nuestros consumidores”, le dijo a BBC Mundo por escrito su director general, Jorge Terrazas.

¿Qué etiquetado es mejor?

Pero las empresas del sector también han tenido duras críticas hacia el nuevo etiquetado.

Una de ellas es que los sellos no distinguen entre tamaños o porciones, sino que son colocados cuando el porcentaje de estos componentes en el producto es superior al que el perfil de nutrientes de la OPS recomienda ingerir en la dieta de un adulto.

“Si unas galletas tienen 160 calorías, llevarán el sello de ‘exceso’. Pero si una minipastilla tiene dos calorías, también. Al final no importa el contenido específico porque de cualquier manera llevará el sello”, critica Lorena Cerdán, directora del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico).

Perfil de nutrientes de la OPS. Criterios para indicar que un producto tiene una cantidad excesiva de: [ Sodio: igual o mayor a 1 mg por 1 kcal. ],[ Azúcares libres: igual o mayor al 10% del total de energía. ],[ Otros edulcorantes: cualquier cantidad ],[ Total de grasas: igual o mayor al 30% del total de energía. ],[ Grasas saturadas: igual o mayor al 10% del total de energía. ],[ Grasas trans: igual o mayor al 1% del total de energía. ], Source: Fuente: OPS, Image: Jugos

También critican que, dado que los sellos no permiten conocer la cantidad concreta de nutrientes, dificultarán al consumidor comparar entre productos. “Si un producto de 50 calorías y otro de 300 tienen el mismo sello, no estoy pudiendo diferenciar”, dice Cerdán.

Esta información sí se detallaba en las tablas nutricionales utilizadas hasta ahora, que también mostraban el porcentaje de los nutrimentos diarios que suponían basado en una porción que no era la misma para todos los artículos.

Tabla nutricional

BBC
Los empresarios defienden que las tablas nutricionales utilizadas hasta ahora ofrecen información más clara y útil para el consumidor que el nuevo etiquetado.

En realidad, esta tabla seguirá estando presente en el nuevo etiquetado, pero ahora en la parte trasera de los envases. Eso sí, deberán mostrar la información basada en 100 gramos o mililitros para homogeneizar el tamaño de las porciones analizadas.

“Entonces, si el objetivo es poner al frente la información importante, ¿cuál es el espíritu de este etiquetado si tengo que dar la vuelta al envase para ver la tabla nutricional?”, se pregunta Cerdán.

“Para eso, nos habríamos quedado como estábamos y habríamos invertido en campañas de nutrición para ayudar a la gente a entender esas tablas”, le dice a BBC Mundo.

Según Barquera, sin embargo, este tipo de tablas (conocidas como etiquetado GDA) “tienen mucha información, pero mala y engañosa que no sirve para nada”.

“No se entienden y no permiten tomar una decisión rápida a la hora de comparar, además que están basadas en porciones arbitrarias. Es una de las peores estrategias claramente interferidas por industrias con intereses comerciales”, asegura.

El impacto económico

Otros empresarios afirman que el problema de obesidad no se solucionará con este etiquetado, ya que gran parte de la responsabilidad la tiene la comida tradicional o garnachas que un gran número de mexicanos consume en puestos en la calle.

tacos

Getty Images
Expertos en salud rechazan que la comida tradicional sea la causante de la obesidad y sobrepeso entre los mexicanos.

El INSP descarta que exista evidencia que sustente esta idea, mientras que sí la hay para confirmar que los alimentos ultraprocesados -que suponen el 25% de la dieta de los mexicanos- les aportan la principal cantidad de azúcar agregado.

“Si sacamos los ultraprocesados, la dieta mexicana tradicional queda perfecta y equilibrada y cumple con las recomendaciones de la OMS”, coincidió da Silva Gomes, asesor de la OPS.

Barquera, del INSP, también descarta que el nuevo etiquetado vaya a afectar a pequeños comerciantes o acarree la pérdida de miles de trabajo en el sector, como algunos aseguran.

“En Chile no hubo afecciones económicas. La razón es que el consumidor sigue comprando, solo que se hace un cambio a productos más saludables. Esos son los grandes ganadores”, dice.

Vendedora en CDMX

Getty Images
México está entre los principales consumidores per cápita del mundo de bebidas azucaradas y alimentos procesados.

ConMéxico coincide en que el etiquetado en el país sudamericano no supuso un gran impacto sobre las empresas de este tipo de alimentos, aunque en su opinión se debió a otros motivos.

“Todos los productos afectados al inicio se recuperaron porque se fue perdiendo el efecto, había tantos sellos que el consumidor empezó a ignorarlos y dejó de ser un elemento de información nutricional”, opina su directora.

¿Cómo reaccionaron los mexicanos?

En la calle, la opinión de los mexicanos sobre la iniciativa está dividida.

Brigitte, la joven pintora de Ciudad de México, asegura que hay muchos artículos que ya no compra tras la colocación de los famosos sellos.

“Para mí, es positivo, me ha hecho cambiar los hábitos. Hay algunas cosas que aunque tenga algún sello, las voy a seguir consumiendo… pero ya si tiene tres sellos, es un ‘no’ rotundo”, dice.

En el pasillo de al lado del mismo supermercado, la pareja formada por André y Wendy se muestra mucho más escéptica.

Wendy y André

BBC
Wendy y André no creen que el nuevo etiquetado vaya a cambiar los hábitos de consumo de los mexicanos.

Aunque reconocen que el método antiguo de la tabla nutricional era más complejo (“había muchos números, la gente no entiende cuántas calorías tiene, si es mucho o poco…”), no creen que los nuevos sellos vayan a marcar gran diferencia.

“Yo, realmente, no me fijo en ellos. Vamos a seguir comprando lo que nos gusta y nos interesa, no creo que en absoluto que en México vaya a hacer un cambio, no hay manera de convencer a la gente”, dice Wendy.

Barquera responde que aunque los cambios a nivel individual son a menudo pequeños e imperceptibles para la sociedad, a nivel general son muy importantes.

“Cuando se añadió el impuesto a las bebidas azucaradas, supuso una reducción de 10 calorías diarias per cápita. La gente piensa que eso no es nada para eliminar la obesidad, pero en realidad son miles de toneladas de azúcar que se dejaron de consumir al año en el país”, concluye.


México, entre los tacos y la comida chatarra

En México, el país de los tacos y las sopas tradicionales más deliciosas, la población también admite sin pudor su amor por otro tipo de alimentación: la comida chatarra.

Según la OPS, el país es el cuarto del mundo en venta per cápita anual de alimentos y bebidas ultraprocesadas, considerados por esta agencia de Naciones Unidas como “el motor de la epidemia de obesidad”.

De hecho, México cuenta junto a Estados Unidos con la mayor tasa de obesidad del mundo entre adultos, la cual aumentó en un 42% entre los años 2000 y 2018.

En términos generales, tres de cada cuatro mexicanos tiene sobrepeso y la diabetes es la segunda causa de muerte en el país.

Además, también es líder mundial en consumo de refrescos per cápita, a lo que según el INSP se atribuyen cada año más de 40.000 muertes en el país (un 7% del total).

Este año, Oaxaca y Tabasco se convirtieron en los dos primeros estados en prohibir la venta a menores de edad de comida chatarra y bebidas azucaradas.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZRaWxiFPjYI

https://www.youtube.com/watch?v=jizwCrw_WEU

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.