La orden del INM que explica por qué cientos de migrantes africanos protestan en Tapachula, Chiapas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

La orden del INM que explica por qué cientos de migrantes africanos protestan en Tapachula, Chiapas

Un oficio fechado en julio cambia las condiciones de salida de la estación migratoria Siglo XXI. Ahora los documentos que reciben les ofrecen dos opciones: regularizarse o abandonar México por la frontera sur.
Alberto Pradilla
Comparte

“Llegué a Tapachula hace un mes. Salí de Camerún y fui directamente a Ecuador. De ahí a Colombia. Subí montañas, caminé por la selva, para encontrarme esta mierda. ¡Esta mierda! No me dan de comer. No me dan nada. Estoy muy enfadado con el gobierno de México. Esto no es normal. Esto es una mierda. Necesitamos una solución. Solo queremos salir de aquí”.

Esteban Azu tiene 37 años, es camerunés y está desesperado. Su objetivo es llegar a Estados Unidos. Su trayecto le llevó a pasar por Turquía, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y México. En este tiempo, dice, gastó unos 8,000 dólares. Afirma, en un español aprendido en Guinea Ecuatorial, que es fontanero y que podría hacer un buen trabajo en el norte. Pero está atrapado en Tapachula, Chiapas.

Lee: Guardia Nacional y Policía Federal disuelven con jaloneos protesta de migrantes africanos en Chiapas

Si Azu hubiese llegado a México en febrero, por ejemplo, posiblemente estaría ya en Tijuana y hubiera recogido su número para tramitar su solicitud de asilo en Estados Unidos. Pero todo cambia muy rápido en política migratoria, especialmente desde que Donald Trump inició el chantaje de los aranceles. Así que Azu está varado en Tapachula.

El 7 de junio se firmó un acuerdo con Estados Unidos por el que México se comprometió a incrementar la presión sobre los migrantes a cambio de que Washington no impusiese aranceles a las exportaciones. Desde entonces, la Guardia Nacional se despliega en las fronteras sur y norte y se han multiplicado las detenciones y deportaciones. Según datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el flujo de migrantes se redujo cerca de un 40% en el mes de julio.

Como cientos de compañeros, el camerunés llegó a Chiapas y se entregó al Instituto Nacional de Migración (INM). Pasó una semana encerrado en siglo XXI y recibió un oficio de salida. En este se le califica como “apátrida” a pesar de reconocer que su nacionalidad es camerunesa. Esto ocurre porque el consulado de su país no respondió a los requerimientos de México para ser reconocido. En realidad, es su garantía de que no será deportado. El oficio, además, le dice que debe regularizar su situación. Que, en caso contrario, tendrá que abandonar el país por su frontera sur. Ahí está la clave. “Por su frontera sur”.

Lee más: El gobierno envía a la frontera con Guatemala a solicitantes de asilo devueltos por EU

Antes, los migrantes en la misma situación que Azu recibían un oficio en el que no se determinaba por dónde tenían que dejar México. Así que aprovechaban sus 20 días para subir al norte y pedir asilo en Estados Unidos. Si tenían dinero, hasta en avión podían viajar. Esto llevó a que, equivocadamente, el oficio de salida fuese comúnmente conocido como “salvoconducto”. Este mecanismo fue empleado por migrantes procedentes de todas las partes del mundo: cameruneses, haitianos y cubanos.

Desde hace aproximadamente dos meses esto ha cambiado.

Según organizaciones de Derechos Humanos como Fray Matías o el Servicio Jesuita a Migrantes, ciudadanos de diversos países de África, Asia o el Caribe no tienen opciones para abandonar Chiapas desde entonces.

El cambio tiene que ver con un oficio dirigido a las oficinas de representación del Instituto Nacional de Migración (INM), fechado a 10 de julio y firmado por Ana Laura Martínez de Lara, exdirectora general de Control y Verificación Migratoria. Está incluido en un amparo que prepara el activista Luis Villagrán y que será presentado el lunes. Animal Político confirmó su autenticidad a través de la propia Martínez de Lara.

Se trata de un documento con instrucciones sobre el oficio de salida “con fines de regularización”. En ella, se indica que “no otorga una condición de estancia”, sino la posibilidad de legalizar su situación si cumple con la ley. Además, especifica que “con dicho documento las personas extranjeras no pueden transitar libremente por territorio nacional”.

Por último, incluye las reglas para abandonar el país.

“En concordancia con lo establecido en la fracción IX del artículo 240 del Reglamento de la Ley de Migración, la persona extranjera que obtenga este beneficio y no presente el trámite correspondiente en el plazo que le fue señalado, deberá abandonar territorio nacional dentro del mismo plazo a través de un lugar destinado al tránsito internacional de personas en la frontera sur más cercano al lugar donde se expidió el citado documento”, dice. Esta referencia a la frontera sur aparece en los oficios de salida que migrantes como Esteban Azu vienen recibiendo en las últimas semanas.

El problema es que la fracción IX del artículo 240 del citado reglamento no dice eso.

Lo que dice la normativa es que “en caso de que la persona extranjera no presente el trámite correspondiente en el periodo que le fue señalado, deberá abandonar territorio nacional dentro de dicho periodo”. Es decir, no existe referencia alguna al lugar por el que el extranjero debe abandonar el país. Este punto tampoco se incluía en los oficios de salida que se entregaban a los extranjeros en años anteriores. Solo les se les indicaba que, si no se presentaban en la delegación del INM en 20 días, deberían dejar el país. Exactamente lo que ellos querían. Dejar México a través de la frontera norte.

Te puede interesar: De Qatar a Veracruz, la travesía de 65 migrantes asiáticos que terminará en deportación

Animal Político consultó al INM sobre esta modificación, pero fuentes del instituto declinaron hacer comentarios. También fue preguntada Ana Laura Martínez de Lara, quien señaló que estaba en consonancia con órdenes anteriores y que su objetivo era fomentar la regularización de los extranjeros. Según aseguró, no hubo presiones para realizar esta modificación.

Actualmente, decenas de migrantes, en su mayoría africanos, duermen en el exterior de la estación migratoria siglo XXI. Se encuentran atrapados sin trabajo, sin perspectivas de futuro y sin conocer el idioma. Denuncian que el cambio en el oficio de salida les impide seguir su tránsito hacia el norte, como hicieron otros compañeros antes que ellos. Animal Político habló con cinco de estos migrantes, tres de ellos de Camerún, uno de Angola y otro de la República Democrática del Congo.

Todos ellos coincidieron en el mismo relato. Aseguran que, tras abandonar la estación migratoria, recibieron la orden de dirigirse a la oficina de regularización conocida como Las Vegas. Afirman que presentaron su documentación pero que no han recibido respuesta. Los tiempos varían entre el mes y tres semanas y las dos semanas de espera.

Según indican, las opciones que les ofrecen son dos: regularizarse ante el INM o pedir asilo en la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). La primera opción la ven inviable porque, según afirman, nadie ha recibido ningún tipo de documentación que les permita transitar a través de México. La segunda la rechazan. No quieren solicitar refugio en Chiapas porque desean hacerlo en Estados Unidos.

Lee más: Del discurso humanitario a los soldados en la frontera, el giro en la política migratoria del gobierno

Entre enero y junio se presentaron ante el INM 3,712 personas procedentes de África. Camerún es el país mayoritario, con 1,602 migrantes, seguido de la República Democrática del Congo.

En este mismo período solo se entregaron 46 tarjetas de visitante por motivos humanitarios. De ellos, únicamente 5 eran cameruneses.

Solo dos ciudadanos africanos fueron deportados en todo este periodo, según los datos del INM: uno a Costa de Marfil y otro a Lesoto.

“Estamos atrapados”, dice Azu. Asegura que no tiene intención de dar marcha atrás.

¿Y qué iba a hacer Esteban Azu en Guatemala? ¿Qué podría hacer en el país en el que seis de cada diez habitantes son pobres, en el que, desde enero, más de 200,000 personas fueron detenidas en la frontera de Estados Unidos tratando de cruzar como él?

“Es ilegal. Cambiaron esa palabra obligar a que tenga que irse por la frontera más cercana. Los demás oficios de salida establecían, establecen, porque así es la ley, que tienen 20 días para salir por cualquiera de las fronteras”, asegura Luis Villagrán, abogado y director del Centro de Dignificación Humana. Asegura haber reunido 800 firmas para un amparo que, dice, presentará el lunes. Será un juez federal el que decida.

Mientras tanto, las condiciones en el exterior de siglo XXI se agravan cada día. Progresivamente se han instalado más tiendas de campaña. Decenas de personas duermen ahí, frente a la estación migratoria, casi a la intemperie. Se sienten abandonados, humillados, olvidados, discriminados. Se manifestaron cortando la vía de acceso al centro de detención y fueron golpeados. Y su situación sigue exactamente igual: sin perspectivas de avanzar.

“Las condiciones humanitarias son muy graves. Cada día están peor”, denuncia Claudia León, del Servicio Jesuita a Migrantes. Recuerda que se han dado casos de personas convulsionando, exhaustas, por falta de alimento y de agua. “¿Están esperando que alguien muera?”, se pregunta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

EU supera el millón de casos de coronavirus: 5 claves que explican el impacto de la pandemia en el país

Estados Unidos superó el millón de contagios, mientras la cifra de muertos en poco más de tres meses amenaza con dejar atrás la de los estadounidenses que cayeron en la Guerra de Vietnam.
28 de abril, 2020
Comparte
eeuu

Getty Images
El número de contagios en EE.UU. superó el millón.

Estados Unidos alcanzó un récord que lo confirma en el epicentro mundial de la crisis del covid-19.

Según cifras de la Universidad Johns Hopkins, el país superó el millón de contagios confirmados, mientras la cifra de muertos en poco más de tres meses amenaza con dejar atrás otra barrera muy simbólica, la de los estadounidenses que cayeron en el largo conflicto de Vietnam (1955-1975).

Sin embargo, casi todos los expertos coinciden en que las cifras reales son mucho mayores y que probablemente nunca tendremos una idea clara del impacto real del coronavirus ni en EE.UU. ni en cualquier otro lugar.

Pero sí es cierto que muchos se preguntan cómo la nación más poderosa de la Tierra no pudo evitar convertirse en el epicentro mundial del coronavirus.

En BBC Mundo te ofrecemos algunas claves para entender el manejo que ha hecho Estados Unidos de esta crisis.

1. La lenta respuesta del gobierno

Aunque Estados Unidos y Corea del Sur registraron sus primeros casos de coronavirus el mismo día de enero, la situación en ambos países tomó direcciones opuestas.

En pocas semanas, el gobierno de Seúl logró poner la crisis bajo control con un agresivo sistema de contención.

En EE.UU., sin embargo, aunque se prohibió la entrada a personas que hubieran visitado China, las medidas más fuertes para propiciar el distanciamiento social no comenzaron a aparecer hasta más de un mes después.

Y si en algo se ponen de acuerdo muchos epidemiólogos es que, para ese entonces, ya era demasiado tarde.

Dr Fauci

Getty Images
El doctor Anthony Fauci es la mayor autoridad en enfermedades infecciosas en EE.UU.

Incluso la principal autoridad en epidemiología del país, el doctor Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, admitió que nadie negaría que medidas de mitigación tempranas podrían haber salvado vidas.

La Casa Blanca asegura que las medidas se tomaron en el momento oportuno y el presidente Donald Trump ha afirmado en numerosas ocasiones que ha manejado la crisis “muy bien” y que debería dársele crédito por haber actuado muy pronto.

El diario The New York Times publicó el 11 de abril una investigación sobre las alertas que Fauci y otros funcionarios trasladaron a la Casa Blanca insistiendo en que se tomaran medidas más agresivas desde finales de febrero.

2. El manejo y las controversiales declaraciones de Trump

La cuestionada respuesta del presidente de EE.UU. ante la crisis, sus declaraciones respecto al coronavirus y el uso de diferentes tratamientos (cuya eficacia no ha sido demostrada) han generado titulares y preocupación en la comunidad científica por más de dos meses.

En las últimas semanas, el mandatario ha sido señalado de un mal manejo de la crisis o de realizar declaraciones que podrían poner en riesgo de la vida de los estadounidenses.

Donald Trump.

Getty Images
Trump minimizó el riesgo del coronavirus en el país.

En un inicio, el mandatario aseguró que el covid-19 era solo una “gripe”, y que el virus se pasaría con “el calor” del verano como “si fuera un milagro”.

El mandatario también ha expuesto el uso de tratamientos sin base científica que, según reportes de medios locales, habrían podido llevar a un aumento en las intoxicaciones y envenenamientos en EE.UU. con esos productos.

El más escandaloso en las últimas semanas fue cuando sugirió que el uso del cloro y otros desinfectantes para el hogar podrían servir para combatir el virus en humanos.

Posteriormente, la Casa Blanca aseguró que el presidente fue malinterpretado por los medios y que es otra vez víctima de noticias falsas de los medios de izquierda.

3- Los problemas con los tests

Los problemas que se registraron en Estados Unidos con los tests para detectar el coronavirus también dificultaron la batalla del país al principio.

Pruebas defectuosas que tuvieron que ser cambiadas o el limitado acceso a los exámenes estuvieron entre los obstáculos que retrasaron la respuesta al avance de la enfermedad.

Las complicaciones no acabaron con la distribución de los kits de los exámenes, pues a ello se sumó el difícil acceso a estos, incluso para personas que eran parte de grupos sospechosos.

Un voluntario con PPE en California.

Getty Images
EE.UU. demoró en iniciar los test para detectar el coronavirus.

Con el tiempo, la situación cambió y para finales de abril, el número de tests que se realizaban cada día en el país creció, según estadísticas de The Covid Tracking Project.

Sin embargo, uno de los nuevos problemas que enfrenta EE.UU. ahora es el acceso a los test de anticuerpos para determinar el número de personas que ha sido afectada por el virus, uno de los pasos que los epidemiólogos recomiendan para volver a abrir el país.

4- El sistema de salud

El tema del acceso a las pruebas para detectar el coronavirus en Estados Unidos no se separa de otro más complejo: sus potenciales costos y el acceso al sistema de salud de los que requieran atención médica.

Más de 27,5 millones estadounidenses no tienen acceso a seguros de salud, según datos de la Oficina del Censo, lo que podría llevar a que muchos que presenten síntomas o requieran tratamiento no acudan a los hospitales por temor a los elevados costos.

Pero incluso para muchos que sí tienen seguros, los “copagos” que deben desembolsar -una cantidad de dinero que no cubren las aseguradoras y que en ocasiones puede ser de miles de dólares- también puede hacer que muchos desestimen la posibilidad de ir al médico.

Nueva York.

Getty Images
Una consulta sin seguro puede llegar a costar cientos de dólares.

Según datos de la ONG Commonwealth Fund, más de 44 millones de personas se encuentran en este último grupo, que se define como de “seguro insuficiente”.

Los inmigrantes indocumentados, unos 11 millones, también suelen evitar buscar atención médica y eso aumenta los riesgos.

Pero no solo se presentan problemas con aquellos que no están cubiertos, también aquellos con seguros o con los llamados “seguros insuficientes”, con una cobertura básica que solo cubre una pequeña fracción del coste de la consulta o tratamiento.

5- La descoordinación de los 50 estados

La diferente situación por estados en el país se ha puesto de relieve en medio de la pandemia de coronavirus.

Mientras algunos estados impusieron restricciones en una fecha temprana y declararon el estado de alarma adelantándose a la explosión de casos, otros territorios optaron por no hacerlo, lo que, a juicio de expertos consultados por BBC Mundo, pudo haber contribuido también a la escalada de contagios.

A pesar de que el país posee agencias nacionales como los CDC, cada estado cuenta con su propia infraestructura sanitaria pública y “parte del desafío se produce cuando no hay una estrategia nacional coordinada en el país y cada uno de los estados debe pensar en una estrategia de manera individual”, contó a la BBC el experto de Harvard Thomas Tsai.

Los Ángeles sin tráfico en marzo.

Getty Images
California fue uno de los primeros estados en aplicar medidas como el distanciamiento social.

California es uno de los ejemplos de éxito destacados por los especialistas en salud pública, sin embargo, las imágenes de cientos de personas en las playas este fin de semana hicieron sonar nuevamente las alarmas.

En otros estados, como Georgia o Florida, sus gobernadores han dado las órdenes de comenzar la reapertura, lo que ha hecho temer que la situación en estos estados pueda ir a peor en las próximas semanas.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.