close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Padres de niños con cáncer protestan por falta de medicamento; Salud promete abasto

Padres de niños con cáncer bloquearon accesos de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; la Secretaría de Salud prometió que sí contarán con el medicamento.
Cuartoscuro
26 de agosto, 2019
Comparte

Padres de niños con cáncer realizaron un bloqueo en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), por falta del medicamento Metrotexato en los hospitales Federico Gómez de la Secretaría de Salud y el 20 de Noviembre del ISSSTE.

Con pancartas en las que se leía “Hay dinero para ninis, pero no para quimioterapias ni medicamentos” y “Si el protocolo se interrumpe, nuestros hijos pueden recaer”, los padres formaron una cadena humana que complicó la circulación en las inmediaciones del aeropuerto.

Te puede interesar: Padres de niños con cáncer podrán tener acceso a licencias laborales

De acuerdo con reportes de Noticieros Televisa, los manifestantes recorrieron con sus pancartas la Terminal 1 y luego bloquearon por una hora la avenida Capitán Carlos León. 

Los padres de los pacientes declararon a medios que en caso de que sus hijos interrumpan sus tratamientos por la falta del fármaco pueden empeorar e incluso comentaron que una pequeña murió hace dos meses por esta razón.

Según los manifestantes el costo promedio del Metrotexato es de 38 mil o 40 mil pesos.

El primer funcionario en dialogar con los inconformes fue Pedro Flores, titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud, quien se comprometió a atender sus demandas y los invitó a liberar la artera vial. 

“Sí hay un desabasto a nivel mundial esas es una de la causa no estamos jugando con vidas (…) además hay un director del hospital que nos tiene que reportar si falta algún medicamento”, declaró Flores. 

En un comunicado por la noche, la Secretaría de Salud prometió que los pacientes del Hospital Infantil de México “Federico Gómez” (HIMFG), que requieren Metotrexato para el tratamiento de cáncer, sí contarán con el fármaco.

“Los padres de familia se manifestaron debido al desabasto del medicamento, por lo que la Secretaría de Salud instaló una mesa de diálogo, a cargo del titular de la Unidad de Administración y Finanzas, Pedro Flores Jiménez, con diez de los padres de familia de los menores que requieren el medicamento y la directora médica del HIMFG, Mónica Villa Guillén, para atender y dar cauce a las demandas”, refirió la Secretaría.

Para lograr el abasto, la Secretaría de Salud solicitó el apoyo del Instituto Mexicano del Seguro Social. La dependencia federal también anunció que buscarán la importación del medicamento ya que los laboratorios mexicanos que lo fabricaban dejaron de hacerlo. 

“Cabe señalar que, por ser un organismo descentralizado de la Secretaría de Salud, el HIMFG tiene la facultad de comprar medicamentos de manera directa”, agregó.

Por su parte, la Secretaría de Hacienda hizo llegar un comunicado a la periodista Denise Maerker en el que asegura que el HIMFG “tiene un contrato vigente que realizó con una licitación publica internacional” a través del cual se adquirió el Metrotexato. 

Según la dependencia el posible desabasto “no recae en las acciones realizadas por Hacienda ni por la compra consolidada de medicamentos realizada en junio pasado”. 

Agregan que tendría que garantizar el abasto del medicamento toda vez que hay un contrato vigente. 

Con información de Noticieros Televisa, Milenio Noticias y Reforma (Suscripción necesaria).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El empresario que gastó más de un millón de dólares para vivir 180 años

Se inyecta células madre en el cuerpo, electrodos en la cabeza, toma baños de luz infrarroja y nitrógeno. Así vive el empresario Dave Asprey, fundador del café Bulletproof, cuya receta proviene de Tíbet.
Getty Images
26 de junio, 2019
Comparte

Dave Asprey planea vivir hasta los 180 años. De verdad, no es una broma, él está convencido de que puedo lograrlo.

“No creo que sea ciencia ficción”, dice el empresario estadounidense de 45 años, fundador de la marca de culto de café, Bulletproof.

“Alguien tiene que hacerlo, y yo estoy dispuesto a morir intentándolo”.

Mientras mucha gente lo describe como un excéntrico, Asprey se define como “el primerbiohacker profesional del mundo”.

Un biohacker es una persona que usa la ciencia y la tecnología para intentar mejorar su salud “pirateando” o “hackeando” su propia biología, a menudo haciendo cosas que el resto de nosotros consideraríamos un poco locas.

Y el régimen al que ha sometido a su cuerpo no decepciona. Su búsqueda de la inmortalidad lo ha llevado a que le extraigan parte de la médula ósea cada seis meses, para conseguir algunas de sus células madre y luego inyectárselas en todo el cuerpo.

Dave Asprey

Getty Images
Asprey mantiene un estricto régimen de ejercicios.

También usa parte de su tiempo en una cámara de crioterapia, que utiliza nitrógeno para enfriar su cuerpo. Y como si fuera poco, se da “baños” de luz infrarroja y se pone electrodos en la cabeza.

Cuenta que ha gastado más de US$1 millón para mejorar el funcionamiento de su cuerpo y su cerebro.

El financiamiento de sus aventuras proviene de la popularidad de su marca de café Bulletproof, un producto que él califica como un biohackeador del cuerpo.

El café se hace con una inusual receta que requiere que los consumidores compren tres productos por separado: café, al que se le agrega mantequilla, y una forma purificada de aceite de coco.

Aunque se le podría agregar cualquier mantequilla o aceite de coco, él vende “la versión original”.

Asprey asegura que el producto puede ayudar a mejorar la salud física y mental de una persona. Y tiene sus adeptos.

Bulletproof

Getty Images
El empresario asegura que su receta de café ayuda a mejorar la salud mental y física.

Desde que Asprey comenzó a vender el producto en 2012, estima que se han consumido más de 160 millones de tazas.

El exitoso emprendimiento ha conseguido inversiones por más de US$68 millones, dice Asprey, y se ha expandido hasta convertirse en una marca más amplia que incluye productos alimenticios como barras de proteínas, camisetas y libros de dietas.

Asprey ha sido objeto de duras críticas, especialmente de profesionales de la salud, quienes argumentan que el emprendedor no tiene ninguna certificación médica ni entrenamiento nutricional.

Y señalan que agregarle mantequilla al café no es saludable.

La idea del café se le ocurrió en 2004 mientras viajaba por el Tíbet.

Nacido en Nuevo México, Asprey desarrolló una carrera exitosa como ejecutivo de tecnologías de la información en Silicon Valley.

Pero con el paso de los años adquirió sobrepeso y se enfermó. Dice que en su peor momento llegó a pesar 136 kilos.

Tibet

Getty Images
La idea del café Bulletproof se le ocurrió durante un viaje a Tíbet.

Como una forma de mejorar su salud, Asprey viajó al Tíbet para aprender a meditar.

Y mientras hacía una caminata por la montañas, le ofrecieron una taza de té con mantequilla de yak (un pariente del búfalo y el visón).

“Después de tomarlo me di cuenta de que mi cerebro se sentía mejor“, dice.

Después de volver a California, comenzó a experimentar hasta llegar a su propia versión del brebaje.

El emprendedor asegura que toma su café todas las mañanas y que le ayudó a “cambiar mi vida y perder 45 kilos”.

Yak

Getty Images
En vez de utilizar leche de yak, Asprey usa mantequilla de vaca.

Desde que nació el negocio en 2012, su crecimiento fue gradual, hasta que en 2016 las ventas aumentaron cuando comenzó a distribuirlo en la cadena de supermercados Whole Foods Market.

Jonny Forsyth, investigador del grupo Mintel, dice que aunque los cuestionamientos al café Bulletproof persisten, la marca ha logrado ser bastante influyente.

“La ciencia detrás de los beneficios para la salud del producto sigue siendo difusa”, explica.

“Pero tiene una poderosa narrativa para los consumidores“.

Dave Asprey

Dave Asprey
Bulletproof ha sido objeto de duras críticas.

Sin embargo, Aisling Pigott, nutricionista y portavoz de la Asociación Británica Dietética, tiene una mirada crítica.

Nunca recomendaría el café Bulletproof, porque tiene calorías y grasa extra sin proveer ningún otro valor nutricional”, argumenta.

“No hay ningún beneficio en agregarle mantequilla al café”.

Asprey se muestra consciente de las críticas, pero apunta que otros profesionales dicen que las dietas altas en grasas -y bajas en azúcar- son buenas.

“Tenía artritis en mis rodillas y síndrome de fatiga crónica. Tenía disfunción cognitiva y estaba bajo el riesgo de un ataque al corazón. Era pre-diabético y me sentía terrible todo el tiempo”, cuenta.

“Logré cambiar todo eso”.

Asprey además destaca que, a diferencia de las dietas modernas, su producto está basado en un costumbre tibetana ancestral.

“Me siento bien de ser parte de una dieta con más de 4.000 años”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kGxskMQ5l3E

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.