close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gobierno de AMLO ha hecho un gasto mínimo en ayuda a pueblos indígenas

De 2 mil 533 millones que el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas tenía programados para el segundo trimestre del año, utilizó solo mil 177.9 millones, el 46.5%.
Cuartoscuro Archivo
7 de agosto, 2019
Comparte

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) ha usado al mínimo los recursos en programas que tiene asignados para apoyar a la población originaria de México.

De 2 mil 533 millones que el organismo tenía programados para el segundo trimestre del año, utilizó solo mil 177.9 millones, el 46.5%, de acuerdo con lo reportado por la Secretaría de Hacienda.

En donde hubo menos cumplimiento de gasto fue en el Programa para el Mejoramiento de la Producción y la Productividad Indígena, que tiene como objetivo financiar proyectos productivos, turísticos o acciones de mitigación del cambio climático.

El subejercicio en ese caso fue del 93.1%, que de hecho es uno de los mayores de todo el gobierno, según consta en el documento Avance financiero de los principales programas presupuestarios enero-junio 2019. Solo se gastaron 30.7 millones de los 444.9 disponibles para la primera mitad del año, es decir, que más de 400 millones de pesos se quedaron sin entregar.

Para todo 2019, se le asignaron 806.9 millones, que ya de por sí eran 7.7 millones menos que lo que tuvo este programa durante 2018.

En mal desempeño económico le sigue el Programa de Derechos Indígenas, con un subejercicio del 76.1%. Solo se han gastado 25.1 millones de los 105 disponibles. El año pasado, ya había sufrido un recorte de 33% de su presupuesto.

El dinero de este programa se entrega a comunidades, instituciones indígenas o académicas, que tengan iniciativas para reforzar los derechos de pueblos indígenas y afromexicanos, como de defensa legal, capacitación o investigación, excarcelación de personas, intérpretes y traductores, o proyectos culturales para promover las lenguas originarias.

El Programa de Infraestructura Indígena es el más grande de los que administra el INPI (antes Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, CDI). Ahí quedaron en la primera mitad del año más de 600 millones de pesos sin utilizar.

Este programa está orientado a invertir en obras para atender necesidades básicas para comunidades, específicamente de comunicación terrestre, electrificación, agua potable y drenaje. Además, la construcción de las obras puede quedar a cargo de la propia comunidad, si no corresponde al municipio, estado o federación.

Pero el subejercicio es de 65.7%, ya que solo se han invertido 328.9 de los 957.7 millones disponibles.

Por último, el Programa de Apoyo a la Educación Indígena tiene un subejercicio de 37.2%, ya que el gasto reportado es de 342.6 millones, cuando debería haber llegado a 545.4 millones invertidos en becas, hospedaje, alimentación y otras actividades complementarias para contribuir a la permanencia de niños y jóvenes indígenas de 5 a 29 años en la escuela, desde nivel básico hasta maestría, a través de Casas de la Niñez Indígena y Comedores Comunitarios.

En todos los casos, estos programas están dirigidos a poblaciones reconocidas como originarias porque el 40% de sus habitantes o más se reconocen como indígenas, y que tienen alta o muy alta marginación socioeconómica.

En México hay 25.7 millones de personas que se consideran a sí mismos indígenas y 1.38 millones de afromexicanos, según la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de los cuales, 7.3 millones hablan alguna lengua originaria.

Sus condiciones de vida son las peores respecto al resto de la población. Justo esta semana, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) publicó su más reciente medición de la pobreza, que reveló que el 74.9% de hablantes de lengua indígena viven en situación de pobreza, y el 35.6% en pobreza extrema, cuando en el resto de la población esa condición es siete veces menor.

Al asumir la presidencia, el pasado 1 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador realizó un acto de entrega de bastón de mando por parte de representantes de pueblos originarios porque prometió que serían uno de los grupos prioritarios de su gobierno. Aunque en otros programas se ha anunciado un énfasis para beneficiar sobre todo a esta población, con reglas como una menor edad para acceder a la pensión de adultos mayores, en los programas existentes para atender específicamente a los pueblos originarios las cifras no muestran mayores apoyos, sino, por el contrario, que ni siquiera se ha invertido lo presupuestado.

Animal Político preguntó al INPI la razón de los subejercicios en sus programas, pero no hubo respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las 3 grandes deudas que están 'asfixiando' a los estadounidenses

En el país más rico del mundo, la deuda de los consumidores llegó a su nivel más alto, afectando a las familias más pobres y a los estudiantes que se ven apremiados por el alza de los intereses.
Getty Images
9 de septiembre, 2019
Comparte
Deuda

Getty Images

El endeudamiento de los consumidores estadounidenses llegó a un nuevo récord: 4 billones de dólares, el mayor nivel en la historia del país.

Un adulto promedio tiene más de US$4,000 en deuda solo en tarjetas de crédito, algo que ha complicado la vida de las familias más vulnerables, que no tienen cómo enfrentar sus compromisos financieros.

“Esto ha sido como el valle de la muerte”, dice Dean Ledbetter, un militar veterano que asegura que las deudas le arruinaron su salud y lo dejaron en la bancarrota.

Comenzó usando tarjetas de crédito y cuando vio que no podía pagarlas, pidió más créditos a prestamistas (con gigantescas tasas de interés) y dinero a sus amigos.

Familias pobres en EE.UU.

Getty Images
Un adulto promedio tiene más de US$4,000 en deuda solo en tarjetas de crédito en Estados Unidos.

“Fui a la Guerra del Golfo Pérsico. Me rompí la espalda y quedé con ceguera parcial”, cuenta Ledbetter.

A su regreso estuvo viviendo de una pensión, y después del fin de su matrimonio, terminó viviendo en un auto en la calle y con poca comida.

Fue así como poco a poco quedó atrapado financieramente. “Tuve que endeudarme para sobrevivir”.

Llegó a deber más de US$100,000, una suma impagable para un jubilado que vive de una pensión básica.

“Es como estar en un naufragio. Tenía que decidir si hundirme o nadar, porque los intereses seguían escalando”.

“Es una humillación. Soy un hombre de honor y no poder cumplir con mis obligaciones afectó mi salud”.

Entidad financiera

Getty Images
Denuncian tasas de interés que pueden llegar hasta 1,000% por parte de prestamistas.

Ledbetter no es el único que está abogando porque se pongan límites a los intereses que cobran las entidades financieras.

En EU 32 estados permiten cualquier forma de préstamo fuera de la banca tradicional, que suele ser la forma más cara de endeudarse.

Es así como la gente termina atrapada en tres grandes deudas que van asfixiando poco a poco a los deudores: créditos de consumo, crédito automotriz y crédito estudiantil.

“Hay una idea equivocada”

Mary Jackson, directora ejecutiva de la asociación de prestamistas Online Lenders Alliance, defiende los términos en los que operan los créditos entregados a personas con alto riesgo de impago.

“La tasa de incumplimiento es de alrededor del 25%. Eso aumenta los costos de la industria porque la gente no está en condiciones de cumplir con sus obligaciones”.

Familia pobre

Getty Images
El endeudamiento de los consumidores estadounidenses llegó a un nuevo récord: 4 billones de dólares

¿Pero cómo se justifican estos intereses estratosféricos?

“Préstamos por dos semanas tienen un interés de 15%. Es una idea equivocada que pagas 300% de interés, porque no se piden créditos a un año”, dice Jackson.

Pero hay casos de empresas que cobran hasta 80% de interés en dos semanas sobre créditos anteriores contraídos por un mismo cliente, según constató la BBC.

Entonces el deudor termina pagando intereses sobre intereses.

“En algunos casos eso puede ser verdad, dice Jackson, pero la mayoría de los estados han adoptado ciertas prácticas para evitar que los clientes obtengan un préstamo para cubrir otro préstamo”.

Pobreza rural en la economía más rica del mundo

A nivel nacional, si muchas personas no pueden amortizar sus deudas, las cosas se pueden complicar, como ocurrió en la Gran Crisis financiera de 2008, cuando muchas familias no fueron capaces de pagar sus hipotecas.

Muchos economistas argumentan que la deuda de los consumidores no es una amenaza inminente para la economía del país. Menos aún cuando las tasas de interés están en niveles históricamente bajos.

Entidad financiera

Getty Images
Muchas personas terminan pidiendo un préstamo para pagar otro préstamo.

Pero algunos expertos, como el profesor de la Universidad de Harvard, Kenneth Rogoff, reconocen que una “estanflación” crónica (estancamiento económico, más inflación) dificulta la situación de las personas con bajos ingresos.

“Creo que hay zonas del país, especialmente fuera de las zonas urbanas, donde hay menos trabajo y el valor de las viviendas ha caído. Son zonas más deprimidas donde la deuda de los consumidores es un problema”.

“La movilidad es menor que la que había hace 30 o 40 años”.

La crisis de la deuda estudiantil

¿En qué sectores están creciendo más rápido las deudas de los consumidores?

“Créditos de consumo, préstamos automotrices y más dramáticamente, las deudas educacionales”, apunta Rogoff.

“La deuda estudiantil afecta a personas que aún están buscando trabajo“.

Protesta estudiantil

Getty Images
“La deuda estudiantil afecta a personas que aún están buscando trabajo”, dice el economista de Harvard, Kenneth Rogoff.

El economista explica que hace unos 15 años se modificaron las leyes dejando a los estudiantes en una situación “injusta”.

Con 24 años, Melissa Haggerty dice que a pesar de tener un trabajo de clase media bien remunerado, no ha podido pagar su deuda estudiantil, que tiene un 11% de interés anual.

“Es difícil pensar en el futuro cuando tienes esa deuda tan devastadora”.

“No sé si alguna vez podré pagar ese crédito. Es muy difícil mirar más allá de este mes. Tengo un salario respetable, pero los bancos me piden que les pague más de lo que gano”.

“Hay tasas de interés que pueden llegar hasta el 1,000%”

Martha Wunderli representa a una organización sin fines de lucro AAA Fair Credit Foundation, que intenta ayudar a los deudores en Utah.

“El costo de la vivienda representa la mitad o más de la mitad del salario promedio de una persona y los sueldos no siguen la misma tendencia de la economía”.

Casa embargada por deuda

Getty Images
Algunos pierden sus casas por acumulación de deudas.

“Aunque el desempleo es bajo, la gente no gana lo suficiente para cubrir sus gastos”.

Wunderli explica que cuando la gente entra en el círculo de los prestamistas, no salen de ahí.

“Hay tasas de interés que pueden llegar hasta 1,000%”.

*Este artículo es una adaptación de un episodio del programa de radio de la BBC Business Daily, conducido por Ed Butler.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.