Rosario Robles sí vivía en un departamento en Polanco y se lo rentaba a Gerardo Ruiz Esparza
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Rosario Robles sí vivía en un departamento en Polanco y se lo rentaba a Gerardo Ruiz Esparza

Gerardo Ruiz Esparza pagó 9 millones de pesos en 2014 por el departamento, de acuerdo con el acta del registro público obtenida por Animal Político.
Especial
Por Nayeli Roldán, Francisco Sandoval y Manu Ureste
20 de agosto, 2019
Comparte

Esta nota la leyeron antes nuestros suscriptores. Suscríbete a Animal Político y lee contenido antes que nadie.

Rosario Robles está en prisión como una medida preventiva ante “riesgo de fuga” porque el juez Felipe de Jesús Delgadillo consideró que no había certeza sobre su residencia. Aunque ella argumentó que vivía en la misma casa de Coyoacán desde hacía 24 años, lo cierto es que llevaba al menos tres años sin vivir ahí, e incluso tramitó una licencia de conducir y registró como domicilio un departamento en la colonia Polanco. Esa contradicción significó una “falsedad”, dijo el juez en audiencia el pasado 13 de agosto, y fue determinante para enviarla al penal de Santa Martha.  

El dueño del departamento que registró en ese trámite es Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) durante la gestión del presidente Enrique Peña Nieto. Lo compró en 9 millones de pesos en octubre de 2014 —casi dos años después de su nombramiento en el gabinete—, de acuerdo con el acta del registro público obtenido por Animal Político

Según Ruiz Esparza, Rosario Robles vivía en ese departamento desde septiembre de 2017, cuando el sismo ocurrido en la Ciudad de México la obligó a mudarse de uno en el que vivía en Reforma, lo que también contradice lo dicho por la exfuncionaria, quien había declarado que vivía en la colonia Los Reyes, en la alcaldía Coyoacán. “Hay manera de comprobarlo, todos me conocen, ahí nació mi hija”, dijo en la audiencia ante el juez Delgadillo Padierna. 

Fue una “casualidad” que Robles llegara a vivir ahí, según Ruiz Esparza. “Ella buscaba dónde vivir y yo rentaba el departamento”, narró. 

“Allá donde ella vivía, en Reforma, se salió cuando vino el temblor porque el edificio alto se movía mucho. Empezó a buscar y contactó a la agencia corredora que me estaba manejando el departamento. Le interesó, le gustó el departamento. Ella no sabía que era mío, yo no sabía que ella estaba buscando. En ese momento me dio gusto que una compañera de gabinete quisiera rentarlo”, dijo el exsecretario en entrevista.

Ruiz Esparza dijo que la renta mensual que pagaba Robles ascendía a 35 mil pesos, pero “por cuidado al proceso legal” de la exsecretaria, prefirió no mostrar el contrato. Ella llegó al inmueble desde 2017 y lo abandonó apenas en febrero de este año cuando se venció el contrato, explicó. 

El departamento en Polanco mide 221.54 metros cuadrados, y podría cotizarse en más de 19 millones de pesos, dado que el metro cuadrado en la zona se calcula hasta en 88 mil 600 pesos. Aunque el exfuncionario pagó sólo 9 millones 100 mil pesos, y si bien la propiedad se encuentra en su registro patrimonial, se omite el costo, igual que el de los otros cinco departamentos que también posee. 

Julio Hernández López, abogado defensor de Rosario Robles, dijo desconocer esta información. “No he investigado ese departamento, sí lo vimos para las medidas cautelares, me dijeron que sí lo había ocupado algún tiempo cuando estuvo en la Secretaría, pero no tengo mayor dato del departamento”. 

¿Coyoacán o Polanco?

En la audiencia del 13 de agosto, cuando el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna determinó que Rosario Robles debería cumplir una prisión preventiva en Santa Martha Acatitla y continuar con el proceso de investigación, la discusión sobre su domicilio fue central.

De acuerdo con un reporte del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI), órgano de la Fiscalía General de la República, Robles tramitó una licencia de conducir con un domicilio distinto al que estaba registrado para recibir notificaciones, en la colonia Los Reyes, en la Alcaldía Coyoacán.

Animal Político confirmó que el domicilio registrado para la licencia era el departamento ubicado en Tennyson número 223, segundo piso, en la Colonia Polanco, en la alcaldía Miguel Hidalgo, una zona donde el metro cuadrado se cotiza en 88 mil 600 pesos, según páginas de bienes raíces. 

Sin embargo, en la audiencia, Rosario Robles trató de convencer al juez de que su residencia estaba en Coyoacán. “Vivo en la misma casa desde hace 24 años, soy oriunda de los Reyes Coyoacán, donde nació mi hija. Todos me conocen”, dijo al pedir la palabra. Mientras que su defensa presentó recibos de servicios para acreditarlo.

Pero el juez consideró que “una cosa es que tenga esa casa y otra es que la habite”. Además, dijo, ella ni siquiera recibió el citatorio para presentarse a la audiencia porque no se encontró en el domicilio de Los Reyes, ni tampoco una segunda ocasión cuando policías ministeriales fueron a buscarla.

Sus abogados justificaron que en una ocasión ella se encontraba tomando un curso y en la segunda, había salido de vacaciones, pero el juez consideró una “falsedad y falta de arraigo”, por lo que incluso, tendría “facilidad para ocultarse” incluso fuera del país, dado que tenía posibilidades económicas después de haber sido secretaria de Estado.

El departamento de Polanco

De acuerdo con el acta del registro Público de la Propiedad de la Ciudad de México, el departamento de Tennyson, propiedad de Gerardo Ruiz Esparza, tiene una superficie total de 221.54 metros cuadrados. Según el exfuncionario se trata de un “departamento pequeño de dos recámaras y una salita”.

Los 9 millones 100 mil pesos los pagó en 2014, apenas dos años después de asumir la titularidad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes porque “he sido funcionario público durante 50 años ininterrumpidamente, en el gobierno Federal y al gobierno del Estado de México; desde el Banco de México hasta secretario de Estado”.

Incluso, dicha propiedad formó parte de la declaración patrimonial del funcionario en Declaranet, con el folio registral 9432679, aunque no se informa el valor de éste, ni de los otros cinco departamentos que Esparza compró también de contado entre 2013 y 2017.

De acuerdo con páginas de bienes raíces, los inmuebles en esa calle se cotizan en 88 mil 600 mil pesos por metro cuadrado y el departamento de Ruiz Esparza mide 221 metros, por lo que actualmente podría cotizarse en más de 19 millones de pesos.

“Los departamentos han subido muchísimo de valor, pero eso fue lo que se pagó por el departamento, fue ante notario público y fue declarada. Lo compré siendo servidor público”, insiste en entrevista.

De acuerdo con el expediente del inmueble, Ruiz Esparza tuvo la intención de comprar desde el 26 de junio de 2014, según consta en el primer “aviso preventivo de compraventa”. El segundo aviso se registró el 9 de septiembre y la operación se concretó el 29 de octubre del mismo año.

El vendedor del inmueble fue Isidoro Dichi y Mohana y la transacción fue acreditada ante el notario público número 163, Luis Octavio Hermoso y Colín, en Naucalpan, Estado de México.

En la edición de este domingo 18 de agosto, la revista Proceso reveló que Rosario Robles ha arrendado, habitado o declarado otros domicilios. Uno en Coahuila, que la vincula con dos empresas que recibieron pagos irregulares de la Sedesol, según la Auditoría Superior de la Federación. También un departamento en Reforma 222 y el de Polanco, en Tennyson 223.

Este martes, el abogado defensor de Rosario Robles, confirmó en entrevista radiofónica en MVS que efectivamente la exfuncionaria habitó en esos últimos dos domicilios, sobre todo porque el de Reforma le quedaba cerca de la Sedesol, aunque siempre tuvo como domicilio oficial la casa en Los Reyes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las 2 causas científicas por las que se cayeron las Torres Gemelas tras el impacto de los aviones el 11 de septiembre de 2001

El violento choque de dos aviones contra los edificios más altos de Nueva York fue el comienzo de una secuencia de horror que redujo a escombros los emblemáticos colosos de acero y concreto.
7 de septiembre, 2021
Comparte

MITEl 11 de septiembre de 2001 dos aviones Boeing 767 embistieron las Torres Gemelas, que con sus 110 pisos eran los edificios más altos de Nueva York.

El primer avión chocó contra la torre norte a las 8:45 de la mañana. El edificio ardió durante 102 minutos y luego, a las 10:28 a.m. se derrumbó en solo 11 segundos.

Dieciocho minutos después del primer choque, a las 9:03 a.m., el segundo avión impactó la torre sur. El rascacielos resistió en llamas durante 56 minutos, tras lo cual, a las 9:59 a.m., colapsó en 9 segundos.

“Luego del increíble sonido del edificio colapsando, en pocos segundos todo se volvió más oscuro que la noche, sin sonido, y no podía respirar”, recuerda Bruno Dellinger, un sobreviviente que trabajaba en el piso 47 de la torre norte.

“Estaba convencido de que estaba muerto, porque el cerebro no alcanza a procesar algo como esto”, dice Dellinger en su testimonio compartido por el Museo y Monumento Conmemorativo del 11 de septiembre en Nueva York.

Trayectoria aviones

BBC

El saldo fueron 2.606 personas muertas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres resistieron varios minutos antes de venirse abajo.

¿Por qué se cayeron las torres?

“La respuesta aceptada por toda la gente seria es que las torres se vinieron abajo porque fueron objeto de un ataque terrorista“, le dice a BBC Mundo el ingeniero civil Eduardo Kausel, profesor emérito en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Justo después de los ataques, Kausel fue el líder de una serie de estudios y publicaciones en las que expertos del MIT analizaron las causas de los derrumbes desde el punto de vista estructural, de ingeniería y arquitectónico.

La respuesta de Kausel encierra una serie de fenómenos físicos y químicos que desataron una catástrofe que nadie, para ese entonces, era capaz de imaginar.

Combinación fatal

Los estudios del MIT, que se publicaron en 2002, coinciden en gran parte con los hallazgos del reporte que el gobierno de Estados Unidos le encargó al Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) para averiguar por qué se cayeron las torres, y cuya versión final se publicó en 2008.

Torres Gemelas

Getty
En 2001 las Torres Gemelas eran los edificios más altos de Nueva York.

Tanto el MIT como el NIST concluyen que las torres se derrumbaron debido, principalmente, a la combinación de dos factores:

• El severo daño estructural que causaron los choques de los aviones en cada edificio

• La cadena de incendios que se expandieron a lo largo de varios pisos

“Si no hubiese habido incendio, los edificios no se habrían derrumbado”, dice Kausel.

“Y si hubiese habido únicamente incendio, sin el daño estructural, tampoco se habrían venido abajo”.

“Las torres tenían mucha resistencia”, dice el ingeniero.

El informe del NIST, por su parte, afirma que existen documentos oficiales que indican que las torres estaban diseñadas para soportar el impacto de un avión Boeing 707, que era la aeronave comercial más grande que existía al momento de ser diseñadas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres quedaron reducidas a escombros.

Los investigadores del NIST, sin embargo, advierten que no encontraron información sobre los criterios y los métodos que se utilizaron para llegar a esa conclusión.

Lo que sí está claro es que, juntos, el impacto y el incendio, produjeron un desenlace fulminante: el colapso de ambas torres.

Cómo estaban construidas las torres

Las Torres Gemelas tenían un diseño que era estándar en la década de los 60, cuando comenzaron a ser construidas.

Cada edificio tenía en el centro un núcleo vertical de acero y hormigón, que albergaba los ascensores y las escaleras.

Cada piso se formaba con una serie de vigas de acero (horizontales) que partían desde ese núcleo y se conectaban con columnas de acero (verticales) para formar las paredes exteriores del edificio.

El entramado de vigas distribuía el peso de cada piso hacia las columnas, mientras que cada piso, a su vez, servía como un soporte lateral que evitaba que las columnas se torcieran, lo que en ingeniería civil se conoce como pandeo.

Torres Gemelas

Getty
Las torres tenían una columna central a partir de la cual salían las vigas que se conectaban con las columnas exteriores.

Toda la estructura de acero estaba recubierta por hormigón, que funcionaba como un protector de vigas y columnas en caso de incendio.

Las vigas y las columnas, además, estaban recubiertas por una delgada capa aislante a prueba de fuego.

Impacto, fuego y aire

Ambas torres fueron golpeadas por modelos distintos de aviones Boeing 767, que son más grandes que un Boeing 707.

El impacto, según el informe del NIST, “dañó severamente” las columnas y desprendió el aislamiento contraincendios que recubría el entramado de vigas y columnas de acero.

“La vibración del choque hizo que el recubrimiento antifuego del acero se fracturara, con lo cual las vigas quedaron más expuestas al fuego“, explica Kausel.

Así, el daño estructural le abrió camino a las llamas, que a su vez iban causando más daño estructural.

Torres Gemelas

Getty
Gran parte del combustible se quemó durante la bola de fuego que se produjo al momento del impactó de los aviones.

Mientras eso ocurría, las temperaturas, que llegaban a los 1.000 °C, hacían que los vidrios de las ventanas se dilataran y se rompieran, con lo cual entraba aire que servía de alimento al fuego.

“El fuego se autoalimentó de aire y por eso se propagó“, dice Kausel.

“Bombas voladoras”

Los datos oficiales estiman que cada avión cargaba cerca de 10.000 galones de combustible (más de 37.850 litros).

“Eran bombas voladoras”, dice Kausel.

Gran parte de ese combustible se quemó durante la bola de fuego que se formó en el momento del impacto, pero también hubo mucho combustible que se derramó a los pisos inferiores de las torres.

Eso hizo que el fuego se expandiera, encontrando a su paso varios objetos inflamables que le permitían seguir avanzando.

Torres Gemelas

Getty
El fuego causó daños severos a las columnas de las torres.

Ese incendio descontrolado tuvo dos efectos principales, explica el ingeniero del MIT.

Primero, el intenso calor hizo que se dilataran las vigas y las losas de cada piso. Esto causó que las losas se separaran de sus vigas.

Además, la dilatación de las vigas también empujó las columnas hacia afuera.

Pero luego hubo un segundo efecto.

Las llamas comenzaron a ablandar el acero de las vigas, volviéndolas maleables.

Eso hizo que lo que antes eran estructuras rígidas, ahora parecieran cuerdas que al arquearse comenzaron a impulsar hacia adentro las columnas a las que estaban unidas.

“Eso fue fatal para las torres”, señala Kausel.

Colapso

En ese momento ya estaban todos los ingredientes para desencadenar el colapso.

Torres Gemelas

Getty
El calor del fuego dilató las vigas, que a su vez empujaron las columnas.

Las columnas ya no estaban totalmente verticales, debido a que las vigas primero las empujaron hacia afuera y luego las halaron hacia adentro, así que comenzaron a pandear.

Así, según el informe del NIST, las columnas iniciaron el colapso arqueándose, mientras las vigas a las que estaban conectadas tiraban de ellas hacia adentro.

El análisis de Kausel, por su parte, añade que, en alguno casos, las vigas halaron tan fuerte de las columnas que destrozaron los pernos que las ataban a las columnas, lo que causó que estos suelos se derrumbasen y los escombros fueran causando sobrepeso en los pisos inferiores.

Esto produjo un estrés adicional a la capacidad de las ya debilitadas columnas.

El resultado fue una caída en cascada.

Torres Gemelas

Getty
Las paredes se derrumbaron “como quien pela un banano”.

Una vez que el edificio entró en caída libre, explica Kausel, el colapso expulsó progresivamente el aire que había entre los pisos, lo que causó un viento fuerte hacia la periferia.

Esto hizo que el derrumbe quedase envuelto en una nube de polvo, y que las paredes externas se derrumbasen hacia afuera, como quien pela un banano, dice el experto.

Ambos edificios se esfumaron en cuestión de segundos, pero el fuego entre los escombros siguió ardiendo durante 100 días.

Veinte años después, el horror y el dolor que causaron los atentados aún no se apagan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.