close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Robles está en prisión preventiva, ¿y ahora qué sigue? ¿Puede apelar, llegar a un acuerdo?

Si bien ahora mismo Rosario Robles está en prisión, aún no es declarada culpable y el proceso en su contra apenas comienza. 
Cuartoscuro
Por Arturo Daen y Francisco Sandoval
14 de agosto, 2019
Comparte

Rosario Robles, extitular de Sedesol y Sedatu, ingresó este martes al penal de Santa Martha Acatitla, luego de que un juez determinó su probable responsabilidad en el esquema de desvío de recursos públicos conocido como La Estafa Maestra, y ordenó iniciar una investigación. 

Se trata de la primera secretaria de Estado del gobierno de Enrique Peña Nieto que pisa la cárcel por los presuntos desvíos millonarios que involucraron a 11 dependencias federales, ocho universidades públicas y 186 empresas.

Después de la audiencia inicial, el juez ordenó dos meses para armar la indagatoria. En ese tiempo la Fiscalía General de la República (FGR) deberá sustentar la acusación de ejercicio indebido de la función pública, y la defensa presentar pruebas a favor de la inocencia de Robles. 

Lee más: Tras 11 horas de audiencia, la prisión sorprendió a Rosario Robles

Los abogados de Robles acusaron en un comunicado que aplicar la prisión preventiva al estar acusada de un delito que no es grave es muestra de un “proceso imparcial y por consigna”,  y que Robles es un “chivo expiatorio”, para exculpar a otros exfuncionarios. 

Si bien ahora mismo Robles está en prisión, aún no es declarada culpable y el proceso en su contra apenas comienza. 

Para conocer qué es lo que sigue, Animal Político consultó a la organización Tojil A. C., que junto con Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad interpuso la denuncia penal que resultó en el proceso legal que ahora se sigue; y también se consultó a los defensores de la exjefa de Gobierno, que adelantaron que impugnarán. 

¿En qué etapa está el proceso de Robles?

En este momento, luego de que el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna decidiera vincularla a proceso, y establecer prisión preventiva justificada ante el riesgo de fuga, está corriendo el periodo de investigación complementaria. 

Mientras transcurre, Robles seguirá en prisión preventiva y no puede salir bajo fianza. 

Si bien el juez marcó un periodo de dos meses de investigación complementaria, la ley marca que esta etapa puede durar de dos a seis meses, e incluso ambas partes pueden pedir que se extienda ese periodo. 

Y cuando concluya la investigación complementaria… 

Al terminar dicha etapa la parte acusadora, que es la Fiscalía General, tiene dos opciones: acusar formalmente a Robles para solicitar que se inicie un juicio; o el sobreseimiento, que es desistir y señalar que no tiene los elementos necesarios para seguir con su acusación.

Si persiste y hace su acusación ante el juez, la Fiscalía debe presentarla por escrito, y de acuerdo con Estefanía Medina, abogada de Tojil A. C., “incluso puede variar los delitos” por los que responsabiliza a Robles, y que ya no sea ejercicio indebido de la función pública, sino que haga una “reclasificación” del delito. 

“Un dato importante es que si bien se puede cambiar el delito en esa acusación, no pueden variarse los hechos que ya se establecieron en la vinculación a proceso”, apuntó Medina. 

La abogada, en este sentido, recordó que Tojil A. C. denunció a Robles por los delitos de cohecho y ejercicio indebido de funciones, aunque de momento la exfuncionaria aún no enfrenta un proceso penal por esos crímenes vinculados a corrupción. 

En el escenario de que la Fiscalía presente la acusación formal se abre otro periodo conocido como “descubrimiento probatorio”. En él la defensa debe mostrar a la Fiscalía las pruebas que pretende ofrecer, para ir a juicio, “y una vez ocurrido eso se cita a una audiencia intermedia”, donde ya el juez analiza o “depura” los elementos que presentará cada una de las partes. 

Entonces el juez ya podría dar una fecha para iniciar el juicio. 

Mientras esto ocurre, otro elemento a considerar es que nuevas denuncias contra Robles podrían derivar en nuevas órdenes de aprehensión, con su respectivo proceso judicial. 

Un procedimiento  abreviado, una posibilidad

Lo anterior es un escenario, pero “desde el día de mañana”, señaló Medina, la Fiscalía General puede proponer a Robles ir a un juicio o procedimiento abreviado, como el que se dio en el caso de Javier Duarte, que fue condenado a nueve años de prisión por el caso de Las Empresas Fantasma de Veracruz.

Es decir, la parte acusadora y Robles podrían llegar a un acuerdo en el que la exfuncionaria federal se declare culpable a cambio de recibir una pena reducida por el delito de ejercicio indebido de la función pública, que alcanza entre 2 y 7 años de prisión. 

“Nosotros opinamos que en este tipo de casos, por el impacto que tiene, por el nivel de redes que tiene, al igual que el caso Duarte, lo óptimo es que se llegue a un juicio para que ahí se puedan desahogar las pruebas, para que no quede lugar a dudas de cuáles son los hechos en los que se está incurriendo. 

No parece una buena idea el procedimiento abreviado, pero tenemos el antecedente gravísimo del caso Duarte”, opinó Medina.

En el caso de Javier Duarte, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) aceptó un procedimiento abreviado reconociendo que hubo deficiencias en la integración inicial de la carpeta de investigación, cuando la titular era Arely Gómez.

Dichas fallas, como el hecho de que se recabaran pruebas o datos bancarios sin autorización de un juez, podían tirar el caso y dejar impune a Duarte, justificó en 2018 la PGR, así que tomó la opción del procedimiento abreviado, propuesta por la propia defensa del exgobernador, en lugar de seguir el proceso hacia un juicio oral; esto derivó en la sentencia de 9 años de cárcel, que al parecer de la organización Tojil fue “desproporcional” e inadecuada, respecto a los delitos por los que fue acusado, y por ello incluso denunció un posible arreglo ilegal entre la PGR y Duarte.

El recurso de apelación

La defensa de Rosario Robles tiene la oportunidad de apelar la vinculación a proceso y la prisión preventiva. Para presentar el recurso ante el juez que ordenó esas medidas tiene un plazo de tres días, contados a partir de este martes 13 de agosto. 

Estefanía Medina, abogada de Tojil A. C., explicó que el proceso de apelación “es relativamente rápido”, ya que en un plazo de entre 10 o 15 días, una vez presentado el recurso, un tribunal podría resolver si hubo agravios que ameriten revocar la vinculación a proceso o la prisión preventiva. 

Es decir, en ese lapso Robles podría recobrar su libertad, si gana la apelación.

La medida cautelar de prisión preventiva, refirió la defensa de Robles en un comunicado, es “totalmente innecesaria e injusta”, una muestra de lo que consideran una persecución política. 

Así que “será impugnada”, adelantaron.  

Los abogados de Robles consideraron que la actuación del juez que vinculó a proceso a su cliente fue inaudita, al proferir “palabras de sarcasmo y de injuria” en contra de ellos.

“Creemos que este no es el trato que merece la defensa de cualquier ciudadano mexicano. Se ha violado el principio de presunción de inocencia, se ha violado el debido proceso, se han mancillado los derechos humanos de Rosario Robles”, expresaron.

¿Investigarán a Peña Nieto y a Meade?

En la audiencia del 13 de agosto, el juez pidió investigar la posible participación del ahora expresidente Enrique Peña Nieto y del exsecretario José Antonio Meade, en los desvíos de La Estafa Maestra. 

Lee más: Juez pide investigar participación de Peña y Meade en La Estafa Maestra

Al respecto, Medina comentó que los jueces tienen la obligación de que, si en el curso de una audiencia “surge la posibilidad de que alguien más cometió un delito”, entonces deben “dar vista” o deben informar a la autoridad investigadora, en este caso la Fiscalía General.

Sin embargo, no es un mandato, explicó la abogada, la decisión queda en manos de la Fiscalía General y ya no deben dar cuenta al juez.

Meade y Peña Nieto, agregó, podrían ser parte del proceso si alguna de las partes, la defensa de Robles o la Fiscalía, considera su testimonio como parte de sus pruebas. Pero ello depende de la estrategia legal que definan.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

De Trotsky a Evo Morales: los asilados y refugiados políticos que ha recibido México

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, llegó a México tras aceptar la oferta del gobierno de ese país de concederle asilo político. Morales se suma a una larga lista de asilados y refugiados que han sido recibidos en ese país.
AFP
13 de noviembre, 2019
Comparte

Tras su renuncia a la presidencia de Bolivia, Evo Morales llegó a México aceptando la oferta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de concederle asilo político.

Así Morales es el último que se suma a una larga lista de asilados y refugiados en ese país que incluye a un ideólogo soviético, una activista de derechos humanos, ex presidentes de Centro y Sudamérica y exiliados republicanos españoles.

Durante casi todo el siglo pasado, México tuvo una activa política de asilo. La tradición, sin embargo, pareció perderse a partir de los años 90, cuando se modificó la forma de mediar en los asuntos de la región.

Estos son algunos de los personajes que llegaron a México buscando asilo o refugio político.

AMLO

Gobierno de México
El presidente López Obrador fue criticado por el asilo a Evo Morales.

José Martí

Entre los primeros que llegaron, aprovechando un acuerdo que se firmó en 1853 con el gobierno de Colombia para no extraditar a perseguidos políticos, fueron varios cubanos que lucharon por la independencia de su país en el siglo XIX.

El más notable de ellos, el poeta y revolucionario José Martí pasó dos años en México en 1875 durante un largo período de destierro de su país.

Víctor Raúl Haya de la Torre

El pensador y político peruano llegó a México en 1923 invitado por el escritor y ministro de Educación, José Vasconcelos. Llegaba como refugiado después de haber sido encarcelado durante el régimen de Augusto Leguía.

Fue en México donde, inspirado en la Revolución, Haya de la Torre fundó la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), con la que inicialmente buscaba consolidar un proyecto para toda la llamada Indoamérica.

Trotsky y frida kahlo

Getty Images
Trotsky llegó a México tras una serie de gestiones realizadas por el pintor Diego Rivera y su esposa Frida Kahlo.

León Trotsky

En 1937, el gobierno de Lázaro Cárdenas accedió a concederle asilo político al ideólogo y revolucionario ruso León Trotsky, exiliado de la Unión Soviética por José Stalin.

Trotsky llegó a México tras una serie de gestiones realizadas por el pintor Diego Rivera, quien lo recibió junto con su esposa Frida Kahlo en su casa en la cuidad de México.

El asilo mexicano no terminó bien para el revolucionario. Después de sufrir dos atentados en la casa de Rivera, Trotsky fue asesinado en 1940 por el agente estalinista español Ramón Mercader mientras trabajaba en su despacho.

Luis Buñuel y Luis Felipe

Durante la Guerra Civil española en los 1930 varios republicanos que huyeron de su país también fueron recibidos por las autoridades mexicanas.

Entre 1939 y 1942, durante el gobierno de Lázaro Cárdenas, México asiló a más de 25,000 españoles. Entre ellos estaba el poeta Luis Felipe y el director de cine Luis Buñuel, quien posteriormente se convirtió en ciudadano mexicano.

castro

Getty Images
El refugio en México le sirvió a Castro para preparar su campaña revolucionaria.

Fidel Castro

En 1955, después de haber sido encarcelado por oponerse al régimen de Fulgencio Batista, un joven Fidel Castro de 28 años partió de Cuba hacia México.

El refugio en ese país le sirvió a Castro para preparar su campaña revolucionaria. Tras 18 meses en México regresó a su país junto con varios aliados, entre ellos Che Guevara, y eventualmente logró su objetivo de encabezar el régimen comunista en Cuba.

Héctor José Cámpora

Dos décadas después, en 1976, durante el golpe de Estado en Argentina, el presidente de ese país, Héctor José Cámpora, se asiló en la embajada de México en Buenos Aires.

El peronista permaneció tres años en la representación diplomática mexicana hasta que en 1979 las autoridades militares le permitieron partir hacia México.

Allí murió un año después a causa de un cáncer de laringe.

sha

Getty Images
El gobierno mexicano le otorgó una visa de turista al shá de Irán y pasó varios meses viviendo en la ciudad de Cuernavaca

Sha de Irán

También en 1979 llegó otro personaje prominente al México: Mohamed Reza Pahlevi, el Sha de Irán, quien había sido derrocado durante la Revolución Islámica en su país.

El gobierno mexicano le otorgó una visa de turista y el sha pasó varios meses viviendo en la ciudad de Cuernavaca. Pero la hospitalidad mexicana al parecer tuvo un límite con el exmandatario iraní.

Cuando éste viajó a Estados Unidos para someterse a un tratamiento médico, el gobierno de México decidió bloquear su regreso.

La familia Allende

Durante la década de 1970 el gobierno mexicano recibió refugiados de Argentina, Chile y Uruguay que huían de los regímenes militares de sus países.

Entre los exiliados estaba la familia del presidente chileno Salvador Allende, destituido por un golpe, y de varios integrantes de su gabinete.

Entre los que llegaron a México estaba la viuda de Allende, Hortenisa Bussi, y sus hijas, Isabel y Beatriz.

Menchú

Getty Images
Menchú ganó el Nobel de la Paz en 1992.

Rigoberta Menchú

En los 1980 miles de indígenas de Guatemala que escapaban de la Guerra Civil en su país recibieron asilo en México.

Entre ellos estaba la activista de derechos humanos Rigoberta Menchú, quien pidió asilo en el país después de que su familia fuera torturada y asesinada en su país.

Menchú ganó el Nobel de la Paz en 1992.

El último, Manuel Zelaya

La tradición de otorgar asilo en México quedó suspendida durante los siguientes 24 años. Tanto los gobiernos de Ernesto Zedillo como el de Vicente Fox y Enrique Peña Nieto se vieron envueltos en controversias con los gobiernos de izquierda de la región.

Fue hasta 2009 cuando México reanudó su práctica y otorgó asilo a Manuel Zelaya, el presidente de Honduras depuesto en un golpe de Estado.

El entonces presidente mexicano Felipe Calderón lo recibió con honores, pero sólo dos días después Zelaya salió del país.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WwvLDxhYclw

https://www.youtube.com/watch?v=da40FCAN4KI

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.