Universidades de AMLO inician clases en casas de cultura y teatros municipales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Itxaro Arteta

Universidades de AMLO inician clases en casas de cultura y teatros municipales

En el Edomex jóvenes inscritos en una de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez no tomaron clases en una escuela como tal, sino en el auditorio de la Casa de Cultura de Villa del Carbón.
Itxaro Arteta
27 de agosto, 2019
Comparte

José Manuel y Paola tuvieron este lunes su primer día como universitarios en una de las 100 Universidades para el Bienestar Benito Juárez, recién creadas por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Pero no tomaron clases en una escuela como tal, sino en el auditorio de la Casa de Cultura de Villa del Carbón, Estado de México, porque la universidad todavía no está construida.

De 8:30 a 2:30 ocuparon las sillas que regularmente sirven para talleres artísticos o reuniones de la comunidad, pero que al menos de aquí a diciembre serán su salón de clases.

José Manuel, de 17 años, viene de Jilotepec, a una hora de camino. Aunque su municipio tiene casi el doble de población que Villa del Carbón, de 47 mil habitantes, fue aquí donde se decidió poner la universidad, en medio de zona boscosa del norte del Estado, para impartir la carrera de Ingeniería en Procesos Agroalimentarios.

“Escogí esta carrera porque está relacionada con mi entorno, con lo que yo vivo, digamos, que es el campo”, cuenta el joven delgado, con la piel curtida por el sol y sombrero en la cabeza para protegerse del mismo.

“Yo primero hice examen en la UNAM para veterinaria, o sea, quería ser veterinario, pero pues no me quedé, y pues me interesó también esta carrera. Y ya acabando de esta, a ver si me voy a veterinaria”, cuenta al teriminar su primer día de clases.

Entérate: Universidades de AMLO serán operadas por organismo internacional que no está obligado a rendir cuentas

Después de enterarse de que no había sido aceptado en la UNAM, una prima suya que trabaja como “servidora de la nación” para censar a beneficiarios de programas sociales fue quien le contó que se abriría esta institución, y que por estudiar en ella recibiría además una beca de 2 mil 400 pesos mensuales, durante los 10 meses de clases al año.

Le emociona que una de sus maestras también da clases en la UNAM, donde quería ir originalmente. Tienen además otras dos maestras que les darán las cinco clases de este ciclo. Cada ciclo dura en estas universidades 14 semanas, dos menos que en la UNAM.

Su compañera Paola, de 18 años, viene de Loma Alta, a unos 20 minutos, y cuenta que se enteró de última hora. Ella quería estudiar Contabilidad en una escuela de Nicolás Romero, el municipio urbano más cercano, pero se le pasaron las inscripciones. Entonces, llegó a su telebachillerato la noticia de que se abriría una universidad aquí, la más cercana en kilómetros.

“En la escuela en la que iba nos mandaron información sobre esta escuela y ya vi el plan de estudios y me interesó. Fue hace como un mes”, relata.

El grupo de estudio se conformó por ahora con 25 estudiantes, no todos tan jóvenes. La mayor tiene 40 años y viene de Ecatepec; otros ya tienen una carrera previa o trabajaban en escuelas, por lo que les interesó seguir formándose. Aunque por ahora, algunas de estas escuelas recién creadas no tienen reconocimiento oficial todavía.

Aulas multiusos para impartir carreras

La casa de cultura “Dr. Jorge Jiménez Cantú” es uno de los edificios principales de Villa del Carbón, ya que antes fue el Palacio Municipal, hasta 1980, cuando cambió a su actual uso. Por eso, su auditorio era solicitado diario para reuniones todo tipo, presentaciones y talleres, cuenta el coordinador, Martín Magaña.

“Ese auditorio lo ocupamos para todas las clases de eventos que tenemos: obras, funciones de cine, todo lo relacionado a las artes. Y luego, bueno, solicitudes del Ayuntamiento que para los espacios, una reunión, porque tiene proyector. Diario se usa, desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Ahorita se va a hacer limpieza porque a las 3 y media, 4, ya llegan los talleres, de karate, de música, danza aérea”, explica.

-¿Y tener la universidad los hizo cambiar todo?

“Pues ahorita se rehabilitó ese espacio para que se dieran nada más las clases. Lo único que pasó, por ejemplo, es que ya en la mañana es exclusivamente para la universidad, y anteriormente nos solicitaban ese espacio que para reuniones, de Ayuntamiento, de un comité, de un grupo social… o sea, es abierto a todo público, mientras estuviera el espacio libre. Pero ahorita, prioridad a la universidad. Le dimos prioridad hasta que ya lo puedan desalojar”.

Esta Casa, por su tradición, cumple con las principales ofertas de las universidades: tiene biblioteca y salas de cómputo con unos 30 equipos y acceso a internet, gracias al plan de Plazas Comunitarias, que instaló una ahí durante el anterior gobierno federal de Enrique Peña Nieto.

El edificio para la Universidad se construirá en otro poblado del mismo municipio, San Luis Anáhuac, a 14 kilómetros (20 minutos) al norte. Pero todavía no empieza la obra, según reconoció personal del Municipio. A Magaña le dijeron los responsables que el préstamo de las instalaciones sería solo este ciclo, hasta enero o febrero, según fueran avanzando.

El caso de Villa del Carbón es solo uno de la situación en la que están empezando a operar muchas de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez.

En Tlaltizapán de Zapata, Morelos, por ejemplo, la carrera de Patrimonio Histórico y Social empezó también este lunes utilizando por la tarde los salones de una escuela primaria que está en la comunidad de Huatecalco; personal del Ayuntamiento confirmó que en la mañana el lugar funciona como primaria y a las 4 de la tarde prestará los salones para nivel superior.

En Tepoztlán, otro municipio morelense, su arranque como Universidad también fue en la Casa de Cultura Ixcatepec, donde estaban citados los 70 jóvenes que se inscribieron a Ingeniería en Procesos Agroalimentarios.

La de Chilcuautla, Hidalgo, ya va por su segundo semestre de clases de Procesos Agroalimentarios, pero como ni siquiera se ha empezado la construcción del edificio que ocupará, los dos grupos de alumnos ya están separados: los primeros toman clases en un espacio de la Unidad Deportiva del municipio, y los nuevos empezaron en espacios que les prestó el comisariado ejidal. Son 170 jóvenes en total.

En la página de internet de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez se presume tener presencia en 31 estados (todo el país, menos Baja California Sur) con 100 planteles, aunque solo vienen enumerados 97. En todos los casos, solo viene el municipio donde se ubican, pero no las direcciones exactas, ya que la mayoría no cuenta con instalaciones propias.

Animal Político solicitó las ubicaciones al ente que las administra, el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (Crefal), y a la Secretaría de Educación Pública (SEP), pero dijeron no tener la información.

Raquel Sosa, directora del Crefal, aseguró a finales de mayo pasado que ya funcionaban 83 planteles y atendían a 7 mil 575 estudiantes, lo cual implicaría unos 91 inscritos por plantel.

Pero en varias de las ubicaciones consultadas por Animal Político, este agosto sería su primer ciclo. Es justamente el caso de Villa del Carbón, donde arrancaron apenas con alrededor de 25 alumnos. De hecho tres semanas antes, en un curso preparatorio que se les da para recordar conocimientos y nivelar a los estudiantes, empezaron tan solo siete, y con los días fue creciendo el grupo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué poder tienen los evangélicos en EU y por qué son cruciales para Trump

Sacudieron la política del país hace 40 años. Se volvieron un pilar del Partido Republicano y del presidente Donald Trump. Pero las elecciones de noviembre volverán a medir su influencia.
Getty Images
5 de octubre, 2020
Comparte

¿Volverán a ser los evangélicos una fuerza clave en las elecciones de Estados Unidos en 2020?

Cuatro décadas después de haber sacudido la política de este país, ese grupo religioso es hoy un pilar electoral del Partido Republicano y del presidente Donald Trump, que busca otro mandato en noviembre.

En las elecciones de 2016 en EU, uno de cada cuatro votantes se identificó como cristiano evangélico blanco, según encuestas. Y la gran mayoría de ellos (81%) votó por Trump.

El presidente “va a necesitar eso y quizás más para ganar en noviembre, así que son muy influyentes”, dice John Fea, un profesor de historia en la Universidad Messiah de Pennsylvania autor del libro “Créeme: el camino evangélico a Donald Trump”, en diálogo con BBC Mundo.

Pero para entender el verdadero peso político de los evangélicos en EE.UU. y su improbable alianza con Trump, es necesario retroceder un poco en el tiempo.

El fin y los medios

Los evangélicos entraron a la arena política de EU como reacción a la legalización del aborto en el caso de Roe vs. Wade de la Corte Suprema en 1973 y al avance de una agenda progresista en el gobierno del demócrata Jimmy Carter (1977-1981).

Líderes religiosos conservadores contrarios al aborto y la diversidad sexual, con el pastor televangelista Jerry Falwell a la cabeza, fundaron en 1979 la organización Mayoría Moral para movilizar fieles a favor de políticos que defendieran sus causas.

En las elecciones de 1980, dos de cada tres votantes evangélicos blancos apoyaron al candidato presidencial republicano Ronald Reagan, quien venció a Carter con su discurso conservador, opuesto al comunismo.

Ronald Reagan en 1979

Getty Images
Ronald Reagan se impuso a Jimmy Carter en las elecciones de 1980 con un amplio apoyo de evangélicos blancos.

Así surgió la unión política entre republicanos y evangélicos, que hasta hoy mantienen al tope de sus aspiraciones anular Roe vs. Wade y colocar jueces conservadores en la Corte Suprema.

Los evangélicos blancos han sido un bloque electoral más conservador y numeroso que los evangélicos afroestadounidenses, que priorizan la “justicia racial” y por lo tanto tienden a apoyar mayoritariamente a los demócratas, explica Fea.

Y apunta que, a diferencia de los protestantes no evangélicos o católicos, los evangélicos blancos “están mucho más unificados, forman un bloque de votantes”.

“En cierto sentido, quieren que se realicen sus aspiraciones políticas, por lo que el fin justifica los medios”, dice. “Pero desde fines de los años ’70 y ’80 los evangélicos blancos también han sido tentados por el poder político: les gusta estar en el Despacho Oval” de la Casa Blanca.

Manifestantes a favor y en contra del aborto protestan frente a la Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
La batalla contra del aborto ha sido prioridad constante de los evangélicos en EU por décadas.

Greg Smith, director asociado del Centro Pew de Investigación, señala que el vínculo de ese sector religioso con el Partido Republicano perdura hasta el presente.

“Hemos visto durante mucho tiempo que los protestantes evangélicos blancos están entre los votantes republicanos más consistentes de EU y entre los partidarios más fuertes, leales y consistentes de Donald Trump”, dice Smith a BBC Mundo.

“Salvar a EU”

El peso electoral de los evangélicos blancos en EU hoy es bastante mayor que su decreciente presencia demográfica.

En 2016 eran 17% del total de la población, seis puntos menos que una década antes, según el Instituto de Investigación de Religión Pública en Washington.

Se estima que en los últimos cuatro años la proporción de evangélicos blancos en EU cayó otros dos puntos, hasta 15% de la población.

Votantes en una escuela de primaria en el condado de Chesterfield, Virginia

Getty Images
Los evangélicos blancos sumaron un cuarto de los votantes de EU en 2016, aunque sólo eran 17% de la población.

Sin embargo, en las últimas elecciones fueron el 26% del total de votantes.

Sarah Posner, autora del reciente libro “Profano: por qué los evangélicos blancos oran en el altar de Donald Trump”, señala que el movimiento no sólo se apoya en líderes de iglesias sino también en medios propios de TV y redes sociales.

“La derecha religiosa tiene una operación muy sólida y bien organizada para incentivar el voto, por lo que son muy importantes para que el Partido Republicano gane elecciones”, dice Posner a BBC Mundo.

La unión de evangélicos y Trump suele verse como una extrañeza de la política de EU: religiosos que predican sobre moral aliados a un hombre acusado de infidelidades matrimoniales, casado tres veces, que se ha expresado de forma obscena sobre las mujeres y agresiva sobre los inmigrantes.

Pero Trump recibió en 2016 un apoyo de los evangélicos blancos aún mayor que sus antecesores republicanos.

Joe Biden en un evento de la campaña en marzo.

Getty Images
Biden fue vicepresidente de Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama.

Y, si bien la aprobación de los evangélicos blancos a Trump cayó algunos puntos en medio de la crisis de coronavirus y las protestas por injusticia racial, cerca de ocho de cada 10 votantes de ese grupo aún se inclinan a votar por él, según encuestas.

El bajo nivel de apoyo de los blancos evangélicos al candidato demócrata Joe Biden contrasta con el amplio respaldo que recibe entre los protestantes negros (cercano a 90% en un reciente sondeo de Pew) y el hecho de que es favorito en las encuestas de votantes en general.

El respaldo de los evangélicos blancos a Trump es atribuido a la ansiedad que sienten ante los cambios raciales y culturales que EE.UU. tuvo en las últimas décadas.

“Trump representa al hombre fuerte que creen que necesitan para salvar a EU del liberalismo“, indica Posner. “Lo ven no necesariamente como un cristiano como ellos, sino como un líder improbable que Dios ha ungido para salvar a EU.”.

Prueba de fuerza

Trump tiene un vicepresidente evangélico como Mike Pence y varios miembros de su gabinete pertenecen a ese movimiento religioso o cultivan lazos con el mismo.

En esta campaña, Trump ha buscado asegurarse de que los evangélicos vuelvan a sufragar por él.

Por ejemplo, ha repetido que ya colocó dos jueces para la Corte Suprema y el mes pasado nominó a otra que, si es confirmada por el Senado, puede dar a los conservadores una mayoría firme en el máximo tribunal.

Donald Trump

Reuters
Trump ha buscado asegurarse el voto evangélico en noviembre de distintas formas, algunas de ellas polémicas.

Trump también acusó a Biden de estar “contra Dios” y “contra la Biblia”, aunque el exvicepresidente es un católico practicante y ha recibido el reciente respaldo de algunos líderes evangélicos blancos.

Además, Trump causó polémicas que le valieron críticas de figuras religiosas, por ejemplo al posar para las cámaras con la Biblia en la mano ante una iglesia, para lo cual fue dispersada a la fuerza una protesta pacífica en la zona.

Su campaña también apuesta a atraer votantes evangélicos negros y latinos, que tienen posturas conservadoras en temas como el aborto pero son más abiertos a la inmigración y las políticas sociales, lo cual puede inclinarlos por Biden.

Así, la elección será una nueva prueba de fuerza para los evangélicos de EU y su peculiar alianza con el presidente.

“La participación electoral entre los evangélicos blancos será muy importante para Trump: necesita que salgan en grandes cantidades. Si no”, advierte Posner, “será mucho más difícil para él ganar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.