close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Veracruz enfrenta altos niveles de crimen con pocos policías y mal equipados 

Veracruz, el estado donde ocurrió la tragedia del bar El Caballo Blanco, tiene la menor proporción de policías locales, respecto a su población, y los elementos en activo son poco confiables, según diferentes reportes.
AFP
30 de agosto, 2019
Comparte

Pese a ser la cuarta entidad con el mayor número de habitantes del país, y a sus elevados índices delictivos y hechos de violencia -entre ellos dos matanzas ocurridas este año-, Veracruz tiene la menor proporción de policías locales, respecto a su población.

Además, de los policías con los que cuenta, hay una cuarta parte que incumple los requisitos legales para ser policía, además de enfrentar altos niveles de desconfianza social, ineficacia, corrupción y carencias.

Así lo demuestran datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), diversas encuestas de victimización y desarrollo policial desarrolladas y publicadas por el INEGI, y un estudio elaborado por la organización México Evalúa, que  identifica a la entidad como la de segundo mayor nivel de impunidad.

De acuerdo con los datos del SESNSP, actualizados a julio de 2019, Veracruz tiene 10 mil 514 policías, de los cuales 5 mil 156 son elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, 2 mil 894 son policías municipales, 1 mil 923 son agentes de la Fiscalía local, y 541 son custodios de reclusorios.

Si se toma en cuenta que la población en la entidad asciende a poco más de 8 millones 275 mil habitantes (según cifras de CONAPO), esto significa una tasa de apenas 127 policías estatales, municipales e investigadores por cada cien mil habitantes.

Es por mucho el promedio más bajo de policías del país ya que, por ejemplo, la segunda entidad con la menor proporción es Oaxaca, con 174 elementos por cada cien mil habitantes, casi 30% más que Veracruz.

En contraste, la entidad con la mayor proporción de policías locales, Ciudad de México, presenta una tasa de 603 agentes por 100 mil habitantes, casi cinco veces más que Veracruz.

Las únicas tres entidades del país con un mayor número de habitantes que Veracruz son: el Estado de México, que tiene una tasa de 270 agentes por cada 100 mil pobladores; Ciudad de México, con una tasa de 603, y Jalisco, que presenta una proporción de 258 agentes en promedio.

Según un informe de la Oficina para las Drogas y el Delito de la Organización de las Naciones Unidas, el promedio internacional de despliegue policial es de 300 agentes por cada 100 mil habitantes. Veracruz no llega ni a la mitad de dicho promedio.

Y a nivel nacional son 25 las entidades que se ubican por debajo de ese nivel, aunque solo en cuatro estados hay una tasa menor a 200 policías por cada 100 mil habitantes. Se trata, además de Veracruz, de Oaxaca, Puebla y Durango.

Pocos… ¿y malos?

El bajo número de policías no es el único problema que enfrenta Veracruz. Los que sí tiene desplegados registran indicadores negativos en diversos rubros y mediciones.

Por ejemplo, datos del SESNSP indican que poco más de una cuarta parte de los policías locales incumplen con los requisitos legales para permanecer en la corporación. Entre ellos se encuentran poco más de 1000 agentes que reprobaron los exámenes de control de confianza, y por lo tanto ya deberían de haber sido despedidos. En proporción, se trata de 1 de cada 10 elementos que hoy están en activo.

De los pocos más de 9 mil policías que sí aprobaron inicialmente las pruebas de control de confianza, hay 2 mil 260 cuya certificación –que debe renovarse cada tres años– ya caducó, y por lo tanto tienen que ser evaluados nuevamente. Por ley estos elementos tampoco deberían encontrarse en activo.

Por otro lado, la encuesta más reciente de Victimización y Percepción de Seguridad Pública del INEGI arroja que solo un 48% de los veracruzanos, menos de la mitad, dice tener poco o mucha confianza en sus policías. El resto desconfía de ella. Dicho nivel está por debajo del promedio nacional, que es de un 55% de personas que sí confían en su policía.

Peor aún es la percepción de efectividad de la policía de Veracruz, pues solo el 47% de las personas dijeron que sus agentes son algo o muy efectivos. También aquí la entidad se ubica por debajo del promedio nacional, que es de 51%.

La misma encuesta del INEGI arroja que casi el 58% de las personas considera que la policía de Veracruz es corrupta.

Y a esto se suman las carencias. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Estándares y Capacitación Profesional Policial de INEGI, menos de la mitad de los policías estatales en Veracruz dice contar con el equipo básico necesario para asegurar y preservar una escena del crimen adecuadamente, mientras llegan los peritos. Sólo el 53% reporta tener un par de botas adecuadas, y solo el 66% reporta tener una chamarra. Todos esos promedios están por debajo de los promedios nacionales.

Siguiendo con la misma encuesta del INEGI, destaca que 1 de cada 5 policías en promedio no reporta haber recibido alguna capacitación en temas de proximidad y vinculación con la ciudadanía, mientras que más del 40% dice no estar capacitado ni en investigación ni en inteligencia policial.

Por otra parte el estudio “Hallazgos 2018: Seguimiento y Evaluación del Sistema de Justicia Penal” realizado por la organización México Evalúa, ubica a Veracruz como la segunda entidad del país con el mayor índice de impunidad: un 99.8% de delitos denunciados que no son resueltos.

Entérate: Más del 90% de los delitos denunciados en el país no se resuelven, muchos los ‘congela’ el MP

Aunque los agentes del Ministerio Público son responsables de la conducción de los casos, el rol de los policías en la efectividad de un caso es vital, según indica el estudio, pues intervienen desde la fase inicial del caso y en momentos clave del mismo, como la preservación del lugar de los hechos, labores de inteligencia o la ejecución de una detención, por lo que también en ellos recae la responsabilidad de la poca eficacia de las investigaciones.

A todo ello se suman antecedentes negativos y hasta delictivos en los últimos años, de las fuerzas de seguridad de la entidad, y particularmente de la policía estatal.

La Fiscalía de Justicia del Estado reveló en febrero de 2018 que tenía iniciadas 124 carpetas de investigación por la posible desaparición forzada de más de 200 personas, a manos de policías estatales en la localidad.

Lee más: Investigan más de 200 desapariciones forzadas por policías de Javier Duarte en Veracruz

Ese mismo mes ejecutó 19 órdenes de aprehensión en contra de elementos de dicha corporación, por varias de estas desapariciones, y posteriormente procedió en contra del exsecretario de Seguridad Pública del estado, Arturo Bermúdez.

Y este año se han acumulado nuevos casos. En marzo pasado fueron detenidos cuatro policías más, implicados también en posibles desapariciones ,mientras que en agosto se abrieron tres carpetas de investigación en el mismo sentido, por nuevas denuncias.

Ataque a bar: avanza la investigación para identificar a autores

La Fiscalía de Veracruz y la Fiscalía General de la República (FGR) obtuvieron este jueves avances importantes en la investigación relacionada con el ataque al centro nocturno El Caballo Blanco, ubicado en Coatzacoalcos, Veracruz, que dejó un saldo de 29 personas muertas y más de una decena de heridos.

De acuerdo con autoridades del caso consultadas por Animal Político, ya se consiguió fortalecer una línea de investigación en torno al ataque al establecimiento, y de la misma forma estaría prácticamente lista la identificación de los cuatro autores materiales del incendio.

Se ha desechado prácticamente por completo que en el caso esté implicado un sujeto apodado como La Loca, a quien el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, había atribuido el ataque. Ello ya que no existen elementos que sostengan su supuesta participación, y se ha descartado que sea uno de los cuatro autores materiales.

La investigación se está llevando a cabo de forma coordinada entre autoridades federales y locales. Peritos de la Agencia de Investigación Criminal de la FGR trabajaron por segundo día consecutivo en las instalaciones del bar, para recabar indicios sobre la mecánica de propagación y origen del incendio.

Las diligencias también se han concentrado en la revisión de múltiples cámaras ubicadas en las inmediaciones del establecimiento atacado, lo que ha permitido obtener material sobre los trayectos que siguieron las personas implicadas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los trucos de los aeropuertos para mantener tranquilos a los pasajeros (y hacernos comprar más)

Desde el color de los suelos hasta la organización de las colas antes de los controles de seguridad, pasando por la distribución de las tiendas: todos los detalles de la organización de un aeropuerto están cuidados. Te contamos las claves de ese diseño para que los pasajeros se sientan lo más calmados posible y aumenten su gasto.
1 de julio, 2019
Comparte
aeropuerto

AFP Contributor
El aeropuerto de Singapur es considerado uno de los mejores del mundo.

En 1995, el antropólogo francés Marc Auge describió al aeropuerto como un “no lugar”.

Alrededor del mundo, los “no lugares” carecen de identidad, son estructuras uniformes que se mantienen iguales, no importa en qué parte del mundo se encuentren (por ejemplo, un Starbucks o los McDonalds).

Por definición, los aeropuertos son máquinas arquitectónicas, diseñadas con el propósito específico de mover de manera eficiente a las personas de un lugar a otro.

Y como en Starbucks y McDonalds, cada aspecto de la estructura y la disposición del edificio está estratégicamente diseñado. Porque aunque una terminal aérea sea un “no lugar”, es un espacio profundamente único a nivel psicológico.

Una vez entras en él, resignas tu anonimato, al presentar el pasaporte o el documento de identificación y aceptar las requisas de seguridad.

Hasta cierto punto, se podría argumentar que entregas tu libre albedrío mientras te van acorralando en un ambiente poco familiar en un trayecto que te lleva hacia la puerta de embarque.

Tranquilizar a los pasajeros durante su paso por el aeropuerto es importante, pero también es fundamental que sigan las reglas y respeten la autoridad.

Para lograr ambos objetivos, los diseñadores de estos espacios usan algunas señales sutiles.

Y otras… no tanto.

Pistas de orientación

Una de las principales señales son las llamadas “de orientación” (wayfinding, en inglés): sugerencias visuales que llevan a los pasajeros a las puertas de embarque de manera rápida y eficiente sin que se den cuenta de que están siendo arreados como un rebaño.

Señales

Getty Images
La mayoría de las señales de orientación tienen la misión de ser sugerencias visuales que llevan a los pasajeros a las puertas de embarque de manera rápida y eficiente sin que se den cuenta de que están siendo arreados como un rebaño.

“El aeropuerto perfecto será aquel en el que uno se guíe de forma natural por el entorno”, le explicó a la BBC Alejandro Puebla, ingeniero civil experto en la planeación aeroportuaria de la firma Jacobs.

Por ejemplo, los colores y las formas de las señales informativas a menudo difieren de una terminal a otra, los patrones de los dibujos en las alfombras son distintos y las enormes obras de arte que suelen exhibirse también sirven como marcadores de orientación.

Si alguna vez vas caminando por un aeropuerto y tienes la sensación repentina de que vas en la vía incorrecta, es posible que estés respondiendo, de manera inconsciente, a esas señales de orientación.

Pero hay algo más estresante que ir a una terminal equivocada dentro del aeropuerto: pasar por el proceso de seguridad.

Y con el paso del tiempo se ha vuelto más estricto. Antes de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, el aeropuerto era, desde el punto de vista psicológico, un lugar muy distinto al que es hoy.

Antes, los procedimientos de seguridad existían, pero en el área de control se respiraba un aire más relajado, con una mezcla de pasajeros apurados y familiares que venían hasta las puertas a despedir a sus seres queridos.

Actualmente, el aeropuerto luce más como una fortaleza, que en la mayoría de las áreas solo alberga viajeros verificados que se han sometido voluntariamente a un exhaustivo escrutinio de seguridad: enormes máquinas de rayos X, revisión de posibles residuos de explosivos en las maletas, varias instancias de revisión de documentos.

Avión

Getty Images
Los pasos de seguridad sirven más para tranquilizar a los pasajeros que para prevenir un ataque.

Esto ha transformado a los pasajeros que ahora son, de acuerdo a la autora Rachel Hall, “trabajadores de seguridad civil adeptos a volverse sumisos a la vigilancia integral”.

Hall escribió el libro “El viajero transparente: comportamiento y cultura de la seguridad aeroportuaria”.

Mientras que en el pasado los pasajeros eran simples clientes, ahora se espera que actúen como funcionarios civiles que expanden el trabajo de los policías de la seguridad más allá de los puntos de control.

Esto se logra a través de varios (no tan sutiles) “impulsos”.

Los avisos en los aeropuertos de EE.UU. le recuerdan a los pasajeros, de manera constante, que ellos son “la última línea de defensa contra los terroristas”. “Si ves algo, di algo”, rezan los carteles.

“Parecería que cuando vuelas también sirves a tu país. Y con la idea de alcanzar el honor de servir a tu país, debes manifestar una voluntad transparente”, explicó Hall.

Puesta en escena

Pero el aspecto más desalentador de la seguridad aeroportuaria es que resulta muy ineficiente.

En 2017, en Estados Unidos, inspectores de la Oficina de Seguridad Nacional fueron capaces de pasar réplicas de armas, explosivos y cuchillos sin ser detectados el 70% de las veces que lo intentaron en puntos de control de aeropuertos de todo el país.

Pero esa cifra representa una mejora: el mismo proceso en 2015 había arrojado una cifra mayor, de 95%.

Control de seguridad

Getty Images
La estrategia es sentir al pasajero seguro, aunque eso signifique un extremo control de seguridad.

En todo caso, los resultados dan prueba de que incluso las medidas de seguridad aeroportuaria más duras rara vez marcan una diferencia.

“El terrorismo es infrecuente, más infrecuente de lo que la gente piensa. Y las mejores maneras de defenderse son la investigación, la labor de inteligencia y la respuesta de emergencia”, le dijo a la BBC el experto en seguridad Bruce Schneier, autor del ensayo “Más allá del teatro de la seguridad”.

Desafortunadamente, esas medidas en contra de un posible ataque son invisibles y hacen poco para que los pasajeros se sientan más seguros.

En parte, es por eso que se arma el teatro de la seguridad aeroportuaria.

Cuando se registra un ataque o intento de ataque, la seguridad aeroportuaria se dedica a reafirmar la confianza de los pasajeros mediante, entre otras cosas, nuevos tipos de revisión: por ejemplo, la consigna de quitarse el calzado en los controles después de un intento de “zapato-bomba” en 2001, o la confiscación de líquidos después del intento con explosivos líquidos en 2006.

Esas medidas sirven para tranquilizar, pero realmente no hacen mucho para ayudar a predecir cómo los potenciales atacantes reinventarán sus técnicas.

Entonces, aunque parezca sorprendente, los escaneos faciales, las búsquedas aleatorias y la proliferación de uniformados fuertemente armados están allí para que la gente siga utilizando el aeropuerto, no para asustarla.

La clave comercial

Y lo que aparece después de los puntos de control es la razón por la que los diseñadores de aeropuertos desean que te sientas seguro: las compras.

compras

Getty Images
Después del estrés vienen las compras.

Poco después de recoger tus pertenencias de los escáneres y máquinas de rayos X, ingresas en lo que los diseñadores llaman “la zona de recomposición”.

Este es un lugar con bancas y quizá un puesto de café, donde la gente puede sentarse y buscar reparo y, como indica el nombre técnico, “recomponerse” después del paso por seguridad.

Mientras uno se amarra los zapatos o pone los productos de aseo de nuevo en su lugar, aparecen los avisos de tiendas y restaurantes.

Esta señal visual le dice a tu cerebro que es “tiempo de comprar”.

Para la firma de consultoría en diseño aeroportuario InterVISTAS, éste es el momento en que el pasajero se transforma de “viajero estresado” en “valioso cliente”.

Pero es solo el primer signo de una serie de señales que el pasajero va a encontrarse en su camino hacia la puerta de embarque.

La primera zona de compras siempre está inmediatamente después del paso de seguridad y antes del sector de las puertas de embarque, lo que obliga a los pasajeros a pasar a través de ella antes de abordar.

Otro asunto: muchos pasillos dentro del aeropuerto están desviados hacia la derecha porque la mayoría de la población es diestra y por lo general tiende a mirar más en esa dirección.

Tiendas en el aeropuerto.

Getty Images
Los pasajeros tienen mucho tiempo de espera y ningún otro lugar a donde ir mientras esperan su vuelo. Son potenciales clientes de las tiendas.

Y por eso hay más tiendas en el lado derecho en estos pasillos, para que los viajeros de manera inconsciente vean las vitrinas y los productos mientras van camino a su puerta.

Este énfasis en el diseño de la sección comercial se hace por la simple razón de que los viajeros son los clientes perfectos.

Muchos tienen que hacer tiempo y no tienen literalmente otro lugar adonde ir. Si pueden comprarse un boleto de avión se presume que tienen ingresos disponibles y, además, después de pasar por el estrés de los puntos de control y de seguridad están en modo de “autorrecompensa”.

Ese “modo autorrecompensa” dura por lo menos una hora y es conocido en el mundo de los diseñadores de aeropuertos como “la hora dorada”.

Y los aeropuertos quieren hacer todo para capitalizarla.

Por ejemplo, indicó Puebla, algunos aeropuertos como Gatwick y Heathrow, en Londres, solo te muestran la puerta de embarque unos 25 minutos antes del horario del vuelo para maximizar el tiempo de compras.

Y para que los pasajeros estén en “modo de compra”, es fundamental que el diseño del espacio incite a la calma.

Y una manera de lograrlo es darle a los pasajeros -ahora clientes- la sensación de que están en control de la situación.

“Cuando estamos en el aeropuerto y sentimos que tenemos un cierto control sobre el entorno físico que nos rodea, nuestro bienestar mental mejora”, le dijo a la BBC Sally Augustin, psicóloga y editora de la revista Research Design Connections.

información.

Getty Images
Las pantallas con la información de los vuelos están diseñadas para ofrecer tranquilidad a los pasajeros con información adecuada.

“Un control razonable del entorno significa que tenemos un par de opciones para sentarnos en distintos espacios, como uno con vista al sol o en el exterior”, dijo.

Otro ejemplo de ello son las pantallas con información de los vuelos, que siempre están en lugares muy visibles del aeropuerto.

Pero cualquier sensación de control que podamos tener en un aeropuerto contrasta con la realidad de que somos una audiencia cautiva.

Y hay una tendencia que tal vez muestre esto de manera acabada: hay aeropuertos que se han vuelto tan exitosos en su misión de convertir a los pasajeros en clientes que se han convertido en destinos en sí mismos.

Algunos aeropuertos en Singapur y Corea del Sur ahora cuentan con salas de cine. El de Denver, Estados Unidos, tiene una pista de patinaje sobre hielo y el de Estocolmo, una capilla de bodas en pleno funcionamiento.

El futuro del aeropuerto es, en la jerga del diseño especializado, la “aerotrópolis”, una nueva forma urbana orientada a los viajes globales que cuenta con espacios de vivienda temporal para una fuerza laboral cada vez más nómada y tiene todas las comodidades de una ciudad.

La aerotrópolis crea algo de la nada, tal vez transformando el aeropuerto de “no lugar” en un espacio con identidad propia.

Lea la nota en inglés.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tuYURBKMZzc&t=143s

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.