close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La Estafa Maestra: SFP exoneró a exoficial de Robles en 2015 y hoy Fiscalía lo señala por el mismo caso

En octubre de 2015 el titular del área de quejas del Órgano Interno de Control de la Sedesol determinó el cierre de la investigación sobre presuntos desvíos “por falta de elementos”.
Cuartoscuro Archivo
20 de agosto, 2019
Comparte

Desde 2015, la Secretaría de la Función Pública investigó las irregularidades señaladas por la Auditoría Superior de la Federación sobre los convenios que la Sedesol hacía con universidades públicas, y que terminaron en presuntos desvíos.

Sin embargo, archivó el caso al considerar que todo había sido legal, y con ello exoneró a Emilio Zebadúa, entonces Oficial Mayor de la dependencia y encargado de la administración de recursos, mano derecha de Rosario Robles.

Ahora, la Fiscalía tiene abiertas más de una decena de carpetas de investigación donde incluye a Zebadúa y sus subalternos por la simulación de servicios y la “dispersión” de recursos públicos, entregados a través de convenios realizados entre la Sedesol y la Sedatu con universidades públicas, entre 2013 y 2018, incluidos los que investigó y descartó Función Pública en 2015.

De hecho, después se comprobó la mala actuación del funcionario público que realizó la investigación, Mauricio Razo, y fue inhabilitado del servicio público en 2018 por la Secretaría de la Función Pública, al considerar que no tuvo elementos legales para archivar el expediente en la Sedesol.

La investigación de Mauricio Razo, incluso, ha sido ocupada por la defensa de Rosario Robles en el proceso penal que enfrenta por el delito de ejercicio indebido de la función pública, como un elemento probatorio de su inocencia, y de que no existieron irregularidades en su gestión en la Sedesol.

Zebadúa, en la mira de la Fiscalía

La Fiscalía General de la República mantiene más de una decena de carpetas de investigación en las cuales señala a Emilio Zebadúa, exoficial Mayor de la Sedat y Sedesol, y su subalterno, Francisco Báez, exdirector general de Programación y Presupuesto, como los funcionarios encargados de liberar los recursos de las dependencias.

En la primera audiencia que enfrentó Rosario Robles, extitular de Sedesol y Sedatu, el pasado 8 de agosto, la Fiscalía enumeró los 25 convenios que investiga por posibles irregularidades, y en al menos 11 de ellos, además de mencionar a los funcionarios que firmaron, también aluden a Zebadúa y Báez.

Los convenios significaron el mecanismo para “simular servicios”, y por los cuales proveedores “irregulares” recibieron recursos públicos que posteriormente “dispersaron”, para “distraerlos a usos ajenos” a lo que estaban previstos, explicaron los fiscales.

La Fiscalía acusó a Zebadúa y otros funcionarios de trabajar “unidos por el único fin de simulación de actos”. Entre los implicados también están Ramón Sosamontes, exjefe de Rosario Robles. Los subalternos de Zebadúa: René Islas, exdirector de Recursos Materiales, y Claudia Mornes, subalterna de éste, como directora de área, y Enrique Prado Ordoñez, director de Adquisiciones. También Marcos Salvador Ibarra, director general que dependía de la Coordinación de Delegaciones.

José Antolino Orozco, exdirector de Geoestadística y Padrones; Enrique González Tiburcio, exsubsecretario de Ordenamiento Territorial en la Sedatu, y Armando Saldaña, exdirector general de Ordenamiento Territorial, quienes han denunciado penalmente la falsificación de sus firmas en los convenios fraudulentos.

La exoneración

En 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló en sus informes sobre cómo se gastaron los recursos de la Sedesol presuntas irregularidades en los convenios que la dependencia había hecho con las Universidades Autónomas del Estado de Morelos y del Estado de México, para hacer supuestos servicios que en realidad se simularon y, por tanto, hubo un presunto desvío de recursos públicos.

Por ello, pidió al Órgano Interno de Control de la Sedesol (el área que vigila la correcta actuación de los funcionarios públicos y depende de la Secretaría de la Función Pública), que investigara los procedimientos para deslindar responsabilidades.

El encargado de hacerlo fue Mauricio Razo, extitular del área de quejas del Órgano Interno de Control de la Sedesol. La investigación se concentró en Emilio Zebadúa, Humberto René Islas, Sonia Angélica Zaragoza y Enrique Prado Ordoñez, que firmaron los convenios y que, según la Auditoría, significaron el presunto desvío de 865 millones de pesos.

Sin embargo, poco más de un mes después de iniciar la investigación, el 1 de octubre de 2015, Mauricio Razo determinó el cierre de la misma “por falta de elementos”. Aseguró que los funcionarios cumplieron con sus funciones y los exoneró de cualquier responsabilidad. Tan solo quince días después, el 16 de octubre, Razo pasó con el mismo cargo a la Sedatu, donde ya era titular Rosario Robles.

En 2017, Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción publicaron La Estafa Maestra, una investigación periodística que reveló que las empresas contratadas para hacer los supuestos servicios eran irregulares o fantasma y, por lo tanto, los recursos públicos desaparecieron.

Incluso, antes de publicar, Rosario Robles entregó el expediente de la investigación de Mauricio Razo como prueba de que todo se había hecho bien.

Sin embargo, en octubre de 2018, la Secretaría de la Función Pública inhabilitó a Mauricio Razo por dos años del servicio público por la exoneración de los funcionarios, al considerar que no tuvo elementos jurídicos para cerrar la investigación. La sanción llegó un año después de que dejara su encargo en Sedesol, en 2017, pero aún podría recurrir ante un tribunal federal para tratar de revocar, o para que se decida si el castigo queda firme.

El criterio de la Función Pública también coincidió con el expuesto por especialistas de Fundar y México Evalúa, a quien Animal Político entregó el expediente para que evaluaran los argumentos legales expuestos por Razo. Concluyeron que se trató de una investigación “imparcial”, “limitada”, “sin sustento” y “carente de certeza jurídica”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Pelotón: qué hay detrás del negocio que pone a sus clientes a hacer ejercicio

Los fanáticos de la empresa de entrenamiento físico Peloton dicen que es una maravilla. Pero a pesar de que ha crecido rápidamente en los últimos años y genera millones en ingresos, aún tiene grandes pérdidas, lo que hace aumentar las dudas sobre su futuro comercial.
27 de septiembre, 2019
Comparte

Joanna Sim confiesa que pertenece al culto de Peloton.

Se levanta a las cinco de la mañana para seguir las clases que ofrece esta empresa de entrenamiento físico.

Pero eso no es todo. También escribe sobre las clases en su blog dirigido a los padres que trabajan.

Dice que no solo le gusta el sistema de Peloton. Más bien, asegura que lo adora.

Está en el límite de ser una adicción“, confiesa. Y ahora está planeando invertir en la firma.

La compañía estadounidense, dedicada a vender equipos para hacer ejercicio que se conectan con clases en vivo de fitness, debutó este jueves en el Nasdaq (el mercado de valores donde se transan las firmas tecnológicas) con una caída en el precio de sus acciones de más de 11% y una valoración de mercado de US$7.700 millones.

Joanna Sim is part of a passionate Peloton tribe

Joanna Sim
Joanna Sim es una fanática de las clases de Peloton.

Pese al tropiezo bursátil, los seguidores de Peloton como Joanna dicen que la compañía ha vinculado el ejercicio a la era de las redes sociales, al combinar la conveniencia de ejercitarse en casa con la interacción y la adrenalina de las clases en vivo.

La empresa, que fue fundada en 2012, tiene más de 500.000 clientes. El año pasado hizo su estreno en Reino Unido y Canadá, y en mayo inició operaciones en Alemania.

Actualmente está expandiéndose hacia nuevas actividades como clases de yoga y de entrenamiento muscular.

Entre sus usuarios más conocidos están, por ejemplo, Kate Hudson, David Beckham, Leonardo DiCaprio, Michael Phelps y Usain Bolt.

Producto caro

El producto es caro. La bicicleta estática cuesta más de US$2.200 y la máquina para caminar vale casi el doble. Y el acceso ilimitado a las clases cuesta US$39 al mes.

A pesar del precio, Sim dice que “se lanzó” a la aventura el años pasado, canceló la membresía de su gimnasio y compró una bicicleta con la esperanza de que le fuera más fácil hacer una mayor cantidad de sesiones.

Bicicleta de Peloton

Getty Images
La bicicleta estática cuesta más de US$2.200.

Así fue como esta madre de dos hijos, que vive en California y trabaja a tiempo completo como estratega de diseño en la compañía de software Intuit, entró al sistema Peloton. Y no se ha decepcionado.

Sim cuenta que la flexibilidad de los programas de la compañía y la “tribu” de compañeros con los que interactúa durante una clase le hicieron querer más y más.

A tal punto, que su entusiasmo la ha llevado a pensar en invertir en el negocio.

Las pérdidas siguen

Peloton consiguió US$915 millones en ingresos en su último año financiero, más del doble que el año anterior, que a su vez fue el doble del año anterior.

Pero este crecimiento ha tenido sus costos.

Nasdaq

Getty Images
La empresa debutó esta semana en el Nasdaq.

Peloton sigue sin ser rentable. Perdió cerca de US$200 millones el año pasado, ya que sus gastos de comercialización se dispararon.

Además, las casas discográficas golpearon a la compañía con una demanda por derechos de autor de US$300 millones, acusando a la empresa de usar música para sus clases sin permiso.

Los escépticos se preguntan si la empresa, que hoy depende de la compra de equipos de alto precio, podrá mantenerse dada la aparición de competidores de menor costo y las modas de fitness que cambian rápidamente.

“Es muy difícil crecer al doble cada año”, dice Rett Wallace, director ejecutivo de la firma de investigación de mercado Triton.

“En este momento, parece que todavía estamos en una fase de crecimiento del hardware, pero no sabemos cuánto durará”.

El negocio es arriesgado

A otras firmas de entrenamiento físico que probaron suerte en los mercados bursátiles en los últimos años no les fue particularmente bien.

La costosa cadena de estudios de ciclismo SoulCycle presentó documentos para salir a la bolsa en 2015.

Prrotesta contra Soulcycle.

Getty Images
La empresa SoulCycle abandonó sus planes de debutar en bolsa y posteriormente hubo un boicot de los clientes por sus vínculos con Donald Trump.

Pero la compañía, una subsidiaria del gigante inmobiliario Related Co, abandonó esos planes el año pasado alegando “condiciones de mercado”.

Recientemente el estado de ánimo respecto a la compañía empeoró aún más, cuando una recaudación de fondos del propietario Steve Ross para el presidente Donald Trump desencadenó un boicot de los clientes.

YogaWorks, por su parte, debutó en el Nasdaq en 2017 después de que un rápido crecimiento, impulsado por el patrocinador de capital privado Great Hill Partners, la convirtiera en una de las cadenas de yoga más grandes de EE.UU.

Menos de dos años después, la firma anuló la cotización de sus acciones en medio de pérdidas crecientes y una advertencia de la bolsa de que el precio de la acción ya no había alcanzado el umbral mínimo.

Yogaworks

Getty Images
YogaWorks terminó anulando la cotización de sus acciones.

Pero no solo las cadenas de ejercicios enfocadas en clases “en vivo” han tenido problemas.

Las acciones de FitBit, que fabrica rastreadores de actividad física portátiles, se acercaron a los US$50 a mediados de 2015.

Pero las ventas cayeron con rapidez y, a día de hoy, las acciones cotizan a alrededor de US$4.

“Vender hardware es difícil”

“El hardware es difícil. El entrenamiento físico es difícil”, dice Wallace.

“Si confías en la venta de hardware, incluso Apple nos demuestra que si no reinventas tu hardware todo el tiempo tu vida puede volverse difícil“.

“Peloton parece haber establecido una marca y tiene una base de usuarios muy leal”, agrega. “Veremos si eso se mantiene”.

Sim dice que ha escuchado las dudas, pero su experiencia la convenció de que Peloton tiene un largo camino por delante.

“Dada la cantidad de satisfacción que están generando y el liderazgo que tienen… tengo plena confianza”, asegura.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.