Los operadores de Zebadúa en La Estafa Maestra, del Gobierno del Distrito Federal a Sedatu
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Los operadores de Zebadúa en La Estafa Maestra, del Gobierno del Distrito Federal a Sedatu

Primero trabajaron en el GDF, después estuvieron en Sedesol y Sedatu durante la gestión de Rosario Robles. Tienen vínculos con una empresa acusada de falsificar comprobantes y firmaron convenios que derivaron en presuntos desvíos por al menos 300 mdp.
Cuartoscuro Archivo
Por Miriam Castillo / Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad
26 de agosto, 2019
Comparte

Autoridades federales investigan a exfuncionarios del equipo de Emilio Zebadúa que fueron parte del esquema de presunto desvío de recursos conocido como La Estafa Maestra.

Documentos a los que ha tenido acceso Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) ponen en la mira de las autoridades a distintos operadores del exoficial mayor, durante su paso por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), durante la gestión de Rosario Robles, detenida el pasado 13 de agosto por una denuncia de desvío de recursos públicos.

El grupo, que está ligado a través de empresas, propiedades y conexiones políticas —que surgen desde su paso por el Gobierno del Distrito Federal— se trasladó casi íntegro entre las dependencias bajo las órdenes de Emilio Zebadúa, y fue pieza clave para operar la contratación y supervisión de los convenios de La Estafa Maestra.

Se trata de Claudia Morones Sánchez, Enrique Prado Ordoñez y Sonia Zaragoza González, hoy investigados por autoridades federales.  

Los tres fueron directores en Sedesol: en la división de Recursos Materiales y Servicios Generales, Sonia Zaragoza estaba encargada de la administración de bienes materiales; mientras que Claudia Morones y Enrique Prado tenían funciones en la adjudicación de contratos y la licitación y administración de bienes, según información de Declaranet. 

Los documentos oficiales muestran, además, que Emilio Zebadúa, Enrique Prado y Sonia Zaragoza firmaron convenios y anexos con la Universidad de Morelos, mismos que la Auditoría Superior de la Federación señaló como parte del mecanismo de desvío de 3 mil millones de pesos.

El posible vínculo con actividades irregulares de los funcionarios que hoy son investigados, se publicó en La Estafa Maestra en septiembre de 2017, pero también en un reportaje sobre la fabricación de facturas y documentación de entregables que publicó Aristegui Noticias en junio de 2018

Claudia Morones y Sonia Zaragoza

A Morones, Zaragoza y Prado los une una red de empresas y propiedades. Para explicar el vínculo, hay que mirar la revelación del equipo de Aristegui Noticias del 30 de junio de 2018, cuando reportó que la empresa Factores y Servicios Humanos Lizpog se dedicaba a elaborar facturas, entregables, contratos e incluso actas constitutivas para La Estafa Maestra.

En esa empresa, Claudia Morones Sánchez era comisaria y en la investigación que se sigue actualmente contra Rosario Robles existe el testimonio de José Antonilo Orozco que indica que ella coordinaba la elaboración de entregables desde unas oficinas ubicadas en Tennyson 125, propiedad de Emilio Zebadúa desde el 2000. 

Claudia Morones fue directora de área en la Sedesol y en la Sedatu. En la investigación de la Fiscalía General se revisan las operaciones de Morones Sánchez y su familia. MCCI constató que se ha detectado una transferencia a su hermano Arturo Morones, de millón y medio de pesos en tres empresas extranjeras. El capital cayó en dos firmas italianas y una más ubicada en Malasia.

La compañía que involucra a Morones, Factores y Servicios Humanos Lizpog, además, está constituida por dos socias: Lizette Chávez y Lizzette Prado.

Lo que no se sabía es que una de ellas, Lizette Chávez Zaragoza, es hija de Sonia Angélica Zaragoza González, la funcionaria hoy investigada que fue directora general en la Oficialía Mayor de Sedesol y Sedatu, con Emilio Zebadúa. 

En Sedesol, Sonia Zaragoza fue parte del entramado que operó el desvío de recursos de La Estafa Maestra con la Universidad de Morelos: firmó el Apéndice 1 del Anexo Técnico del convenio entre la dependencia y la universidad que fue autorizado tanto por Zebadúa como por el rector, Alejandro Vera. 

El documento que firmó Sonia Zaragoza derivó en contrataciones por 159 millones de pesos para actividades de la Cruzada Nacional contra el Hambre que nunca se realizaron. 

En 2015, esta funcionaria se mudó a Sedatu junto con Emilio Zebadúa y se convirtió en directora general de capital humano.

Pero el vínculo con el círculo que operó La Estafa Maestra viene de más atrás: Sonia Zaragoza trabajó en el gobierno del Distrito Federal desde 1997 y hasta enero del 2000 como directora de recursos humanos del gobierno central, según lo plasmado en sus declaraciones patrimoniales. Ese, es el mismo periodo en el que Rosario Robles ejerció los cargos de Secretaria de Gobierno y Jefa de Gobierno de la ciudad. 

El vínculo con Enrique Prado 

La empresa Factores y Servicios Humanos Lizpog tenía otra socia: Lizzette Prado Ordoñez, hermana de Enrique Prado Ordoñez, el otro funcionario hoy investigado que ocupó la Dirección de Adquisiciones y Contratos de Sedesol de 2013 a 2015, y que posteriormente trabajó en Sedatu de 2015 y hasta febrero de 2019.

Como Sonia Zaragoza, Enrique Prado también firmó en Sedesol el Apéndice 1 y el Anexo Técnico 2 del convenio suscrito con la Universidad de Morelos, en el que la ASF encontró irregularidades por 140 millones de pesos.  

Pero ese funcionario además estaba encargado de supervisar que se cumplieran con los servicios. Fue incluso quien recibió los reportes y notas informativas de la Universidad que aseguraban que los trabajos se habían hecho completamente.

De esta forma, la empresa acusada de elaborar la papelería para maquillar los convenios que revisaba la Auditoría Superior de la Federación está ligada con los funcionarios del equipo de Emilio Zebadúa y que hoy están siendo investigados: Sonia Zaragoza, Claudia Morones y Enrique Prado. 

Propiedades, conexiones políticas e irregularidades 

Pero de la historia de Enrique Prado Ordoñez hay mucho más que contar. Su vínculo con Emilio Zebadúa, Sedesol y Sedatu no puede entenderse sin la relación con el PRD y el Gobierno del Distrito Federal. 

Previo a integrarse al equipo de Zebadúa en la Secretaría de Desarrollo Social, Prado trabajó en la delegación Iztacalco, al igual que su madre, María Luisa Ordoñez.

En 2006, cuando ella fue subdirectora de Centros Sociales y Culturales, coincidió con Alexandra Malpica, en ese entonces directora de recursos materiales y después Directora Jurídica de la Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi) del Gobierno del Distrito Federal —entonces gobernado por el PRD—. 

Enrique Prado fue parte del equipo de la dependencia entonces encabezada por Armando Quintero hasta 2013, cuando pasó a Sedesol, pero no se fue solo: la misma Alexandra Malpica se convirtió en la coordinadora de asesores de Emilio Zebadúa en la Oficialía Mayor. 

Un dato más: en 2014, después de dejar Setravi, Enrique Prado ya tenía acciones de una empresa de transporte, específicamente en la que coordina la ruta de Transportistas Ejército Polanco, que corre en las inmediaciones de dicha colonia y el Auditorio Nacional en la Ciudad de México, según documentos del Registro Público de la Propiedad. 

Es decir, solo unos meses después de su salida del gobierno capitalino, se asoció con los transportistas que supervisó y logró una concesión de camiones.

Sus conexiones políticas y presuntas actividades irregulares también se explican a través de propiedades. 

Después de vivir en la delegación Iztacalco, Enrique Prado buscó en 2015 comprar un departamento en la colonia Anzures, en Shakespeare 27.

En los documentos de la propiedad únicamente se registró su intención de compra. El departamento que costaba 5 millones de pesos finalmente no fue adquirido por él, sino por Mauricio Prado Moreno, tío de Enrique Prado, en 2019.

Meses antes, el tío del funcionario adquirió un inmueble en la colonia San Pedro de los Pinos, en la delegación Benito Juárez, por un valor de 6 millones de pesos. Pero antes de hacerlo hubo otros interesados en la propiedad: María de la Luz Robles Contreras y la empresa Constructora Resga. Ambas aparecen en avisos de compra venta en 2017 y enero y septiembre de 2018, respectivamente, según los documentos del inmueble.

A través de esa empresa y sus accionistas es que se vuelve a cerrar el círculo entre Enrique Prado, el PRD en la Ciudad de México e incluso Sedesol y Sedatu. 

Constructora Resga se creó en 2012 por Alfonso Galicia Reséndiz, Lorenzo García y Alfonso Galicia López. 

En éste último está la clave. 

Alfonso Galicia López es uno de los accionistas de la firma Arquilex, creada en octubre de 2018, pero también lo es Daniel Gutiérrez Quintanar, quien fue secretario del comité del PRD en Iztacalco y trabajó de julio de 2016 a marzo del 2017 en Sedesol, específicamente en la Coordinación Nacional de Prospera con funciones de auditoría y supervisión, según lo reportado en Declaranet.

Otro accionista de Arquilex es Guillermo López Acevedo, que en noviembre de 2018 comenzó a trabajar en Sedatu como personal de enlace en la Dirección General de Servicios Materiales que encabezaba… Enrique Prado Ordoñez.

No solo eso, Guillermo López Acevedo coincidió con Prado Ordóñez en Setravi, Sedesol y Sedatu. De hecho, el funcionario continúa trabajando en la dependencia que ahora encabeza Román Meyer. 

Y no es el único de los operadores de Prado Ordóñez que se mantiene en labores en la actual administración en Sedatu: en el directorio de la dependencia también está Ariadna Lisete Pontón Ramos, quien hasta la fecha es jefa de departamento en la Dirección General de Recursos Materiales. 

Pontón Ramos también trabajó en Sedesol entre 2013 y 2015 y, además, estuvo en Setravi en la Dirección General de Transporte, en el mismo periodo que Enrique Prado y Alexandra Malpica, según su perfil en Declaranet.

El grupo de Prado Ordoñez vinculado a Emilio Zebadúa fue de Setravi a Sedesol y después a Sedatu. Alexandra Malpica es la única de estos funcionarios que laboró en el GDF y en Desarrollo Social, pero no llegó hasta la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. 

Hasta ahora, los funcionarios que han sido vinculados a proceso por las investigaciones de la Estafa Maestra que involucran a Rosario Robles no están relacionados con el exoficial Mayor, Emilio Zebadúa, y su grupo cercano, aunque están abiertos los expedientes con investigaciones.

Apenas este mes, según información publicada por el diario Reforma, Enrique Prado y Sonia Zaragoza, al igual que Emilio Zebadúa, interpusieron un recurso judicial para reclamar la revisión a sus cuentas bancarias porque los procesos judiciales, aseguraron, no se llevaron conforme a derecho.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: los inesperados efectos económicos que puede tener en tu bolsillo

El brote de covid-19 en China tiene en ascuas a la economía mundial debido a la importancia del país para el comercio internacional. Pero algunos de sus posibles efectos son bastante sorprendentes.
27 de febrero, 2020
Comparte

Una novia estadounidense que se queda sin su vestido de nupcias por causa del brote de coronavirus en China no es necesariamente lo primero que viene a la mente cuando se piensa en el virus.

Pero eso es exactamente lo que está sucediendo. Y es un buen ejemplo de hasta qué punto el mundo entero está siendo afectado por el mayor experimento para contener una enfermedad de todos los tiempos.

De hecho, ya han empezado a hacerse públicas las predicciones sobre el efecto que el bloqueo en China tendrá en el comercio y la economía global.

La consultora Capital Economics, con sede en Londres, estima que el brote costará más de US$280.000 millones en solo los primeros tres meses de 2020.

Eso es más que todo el presupuesto anual de la Unión Europea, los ingresos anuales de Microsoft o Apple, y ocho veces el presupuesto anual del gobierno nigeriano, por poner un ejemplo.

Y todo porque China, la segunda economía global y “la fábrica del mundo”, es el país más afectado por la propagación de la enfermedad hasta el momento.

Pero, ¿cómo afectará todo esto a tu billetera y lo que puedes comprar?

Para empezar, es muy probable que la pantalla de la computadora, tableta o teléfono en la que estás leyendo este artículo se haya fabricado en China o utilice componentes fabricados en China.

Pero dejando a un lado los gadgets, puede sorprenderte saber qué otros sectores están siendo afectado por el Covid-19.

Vestidos de novia que no llegarán a la boda

De todas las cosas que pueden afectar unos planes de boda, Marianna Brady no esperaba no tener un vestido para la suya, que se celebrará el próximo 3 de julio.

Y es que cuando la experta en redes sociales de la BBC hizo un pedido en una tienda de novias de Chicago, en diciembre, no se dio cuenta de que el vestido vendría de China.

Novias chinas

Getty Images
China domina la industria de los vestidos de novia.

Se estima que una misma ciudad china, Suzhou, es responsable de hasta el 80% de los vestidos de novia del mundo.

Y este es uno de los sectores afectados por las medidas sanitarias implementadas para combatir la propagación del coronavirus.

Por un lado, los cierres de fábricas para evitar grandes reuniones de personas han congelado la producción.

Y las restricciones de viaje han sofocado las cadenas de suministro para cualquier producto que quede en los almacenes.

A Brady le dijeron por correo electrónico que la entrega del vestido, que se esperaba para marzo, ahora iba a tener lugar en julio, casi una semana después de la boda.

“Lo que más me sorprendió fue mi total falta de conocimiento de que el vestido se iba a hacer en China”, le dijo Brady a la BBC.

“La situación nunca me enojó, simplemente me sorprendieron los efectos del coronavirus en una persona cualquiera como yo”, dijo.

La estadounidense ahora está pensando usar un vestido de segunda mano para su casamiento.

Escasez de celulares

China es un gigante industrial.

De ahí que pocos sectores están más afectados que el de los teléfonos inteligentes, pues el país asiático es el mayor fabricante y exportador mundial de estos dispositivos.

Celulares

Getty Images
El cierre de fábricas y la restricción de viajes como parte de los esfuerzos para enfrentar el brote han afectado la producción industrial de China.

La lista de teléfonos amenazados por la escasez incluye el iPhone de Apple, uno de los teléfonos inteligentes más vendidos en el planeta.

El gigante de la tecnología anunció el 17 de febrero que la producción y ventas de su producto estrella se habían visto afectadas por el brote:, informando que el suministro mundial de iPhone “se vería limitado temporalmente“.

La investigación de mercado de Canalys pronostica una caída de hasta un 50% en los envíos de teléfonos inteligentes desde China entre octubre de 2019 y marzo de 2020.

Bolsos de diseñador que nadie compra

China es el mayor proveedor de turistas del mundo. Y el dinero que gastan supera a cualquier otra nacionalidad.

Las cifras más recientes de la Academia de Turismo de China muestran que los turistas chinos hicieron casi 150 millones de viajes al extranjero en 2018.

También gastaron más de US$270.000 millones, muy por delante de los US$ 144.200 millones que los turistas estadounidenses gastaron en el extranjero, según la Organización Mundial de Turismo de Naciones Unidas (OMT).

Turistas chinos en París

Getty Images
Los turistas chinos son los mayores viajeros (y los que más gastan) del mundo

Sin embargo, el brote de coronavirus ha provocado restricciones severas de movimiento y viaje dentro de China.

Esas son malas noticias para Myanmar, Tailandia, Camboya y Vietnam: los visitantes chinos representan más de un quinto del total de llegadas de turistas a estas naciones.

Pero incluso los países más ricos están sintiendo el efecto: en París, donde el turista chino promedio gasta alrededor de US$ 1.100 por viaje -casi el doble que otros turistas- las tiendas de artículos de lujo han reportado una fuerte caída de visitantes de China.

“Si continúa así, ya no tendré mi trabajo”, dijo Chomphunut Supraditapron, gerente de Paris Look, una tienda libre de impuestos en el centro de la ciudad citado por la agencia de noticias Reuters.

Boletos aéreos (tal vez) más baratos

Entre las medidas tomadas para enfrentar al covid-19 se destaca la interrupción de vuelos nacionales e internacionales, especialmente en China.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) dijo el 21 de febrero que las aerolíneas perderán US$29.300 millones en 2020 debido al brote de coronavirus.

Aeropuerto de Pekín

Getty Images
Los viajes aéreos se han detenido casi completamente en China debido al brote de coronavirus

Es una noticia particularmente mala para las empresas chinas y del resto de la región Asia-Pacífico, que se proyecta sufrirán pérdidas colectivas de más de US$27.000 millones.

No es una sorpresa, porque la región era la que estaba impulsando el aumento de la demanda de viajes aéreos.

“Las aerolíneas ya están tomando decisiones difíciles reduciendo la capacidad y, en algunos casos, las rutas”, dijo el director general de IATA, Alexandre de Juniac.

“Este será un año muy difícil para las aerolíneas”, agregó.

Curiosamente, eso podría significar un buen año para los pasajeros: algunos expertos creen que las aerolíneas tendrán que bajar los precios de los boletos en general para intentar recuperar todo el dinero que puedan y así compensar las pérdidas.

“Las aerolíneas tendrán que responder a eso con tarifas más bajas”, le dijo el analista de la industria de la aviación Peter Harbison a la revista Traveler.

Efectos en África y América Latina

China reemplazó a Estados Unidos como el principal socio comercial de África en 2009 y también se ha convertido en el principal socio comercial de varios países de América Latina.

La razón: su apetito casi insaciable de materias primas, algo que ahora amenaza convertirse en un problema, especialmente para los países africanos.

Plataforma petrolera en Angola

Getty Images
Angola, un país que exporta la mayor parte de su petróleo a China, se verá afectado por una caída en la demanda causada por el coronavirus

Angola, por ejemplo, exporta la mayor parte de su petróleo a China: 67%, según el Observatorio de Complejidad Económica.

Pero la agencia de noticias Bloomberg informó a principios de febrero que la demanda general de petróleo de China cayó un 20%, haciendo caer también los precios del crudo.

El valor del cobre, otro producto exportado a China por los países africanos, también se ha visto afectado.

“Los países africanos enfrentan una pérdida de US$4.000 millones en ingresos de exportación“, estima Dirk Willem te Velde, investigador del Instituto de Desarrollo de Ultramar en Londres.

En América Latina, por su parte, los países más expuestos a los efectos del coronavirus con Chile y Perú, considera The Economist.

La razón: las exportaciones chilenas a China representan el 33% de su total y la cifra es del 25% para el caso peruano.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/OVd1oYV3Qbc

https://youtu.be/aI0x5b8nOcc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts