close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Los operadores de Zebadúa en La Estafa Maestra, del Gobierno del Distrito Federal a Sedatu

Primero trabajaron en el GDF, después estuvieron en Sedesol y Sedatu durante la gestión de Rosario Robles. Tienen vínculos con una empresa acusada de falsificar comprobantes y firmaron convenios que derivaron en presuntos desvíos por al menos 300 mdp.
Cuartoscuro Archivo
Por Miriam Castillo / Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad
26 de agosto, 2019
Comparte

Autoridades federales investigan a exfuncionarios del equipo de Emilio Zebadúa que fueron parte del esquema de presunto desvío de recursos conocido como La Estafa Maestra.

Documentos a los que ha tenido acceso Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) ponen en la mira de las autoridades a distintos operadores del exoficial mayor, durante su paso por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), durante la gestión de Rosario Robles, detenida el pasado 13 de agosto por una denuncia de desvío de recursos públicos.

El grupo, que está ligado a través de empresas, propiedades y conexiones políticas —que surgen desde su paso por el Gobierno del Distrito Federal— se trasladó casi íntegro entre las dependencias bajo las órdenes de Emilio Zebadúa, y fue pieza clave para operar la contratación y supervisión de los convenios de La Estafa Maestra.

Se trata de Claudia Morones Sánchez, Enrique Prado Ordoñez y Sonia Zaragoza González, hoy investigados por autoridades federales.  

Los tres fueron directores en Sedesol: en la división de Recursos Materiales y Servicios Generales, Sonia Zaragoza estaba encargada de la administración de bienes materiales; mientras que Claudia Morones y Enrique Prado tenían funciones en la adjudicación de contratos y la licitación y administración de bienes, según información de Declaranet. 

Los documentos oficiales muestran, además, que Emilio Zebadúa, Enrique Prado y Sonia Zaragoza firmaron convenios y anexos con la Universidad de Morelos, mismos que la Auditoría Superior de la Federación señaló como parte del mecanismo de desvío de 3 mil millones de pesos.

El posible vínculo con actividades irregulares de los funcionarios que hoy son investigados, se publicó en La Estafa Maestra en septiembre de 2017, pero también en un reportaje sobre la fabricación de facturas y documentación de entregables que publicó Aristegui Noticias en junio de 2018

Claudia Morones y Sonia Zaragoza

A Morones, Zaragoza y Prado los une una red de empresas y propiedades. Para explicar el vínculo, hay que mirar la revelación del equipo de Aristegui Noticias del 30 de junio de 2018, cuando reportó que la empresa Factores y Servicios Humanos Lizpog se dedicaba a elaborar facturas, entregables, contratos e incluso actas constitutivas para La Estafa Maestra.

En esa empresa, Claudia Morones Sánchez era comisaria y en la investigación que se sigue actualmente contra Rosario Robles existe el testimonio de José Antonilo Orozco que indica que ella coordinaba la elaboración de entregables desde unas oficinas ubicadas en Tennyson 125, propiedad de Emilio Zebadúa desde el 2000. 

Claudia Morones fue directora de área en la Sedesol y en la Sedatu. En la investigación de la Fiscalía General se revisan las operaciones de Morones Sánchez y su familia. MCCI constató que se ha detectado una transferencia a su hermano Arturo Morones, de millón y medio de pesos en tres empresas extranjeras. El capital cayó en dos firmas italianas y una más ubicada en Malasia.

La compañía que involucra a Morones, Factores y Servicios Humanos Lizpog, además, está constituida por dos socias: Lizette Chávez y Lizzette Prado.

Lo que no se sabía es que una de ellas, Lizette Chávez Zaragoza, es hija de Sonia Angélica Zaragoza González, la funcionaria hoy investigada que fue directora general en la Oficialía Mayor de Sedesol y Sedatu, con Emilio Zebadúa. 

En Sedesol, Sonia Zaragoza fue parte del entramado que operó el desvío de recursos de La Estafa Maestra con la Universidad de Morelos: firmó el Apéndice 1 del Anexo Técnico del convenio entre la dependencia y la universidad que fue autorizado tanto por Zebadúa como por el rector, Alejandro Vera. 

El documento que firmó Sonia Zaragoza derivó en contrataciones por 159 millones de pesos para actividades de la Cruzada Nacional contra el Hambre que nunca se realizaron. 

En 2015, esta funcionaria se mudó a Sedatu junto con Emilio Zebadúa y se convirtió en directora general de capital humano.

Pero el vínculo con el círculo que operó La Estafa Maestra viene de más atrás: Sonia Zaragoza trabajó en el gobierno del Distrito Federal desde 1997 y hasta enero del 2000 como directora de recursos humanos del gobierno central, según lo plasmado en sus declaraciones patrimoniales. Ese, es el mismo periodo en el que Rosario Robles ejerció los cargos de Secretaria de Gobierno y Jefa de Gobierno de la ciudad. 

El vínculo con Enrique Prado 

La empresa Factores y Servicios Humanos Lizpog tenía otra socia: Lizzette Prado Ordoñez, hermana de Enrique Prado Ordoñez, el otro funcionario hoy investigado que ocupó la Dirección de Adquisiciones y Contratos de Sedesol de 2013 a 2015, y que posteriormente trabajó en Sedatu de 2015 y hasta febrero de 2019.

Como Sonia Zaragoza, Enrique Prado también firmó en Sedesol el Apéndice 1 y el Anexo Técnico 2 del convenio suscrito con la Universidad de Morelos, en el que la ASF encontró irregularidades por 140 millones de pesos.  

Pero ese funcionario además estaba encargado de supervisar que se cumplieran con los servicios. Fue incluso quien recibió los reportes y notas informativas de la Universidad que aseguraban que los trabajos se habían hecho completamente.

De esta forma, la empresa acusada de elaborar la papelería para maquillar los convenios que revisaba la Auditoría Superior de la Federación está ligada con los funcionarios del equipo de Emilio Zebadúa y que hoy están siendo investigados: Sonia Zaragoza, Claudia Morones y Enrique Prado. 

Propiedades, conexiones políticas e irregularidades 

Pero de la historia de Enrique Prado Ordoñez hay mucho más que contar. Su vínculo con Emilio Zebadúa, Sedesol y Sedatu no puede entenderse sin la relación con el PRD y el Gobierno del Distrito Federal. 

Previo a integrarse al equipo de Zebadúa en la Secretaría de Desarrollo Social, Prado trabajó en la delegación Iztacalco, al igual que su madre, María Luisa Ordoñez.

En 2006, cuando ella fue subdirectora de Centros Sociales y Culturales, coincidió con Alexandra Malpica, en ese entonces directora de recursos materiales y después Directora Jurídica de la Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi) del Gobierno del Distrito Federal —entonces gobernado por el PRD—. 

Enrique Prado fue parte del equipo de la dependencia entonces encabezada por Armando Quintero hasta 2013, cuando pasó a Sedesol, pero no se fue solo: la misma Alexandra Malpica se convirtió en la coordinadora de asesores de Emilio Zebadúa en la Oficialía Mayor. 

Un dato más: en 2014, después de dejar Setravi, Enrique Prado ya tenía acciones de una empresa de transporte, específicamente en la que coordina la ruta de Transportistas Ejército Polanco, que corre en las inmediaciones de dicha colonia y el Auditorio Nacional en la Ciudad de México, según documentos del Registro Público de la Propiedad. 

Es decir, solo unos meses después de su salida del gobierno capitalino, se asoció con los transportistas que supervisó y logró una concesión de camiones.

Sus conexiones políticas y presuntas actividades irregulares también se explican a través de propiedades. 

Después de vivir en la delegación Iztacalco, Enrique Prado buscó en 2015 comprar un departamento en la colonia Anzures, en Shakespeare 27.

En los documentos de la propiedad únicamente se registró su intención de compra. El departamento que costaba 5 millones de pesos finalmente no fue adquirido por él, sino por Mauricio Prado Moreno, tío de Enrique Prado, en 2019.

Meses antes, el tío del funcionario adquirió un inmueble en la colonia San Pedro de los Pinos, en la delegación Benito Juárez, por un valor de 6 millones de pesos. Pero antes de hacerlo hubo otros interesados en la propiedad: María de la Luz Robles Contreras y la empresa Constructora Resga. Ambas aparecen en avisos de compra venta en 2017 y enero y septiembre de 2018, respectivamente, según los documentos del inmueble.

A través de esa empresa y sus accionistas es que se vuelve a cerrar el círculo entre Enrique Prado, el PRD en la Ciudad de México e incluso Sedesol y Sedatu. 

Constructora Resga se creó en 2012 por Alfonso Galicia Reséndiz, Lorenzo García y Alfonso Galicia López. 

En éste último está la clave. 

Alfonso Galicia López es uno de los accionistas de la firma Arquilex, creada en octubre de 2018, pero también lo es Daniel Gutiérrez Quintanar, quien fue secretario del comité del PRD en Iztacalco y trabajó de julio de 2016 a marzo del 2017 en Sedesol, específicamente en la Coordinación Nacional de Prospera con funciones de auditoría y supervisión, según lo reportado en Declaranet.

Otro accionista de Arquilex es Guillermo López Acevedo, que en noviembre de 2018 comenzó a trabajar en Sedatu como personal de enlace en la Dirección General de Servicios Materiales que encabezaba… Enrique Prado Ordoñez.

No solo eso, Guillermo López Acevedo coincidió con Prado Ordóñez en Setravi, Sedesol y Sedatu. De hecho, el funcionario continúa trabajando en la dependencia que ahora encabeza Román Meyer. 

Y no es el único de los operadores de Prado Ordóñez que se mantiene en labores en la actual administración en Sedatu: en el directorio de la dependencia también está Ariadna Lisete Pontón Ramos, quien hasta la fecha es jefa de departamento en la Dirección General de Recursos Materiales. 

Pontón Ramos también trabajó en Sedesol entre 2013 y 2015 y, además, estuvo en Setravi en la Dirección General de Transporte, en el mismo periodo que Enrique Prado y Alexandra Malpica, según su perfil en Declaranet.

El grupo de Prado Ordoñez vinculado a Emilio Zebadúa fue de Setravi a Sedesol y después a Sedatu. Alexandra Malpica es la única de estos funcionarios que laboró en el GDF y en Desarrollo Social, pero no llegó hasta la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. 

Hasta ahora, los funcionarios que han sido vinculados a proceso por las investigaciones de la Estafa Maestra que involucran a Rosario Robles no están relacionados con el exoficial Mayor, Emilio Zebadúa, y su grupo cercano, aunque están abiertos los expedientes con investigaciones.

Apenas este mes, según información publicada por el diario Reforma, Enrique Prado y Sonia Zaragoza, al igual que Emilio Zebadúa, interpusieron un recurso judicial para reclamar la revisión a sus cuentas bancarias porque los procesos judiciales, aseguraron, no se llevaron conforme a derecho.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

25 años de 'Friends': 5 grandes errores en el argumento de la famosa serie de los que quizá no te diste cuenta

Las múltiples repeticiones de los episodios de "Friends" permiten a los más fanáticos encontrar un buen puñado de errores en las tramas y guiones de la serie. Estos son algunos de los más sonados.
Getty Images
22 de septiembre, 2019
Comparte

Pocas series pueden presumir de envejecer tan bien como Friends. O, al menos, si nos fijamos en sus datos de audiencia.

Pese a que este 22 de septiembre se cumplen 25 años de su estreno, miles y miles de personas en todo el mundo siguen viendo divertidas las enésimas reposiciones de una de las series más famosas de la historia de la televisión.

Pocos no saben que Friends narra las aventuras de un grupo de amigos formados por Rachel Green (interpretada por Jennifer Aniston), Ross Geller (David Schwimmer), Mónica Geller (Courteney Cox), Chandler Bing (Matthew Perry), Joey Tribbiani (Matt LeBlanc) y Phoebe Buffay (Lisa Kudrow).

Pero quizá solo los más fanáticos hayan reparado en algunos errores o incoherencias en el argumento y guiones de la serie.

No nos engañemos: muchísimas series presentan este mismo tipo de fallos, o incluso mucho más graves.

La desventaja para Friends es que sus creadores no contaban con que la serie iba a ser repetida hasta la saciedad en el futuro, por lo que estos errores son mucho más fáciles de detectar para quienes años después siguen devorando las aventuras del grupo de treintañeros adictos al café del Central Perk.

Con motivo de este 25 aniversario, en BBC Mundo hemos hecho una lista con cinco de los más llamativos…. aunque seguro que tú conoces otros. Aquí está nuestra selección:

1. El largo embarazo de Rachel

La ciencia no es exacta en lo que a embarazos se refiere y no siempre se alargan por el conocido promedio de nueve meses.

A veces duran menos, otras más, pero… ¿tanto como un año?

Quizá los científicos deberían estudiar el caso de Rachel, quien tardó la friolera de doce meses en dar a luz a su hija Emma, fruto de un encuentro esporádico con Ross (en uno de esos momentos en los que su relación no estaba “en una pausa”).

Rachel embarazada

NBC/WARNER BROS
Probablemente aquí Rachel empezó a preocuparse al saber que los guionistas iban a hacer que su embarazo fuera más largo de lo esperado…

Quizá si ahora ves la repetición de los episodios seguidos o sin orden particular te sea difícil descubrir este fallo, pero en su emisión original no cabe lugar a dudas.

Rachel descubrió su embarazo tras hacerse un test en la boda de Mónica y Chandler que se celebró al final de la séptima temporada, en el mes de mayo.

Rachel a punto de dar a luz

NBC/WARNER BROS
La duración del embarazo de Rachel es uno de los grandes misterios de la ciencia.

Sin embargo, el episodio en el que Rachel pasaba horas en el hospital hasta dar a luz no se emitió hasta mayo del año siguiente, al final de la octava tanda de capítulos.

Al parecer, nadie se dio cuenta de este baile de fechas y, que sepamos, a ningún médico se le ocurrió que era buena idea inducirle el parto a Rachel para evitar males mayores.

2. Sus dudosas fechas de nacimiento

Rachel no solo debería ser estudiada por médicos, sino que quizá también el gremio de los astrólogos podría encontrar en ella un caso único en el mundo.

Resulta que en un episodio, Rachel le dice a Gunther (el camarero del Central Perk de color de pelo discreto que, oh sorpresa, también está secretamente enamorado de ella) que su cumpleaños es el 5 de mayo.

Gunther y Rachel en Central Perk

NBC/WARNER BROS
Gunther, siempre tan discreto en un segundo plano y eternamente enamorado de Rachel. ¿Le mentiría ella sobre su fecha de cumpleaños?

Sin embargo, en el capítulo en que un policía detiene el auto que ella conduce con un sufrido Ross como copiloto, el agente le pide a Rachel su identificación y menciona sonriente al ver su fecha de nacimiento que es Acuario.

Definitivamente, algo no cuadra teniendo en cuenta que quienes pertenecen a este signo del zodíaco son los nacidos entre el 20 de enero y el 18 de febrero.

Así que una de dos: o Rachel mintió a Gunther para evitar que la sorprendiera en su fecha real de cumpleaños, o el policía no es muy conocedor de horóscopos y usó cualquier estrategia con tal de responder al coqueteo con el que Rachel quiso (y logró) evitar una multa.

Cumpleaños de Chandler

NBC/WARNER BROS
Algunos personajes tenían problemas para recordar cuál era su fecha de cumpleaños.

No es la única con problemas para recordar cuál es su cumpleaños. En distintos episodios, Ross menciona que su cumpleaños es en octubre y en diciembre. Aunque lo peor es que, durante varias temporadas, siempre decía tener 29 años.

¿Otro caso de estudio para la ciencia?

3. Cuando Rachel y Chandler se conocieron (en varias ocasiones)

Como no podía ser de otra manera, el grupo de amigos tuvo su primer encuentro en la serie en el Central Perk, la cafetería en la que pasaban más tiempo que en sus propias casas o lugares de trabajo.

En aquel primer capítulo, Rachel llegaba al local vestida de novia tras salir corriendo de su boda y se reencontraba con Mónica, su vieja amiga de la adolescencia.

Al presentarle al resto de amigos, Rachel solo conocía a Ross, el hermano de Mónica que estuvo siempre secretamente enamorado de ella.

Lo curioso es que, a lo largo de la serie, se descubre que en realidad Rachel y Chandler ya se conocían con anterioridad a ese encuentro.

Rachel, Monica y Chandler de jóvenes

NBC/WARNER BROS
Además de mostrarnos las pintas que tenían de jóvenes, los divertidos episodios de “flashback” nos descubrieron que Rachel y Chandler ya se conocían.

Esto se descubre gracias a los numerosos “flashbacks” de la serie, en los que vemos cómo años atrás coincidieron en varias cenas de Acción de Gracias en casa de sus amigos Mónica y Ross y también en una fiesta en la que, de hecho, Rachel y Chandler acaban besándose.

Pero no fue el único “primer encuentro” para ellos: en un episodio de la tercera temporada en que recuerdan cómo eran sus vidas tres años atrás, ambos coinciden en el bar antes de que este fuera reconvertido en el Central Perk.

Chandler mira a Rachel en un flashback de la serie.

NBC/WARNER BROS
Otro momento en el que Chandler “conoce por primera vez” a Rachel.

Ella, que tiene dudas sobre casarse o no, dice que piensa tener una aventura con el primero que se le cruce. Y ahí, obvio, apareció dispuesto Chandler a sacrificarse… por aquella completa desconocida.

4. El hermano de Phoebe que ya había aparecido en la serie

Otro caso de personajes que se vieron y no parecieron reconocerse está protagonizado por Phoebe y Frank. Aunque en este caso quizá es aún más grave, teniendo en cuenta que son hermanos.

En el episodio de la segunda temporada en el que Phoebe cantó por primera vez su gran e incomprendido éxito Smelly Cat (“Gato apestoso”), un joven le deja a la masajista un preservativo como propina mientras ella canta en la calle.

Un año después, Phoebe conoce a su medio hermano por parte de padre, un excéntrico joven aficionado a “quemar cosas” y del que acabaría teniendo los trillizos engendrados por él y su esposa.

Phoebe da a luz a sus trillizos

NBC/WARNER BROS
Phoebe acabaría dando a luz a los trillizos de su hermano Frank. Pero el actor que lo interpretaba ya había salido en la serie mucho antes…

Sí, su hermano resultó ser el mismo joven de la escena del preservativo. Pero, por supuesto, en la serie nunca se hizo mención a que los dos personajes ya se habían cruzado con anterioridad. `

¿Simplemente no se reconocieron, o fue un fallo de guion al contar con el mismo actor?

Frank y Phoebe

NBC/WARNER BROS
Frank era casi tan entrañable como su hermana Phoebe.

La explicación tras este aparente error es sencilla. Los responsables de la serie contrataron primero al actor Giovanni Ribisi como extra. Pero les gustó tanto su primera interpretación que decidieron ofrecerle tiempo después un personaje recurrente como hermano de Phoebe.

5. Los números cambiantes de apartamento

Es fácil para cualquier fanático reconocer el apartamento de paredes violeta que compartieron, durante las primeras temporadas, Rachel y Mónica justo frente al de Chandler y Joey.

Después se los intercambiarían cuando ellas perdieron en la “ronda relámpago” del concurso de preguntas contra los chicos para ver qué grupo conocía más al otro. Y cuando Chandler se fue a vivir con Mónica, a Rachel no le quedó otra que mudarse al de Joey… pero estas son otras historias.

Como decimos, reconocer el interior de ambos apartamentos es sencillo, pero quizá no te resultaría tan fácil identificarlos si tuvieras que buscarlos por sus puertas, subiendo por las escaleras del edificio.

¿Nunca te fijaste en que los protagonistas vivían en los apartamentos 4 y 5 al comienzo de la serie y después… se cambiaron al 19 y 20?

Escena del primer capítulo de Friends

NBC/WARNER BROS
Sí, no siempre el apartamento principal de la serie estuvo en el número 20.

No parece tener mucho sentido teniendo en cuenta que las viviendas seguían siendo las mismas, pero los creadores reconocieron que el cambio se debió a una necesidad argumental.

La lógica indica que unos apartamentos 4 y 5 estarían probablemente en la planta baja del edificio, por lo que esto habría impedido a los protagonistas tener escenas en la terraza de la casa de Rachel y Mónica como aquellas en las que espían a su vecino, el misterioso “hombre feo y desnudo”.

Los protagonistas en la ventana

NBC/WARNER BROS
Si vivieran en la planta baja, los protagonistas no podrían espiar desde lo alto de su ventana al “hombre feo y desnudo”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg&t=

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.