Pueblo de Edomex sigue sin agua pese a promesa del gobierno por aceptar el aeropuerto de Santa Lucía
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Pueblo de Edomex sigue sin agua pese a promesa del gobierno por aceptar el aeropuerto de Santa Lucía

El gobierno federal prometió hace seis meses a San Miguel Xaltocan agua potable y corriente para sus habitantes, a cambio de que aceptaran vender tierras. 
Especial
6 de septiembre, 2019
Comparte

Hace seis meses, el pueblo de San Miguel Xaltocan, en el Estado de México, alimentó la esperanza de tener agua potable y corriente para sus habitantes: fue la principal promesa del gobierno federal para que aceptaran vender sus tierras y se permitiera la ampliación de la base aérea de Santa Lucía, para convertirse en el nuevo aeropuerto.

Pero medio año después, siguen sin agua.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) no ha habilitado un pozo para abastecer al pueblo, a pesar de que ya está construido y solo necesita ser conectado al tanque elevado que la distribuye.

Además, tanto ese organismo como la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), encargada de la construcción del aeropuerto, han dejado de mandar pipas suficientes para dotar de agua a todas las casas, por lo que están consiguiendo pipas privadas que la traigan de pozos más alejados.

Este miércoles, el pueblo realizó una asamblea para discutir cómo exigir el cumplimiento de este y otros acuerdos que firmaron el 10 de marzo con diversas autoridades, como resultado de la única consulta indígena que el gobierno organizó en torno a lo que será el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles.

Se decidió exigir a Conagua que firme un convenio garantizando que van a resolver el tema del pozo, y exigir la intervención directa de Román Meyer, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), responsable de las negociaciones junto con Sedena, ya que hasta ahora han tratado con el director general de Coordinación Metropolitana, Daniel Fajardo.

Ascensión Zambrano, integrante del Comité de Agua Potable de Xaltocan, explicó a Animal Político que ellos han estado haciendo trámites, papeleo, e incluso han gastado 11 mil 280 pesos, recaudados entre cooperaciones voluntarias de los habitantes, para pagar derechos de perforación del pozo, uso y explotación, en lugar de que Conagua diera la orden directa de dárselos.

“Nos han tratado como a cualquier particular que va y solicita algo a través de escritos, que le dicen ‘traiga esto, traiga lo demás, preséntese para dentro de un mes y le damos una respuesta’, pero nosotros estamos bajo un convenio de aceptación de que nosotros dijimos: aceptamos el aeropuerto y ustedes nos van a beneficiar con esto”, lamentó.

Una de las explicaciones que les han dado es que Conagua subcontrató a una compañía para que haga la habilitación del pozo, para lo cual tiene que firmar un contrato con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para el bombeo de agua al tanque central del pueblo, pero recientemente les informaron que no lo han hecho.

Lo último con lo que se toparon, en sus constantes visitas a la Ciudad de México para tratar de que avance el asunto, es con que cambió el director del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México de Conagua, así que les dijeron que ahora tienen que acercarse al nuevo a ponerlo al tanto del tema, en lugar de que hubiera un convenio al cual darle seguimiento de oficio.

Animal Político pidió a Conagua su postura sobre el problema de abasto de San Miguel Xaltocan, pero hasta ahora no hubo respuesta.

Las promesas de la consulta

En febrero de 2019 se secó el pozo que abastecía de agua a Xaltocan. Pero ese mismo mes, funcionarios de Sedena, Sedatu y del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) empezaron a ir al pueblo para negociar una consulta por las afectaciones que causará el proyecto de nuevo aeropuerto, ya que la base militar necesita una ampliación de espacio de seguridad hasta parte de lo que eran tierras de cultivo de esta comunidad.

Según el Protocolo para implementar el proceso de consulta previa e informada a la comunidad indígena de Xaltocan, Municipio de Nextlalpan, del que Animal Político tiene copia, el “objeto de la consulta” fue “Alcanzar un acuerdo con la comunidad de Xaltocan respecto de la posible utilización de una parte de sus tierras, así como la distribución justa y equitativa de beneficios, relacionados de la implementación del proyecto de referencia”.

La consulta ocurrió en una asamblea comunitaria en el auditorio ejidal con 450 participantes que duró más de seis horas, realizada el 10 de marzo, sin que esto se hiciera público, hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en su conferencia mañanera del 29 de abril que ya se había consultado a los pueblos de los alrededores del proyecto y lo habían aprobado.

Las promesas fueron diversas, como regularizar tierras, darles títulos de propiedad y comprar las necesarias para la obra. Otra fue renovar la infraestructura eléctrica y condonar un adeudo de casi 1.5 millones de pesos; también renovar el drenaje y crear una planta de tratamiento de aguas. Pero sobre todo, garantizar el agua potable.

Martha Arellano, habitante de la comunidad, contó que después de aprobar la obra en la consulta, Sedena mandaba tres pipas al día y Conagua otras tres para llevar agua a todas las calles de Xaltocan, población de casi cuatro mil habitantes. Pero ahora cada organismo manda solo una pipa al día, así que unos días pasan por unas calles, otros por otras.

Entonces han conseguido pipas particulares de pueblos vecinos que vayan a distribuir agua a cambio de cooperaciones para pagarles el combustible o algo a los choferes, que pueden rondar los 200 pesos por media pipa.

El agua la obtienen del pozo 34 de la cuenca  Pachuca-Cuautitlán, que pasa a un lado del pueblo. Lo único que Conagua habilitó fue una toma de agua para que de ahí puedan surtirse. Pero Xaltocan ha pedido que se haga una derivación de ese pozo conectada a la red del pueblo, con lo cual ya no tendría que tener uno propio.

La carretera que lleva hasta Nextlalpan está llena de estos pozos de la cuenca que surte a la Ciudad de México, sin que eso garantice agua a los pueblos del camino, y que ya presenta sobreexplotación.

El protocolo sobre la consulta indígena incluye una calendarización de acciones cuyo último punto es “etapa de seguimiento y verificación”, agendada también el 10 de marzo, el mismo día de la consulta, y después no hay fechas para el cumplimiento efectivo de las promesas.

Los habitantes de Xaltocan lamentaron que pese a que se establecieron mesas de trabajo con 54 integrantes, no se están viendo acciones, como tampoco ven que haya obras en el aeropuerto, parado por diversos amparos promovidos en contra de la obra.

Pero su paciencia se está acabando, por lo que están decididos a exigir que la próxima vez que el gobierno mande a sus representantes, todo quede firmado ante notario y por fin se cumplan los compromisos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las imágenes de agentes fronterizos deteniendo a migrantes a caballo en Estados Unidos que generaron polémica

La controversia sobre la situación llegó hasta la Casa Blanca, que la consideró "horrible".
Getty Images
21 de septiembre, 2021
Comparte

La Casa Blanca consideró las escenas como “terribles”.

Los videos e imágenes de varios agentes fronterizos de Estados Unidos a caballo persiguiendo y cargando contra migrantes con un aparente cordón cerca del río Grande, en una zona aledaña al pequeño municipio de Del Río, en Texas, desataron una nueva polémica en el país.

Las escenas se produjeron en medio de una nueva crisis de inmigración en la frontera, que llevó a que hasta 12.000 migrantes —en su mayoría haitianos— fueran retenidos en un campamento improvisado bajo un puente que conecta Del Río con Ciudad Acuña, en México, la pasada semana.

“Para prevenir lesiones por enfermedades relacionadas con el calor, el área con sombra debajo del Puente Internacional Del Río está sirviendo como un sitio de parada temporal mientras los migrantes esperan ser a llevados bajo la custodia de la USBP (Patrulla Fronteriza de Estados Unidos)”, explicó la semana pasada ese organismo en un comunicado ante las críticas sobre la precaria situación de los migrantes.

El gobierno estadounidense comenzó el domingo a deportar a cientos de ellos y cerró el paso fronterizo de Del Río, lo que llevó a que otros cientos de haitianos regresaran al lado mexicano en medio de la incertidumbre.

¿Qué pasó?

Desde que se instalaron debajo del puente, algunos migrantes cruzan a México para comprar comida y agua para ellos y sus familias, que escaseaban en el lado estadounidense, y volver al campamento improvisado.

El fotógrafo Paul Ratje, de la Agencia AFP, tomó la imagen cerca de un embarcadero de botes en el río, en un área por la que los migrantes trataban de entrar o volver a EU.

“Llegué al lugar y todo el mundo estaba cruzando allí”, dijo el fotógrafo al diario The Washington Post. “De repente aparecieron algunos policías y comenzaron a tratar de que la gente se fuera. Luego, llegaron agentes fronterizos a caballo y empezaron a intentar que la gente se fuera”.

Según las imágenes, los agentes llevaban en la mano unos instrumentos que algunos presentes describieron como “látigos”, si bien las autoridades aseguran que son “riendas” que la guardia utiliza para “asegurar el control del caballo”.

Agentes fronterizos a caballo

Reuters

“Había un flujo continuo y decían: ‘No, no puedes entrar. Vuelve a México’. Pero la gente decía ‘pero mi familia está allá'”, contó Ratje a The Washington Post.

En este contexto, uno de los agentes a caballo atrapó momentáneamente a un hombre que parecía llevar bolsas de comida.

Pero al final, pese a la intervención de la patrulla, los migrantes lograron cruzar el río y llegar al campamento, según medios estadounidenses.

El patrullaje de agentes fronterizos a caballo no es inusual, debido a la geografía del terreno, entre otras causas, y generalmente la guardia exhorta a los migrantes a volver a México, según explicó Nick Miroff, reportero de The Washington Post, especializado en inmigración.

“En este caso, esa petición no resultó particularmente exitosa, en parte porque los migrantes estaban tratando de volver con comida”, señaló.

Polémica

El lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo: “No creo que nadie que vea esas imágenes piense que es aceptable o apropiado”.

“No tengo el contexto completo. No puedo imaginar qué contexto lo haría apropiado”, agregó. “(Los agentes) no deberían ser capaces de hacerlo de nuevo”.

Según Psaki, se trata de una grabación “obviamente horrible”.

Agentes fronterizos a caballo rodeados de migrantes

Reuters

La congresista demócrata Ilhan Omar, por su parte, calificó las acciones de los agentes fronterizos como “abusos de los derechos humanos” y como “crueles, inhumanos y una violación de las leyes nacionales e internacionales”.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, aseguró que se investigarían los hechos, calificando la situación de los migrantes como “desafiante y desgarradora”.

No obstante, lanzó una advertencia: “Si vienes a Estados Unidos ilegalmente, serás devuelto. Tu viaje no tendrá éxito y estarás poniendo en peligro tu vida y la vida de su familia”.

Agente fronterizo a caballo

Reuters
No es tan inusual que los agentes fronterizos patrullen a caballo (foto de inicios de septiembre).

La tarde del lunes, el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) de EE.UU. emitió un comunicado y dijo que la entidad “no tolera el abuso de migrantes”.

“Las grabaciones son extremadamente preocupantes y los hechos que se conozcan de la investigación completa, que se llevará a cabo rápidamente, definirán las acciones disciplinarias apropiadas que se tomarán”, dijo el DHS.

El jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Raúl Ortiz, dijo que el incidente estaba siendo investigado para asegurarse de que no hubiera una respuesta “inaceptable” por parte de la policía, informa Reuters.

Agente fronterizo a caballo

Getty Images

Además, añadió que los agentes estaban operando en un entorno difícil, tratando de garantizar la seguridad de los migrantes mientras buscaban a potenciales contrabandistas.

Una nueva crisis fronteriza

La situación presenta un nuevo desafío político y humanitario para el gobierno del presidente Joe Biden, que prometió ser más “humano” hacia los migrantes y aquellos en busca de asilo que predecesor republicano, Donald Trump.

Pese a las últimas crisis que han azotado Hatí -el asesinato del presidente Jovenel Moise y el terremoto que devastó el suroeste del país-, la gran mayoría de haitianos en la frontera estadounidense dejaron su nación hacia años, desde el sismo de 2010 que dejó unos 200.000 muertos, informa BBC Monitoring.

patrulla fronteriza en Texas.

Getty Images

Éstos llevan un tiempo viviendo y trabajando en Sudamérica, en países como Brasil o Chile.

En estos dos últimos días, ya son 560 los migrantes que han llegado a Haití como parte de los miles que aún permanecen en el campamento de Texas, informó la Agencia EFE.

Este lunes arribaron 233 haitianos deportados, 45 de ellos niños y 45, mujeres. Casi todas las mujeres deportadas tenían un niño o un bebé en brazos, según la misma fuente.

MAPA

BBC

Además de los ya deportados, más de 6.000 haitianos han sido trasladados a otros centros de procesamiento migratorio, según autoridades estadounidenses, también para su deportación.

Bajo el puente de la frontera en Del Río, Texas, los haitianos aseguraron a su llegada a Haití que fueron maltratados por los agentes fronterizos estadounidenses.

patrulla fronteriza en Texas.

Getty Images

“Trataron a los haitianos como ladrones. Los haitianos no son ladrones, sino personas que buscan una vida mejor. No trataron así a personas de otras naciones. Es racismo”, dijo a EFE una mujer de unos 30 años que aseguró que vivía en Cabo Haitiano.

Miroff, de The Washington Post, dijo que el área bajo el puente parecía “una ciudad pequeña, con su propia economía emergente, centrada frecuentemente en la comida”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6CuOQEZRNZs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.