close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Familiares de los 43 de Ayotzinapa, entre la esperanza y la cautela ante las promesas de justicia de AMLO

"Hay una luz de esperanza. Hay un diálogo, pero siempre hemos dicho que no confiamos hasta no ver los hechos", dijo la mamá de un normalista desaparecido.
Carlo Echegoyen
27 de septiembre, 2019
Comparte

“Esperábamos no haber llegado a estos cinco años y haber tenido tener respuestas por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto, pero como nada más nos llevó con mentiras y cosas que no eran ciertas, nosotros aquí seguimos exigiendo verdad y justicia por nuestros 43 estudiantes, y justicia para los que cayeron esa noche”. Josefina Icela López Patolzin es hermana de Julio César, uno de los 43 estudiantes desaparecidos hace 5 años en Iguala, Guerrero. El miércoles participó en la marcha hasta la Fiscalía General de la República y el jueves se manifestó junto a cientos de personas entre el Ángel de la Independencia y el Zócalo.

Cinco años después la investigación no avanza. Para exigir justicia y unas pesquisas eficaces, cientos de personas marcharon el jueves por el centro de Ciudad de México. Unas cinco mil, según datos de la secretaría de Seguridad Ciudadana de la capital. En la cabeza los familiares de los 43. Detrás, alumnos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, estudiantes de otras escuelas, sindicalistas y simples ciudadanos que no quisieron dejar solas a las víctimas en un día en el que el recuerdo es inevitable.

“El gobierno quiere saber el paradero, pero desgraciadamente hay gente que está involucrada del anterior gobierno y no se puede. Aunque nosotros con los expertos sabemos que vamos a saber la verdad”, dice.

La llegada al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, comprometido con la demanda de justicia de los familiares, supuso una esperanza. Sin embargo, todavía no ven resultados. Así que se debaten entre las expectativas de un gobierno que no entorpezca las investigaciones y la frustración de que todo siga igual.

López Patzolin muestra un cartel con el rostro de su hermano Julio César. Pasan los años, pero él sigue igual, joven, como cuando lo desaparecieron. Es la tragedia de los que no sabemos dónde están. El tiempo pasa, cinco años ya, pero ellos ahí siguen. Envejece todo, hasta la tela del cartel con su fotografía. Todo menos su imagen, que los recuerda como cuando nadie tenía que manifestarse para conocer su paradero.

“Sentimos tristeza. Ya cinco años sin abrazar a nuestros familiares. Tenemos la esperanza de que lleguen y se resuelva”, dice López Patolzin.

Esperanza, porque no queda otra. Pero cautela, porque ya les han mentido demasiado.

“Ya son cinco años y no sabemos nada del paradero de nuestros hijos. Hay cinco puntos donde están investigando. Dicen que ahí están enterrados, pero yo no lo creo. Ahí nos van a ir engañando como los últimos años. No es verdad lo que están diciendo, que en ese punto que están haciendo la búsqueda que fueron enterrados”. Francisco Lauro, padre de Magdaleno Rubén Lauro Villegas, sospecha de todo. Las noticias acerca de trabajos en el vertedero de Tepecoacuilco, en Guerrero, volvieron a generar expectativas sobre un posible hallazgo. Aunque Francisco no se lo cree. Dice tener esperanza si “la noticia es verdadera”; pero ya es mucho tiempo de jugar con sus expectativas.

Hasta Vidulfo Rosales Sierra, uno de los abogados de las familias, resta importancia a los trabajos.

“Es una diligencia más”, dice. “Se han explorado siete u ocho puntos, pero no tuvo tanta relevancia como ahora”, afirma.

Lo que Francisco Lauro necesita son certezas. “La verdad con evidencias”. Mientras, espera. Y marcha. Para recordar a López Obrador que antes de convertirse en presidente ya les prometió que haría todo lo posible para encontrarlos. “Esperemos que el nuevo gobierno haga ese trabajo, la búsqueda de nuestros chavos. Dijo que lo haría”, dice.

Esa esperanza y esa cautela acompañaron a los familiares de los normalistas en su marcha a través de la Ciudad de México.

“No me imagine llegar a estos cinco años, pero el gobierno peñista se encargó de que llegáramos a ese tiempo. No quiso hacer las investigaciones correspondientes para que se encontraran nuestros hijos. Este gobierno que tenemos ahorita creo que tiene la disponibilidad, que hasta ahorita nada más han sido palabras y palabras porque no ha caminado mucho el caso como nosotros quisiéramos”, dijo Carmen Cruz Mendoza, madre de Jorge Aníbal Cruz Mendoza. Pronunció estas palabras junto al antimonumento a los 43, en el paseo de Reforma.

El tránsito se desarrolló sin problemas, aunque en Reforma se reportaron algunos ataques de encapuchados contra oficinas y mobiliario. Según la secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, un centenar de personas formaba este grupo, que realizó pintas a lo largo del recorrido y que habría afectado a unos 30 negocios y oficinas públicas. La protesta con pintura alcanzó a la fachada del Palacio Nacional. En ese momento se estaba desarrollando el mitin en el Zócalo, por lo que los familiares de los desaparecidos pidieron que la protesta se desarrollase en paz. Dos policías resultaron heridos por el lanzamiento de petardos.

A través de un comunicado, la Conservaduría de Palacio Nacional consideró “lamentables los daños ocasionados al monumento civil más importante de México” y aseguró que, a pesar de garantizar el derecho a manifestación, “lo acontecido en contra de Palacio Nacional no tiene justificación”.

Los hechos, sin embargo, son anécdota. Lo relevante son esos 43 familiares que caminaban, con sus carteles en la mano, exigiendo justicia. Como vienen haciendo desde hace cinco años.

Confían en las once líneas de investigación que planteó la comisión de expertos independiente, como explica el abogado Vidulfo López Sierra. El gobierno de Peña Nieto no quiso tomar en consideración aquellas recomendaciones. Las víctimas esperan que López Obrador cumpla su palabra.

Como señaló María Elena Guerrero, madre de Giovanni, en el mitin en el Zócalo. “El Ejército jugó un papel muy importante. Hay videos donde patrullas y uniformados se llevan a nuestros hijos. ¿Como es posible que no aporten para que se esclarezcan los hechos? El ejército ya había amenazado a nuestros hijos. Tienen que llamarlos a declarar. Esperamos el apoyo para que se esclarezcan los hechos. No es posible que en cinco años no sepamos la verdad”.

En opinión de la madre, “parece que hay una luz de esperanza. Hay un diálogo, pero siempre hemos dicho que no confiamos hasta no ver los hechos que hablen por sí mismos”.

Esperanza y realismo. Esperanza y cautela. Esperanza y sospecha.

“Esperamos la respuesta del gobierno, hasta ahorita no hay ningún avance. Va lenta la cosa”, explica Aristeo González Baltazar, cuyos dos hijos, Dorian y Jorge Luis, desaparecieron aquella trágica noche.

Pasan las conmemoraciones y las 43 camas continúan vacías. Todos coinciden en una aspiración: que este sea el último año en el que marchar pidiendo verdad y justicia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las razones por las que los precios de los alimentos subieron a niveles récord en todo el mundo

Las subidas súbitas de los precios de las carnes y las plantas oleaginosas elevaron el valor global del índice internacional de precios de la FAO. Desde hace más de dos años no se registraba un valor más elevado en el costo de los alimentos.
Getty Images
6 de diciembre, 2019
Comparte

Los precios mundiales de los alimentos alcanzaron su valor más elevado en 26 meses.

Así lo reportó este jueves la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), que publicó su índice mensual de variación de los precios internacionales de una canasta de productos alimenticios.

El cálculo de la FAO es una medición de los costos de mercado de grupos de productos que incluyen cereales, oleaginosas, productos lácteos, carne y azúcar.

“El índice se situó en noviembre de 2019 en un promedio de 177,2 puntos, es decir, 4,7 puntos (un 2,7 %) más que en octubre y 15,4 puntos (un 9,5 %) más que en el mismo período del año pasado”, reseñó la entidad multilateral.

La última vez que el costo mundial de productos estuvo tan elevado fue en septiembre de 2017.

La subida de precios

El organismo internacional señala que los costos de dos tipos de alimentos causaron el inusual aumento: los cárnicos y los oleaginosos.

“Empujaron el valor global del índice de precios”, sostiene la entidad.

De acuerdo a la medición de la FAO, el incremento en el costo de la carne alcanzó niveles récord que no tienen antecedente similar desde mayo de 2009.

También se registra un crecimiento sostenido en la medición de los aceites vegetales, cuyo precio aumentó más del 10% solo entre octubre y noviembre de este año. Se trata de una subida en ese sector no vista desde febrero de 2016.

Mercado en China

Getty Images
China se ha convertido en uno de los grandes importadores de carne de Latinoamérica.

Mientras tanto, los aumentos en el costo de los lácteos y el azúcar son considerados moderados, mientras que los cereales rebajaron un 1,2% en la medición de los dos últimos meses.

El factor China

Las cotizaciones de todos los tipos de carne medidas por la FAO muestran un aumento del precio general en más de un 17% entre noviembre de 2018 y noviembre de 2019.

El principal motivo apuntado en el informe del organismo multilateral es China, que tiene una fuerte demanda en un escenario de “escasez de disponibilidades exportables”.

Según un reporte de la Administración General de Aduanas de Pekín, la potencia asiática triplicó sus importaciones de productos cárnicos provenientes de Brasil y duplicó sus compras en Argentina.

Aceite de palma

Getty Images
La demanda de la palma oleaginosa no ha descendido puesto que es usada por el rubro de los biocombustibles.

China duplica el promedio mundial de consumo de carne por persona, según cifras oficiales, y la mitad de los productos vacunos que importa provienen de Latinoamérica.

La tasa media por persona de carne que se comía en el país asiático en los años 60 era de 5 kilogramos al año. A fines de los 80, la cifra había aumentado a 20 kg, y en los últimos años se ha triplicado a más de 60 kilos.

La producción mundial es casi cinco veces más alta que a principios de la década del 60: de 70 millones de toneladas a más de 330 millones de toneladas en 2017, pero se advierte que la demanda todavía rebasa la oferta exportable.

Por ello Pekín también renovó y amplió acuerdos de compra con países productores tradicionales como Uruguay y mercados emergentes como el de Bolivia.

producción carne

BBC

¿Y los biocombustibles?

Respecto a las plantas oleaginosas, la FAO señala que se presentó un incremento en los costos de la soya (soja), colza y el girasol, pero que la mayor subida se registra en las cotizaciones del aceite de palma o palma oleaginosa.

“El aumento de los precios fue provocado por la reducción de la producción en los principales países productores antes de lo previsto unido a la solidez de la demanda mundial de importaciones (de la planta)”, sostiene la entidad que añade que la mayor utilización de este producto es el biodiésel.

El sector de los biocombustibles no ha dejado de comprar oleaginosas y, además, se teme una escasez de este suministro cada vez mayor a partir de 2020, concluye la FAO.

Tierra deforestada

Getty Images
Organismos multilaterales y ambientales advierten que la industria del biocombustible puede aumentar la deforestación global

Organismos multilaterales como la Unión Europea recientemente establecieron límites a la siembra de palma oleaginosa y advirtieron que esta planta causa deforestación por lo que a la larga es insostenible.

Además, el incremento de las zonas de cultivo de esta planta afectan tierras en las que originalmente se cosechaban alimentos o eran reservas forestales.

Se acordó que desde 2023 se deberá reducir progresivamente el uso de cultivos de alto riesgo como la palma oleaginosa hasta eliminar por completo su utilización en 2030.

Sin embargo, organismos ambientales critican que el rubro de los biocombustibles no ha reducido su demanda de productos como el aceite de palma elevando los precios de este grupo de alimentos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.