Familiares de los 43 de Ayotzinapa, entre la esperanza y la cautela ante las promesas de justicia de AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Familiares de los 43 de Ayotzinapa, entre la esperanza y la cautela ante las promesas de justicia de AMLO

"Hay una luz de esperanza. Hay un diálogo, pero siempre hemos dicho que no confiamos hasta no ver los hechos", dijo la mamá de un normalista desaparecido.
Carlo Echegoyen
27 de septiembre, 2019
Comparte

“Esperábamos no haber llegado a estos cinco años y haber tenido tener respuestas por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto, pero como nada más nos llevó con mentiras y cosas que no eran ciertas, nosotros aquí seguimos exigiendo verdad y justicia por nuestros 43 estudiantes, y justicia para los que cayeron esa noche”. Josefina Icela López Patolzin es hermana de Julio César, uno de los 43 estudiantes desaparecidos hace 5 años en Iguala, Guerrero. El miércoles participó en la marcha hasta la Fiscalía General de la República y el jueves se manifestó junto a cientos de personas entre el Ángel de la Independencia y el Zócalo.

Cinco años después la investigación no avanza. Para exigir justicia y unas pesquisas eficaces, cientos de personas marcharon el jueves por el centro de Ciudad de México. Unas cinco mil, según datos de la secretaría de Seguridad Ciudadana de la capital. En la cabeza los familiares de los 43. Detrás, alumnos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, estudiantes de otras escuelas, sindicalistas y simples ciudadanos que no quisieron dejar solas a las víctimas en un día en el que el recuerdo es inevitable.

“El gobierno quiere saber el paradero, pero desgraciadamente hay gente que está involucrada del anterior gobierno y no se puede. Aunque nosotros con los expertos sabemos que vamos a saber la verdad”, dice.

La llegada al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, comprometido con la demanda de justicia de los familiares, supuso una esperanza. Sin embargo, todavía no ven resultados. Así que se debaten entre las expectativas de un gobierno que no entorpezca las investigaciones y la frustración de que todo siga igual.

López Patzolin muestra un cartel con el rostro de su hermano Julio César. Pasan los años, pero él sigue igual, joven, como cuando lo desaparecieron. Es la tragedia de los que no sabemos dónde están. El tiempo pasa, cinco años ya, pero ellos ahí siguen. Envejece todo, hasta la tela del cartel con su fotografía. Todo menos su imagen, que los recuerda como cuando nadie tenía que manifestarse para conocer su paradero.

“Sentimos tristeza. Ya cinco años sin abrazar a nuestros familiares. Tenemos la esperanza de que lleguen y se resuelva”, dice López Patolzin.

Esperanza, porque no queda otra. Pero cautela, porque ya les han mentido demasiado.

“Ya son cinco años y no sabemos nada del paradero de nuestros hijos. Hay cinco puntos donde están investigando. Dicen que ahí están enterrados, pero yo no lo creo. Ahí nos van a ir engañando como los últimos años. No es verdad lo que están diciendo, que en ese punto que están haciendo la búsqueda que fueron enterrados”. Francisco Lauro, padre de Magdaleno Rubén Lauro Villegas, sospecha de todo. Las noticias acerca de trabajos en el vertedero de Tepecoacuilco, en Guerrero, volvieron a generar expectativas sobre un posible hallazgo. Aunque Francisco no se lo cree. Dice tener esperanza si “la noticia es verdadera”; pero ya es mucho tiempo de jugar con sus expectativas.

Hasta Vidulfo Rosales Sierra, uno de los abogados de las familias, resta importancia a los trabajos.

“Es una diligencia más”, dice. “Se han explorado siete u ocho puntos, pero no tuvo tanta relevancia como ahora”, afirma.

Lo que Francisco Lauro necesita son certezas. “La verdad con evidencias”. Mientras, espera. Y marcha. Para recordar a López Obrador que antes de convertirse en presidente ya les prometió que haría todo lo posible para encontrarlos. “Esperemos que el nuevo gobierno haga ese trabajo, la búsqueda de nuestros chavos. Dijo que lo haría”, dice.

Esa esperanza y esa cautela acompañaron a los familiares de los normalistas en su marcha a través de la Ciudad de México.

“No me imagine llegar a estos cinco años, pero el gobierno peñista se encargó de que llegáramos a ese tiempo. No quiso hacer las investigaciones correspondientes para que se encontraran nuestros hijos. Este gobierno que tenemos ahorita creo que tiene la disponibilidad, que hasta ahorita nada más han sido palabras y palabras porque no ha caminado mucho el caso como nosotros quisiéramos”, dijo Carmen Cruz Mendoza, madre de Jorge Aníbal Cruz Mendoza. Pronunció estas palabras junto al antimonumento a los 43, en el paseo de Reforma.

El tránsito se desarrolló sin problemas, aunque en Reforma se reportaron algunos ataques de encapuchados contra oficinas y mobiliario. Según la secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, un centenar de personas formaba este grupo, que realizó pintas a lo largo del recorrido y que habría afectado a unos 30 negocios y oficinas públicas. La protesta con pintura alcanzó a la fachada del Palacio Nacional. En ese momento se estaba desarrollando el mitin en el Zócalo, por lo que los familiares de los desaparecidos pidieron que la protesta se desarrollase en paz. Dos policías resultaron heridos por el lanzamiento de petardos.

A través de un comunicado, la Conservaduría de Palacio Nacional consideró “lamentables los daños ocasionados al monumento civil más importante de México” y aseguró que, a pesar de garantizar el derecho a manifestación, “lo acontecido en contra de Palacio Nacional no tiene justificación”.

Los hechos, sin embargo, son anécdota. Lo relevante son esos 43 familiares que caminaban, con sus carteles en la mano, exigiendo justicia. Como vienen haciendo desde hace cinco años.

Confían en las once líneas de investigación que planteó la comisión de expertos independiente, como explica el abogado Vidulfo López Sierra. El gobierno de Peña Nieto no quiso tomar en consideración aquellas recomendaciones. Las víctimas esperan que López Obrador cumpla su palabra.

Como señaló María Elena Guerrero, madre de Giovanni, en el mitin en el Zócalo. “El Ejército jugó un papel muy importante. Hay videos donde patrullas y uniformados se llevan a nuestros hijos. ¿Como es posible que no aporten para que se esclarezcan los hechos? El ejército ya había amenazado a nuestros hijos. Tienen que llamarlos a declarar. Esperamos el apoyo para que se esclarezcan los hechos. No es posible que en cinco años no sepamos la verdad”.

En opinión de la madre, “parece que hay una luz de esperanza. Hay un diálogo, pero siempre hemos dicho que no confiamos hasta no ver los hechos que hablen por sí mismos”.

Esperanza y realismo. Esperanza y cautela. Esperanza y sospecha.

“Esperamos la respuesta del gobierno, hasta ahorita no hay ningún avance. Va lenta la cosa”, explica Aristeo González Baltazar, cuyos dos hijos, Dorian y Jorge Luis, desaparecieron aquella trágica noche.

Pasan las conmemoraciones y las 43 camas continúan vacías. Todos coinciden en una aspiración: que este sea el último año en el que marchar pidiendo verdad y justicia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Instagram

Rusia y Ucrania: cómo los rusos están usando emojis y mensajes codificados para evadir la censura

Rusia aprobó a principios de marzo una ley para sancionar a quienes publiquen "noticias falsas" sobre el ejército.
Instagram
13 de marzo, 2022
Comparte

El 24 de febrero, cuando Rusia lanzó la invasión de Ucrania, comenzó a difundirse por las redes sociales una imagen del poeta ruso Pushkin, el número 7 y filas del emoji de una persona caminando.

El significado era claro para los entendidos: un lugar (plaza Pushkin, en Moscú), una hora y un llamado a protestar contra las acciones del gobierno.

Los emojis hacían referencia a un código utilizado durante años en Rusia para referirse a las protestas, tan conocido por las autoridades que ya no es un código, según el grupo de derechos humanos OVD-Info.

¿Por qué usar un código?

Las protestas no autorizadas están prohibidas en el país desde 2014 y el incumplimiento de las normas puede dar lugar a 15 días de detención por la primera infracción. Los reincidentes pueden recibir penas de prisión de hasta cinco años.

Desde entonces, ha sido común que los activistas utilicen varias frases codificadas para organizarse en línea.

“Es como: ‘Vamos a dar un paseo por el centro’ o ‘El clima es genial para caminar'”, dice María. Este es el mensaje de texto que enviará a sus amigos para hacerles saber que planea asistir a una protesta.

Lo que comenzó como una forma de evadir a los censores del gobierno casi se ha convertido en una broma o un meme, añade.

Sin embargo, las consecuencias de no utilizar este lenguaje pueden ser graves.

Una mujer mira su teléfono móvil en Moscú.

Getty Images
Los activistas que convocan protestas contra el gobierno ruso se organizan a través de las redes sociales.

¿Cuáles son las posibles consecuencias?

Alexander asistió a una protesta en Moscú y publicó al respecto en las redes sociales.

A la mañana siguiente, agentes vestidos de civil lo recogieron frente al edificio de su novia y lo llevaron al departamento de la policía local. Lo detuvieron durante varios días y lo obligaron a firmar un documento en el que se enumeraba lo que las autoridades decían que había hecho.

No podemos estar seguros de que su asistencia a la protesta o su actividad en las redes sociales llevara a la detención de Alexander. Más tarde fue arrestado por segunda vez, mientras usaba el metro de Moscú, en un día en que no había asistido a una protesta.

BBC recibió información sobre otras detenciones basadas únicamente en la actividad de las redes sociales, incluida una mujer arrestada por un tuit.

“No he caminado por el centro en mucho tiempo”, publicó el 24 de febrero. Y citó el tuit de otra cuenta que contenía un llamado más explícito a la concentración.

Cinco días después, fue arrestada mientras tomaba un tren.

Ella cree que fue detectada por un software de reconocimiento facial activo en el sistema de metro de Moscú, y en su audiencia judicial, se presentó un documento que contenía su tuit, mostrando que las autoridades habían tomado una captura de pantalla casi inmediatamente después de que ella lo publicara.

En otro caso, un bloguero llamado Niki describió cómo el hermano de un amigo cercano había sido detenido dos veces: una vez horas después de asistir a una protesta y la segunda, durante toda una semana, por compartir los detalles con sus amigos en VK, el equivalente ruso de Facebook.

Casi 14.000 personas han sido detenidas en Rusia desde que comenzó el conflicto, principalmente por asistir a protestas, según OVD-Info, que brinda asesoramiento legal.

Hasta ahora, la mayoría han sido detenidos durante horas o días.

Un hombre es detenido en Moscú

Getty Images
Un hombre es detenido por protestar contra la invasión de Ucrania en el centro de Moscú.

¿Está cambiando la situación?

El viernes 4 de marzo, se aprobó una ley en Rusia con el objetivo declarado de abordar las “noticias falsas” sobre el Ejército, pero se espera que se utilice para reprimir aun más las protestas contra la guerra, incluidas sentencias de prisión de hasta 15 años, significativamente más largas que las sanciones anteriores.

Para jóvenes como María, “esto ya ha cambiado las cosas, porque ahora tengo miedo de ir a protestar y también tengo miedo de publicar sobre esta ‘operación especial'”, refiriéndose a la invasión de Rusia a Ucrania.

Y hay evidencias claras de que los arrestos han aumentado desde que se aprobó la nueva ley, señala OVD-Info.

Un hombre es detenido por la policía rusa en el centro de Moscú

Getty Images
Casi 14.000 personas han sido detenidas en Rusia desde que comenzó el conflicto en Ucrania

¿Dónde publican los rusos ahora?

El cierre de los medios de comunicación independientes, el bloqueo de Facebook y las restricciones a las publicaciones rusas en TikTok han eliminado rutas clave para acceder a la información, dice el coordinador de OVD-Info, Leonid Drabkin, y la gente se autocensurará por miedo.

“Ahora, si vas a tu Instagram, hay como 10 veces menos publicaciones“, apunta.

Muchos de sus contactos han eliminado por completo sus perfiles de redes sociales.

Junto con las estrictas sanciones, esto ya ha tenido un impacto en la cantidad de personas “lo suficientemente valientes como para protestar”.


Se cambiaron los nombres de algunos entrevistados para proteger sus identidades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zCY05LVIK6Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.