Un puñado de chalecos verdes y camisas blancas marchan contra López Obrador
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

Un puñado de chalecos verdes y camisas blancas marchan contra López Obrador

Cientos de personas exigieron la renuncia de Andrés Manuel López Obrador al mismo tiempo que el mandatario daba el mensaje por su Primer Informe. Criticaron los índices de criminalidad y el deterioro de los servicios de salud. Algunos dicen que México está en proceso de convertirse al “socialismo”.
Alberto Pradilla
2 de septiembre, 2019
Comparte

“Los partidos políticos deben entender que necesitamos una unión para quitar la intención de convertir a México en socialista o comunista, que Morena tiene que irse en 2021”. Alejandra Morán es vocera de Nosotros Somos Chalecos Verdes, la organización que convocó la marcha de protesta con motivo del informe de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. 

Son las 13:00 horas del domingo 1 de septiembre, la mayoría de asistentes acaba de abandonar el monumento a la Revolución y Morán dice estar satisfecha. No tiene datos sobre cuántas personas secundaron la caminata, pero tampoco le preocupa. “Hubieran sido tres, cuatro o cien mil”, dice. Eso de contarse es cosa de “populistas”. 

Acaba de terminar la marcha, pero Morán ya tiene otra cita en la cabeza. El 1 de diciembre, aniversario de la llegada al poder de López Obrador, tendrá lugar una nueva protesta. “Tenemos que seguirnos movilizando para que en 2021 la gente sepa que tiene que votar”, dice. Su planteamiento es de organización civil que empuje a los partidos, al PRI, al PAN, al PRD, a Movimiento Ciudadano, a configurar una especie de alianza anti Morena. 

Para Morán, actriz reconvertida en activista, la lista de agravios es larga. Habla de respeto a las leyes, a la constitución, de fallas en salud y educación, del frustrado proyecto del aeropuerto de Texcoco. También, de un proyecto para convertir México en un país “socialista o comunista”.

Esta es una idea repetida por muchos asistentes. México comunista. México como Venezuela. México como Cuba. 

Un cartel decía: “No al comunismo en México, a los agentes KGB (Batres, en referencia al senador Martí Batres), no a los agentes cubanos”. 

marcha anti amlo

Foto: Alberto Pradilla

María Beatriz Pagés, periodista e histórica militante del PRI, también hizo referencias a Venezuela en su alocución final y consideró que el presidente Nicolás Maduro tiene ahora una “oficina” en Ciudad de México. Pagés es cercana ahora a Futuro 21, la plataforma política promovida por el PRD. El resto de convocantes eran Observatorio Ciudadano, ProNAIM, Contrapeso, Chalecos México, México 21, México Convoca, X México y Sociedad Civil. 

En realidad, lo que une a los manifestantes no es un proyecto en común, sino el rechazo a un proyecto ajeno, el de López Obrador. Exigen su renuncia, pero, porque dice Morán, parece más una estrategia pensada para llegar a las elecciones de 2021 en clave destituyente. 

La niña Mariana convertida en símbolo

La marcha estaba convocada para las 11 de la mañana en el Ángel de la Independencia, que todavía conserva las pintas de “México feminicida” realizadas hace dos semanas, durante la protesta feminista. Ahí cerca está la comisaría Floresta, reluciente por fuera pero todavía destrozada por dentro. Si uno se asoma, puede ver un enorme “Muerte al macho” en una de sus paredes. 

Para las 11 había más personas participando en un curso de zumba que manifestantes esperando marchar. Poco a poco, las camisas blancas y las mantas con lemas contra López Obrador fueron llegando. Muchos de estos carteles parecían recién sacados de la serigrafía. Estaban hechos en serie. “Exijo seguridad. No lo quiero yo, lo queremos todos”. “Exijo respeto a la constitución, las leyes, a las instituciones y a los mexicanos”. “Exigimos servicios de salud para todos”. 

Foto: Alberto Pradilla

Para entonces López Obrador ya había comenzado su discurso en Palacio Nacional, pero aquí estaban los convencidos, los que nunca votaron a Morena y no se decepcionaron porque nunca esperaron nada bueno del nuevo mandatario. 

Ricardo García Espino, de 60 años, es de los que se trajo su cartel de casa con el lema “¿Quién mató a Mariana? La 4T”, en referencia a la niña de siete años enferma de cáncer que murió la semana pasada a causa de la falta de medicamentos, según denunció su madre. La secretaría de Salud negó que el desabastecimiento provocara el deceso.

“La muy aletargada respuesta del presidente fue que, si no hay medicinas, que vaya el doctor, que vaya la enfermera, que vaya el director a comprarlas. Además, el secretario de Salud dijo que no había urgencia cuando le avisaron hace meses. La niña está muerta. Claro que hay urgencia. No se puede quedar impune la muerte de Mariana”, dice.

 

Para las 11.30 la marcha era ya más numerosa y avanzaba por Reforma. Mucha camisa blanca y carteles con las exigencias más diversas: quejas por la inseguridad y el incremento en el número de homicidios, protestas por el estado de los servicios de salud y diversos mensajes contra López Obrador, al que calificaban desde “asesino” a “psicópata”, pasando por “dictador” o “anticristiano”.  

Adriana Silva, de 67 años, cargaba una manta inmensa y una camiseta de los chalecos verdes. Dijo llegar “por convicción propia” y enumera la lista de malas obras de López Obrador. “Está llevando el país a un despeñadero. Tenemos un crecimiento nulo. Todos son puras mentiras. No ha hecho nada concreto en bien de México. Está regalando el dinero en forma absurda. Los famosos ninis son puras empresas fantasmas. Ha descuidado el sector salud. Ha dividido a los mexicanos”, afirmó.

marcha anti amlo

Foto: Alberto Pradilla

“No somos fifís ni conservadores, somos mexicanos”. Las referencias al concepto “fifí”, empleado por López Obrador como peyorativo hacia sus rivales a quienes ubica como conservadores, es una constante.

“No queremos ser una Venezuela o una Cuba. México no es para tener políticas socialistas o comunistas”, dijo la mujer.

¿López Obrador está convirtiendo el país en un sistema comunista?

“Sí”.

¿Puede poner algún ejemplo?

Pasan algunos segundos. 

“Por ejemplo… Seguir las políticas y las instrucciones del Foro de Sao Paulo. Nosotros no queremos eso”.

Lee: Primer Informe: Economía crece poco y aún padecemos inseguridad, reconoce AMLO; destaca ahorros y apoyos sociales

La marcha transcurrió sin sobresaltos. La mayor parte del tiempo el grito en común era “México, México”. Aunque también se escuchó mucho “A mano alzada queremos que se vaya” o “ni chairos ni fifís”. Cuando la imaginación escaseaba era el turno del insulto personal: “Amlo payaso eres un fracaso”. O ya, directamente, sin rima. “AMLO tonto, payaso y ratero”, gritó un señor entre las chanzas y aplausos de sus acompañantes. 

La inseguridad y el servicio de salud son las preocupaciones que más se escucharon en la marcha. Sin embargo, también había otros asuntos que marcaron la agenda durante los primeros meses de López Obrador como presidente, como la migración.

marcha_anti_amlo

Foto: Alberto Pradilla

“Los mexicanos no tenemos por qué regalar nuestro dinero a Centroamérica”, era el eslogan escogido por Andrés Reyes, de 55 años. “No estoy de acuerdo con el pacto migratorio, hay muchas cosas que hacer en México. Respeto la migración, pero con derecho primero de los mexicanos”, dijo.

Cuando faltaban algunos minutos para las 12.30 la marcha alcanzó el monumento a la Revolución. Poco antes se había corrido un extraño rumor que decía que en la zona se había concentrado un grupo de discapacitados afines a Amlo que estarían buscando una imagen de confrontación. Es decir, “opositores golpean a discapacitados”. “Ignoramos si verdaderamente están o si están inventando. No caigamos en provocaciones. Graben cualquier agresión”, decía una mujer con megáfono en la cabecera. 

Al final, era una falsa alarma y el acto final se desarrolló sin incidentes. Por la tarima desfilaron Alejandra Morán, de chalecos verdes; la periodista Beatriz Pagés; el comunicador Luis Antonio García; Iván Ruiz, de una plataforma a favor del aeropuerto en Texcoco; y Walter de la Cruz, de México Convoca.

Entérate: Titular de Gobernación entrega Informe en el Congreso; oposición lanza reclamos al gobierno

Su principal anuncio: habrá otra marcha el 1 de diciembre. Será la séptima de este movimiento desde que López Obrador asumió la presidencia. 

Mientras tanto, la vocera de chalecos verdes, que surgió inspirados en los chalecos amarillos de Francia, dice que siguen apoyando a organizaciones de la sociedad civil. También hace mención a las disputas existentes dentro del propio movimiento. “Hay gente que no entiende que esto se trata de protagonismos. No han entendido que hay liderazgos porque la gente nos ha seguido, les ha gustado el movimiento de chalecos. Hacemos mucha unión con la gente que piensa como nosotros, pero hemos intentado acercarnos a la gente que no piensa como nosotros, como la gente de izquierda. Chalecos no es ni de derecha ni de izquierda. Somos más de centro. Sin embargo, tampoco somos de ultraderecha”, afirma. 

Para el momento en el que Walter de la Cruz comenzó a cantar el himno mexicano el grupo principal ya se había dispersado. De hecho, los que aguantaban bajo el sol de mediodía no llegaban a completar la mitad de uno de los lados de la explanada. No es algo que preocupe a Morán, reacia a contarse. Asegura que la próxima marcha será una “megamarcha”. Los chalecos verdes preparan una estrategia de desgaste: piden la renuncia de López Obrador pero tienen 2021 en el horizonte.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 nuevos fraudes y estafas surgidos por la pandemia del coronavirus

El miedo y la desinformación desatados por la crisis sanitaria mundial han permitido a grupos delictivos crear nuevas formas de engaño para obtener dinero y datos de identidad. Te contamos algunas de las estafas más utilizadas en tiempos de covid.
9 de febrero, 2021
Comparte

Mientras las economías del mundo sufren y millones de negocios han tenido que cerrar sus puertas debido a la crisis sanitaria mundial generada por el covid-19, hay quienes han aprovechado la pandemia para sacar un beneficio económico.

Se trata de grupos de delincuentes en varios rincones del globo que han encontrado nuevas formas ilegales de hacer dinero.

Algunos de estos criminales engañan a sus víctimas aprovechando la confusión, desinformación y desesperación de muchos en medio de la pandemia.

Otros, ofrecen falsificaciones que permiten violar algunas de las restricciones impuestas por las autoridades en muchos países.

Aquí te contamos tres de los principales fraudes y estafas que han surgido en los últimos tiempos en torno al coronavirus.

1. Resultados de tests falsos

Muchos países exigen a toda persona que quiera viajar allí que se realice una prueba de laboratorio para comprobar que no está infectado con el virus que causa el covid-19.

La exigencia de mostrar un certificado con resultado negativo ha propiciado un lucrativo negocio que consiste en vender resultados falsificados.

Las dificultades o retrasos para acceder a las pruebas, su alto costo en algunos lados y la urgencia o pereza de algunas personas que quieren viajar, han llevado a que el negocio de los tests falsos florezca.

Un hombre se realiza una prueba de coronavirus en el aeropuerto de Los Ángeles, en EE.UU.

Getty Images
Algunos viajeros buscan evitar realizarse los tests de coronavirus y compran certificados falsos.

Agencias de seguridad han desbaratado redes de falsificadores de certificados en el aeropuerto Charles de Gaulle, en la capital de Francia, y en el aeropuerto de Luton, en Reino Unido.

También la Policía Nacional de España arrestó al menos a una persona que ofrecía resultados de tests falsos.

En Países Bajos se identificaron varias cuentas en redes sociales como Whatsapp y Snapchat con nombres como Vliegtuig Arts (el médico del avión) o Digitale Dokter (el médico digital) que ofrecían certificados falsos.

El diario El País de España denunció recientemente que este negocio también prolifera en algunas zonas turísticas de México, donde tests apócrifos son vendidos por menos de US$40.

Y en Chile, las autoridades sanitarias clausuraron en enero un centro médico ubicado en la acomodada comuna de Las Condes, en Santiago, que falsificaba resultados de exámenes supuestamente realizados a cambio de US$85.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) reconoció que se trata de “un problema cada vez mayor en todo el mundo”.

El organismo señaló que parte del problema es que los certificados en papel se pueden manipular fácilmente porque vienen en diferentes formatos e idiomas, lo que “conduce a ineficiencias en los controles de salud, errores y fraude”.

Por su parte, la Oficina Europea de Policía, Europol, indicó que “la proliferación de medios tecnológicos de gran precisión, ya sea impresoras o distintos programas de software, facilita la circulación de documentos fraudulentos”.

Europol, que esta semana alertó a la Unión Europea sobre una banda de falsificadores de certificados llamada Rathkeale Rovers Mobile Organised Crime Group, presuntamente de origen irlandés, admitió que el problema es difícil de combatir.

“Mientras haya limitaciones para viajar debido a la covid-19, es probable que se mantenga la producción y venta de certificados falsos”, señalaron portavoces de la institución.

Una persona con guantes sostiene una vacuna y un modelo de un coronavirus

iStock
La llegada de las vacunas contra el covid ha desatado una nueva serie de estafas.

2. El engaño de las vacunas

Desde que comenzó la pandemia, ha habido timadores que buscaron lucrar con el miedo que genera la enfermedad, ofreciendo remedios y curas falsas.

Tés, aceites esenciales y terapias intravenosas con vitamina C son solo algunos de los supuestos tratamientos antivirales que se siguen vendiendo en clínicas, sitios online, redes sociales y programas de televisión.

Pero el desarrollo de vacunas contra el coronavirus, que ya empezaron a distribuirse y aplicarse en varias partes del mundo, ha generado una nueva forma de estafa.

Consiste en exigir dinero a cambio de estar en una presunta lista para recibir la preciada inmunización, cuyas dosis son limitadas.

También hay quienes afirman falsamente vender alguna de las vacunas desarrolladas.

La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés) advirtió que este fraude se está extendiendo en ese país debido a las complejidades del sistema de distribución de las vacunas, que varía según el estado o territorio.

“Los estafadores, siempre listos para actuar, se están aprovechando de la confusión”, señaló Colleen Tressler, especialista en Educación del Consumidor de la FTC.

Para evitar el fraude, la agencia recuerda que no se puede pagar para inscribirse para recibir la vacuna.

“Todo aquel que te pida que pagues para colocar tu nombre en una lista, para hacer una cita para ti o reservarte un puesto en la fila es un estafador”, advierte.

Un hombre con guantes de latex, sosteniendo vacunas en una mano y dinero en la otra

iStock
Los estafadores fingen tener vacunas para vender o prometen un lugar en la lista de vacunación.

También recomienda ignorar los anuncios de venta de vacunas contra el coronavirus.

“No la puedes comprar en ningún lugar. La vacuna está disponible únicamente en lugares aprobados a nivel federal y estatal”, indica.

3. El corona-phishing

La creación de negocios falsos, que ofrecen productos inexistentes a través de sitios online, redes sociales, correos electrónicos y llamadas, con la intención de obtener los datos bancarios de quienes caen en la trampa, explotó desde que comenzó la pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también debió emitir una advertencia en marzo pasado para alertar que cibercriminales se hacían pasar por representantes del organismo para obtener donaciones falsas y robar datos de identidad.

Pero mientras que al principio esta forma de delito, conocido como “phishing”, se enfocó en campañas de caridad falsas o la supuesta venta de productos muy en demanda, como mascarillas, alcohol en gel o desinfectantes, con el tiempo las estafas se hicieron más sofisticadas.

En Argentina, algunos bancos debieron cerrar sus perfiles en redes sociales luego de que delincuentes utilizaran información recabada allí para vaciar las cuentas de algunos clientes.

Los criminales se ponían en contacto con personas que habían utilizado las redes para denunciar algún problema con su cuenta, ante la imposibilidad de asistir a los bancos, que por muchos meses permanecieron cerrados al público durante la cuarentena.

Haciéndose pasar por representantes del banco, los delincuentes lograban obtener los datos de la cuenta de la víctima. Antes de vaciarla a través de la banca online, pedían un préstamo pre-acordado.

Así, las víctimas no solo perdían todo el dinero en sus cuentas. También quedaban endeudados, en algunos casos por cifras muy por encima de sus ingresos.

En realidad, pretenden robarlas. Ilustración de un hombre en traje sosteniendo una maleta llena de dinero

iStock
En varios países, estafadores pretenden ser funcionarios del gobierno que ayudan a gestionar las ayudas estatales.

Otra forma de estafa común en países donde se otorgan ayudas estatales es la de los llamados de personas que afirman ser gestores del gobierno. En realidad, se trata de timadores que buscar obtener información para robar esos pagos.

En enero pasado, la FTC de EE.UU. informó que había recibido más de 225.000 quejas de consumidores relacionados con este tipo de fraude. En total, se estima que más de US$309 millones de asistencia económica terminaron en manos de delincuentes.

El organismo también ha advertido sobre otra forma de estafa: la de los rastreadores de contactos falsos.

Son personas que llaman a sus víctimas y les dicen que estuvieron con alguien que dio positivo de covid.

Les recomiendan hacerse una prueba cuanto antes y les ofrecen un test casero gratuito, pero les dicen que, para recibirlo, deben darles su número de tarjeta de crédito para cubrir los gastos de envío.

Según las autoridades, estos estafadores suelen enfocarse en minorías y personas de la tercera edad.

Los expertos en seguridad afirman que la clave para evitar caer en estas trampas es recordar que ningún banco, agencia estatal o instituto de salud contacta a personas para pedirles información confidencial.

“Es posible que (los delincuentes) lo contacten por teléfono, correo electrónico, mensajes de texto, correo postal o redes sociales”, advierte la página del gobierno estadounidense dedicado a “Estafas y fraudes comunes”.

“Proteja su dinero y su identidad al no compartir información personal como el número de su cuenta de banco, número de Seguro Social o fecha de nacimiento”, aconseja.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.