Conflicto por el pepino de mar golpea a la pesca en el poblado de San Felipe, Yucatán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Alberto Pradilla

Conflicto por el pepino de mar golpea a la pesca en el poblado de San Felipe, Yucatán

Las cooperativas de pescadores de San Felipe, Yucatán, se organizaron para prevenir la presencia de furtivos, pero el conflicto creció y hubo uso de armas.
Foto: Alberto Pradilla
25 de septiembre, 2019
Comparte

En San Felipe, Yucatán, municipio de 2,000 habitantes pegado a Quintana Roo, llevan al menos cuatro años en un conflicto por el tema de la pesca de pepinos de mar.

Por un lado, los pescadores de las cooperativas, que trabajan en la zona desde hace décadas. Por otro, los furtivos. Su presencia, de acuerdo con el presidente de la Federación de Cooperativas de Oriente, Pastor Contreras Áviles, se multiplicó desde hace cinco años, cuando la explotación del pepino de mar se generalizó.

El pepino de mar es un animal que vive en el fondo, especialmente en los arrecifes coralinos, y se arrastra ayudado por pequeños tentáculos.

Hasta hace una década nadie le prestaba atención en México. Pero llegaron los clientes asiáticos, que aseguran que este bicho alargado, como una lombriz gorda, tiene propiedades afrodisíacas, y arrasaron con el mercado, de acuerdo con Alicia Poot, investigadora del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca), un organismo dependiente de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) que se encarga de dirigir, coordinar y orientar la investigación científica y tecnológica en materia de pesca en México.

Los precios se dispararon.

Un pescador puede recibir entre 90 y 120 pesos el kilo. Pero a este animal se le conoce como “oro marino” y su factura se multiplica a lo largo del trayecto. Un kilo en primer cocimiento puede costar 800 pesos. Un kilo seco de primera calidad, entre 3 mil y 4 mil pesos. El I. Badonotius, la especie que se permite pescar en México, llega a costar 400 dólares por kilo en Hong Kong, de acuerdo con la investigadora Alicia Poot.

La llegada de los compradores asiáticos desató la fiebre del pepino marino. En menos de ocho años la pescadería estaba prácticamente agotada, coinciden por separado Pastor Contreras y Alicia Poot.

Entérate: Pesca ilegal ‘agota’ el pulpo, el mero y el pepino marino en Yucatán

“Nuestras temporadas fueron excelentes hasta que se metieron los furtivos. Fue algo devastador. La gente está desesperada”. Pastor Contreras Avilés es el presidente Federación de Cooperativas de Oriente. Nieto de pescador. Hijo de pescador. Padre de una mujer casada con un pescador.

Contreras explica que en las cooperativas hay unos 800 pescadores asociados, a los que se suman los que esperan turno para ser cooperativista. Que la organización gremial es antigua en San Felipe y que son los propios trabajadores los que protegen sus cuatro puertos: San Felipe, Ría de Lagartos, Colorada y El Cuyo.

Conscientes de que la explotación había provocado que el pepino casi desapareciese, el año pasado mantuvieron una veda total. Y la protección tuvo éxito. “A través de Inapesca se hicieron los estudios. Vieron que había volúmenes muy altos de pepino. Pero estos cabrones se lo han llevado todo”, denuncia.

Según Contreras Avilés, en cuanto Inapesca anunció que habría pepinos este año los furtivos tomaron la costa. “Lo pescaban las 24 horas del día, venían en turnos de día y de noche”, denuncia. El pescador asegura que han intentado hablar con Conapesca y con toda institución que tenga responsabilidad sobre el mar en Yucatán. Pero no han obtenido respuesta favorable.

Entre 2014 y 2018 se pescaron 5,736 toneladas de pepino de mar, por un valor de 178,86 millones de pesos, según datos de Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), el órgano oficial mexicano encargado de la política publica en materia pesquera.

Esta producción se realizó únicamente en los 15 días anuales en los que se permite esta captura. Sin embargo, Alicia Poot, investigadora de Inapesca especializada en esta especie considera que la cifra pudiera ser hasta tres veces mayor porque los pescadores no registran todo lo que capturan.

El almirante Héctor Alberto Mucharraz, responsable de inspecciones de Conapesca, reconoce que apenas tiene efectivos para desarrollar su trabajo: cuatro agentes para todo el litoral yucateco, con más de un centenar de municipios y al menos 10,000 pescadores activos.

Animal Político preguntó también a la Secretaría de Marina y a la Fiscalía General de la República, sin obtener respuesta.

Un ataque con un motor y un pescador sin brazo

La historia del furtivismo no es nueva en San Felipe. Tampoco la de la organización gremial que protege la costa. Su evolución muestra hasta qué punto el crimen llega a imponer sus normas. En un primer momento, los pescadores hacían rondas para vigilar las vedas e impedir el acceso a los furtivos. Pero estos se sofisticaron, se armaron y ganaron la partida a humildes pescadores, que han seguido dando la batalla en condiciones desiguales.

El punto álgido del conflicto tuvo lugar hace cuatro años. Hasta entonces se hacían rondas de 50 lanchas para vigilar los márgenes del territorio, que San Felipe comparte con Tzilan del Bravo, al oeste, y el estado de Quintana Roo, al este.

“Nuestro sistema de vigilancia era ir 50 lanchas juntas, agarrar al furtivo y entregarlo a la autoridad. Pero ellos le devolvían todo”, se queja Pastor Contreras.

Entonces cambió el tipo de pescador ilegal. Si antes eran vecinos de municipios colindantes que se colaban para apropiarse de lo que San Felipe había protegido, ahora eran trabajadores contratados por grandes empresarios. Algunos de ellos, dice Contreras Avilés, armados. Entonces, todo se descontroló.

Geovanni, uno de los agremiados de San Felipe, perdió un brazo al ser atacado con un motor. Alguien también recibió un balazo en el pecho. Se multiplicaron los ataques contra lanchas clandestinas, que aparecían quemadas, recordó el presidente de la Cooperativa.

“Desde entonces dejamos de hacer acciones de vigilancia. Nos entró el miedo. Ahora hay entre 600 y 700 furtivos”, lamenta. “Ya no eran solo pescadores, era otro tipo de delincuencia. Había una mafia involucrada. Había armas y nos dio miedo”, afirma. “Los furtivos nos han superado”, certifica.

El problema, dice el pescador, es que la autoridad no hace nada. Asegura que han entregado listados con nombres, apellidos, lanchas, matrículas y, sobre todo, compradores. Ninguno fue arrestado.

“Constantemente la gente se queja y viene a denunciar, aunque nosotros no somos la autoridad”, dice Alicia Poot, investigadora de Inapesca.

Cita como “puntos negros” Tzilan del Bravo, San Felipe, Celestún. Según explica, la veda total implementada este año con acuerdo de los permisionarios facilitó la recuperación del producto. Pero esta se ve afectada por la pesca ilegal. “Todos los esfuerzos se van a la basura. Es muy grave”, dice.

Explica Contreras Avilés que el precio del pepino de mar se ha multiplicado por seis. Así que los furtivos encuentran una buena excusa para seguir actuando. El pescador considera que perseguir las lanchas sería un trabajo demasiado costoso. “Si hay 700 furtivos necesitarías una flota de 700 lanchas para perseguirles”, dice.

En su opinión, las autoridades deben actuar contra los empresarios que compran y distribuyen el producto. Dice el pescador que todo el mundo sabe quiénes son, que es “un secreto a voces”. Y, sin embargo, siguen impunes.

Contreras Avilés habla en nombre de cientos de pescadores que creen que la depredación puede terminar con su forma de vida. Dice haber hablado con toda autoridad que quiso escucharles. Pero que nadie hizo nada. Y advierte: “si no actúan ahora tendrán que hacerlo cuando haya 11,000 pescadores pobres sin trabajo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país superpoblado del Pacífico Sur que será inhabitable en menos de 15 años

El pequeño archipiélago en medio del Pacífico no es la única nación que podría desaparecer en las próximas décadas. Otros países como Maldivas y Tuvalu también están en peligro.
21 de enero, 2020
Comparte

Perdido en medio del océano Pacífico, las islas que conforman el archipiélago de Kiribati están en peligro de desaparecer debido a la subida del nivel del mar vinculada al cambio climático.

Este archipiélago, conformado por 33 islas de las cuales solamente 20 están habitadas, tiene una extensión de 811 kilómetros cuadrados, menor que la de ciudades como Londres o Ciudad de México.

Pero en algunas partes la densidad de su población es extrema. Como en el atolón de Tarawa, donde reside más de la mitad de los habitantes de esta nación.

No es solo uno de los países más pequeños y aislados del mundo, también uno de los vulnerables al aumento de las temperaturas.

De hecho, se espera que sus islas sean sepultadas por el océano dentro de 10 o 15 años, dejando sin hogar a las más de 100.000 personas que hacen vida en ellas.

El futuro incierto de sus habitantes ha hecho que muchos se pregunten qué pasará con todas estas personas una vez que el Pacífico haya reclamado sus hogares.

Durante años, las autoridades kiribatianas han estado alertando a líderes mundiales sobre la difícil situación de su nación, cuyos residentes pronto se verán obligados a abandonar su tierra natal.

Y según un estudio de la Environmental Justice Foundation (EJF) realizado en 2017, el cambio climático creará la mayor crisis de refugiados que haya visto el mundo en la próxima década.

Tarawa.

Getty Images
Tarawa, la capital, pasó de tener poco más de 1.600 habitantes en 1947 a más de 50.000 en la actualidad.

Refugiados climáticos

Kiribati depende económicamente de las exportaciones de copra y cocos, la pesca, la ayuda exterior y las remesas enviadas por sus trabajadores en el extranjero.

Debido a la precariedad de su economía, pero también a condiciones climáticas y ambientales, este pequeño país comparte los mismos problemas que muchas naciones en desarrollo, como dificultades para proporcionarles agua, comida y servicios a sus habitantes.

Esto ya ha hecho que ciudadanos kiribatianos generen solicitudes de asilo por motivos medioambientales en otros países.

Ioane Teitiota, un kiribatiano que pudo haberse convertido en el primer refugiado víctima del cambio climático en el mundo, emprendió durante cuatro años una batalla legal contra el gobierno de Nueva Zelanda tras solicitar refugio en ese país en 2013, alegando que su vida y la de su familia estaban en peligro.

Una vivienda en Kiribati parcialmente bajo el agua.

Getty Images
Estudios aseguran que el cambio climático podría crear la mayor crisis de refugiados que haya visto el mundo en la próxima década.

Pero las autoridades neozelandesas rechazaron su solicitud indicando que “el aumento del nivel del mar puede hacer que la república de Kiribati sea inhabitable en un plazo de 10 a 15 años, como lo señala (Teitiota), (pero) este tiempo podría permitirle a la República de Kiribati intervenir, con la asistencia de la comunidad internacional, para tomar medidas destinadas a proteger y, cuando sea necesario, reubicar a su población”.

En su discurso, Teitiota mencionó problemas como la sobrepoblación de Tarawa Sur -que ha hecho que la violencia y la inseguridad aumenten- además de la escasez de agua potable y la erosión,

Esto no evitó que el hombre fuera deportado de Nueva Zelanda en septiembre de 2015.

Panorámica de Kiribati.

Getty Images
Kiribati alberga la reserva marina más importante del Pacífico Sur.

Sobrepoblación

Tarawa Sur es la capital de Kiribati y su población pasó de poco más de 1.600 en 1947 a más de 50.000 en la actualidad, el éxodo de personas hacia esta localidad se ha debido principalmente a que otras islas de la nación se volvieron inhabitables por la subida del nivel del mar.

Esto la ha convertido en uno de los lugares más densamente poblados de la Tierra.

Si bien en Kiribati llueve frecuentemente, los tanques necesarios para recolectar agua de lluvia son escasos.

Y gran parte de la población local depende de acuíferos para beber agua y la existencia de estos también está en peligro.

“Si el agua de mar llegara a la cima, tendría un efecto inmediato y catastrófico, causando salinidad durante 15 meses a dos años; esto podría hacer que el agua no se pueda beber”, le explicó Peter Sinclair, asesor de recursos hídricos de la Comunidad del Pacífico a la BBC en 2014.

La deportación de Ioane Teitiota es ilegal para la ONU

Ioane Teitiota.

Getty Images
Ioane Teitiota pudo haberse convertido en el primer refugiado víctima del cambio climático en el mundo.

Pero en lo que fue una decisión histórica, el Comité de Derechos Humanos consideró ilegal que gobiernos devuelvan a personas a países donde, debido a los efectos del cambio climático, se exponen a factores que pueden poner en peligro sus vidas o puedan ser sometidas a un trato inhumano o degradante.

También sostuvo que “los efectos del cambio climático en estados receptores pueden exponer a las personas a una violación de sus derechos”.

Para Kate Schuetze, investigadora sobre Oceanía de la organización Amnistía Internacional, la decisión “sienta un precedente global“,

“El mensaje es claro: no es preciso esperar a que los Estados insulares del Pacífico desaparezcan bajo las aguas para comenzar a cumplir con la obligación de proteger el derecho a la vida”, explica.

Otras naciones también están en peligro

Esta resolución del comité sugiere que las futuras denuncias podrían prosperar cuando haya suficiente evidencia de que los efectos del cambio climático en los países afectados pueden “exponer a las personas a una violación de sus derechos”.

Maldivas.

Getty Images
Otras naciones como Maldivas también están en peligro de volverse inhabitables.

Estados como Kiribati y Tuvalu solo están a un par de metros sobre el nivel del mar, por lo que Schuetze cree que su población “está expuesta a graves impactos climáticos, como el acceso limitado a tierras habitables, agua potable y medios de subsistencia”.

Por tal razón, según ella, los gobiernos deben tener en cuenta esta peligrosa realidad y la amenaza inminente que el calentamiento del planeta supone para las vidas y los medios de subsistencia de los pueblos del Pacífico”.

Kiribati también alberga la reserva marina más importante del Pacífico Sur.

Pero la decoloración severa y frecuente de sus corales debido al calentamiento global en los océanos dificulta la reproducción de los arrecifes en la zona, lo que empeora aún más los peligros del aumento del nivel del mar.

Aunque las islas del Pacífico se encuentran entre los emisores más pequeños de gases de efecto invernadero, sufren desproporcionadamente las consecuencias del cambio climático.

Y la falta de acción de varios países de participar en debates ambientales podría dar paso a que no solo Kiribati desaparezca, sino otras naciones como Maldivas y Tuvalu.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=uYILcPTz17E

https://www.youtube.com/watch?v=0tymIOx-Fv8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts