close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capitol Ministries

EU financia a grupos religiosos con intereses políticos en seis países latinos, incluido México

Desde 2017, Capitol Ministries, un movimiento religioso y con influencia política en Estados Unidos, ha logrado abrir sedes en distintos países de América Latina, pese a que viola los principios de separación de Estado e Iglesia de la Constitución estadounidense.
Capitol Ministries
Por Andrea DiP y Natalia Viana / Agência Pública
28 de septiembre, 2019
Comparte

Traducción de Diajanida Hernández

“Ese estudio no es sobre si Dios acepta o no una guerra. Él acepta”, anuncia el pastor estadounidense Ralph Drollinger, en uno de sus estudios bíblicos semanales, con una voz emotiva aunque pausada, calculada para que los visitantes de su sitio sigan su razonamiento. En seguida, explica que la frase bíblica “bienaventurados los que trabajan por la paz porque serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5:9) dice solo respecto a “cómo los fieles deben llevar sus vida personales”.

Publicado en mayo de 2018, aquel “estudio bíblico” tenía razón de ser, según el propio pastor para ayudar a los miembros del gobierno estadounidense a reflexionar sobre “la amenaza de guerra con Siria, Irán y Corea del Norte” ―movimientos iniciados por el presidente estadounidense Donald Trump― y convencerlos de que ir a la guerra está bendecido por la propia Biblia. Días después, Drollinger sería todavía más explícito en su prédica, al pedir que “usted, como servidor público, ayude a reducir la tendencia antibíblica secular en dirección al pacifismo y no intervencionismo, ¡eso va a llevar a un creciente caos global!”.

No fue la primera vez ni sería la última en que el fundador del ministerio evangélico Capitol Ministries encontraría en la Biblia una justificación para las acciones más radicales del gobierno de Trump. Al final, el objetivo de la iglesia fundada por Drollinger es básicamente “convertir” políticos y servidores públicos a una visión cristiana evangélica de la política que se casa perfectamente con la visión de la ultraderecha estadounidense. “Sin esa orientación, es mucho más difícil llegar a políticas públicas que satisfagan a Dios y sean beneficiosas al progreso de la nación”, resume Drollinger en uno de los estudios en su sitio.

Mientras el presidente estadounidense niega los acuerdos sobre el calentamiento global ―y cuestiona abiertamente si de hecho existe―, Drollinger rechaza en otro estudio bíblico que el hombre pueda impactar en el medio ambiente. “Todos deben estar seguros sobre la habilidad y voluntad de Él de sustentar el ecosistema de nuestro mundo”, dice, concluyendo con voz exaltada: “¡Qué verdades gloriosas Dios nos dio! Son una bofetada a los teóricos de moda que intentan asustarnos con el calentamiento global”.

Y si alguien cuestiona si la mayor promesa de Trump ―construir un muro en la frontera con México para evitar la entrada de inmigrantes y refugiados― puede convivir con el principio cristiano de la compasión, él tiene una respuesta lista: “Se comprende del Génesis 11 que las naciones, por los designios de Dios, deben tener diferentes lenguas, culturas y fronteras”, razona. “Las leyes migratorias de cada nación deben estar basadas en la Biblia y ser estrictamente aplicadas ―con la absoluta confianza y garantía de que Dios aprueba tales acciones”. Quien lo garantiza es el pastor.

El Capitol Ministries ―nombre que significa “Ministerio del Capitolio”, símbolo del congreso estadounidense― fue fundado por el exjugador de básquet Ralph Drollinger en 1996, para “crear discípulos de Jesucristo en la arena política por todo el mundo”. La idea del pastor era llevar a la política su trabajo anterior, enfocado en evangelizar atletas.

Pero fue en 2017 que Drollinger dio su salto al primer plano de la política mundial, cuando fundó el primer grupo de estudios dedicado solo a miembros del gobierno de Donald Trump. El encuentro semanal, en un lugar no revelado, reúne a 10 miembros del alto escalafón del gobierno, incluyendo al vicepresidente, Mike Pence, y al secretario de Estado, Mike Pompeo, que dirige la política exterior; el exdirector de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt, que articuló la salida de los Estados Unidos del Acuerdo de París, también llegó a participar.

Las prédicas de Drollinger tienen efecto práctico en un gobierno que más de una vez reconoció haber sido electo gracias al voto evangélico. En el pasado, uno de sus sermones fue usado por el exprocurador general Jeff Sessions para justificar la detención de miles de niños inmigrantes en pésimas condiciones en la frontera con México. “Yo les citaría al apóstol Pablo y su orden clara y sabia en Romanos 13, para obedecer las leyes del gobierno porque Dios ordenó al gobierno para sus propósitos”, dijo Sessions, invocando la Biblia, y no a la legislación estadounidense, como respuesta.

Mientras la prensa estadounidense reaccionaba impactada, Drollinger insistió en exponer sus huellas detrás de la declaración, “yo tuve la honra de enseñarle sobre ese asunto y muchos otros”, dijo. La frase, de hecho, es una repetición del manual básico de Drollinger, y Sessions, cuando estaba en el gobierno, realmente frecuentaba sus estudios bíblicos.

En busca de Bolsonaro, Capitol llega a Brasil

Financiado por el vicepresidente Mike Pence y por el secretario de Estado Mike Pompeo, según afirmó el propio Drollinger en su sitio, el Capitol Ministries también se vale de la influencia del gobierno estadounidense para cumplir su misión “divina”: dominar el mundo. Desde el año pasado, abrió capítulos en cinco países latinoamericanos ―México, Honduras, Paraguay, Costa Rica y Uruguay―. Anunció que abrirá en otros dos ―Nicaragua y Panamá― y acaba de aterrizar en Brasil, con lanzamiento oficial programado para la segunda quincena de agosto en el Senado Federal.

El pastor de la Iglesia Bautista, Raul José Ferreira Jr., que será el responsable de conducir los estudios bíblicos en el Senado y en la Cámara de Diputados, dice que, “si Dios lo permite”, va a guiar también estudios bíblicos en la Casa Civil junto al presidente Jair Bolsonaro y sus ministros. “Nosotros estamos realmente trabajando firme para que pueda haber al menos un encuentro del pastor Drollinger con el presidente Bolsonaro ahora en agosto, para que a partir de ahí podamos desarrollar un trabajo. Pero, aunque el presidente no esté entre ellos, nosotros vamos a intentar construir un trabajo dentro de la Casa Civil, junto a los ministros directamente ligados al palacio”, dice.

“Nuestra idea es llegar al nivel de Presidencia de la República y ministros, primer escalón. Nosotros tenemos un eslogan que es ‘first the firsts’, o sea, primero los primeros. A través de esas personas con relevancia nosotros podemos cambiar el destino de nuestra nación”, dice el pastor Ferreira Jr., que, nominado por el director regional en Brasil, pasó por una semana de entrenamiento en Seattle con Ralph Drollinger y su equipo.

Las aspiraciones de Capitol Ministries en Brasil son ambiciosas: conducir, a puertas cerradas en las oficinas, reuniones bíblicas individuales con parlamentarios, especialmente con los no convertidos, más allá de reuniones colectivas semanales ―e incluso garantizar que cada parlamentario del Congreso Nacional reciba los estudios impresos, por correo electrónico y por mensaje al celular. “Nuestro objetivo es reconstruir la nación a partir de valores cristianos que son forjados a través del estudio de la palabra”, define Ferreira Jr.

El director del ministerio en Brasil y pastor de la Iglesia Bautista, Giovaldo Freitas, señala para la Agência Pública que existe una distinción entre el trabajo de Capitol Ministries y el del Frente Parlamentario Evangélico, compuesto por políticos de diferentes partidos que actúan de forma organizada en la Cámara de Diputados y en el Senado, principalmente en relación con las pautas morales. “Nuestro objetivo allá adentro no son los evangélicos. Los estudios bíblicos son para quien no tiene una relación con la iglesia, con Dios. Es de evangelización, caminar juntos, orar. Ahí, si por ventura algunos reconocen a Cristo como su Señor y salvador, ellos podrán venir a ser parte del FPE ”, dice, a pesar de reconocer que la colaboración con parlamentarios evangélicos es fundamental y que los primeros estudios bíblicos serán conducidos en oficinas de diputados y senadores del Frente.

Lazos religiosos, frutos políticos

Las negociaciones para la llegada de Capitol Ministries al Brasil comenzaron en 2017, como explicó Giovaldo. En aquel año, el pastor era parte de Global Leadership Summit, una organización evangélica estadounidense que realiza grandes eventos de capacitación para líderes empresariales en todo el mundo. En uno de los eventos del grupo en Chicago, el pastor fue invitado por el coordinador de Capitol Ministries en América Latina a participar de la organización de la venida del ministerio a Brasil.

Giovaldo pasó entonces por el entrenamiento de Drollinger en Washington con personas de todo el mundo: “Había varias personas de América Latina, algunas del Caribe, de Europa, gente de Asia… Gente de Argentina, Paraguay, Uruguay, Ecuador, Colombia, Bermudas, Bahamas, Guatemala, Honduras, Costa Rica, México, Holanda, Rumania, Rusia…”, recuerda. Y agrega: “En esa reunión había ocho senadores y dos diputados ”. El pastor no quiso revelar los nombres de los políticos estadounidenses presentes, pero dijo que también hubo, para la ocasión, un panel con la presencia de tres secretarios de Trump: la secretaria de educación, Betsy DeVos, el secretario de Energía, Rick Perry, y el de Agricultura, Sonny Perdue.

Según él, los lazos religiosos han dado sus frutos políticos: “Inclusive, ese secretario de Energía ha mantenido conversaciones con nuestro ministro de Minas y Energía exactamente por la llegada de Capitol Ministries”, revela.

Desde entonces, el pastor describe que varias negociaciones sucedieron en el Congreso brasileño, además de reuniones con embajadores de Itamaraty y con el jefe de gabinete del entonces presidente Michel Temer, “para decidir algunas cosas” sobre el lanzamiento en Brasil, según Giovaldo.

Aunque diga que la intención del ministerio no es “levantar banderas”, el pastor admite que existe una aproximación natural con los partidos más a la derecha. El nuevo gobierno es, para él, el escenario ideal para la llegada de Capitol Ministries al país.

Según la profesora de Derecho y directora del Centro Jurídico sobre Género y Sexualidad en la Universidad de Columbia, Katherine Franke, la exportación de misiones fundamentalistas de los Estados Unidos para América Latina, con la bendición del gobierno federal, viola los principios de separación de Estado e Iglesia determinada por la Constitución de los Estados Unidos. “El gobierno está promoviendo la religión como un proyecto oficial del gobierno y eso claramente viola una de las cláusulas. Todavía más, el gobierno está promoviendo una visión particular de la religión, sin hacerlo imparcialmente. Y ese es un segundo tipo de violación”, dice la especialista a la coalición de medios que forman parte del proyecto “Transnacionales de la Fe”.

En América Latina

Drollinger niega que su organización haga lobby, reconociendo apenas que su objetivo es convertir políticos para Cristo. Pero el Capitol Ministries llegó a Honduras por las manos del propio vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence. En junio de 2018, cuando el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, hacía una visita oficial a Washington, Mike Pence y el secretario de Estado, Mike Pompeo, le sugirieron que iniciase un capítulo de Capitol Ministries en la presidencia y en su congreso.

En 2017, Drollinger reclutó a Oscar Zamora, un pastor peruano que estudió Teología en el West Coast Christian College, en California. Desde entonces, Zamora viaja por el continente negociando la apertura de ministerios en los parlamentos de la región, manteniendo un perfil discreto y evitando dar entrevistas. Los pastores, como sucedió con Giovaldo, son reclutados en el Global Leadership Summit, programa que él lidera en América del Sur. Tres de los pastores de Drollinger afirmaron a las reporteras que las reuniones son financiadas con recursos estadounidenses.

En marzo de este año, Ralph Drollinger y su esposa fueron hasta Costa Rica para reunirse con un grupo de congresistas en un desayuno convocado bajo el lema “Reconstruyendo una Nación” ―nombre del libro de su autoría― en el hotel Radisson, en un elegante barrio de la capital.

“Quiero decirles que el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo me pidieron que los saludara. Esos dos hombres aman a Jesucristo con todo su corazón y ellos están impactando, literalmente, al mundo entero”, dijo Drollinger en el evento. Y previó: “Si usted conquista líderes políticos para Cristo, va a tener conquistas residuales para su país; va a tener efectos enormes, muy positivos sobre la dirección que tomará Costa Rica”.

Pero no es solo a gobiernos orgullosamente de derecha que Capitol Ministries se ha aproximado. Durante las conmemoraciones de los 40 años de la Revolución Sandinista en Nicaragua, lideradas con pompa por Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, en medio de una crisis política que mató más de 300 personas, llevó más de 500 manifestantes a la cárcel y a miles a exiliarse, Ralph Drollinger estaba allá.

Según una nota de prensa, fue el propio Ortega quien invitó a Capitol Ministries a abrir el ministerio en el país. La guerra contra la Iglesia Católica liderada por el gobierno de Ortega, uno de los puntos sensibles para la reelección en 2021, ciertamente entra en esa cuenta. En el evento, Ortega declaró: “Sabemos que, si las personas a quien Dios confió el destino de la nación nacieran de nuevo, nuestros diputados legislarían de acuerdo con la Biblia”.

Y fue así que, delante de miles de personas, Drollinger resaltó los valores cristianos del país y agradeció la oportunidad ofrecida por el gobierno de Ortega. “Oro por su nación, oro por usted, oro por los líderes del gobierno para que todos podamos reflejar los valores de Cristo todos los días”, dijo Drollinger, según el periódico oficialista La Voz del Sandinismo.

Este reportaje es parte del proyecto “Transnacionales de la Fe”, una colaboración de 16 medioa latinoamericanos, bajo el liderazgo de Columbia Journalism Investigations de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia (Estados Unidos). Los colaboradores latinoamericanos son: Agência Pública (Brasil); El País (Uruguay); CIPER (Chile); El Surtidor (Paraguay); La República (Perú); Armando.info (Venezuela); El Tiempo (Colombia); La Voz de Guanacaste y Semanario Universidad (Costa Rica); El Faro (El Salvador); Nómada y Plaza Pública (Guatemala); Contracorriente (Honduras); Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (México); Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP); y Univisión (Estados Unidos).

Reportaje originalmente publicado en Agência Pública.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Protestas en Chile: 4 claves para entender la furia y el estallido social en el país sudamericano

La desigualdad social, la tardía respuesta del gobierno ante las movilizaciones, las expectativas no cumplidas y el rol de los estudiantes explican parte de lo que está ocurriendo hoy en el país sudamericano.
Getty Images
20 de octubre, 2019
Comparte

El despliegue de militares armados y de dispositivos de la policía uniformada no ha logrado frenar la furia de los centenares de manifestantes que tiene a varias ciudades de Chile sumidas en un verdadero caos.

La crisis se desató cuando, por recomendación de un panel de expertos del Transporte Público, el gobierno del presidente Sebastián Piñera decidió subir el precio del pasaje del Metro en $30 pesos, llegando a un máximo de US$1.17.

A modo de protesta, estudiantes comenzaron a realizar “evasiones masivas” en el metro, levantando torniquetes para ingresar a los andenes sin pagar.

La situación fue agravándose a partir del viernes cuando la violencia se tomó las calles de la capital chilena, Santiago, con quema de diversas estaciones de metro y buses, saqueo de supermercados y ataques a cientos de instalaciones públicas.

El gobierno, entonces, decretó estado de emergencia, lo que significó el despliegue de los militares quienes, además, ordenaron toque de queda.

Ejército chileno

Getty Images
La irrupción del ejército en las calles agravó las manifestaciones.

El presidente Piñera se vio forzado a ceder y anunció, en la noche del sábado, la suspensión del alza en la tarifa del metro afirmando que había escuchado “con humildad la voz de la gente”.

Sin embargo, lo cierto es que ninguna de estas medidas y anuncios ha logrado atenuar la furia de los chilenos.

Hoy, ciudades como Santiago, Valparaíso y Concepción amanecieron con graves daños en edificios y espacios públicos, además de paros en puertos y cortes de carretera.

Edificios dañados en Chile.

Getty Images
Los edificios de varias ciudades amanecieron el domingo con graves daños.

El “milagro económico” de este país, acuñado por el economista estadounidense Milton Friedman durante el gobierno militar, parece haber ignorado las demandas de una sociedad que dice sentirse abusada.

¿A qué se debe esta violencia y que hay detrás de lo que está pasando en Chile?

Aquí exponemos cuatro claves que te ayudarán a entender el conflicto:

1. ¿Qué tan desigual es Chile?

Políticos y expertos han afirmado que el alza de la tarifa del metro es solo la “punta del iceberg” de los problemas que están aquejando a los chilenos.

La palabra “desigualdad” se ha apoderado del debate en estos últimos días, con cientos de manifestantes insistiendo que la brecha social en el país sudamericano es desmedida.

Según reveló la última edición del informe Panorama Social de América Latina elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 1% más adinerado del país se quedó con el 26.5% de la riqueza en 2017, mientras que el 50% de los hogares de menores ingresos accedió solo al 2.1% de la riqueza neta del país.

Por otra parte, el sueldo mínimo en Chile es de $301,000 (US$ 423) mientras que, según el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile, la mitad de los trabajadores en ese país recibe un sueldo igual o inferior a $400,000 (US$562) al mes.

Con este salario, los protestantes alegan que un alza en el pasaje del metro es inconcebible.

Más aún si se considera que el transporte público en Chile es uno de los más caros en función al ingreso medio. Así lo determinó un reciente estudio de la Universidad Diego Portales, de un total de 56 países alrededor del mundo, Chile es el noveno más caro.

Estación de metro dañada en Santiago de Chile.

Getty Images
Algunas estaciones de metro quedaron muy afectadas durante las protestas.

Así, hay familias de bajos recursos que pueden gastar casi un 30% de su sueldo en transportarse, mientras que dentro del nivel socioeconómico más rico, el porcentaje de gasto puede ser menos de un 2%.

De esa manera, la sensación entre los ciudadanos chilenos es que no ha habido respuesta de los gobiernos de turno a una problemática que se arrastra hace décadas.

Cristóbal Bellolio, académico de la Universidad Adolfo Ibáñez, asegura a BBC Mundo que “este es ciertamente un problema estructural del sistema socioeconómico chileno. No es un misterio que Chile es un país muy desigual a pesar de que hay mucho menos pobreza que antes”.

“La situación de aquellos que salen de la pobreza sigue siendo muy vulnerable y se percibe que hay una clase de ricos que tiene todas las herramientas para saltarse las reglas”, agrega.

Para Bellolio, el alza en el pasaje del metro finalmente se suma al incremento en el costo de la luz, del agua y a la crisis en el sistema público de salud. También tiene que ver con las pensiones: hace bastantes años que Chile está discutiendo una reforma al sistema de pensiones privado que, para muchos, tiene importantes deficiencias.

En la foto, dos cajeros destrozados.

Getty Images
El anuncio del alza de los precios del metro se unió al incremento de otros costos. En la foto, dos cajeros destrozados en una estación de metro.

“Es un cóctel que no provee de esperanzas de que vayan a ver tiempos mejores, que es justamente la promesa del gobierno de Piñera. Por el contrario, creo que la gente percibe que los tiempos son peores”, dice.

Una opinión similar tiene Claudio Fuentes, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Diego Portales.

“Hubo un gran crecimiento de la clase media pero es una clase media precarizada, que tiene bajas pensiones, altos niveles de deuda, que vive mucho del crédito y que tiene sueldos muy bajos. Es una situación donde el día a día es precario, que vive con incertidumbre”, dice a BBC Mundo.

2. ¿Qué responsabilidad tiene el gobierno de Sebastián Piñera en todo esto?

Tanto la oposición política al gobierno de Sebastián Piñera como algunos de sus propios partidarios han coincidido en que la actual administración reaccionó tardíamente a las manifestaciones.

Se ha dicho que no hubo explicaciones claras sobre el alza de la tarifa y que se demostró una “falta de empatía” con los problemas de la gente. De hecho, ante las primeras protestas, ministros del gobierno de Piñera sugirieron tomar el metro más temprano, a las 7 de la mañana, para evitar pagar el alza, lo que ha sido blanco de críticas.

Sebatián Piñera, presidente de Chile.

Getty Images
Algunos piensan que el presidente Piñera tardó en reaccionar a las manifestaciones.

Además, se ha cuestionado que las autoridades se limitaron a amenazar con la Ley de Seguridad del Estado, sin abordar el fondo del petitorio, y calificando a los manifestantes de “delincuentes” en repetidas ocasiones.

“Fue una protesta lenta, que subió en intensidad gradualmente, con muchos momentos para reaccionar. Pero no hubo más que dos respuestas: la tecnocracia y la represión. El panel de expertos define la tarifa, las Fuerzas Especiales la hacen cumplir. Planillas Excel y lumas (palos), mientras la política permanece ciega, sorda y muda”, dice el periodista chileno Daniel Matamala en una columna a La Tercera.

En particular, el presidente Piñera ha sido fuertemente cuestionado luego de que el viernes —mientras se incendiaban varias estaciones de metro— se le vio cenando en un restaurante de Vitacura (una de las comunas más ricas de Santiago), donde le estaba celebrando el cumpleaños a uno de sus nietos.

Así, los líderes de coaliciones políticas de oposición, como el Frente Amplio, han salido a criticar al mandatario y sus ministros.

Joven manifestante detenido por las fuerzas militares.

Getty Images
Desde el gobierno “no hubo más que dos respuestas: la tecnocracia y la represión”.

“Gobierno insiste concentrar su discurso en criticar la violencia, pero con sus acciones hasta ahora solo ha contribuido a ella. Indolencia (“levántense más temprano”), incomprensión (“escolares no tienen motivos para protestar”) y represión (militares en la calle). Así no!”, dijo el diputado Gabriel Boric a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte, la ex candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, indicó: “Solo queda pensar qué distinto sería Chile si los gobiernos escucharan antes a la gente”.

Incluso, un ex ministro del primer gobierno de Piñera, Harald Beyer, señaló a La Tercera que este episodio “demostró la falta de habilidad y destrezas que ha exhibido el Gobierno para enfrentar situaciones como ésta”.

De todas maneras, la oposición tampoco se ha librado de las críticas: también se ha dicho que reaccionaron tarde y que no han hecho nada para mejorar la calidad de vida de los chilenos, además de apoyar la violencia en estas manifestaciones.

“La oposición cometió un gran error: validó la violencia. Ellos no lo han dicho explícitamente pero se desgastaron en contextualizar la violencia como parte del descontento. Y en ese sentido, el partido comunista y el Frente Amplio han remado para el otro lado y han azuzado el fuego”, dice Cristóbal Bellolio.

3. ¿Cómo influyen las expectativas de una mejora social en el malestar de la gente?

Hace años que la clase política chilena viene prometiendo mejoras en la calidad de vida de la gente en Chile. Se han anunciado reformas educacionales, constitucionales, tributarias y a la salud pero muchas de ellas no han logrado cumplir con las expectativas de la sociedad.

El descontento social, entonces, se ha traducido en este estallido que está terminando con la destrucción de un centenar de espacios públicos en distintas ciudades de Chile.

Coche destrozado en la ciudad de Valparaíso.

Getty Images
El descontento social se ha traducido en la destrucción de varios espacios públicos.

Las expectativas generadas por los dos gobiernos de Michelle Bachelet (del 2006 al 2010, y luego del 2014 al 2018), y luego por los de Sebastián Piñera (quien también lideró el país en un período anterior, entre 2010 y 2014), son una causa importante que puede explicar esta “furia”.

Si Bachelet 1 y Piñera 1 fueron símbolos de cambio (la igualdad de géneros, la alternancia en el poder), Bachelet 2 y Piñera 2 agotaron el stock de esperanzas. Enterrada la retroexcavadora y sepultados los tiempos mejores, hace tiempo se incuba el ruido sordo de la falta de un proyecto país, de un camino al desarrollo, de una meta compartida que dé sentido a las penurias cotidianas”, dice Matamala.

Además, es importante recordar que Piñera ha sido reconocido por su capacidad para generar empleos y mejorar la economía. Durante su primer gobierno, de hecho, ése fue su gran logro.

Esta vez, la gente esperaba lo mismo y, hasta el momento, la realidad económica ha estado por debajo de las expectativas que tenía la sociedad chilena.

Michelle Bachelet.

Getty Images
Tanto los gobiernos de Piñera como el de Bachelet generaron expectativas que han agravado el descontento.

“Aquí habían dos promesas: el mejoramiento económico y la paz ciudadana. Esas eran las claves de este gobierno”, explica Claudio Fuentes.

El académico agrega que “el crecimiento económico ha sido menor, les ha costado mucho. Y en seguridad ciudadana, acaba de salir un informe que muestra un incremento de la percepción de inseguridad en la población. Todo esto afecta este clima de no cumplimiento“.

4. ¿Cuál es el rol de los estudiantes en las movilizaciones?

Las protestas y manifestaciones han sido lideradas, principalmente, por estudiantes.

La primera “evasión masiva” fue el lunes 7 de octubre, liderada por estudiantes de liceos emblemáticos, principalmente del Instituto Nacional. Este establecimiento fundado en 1813 ha protagonizado violentas protestas en los últimos meses.

Las quejas tienen que ver con la “falta de recursos” en la educación chilena y la falta de cuidado en las aulas de clases.

Según asegura el rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, en el diario El Mercurio, los desmanes ocurridos en los últimos días en Chile son resultado, en parte, a la aparición de una nueva generación “que se manifiesta cada vez con mayor intensidad”.

“No es casualidad que todas esas formas de protesta violenta sean protagonizadas por jóvenes”, agrega.

Estudiantes protestan en Chile.

Getty Images
Los estudiantes, por lo general, lideran este tipo de manifestaciones.

Una de las manifestaciones más importantes en Chile desde el retorno a la democracia también fue liderada por estudiantes. La llamada “revolución pinguina”, ocurrida en 2006, generó un importante precedente respecto a la demanda social de mejorar la educación en el país sudamericano.

Luego, en 2011, esta petición se incrementó con un movimiento estudiantil que también provocó grandes manifestaciones y que tuvo al primer gobierno de Sebastián Piñera en jaque.

Y aunque no se sabe cuál será la verdadera dimensión de estas últimas manifestaciones, sí está claro que las últimas 36 horas han sido de las más violentas que ha vivido Chile en décadas.

Hace solo unas semanas, y tras las crisis en Perú y Ecuador, se decía que este país sudamericano era un “oasis” dentro de América Latina.

Hoy, la situación ha cambiado abruptamente y nadie sabe si la “furia” va a detenerse.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kGxskMQ5l3E

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.