"Sí se pudo" y "No estás solo", los mensajes para AMLO desde el Zócalo en su primer grito
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

"Sí se pudo" y "No estás solo", los mensajes para AMLO desde el Zócalo en su primer grito

130 mil personas llenaron el Zócalo, según cifras oficiales. Todos esperaban ver al presidente, pues confían que él logrará un cambio en el país.
Carlo Echegoyen
16 de septiembre, 2019
Comparte

“Todos venimos por nuestro gusto. Yo vengo con mi familia. Venimos por nuestra voluntad para López Obrador y estamos bien contentos”. Guadalupe Escalante trabaja como costurera y no necesita que nadie le pregunte para clamar que eso de los acarreados es cosa del pasado.

Faltan unos minutos para las 23.00 horas, momento en que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, lanzará su primer Grito de Independencia, y en el acceso al Zócalo a través de la avenida 20 de noviembre no cabe un alfiler. Toda la plaza está a rebosar. Y todavía hay gente tras los cordones policiales que controlan los accesos. En total, 130,000 asistentes, según datos de la secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México.grito_independencia_zocalo

El primer grito de la etapa de López Obrador al frente del gobierno de México fue el termómetro, 10 meses y medio después de tomar posesión, de su popularidad. Nada que ver con los chiflidos y las mantas de enfado del sexenio anterior, el de Enrique Peña Nieto, tampoco se vieron camiones provenientes de otros estados o pagados por instituciones o gobiernos municipales.

“El año pasado estaban con su pulsera, su torta y su atole. Yo jamás me paré aquí por ese”, dice Escalante. En su opinión, el nuevo ejecutivo ya ha traído cambios, especialmente en la lucha contra la corrupción.

Lee: El águila real, el símbolo nacional que está en peligro de extinción

Si el Grito de 2018 fue la despedida de Peña Nieto y sus “invitados especiales”, el de 2019 supone una exhibición de apoyo popular de López Obrador. Un año antes se escuchaban los reclamos al mandatario saliente. Ahora, el nuevo presidente fue recibido con un “no estás solo”.

grito_independencia_zocalo

Lo resume Francisco Rivera, de 47 años y de Ciudad de México. “Vengo a ver el cambio con un gobierno diferente. “En diez meses ha cambiado, poco a poco, porque no vas a cambiar el mundo en unos días”, asegura el hombre, que luce una playera del movimiento “yo soy 132”.

Desde primera hora de la tarde el Zócalo comenzó a llenarse. A falta de una hora para que López Obrador asomase por el balcón del Palacio Nacional para lanzar sus 20 “vivas” ya era difícil caminar por el interior de la plaza.

Había quien trataba de ganar unos metros vociferando “cuidado niño” mientras el vástago se tambaleaba, aterrorizado, sobre sus hombros. También quien se rendía ante el gentío y abandonaba la plaza antes de que el presidente hiciese acto de presencia. En general, nadie hacía nada porque los cuerpos estaban tan apretados que moverse unos centímetros podía desencadenar una reacción en cadena de consecuencias impredecibles.

A diferencia de años anteriores no se instalaron detectores de metal en los accesos. Sí que había tres filtros policiales. Los agentes vigilaban que no se introdujese pirotecnia.

Esperando la salida de López Obrador se encontraba Anayeli Peña, de 26 años. “Se ve que es algo diferente y veamos cómo va este sexenio con el nuevo presidente. Este año hay más ambiente, la gente vuelve a apoyar al presidente”, dijo.

grito_independencia_zocalo

De todas las razones por las que alguien pudo desplazarse al Zócalo para presenciar el Grito de Independencia es posible que la de Luis Gaspar ‘Chino’ Valeriano sea una de las más inapelables. Su hija Mía Naomí, que estudia el quinto año en la primaria Maestro Arqueles Vela Salvatierra había recibido el encargo de sus maestros de ver algo representativo de las fiestas patrias. Así que la familia se desplazó hasta las inmediaciones del Palacio Nacional.

Valeriano remarcaba la importancia de conmemorar la independencia y la vida de “héroes que nos dieron patria, como Morelos”. El hombre, que trabaja en diversos tianguis en Ciudad de México, reconocía que la situación de México no es buena. Es originario de Guerrero y todavía recuerda los tiempos en los que “se podía caminar por la noche y seguro”.

“Este es el primer año del presidente, esperamos que cumpla lo que prometió en campaña”, dijo.

Junto a ellos se encontraba Jesús Sánchez, un hombre que había acudido con su esposa y su hijo Jesús. El padre, con una máscara de López Obrador. El hijo, con la de Peña Nieto. “Lo llevo para hacer la broma”, decía.

“Venimos todos los años, pero este especial porque venimos con nuestro presidente. El año pasado vino mucha gente acarreada del Estado de México. Ahora no hay camiones foráneos alrededor del Zócalo. La gente vino por su propio pie. Está convencida de que es un cambio el que estamos provocando”, dijo Sánchez.

grito_independencia_zocalo

Entre tanto fervor lopezobradorista resultaba complicado encontrar alguien que no expresara su adhesión por el mandatario. Javier Valencia, trabajador en un banco, es uno de ellos. “Esto es parte del nacionalismo. No soy seguidor de Andrés Manuel, pero me gusta venir todos los 15 de septiembre”, dijo. “Es la primera vez que veo esto lleno. Hay mucha ilusión, yo creo que la gente está hipnotizada”, añadió, entre risas.

El tema de los acarreados, o la falta de ellos, estaba en boca de todos. Por ejemplo, Ricardo Zúñiga, que acudió al acto con un cartel reivindicando el “buen gobierno”, remarcaba que los asistentes al grito eran “pura gente con convicción”. Él acudió al Zócalo “para celebrar con el presidente el primer grito después de años de no haber celebración”.

Los acarreados han formado parte del paisaje del grito durante los últimos años. Así que las redes sociales los echaban en falta. De repente, alguien decía que había autobuses tras la catedral. Pero allí lo único que había era el transporte de la banda filarmónica del CECAM, de Santa María Tlahuitoltepec, en Oaxaca. O el servicio para los invitados de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Más tarde, en las inmediaciones del Palacio de Bellas Artes, sí que aparecían un par de autobuses.

El primero, financiado por el ayuntamiento de Comitán, en Chiapas, según señalaba su coordinador, Heriberto Jiménez, que se identificó como trabajador municipal. “Nada más sé que nos donaron el camión”, dijo.

El segundo, trabajadores del ayuntamiento de Tapachula con algunos familiares. Como Ariel de Jesús, que acompañaba en el viaje a su mamá, empleada en el consistorio. Todos aseguraron haber participado de forma voluntaria. “El que quería se apuntaba y el que no, no”, dijo De Jesús.

Dos autobuses (y un tercero procedente de Puerto de Veracruz) es cantidad suficiente para descartar el acarreo. Después de años en los que el grito se convirtió en escenario de disputa entre partidarios y detractores del gobierno, el Zócalo atestiguó que el contexto ha cambiado: López Obrador goza de un gran crédito. Tiene casi todo un sexenio por delante.

grito_independencia_zocalo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

WhatsApp, Signal y Telegram: en qué se diferencian y cuál ofrece más privacidad

A simple vista pueden parecer muy similares, pero tienen algunas diferencias importantes. Las aplicaciones recopilan diferentes cantidades de datos de sus usuarios y tienen distintos métodos para proteger los mensajes.
14 de enero, 2021
Comparte

Mientras Signal y Telegram registran cifras récord de usuarios nuevos, WhatsApp se encuentra en el centro de la crítica por el cambio de sus términos de uso y privacidad.

La aplicación de mensajería anunció la semana pasada que compartirá diferentes datos de sus usuarios con su empresa matriz Facebook, y que esta podrá hacer lo propio con sus plataformas Instagram y Messenger.

En medio de los cuestionamientos, WhatsApp sostiene que sus nuevas condiciones, que deberán ser aceptadas por los que la usan hasta el 8 de febrero, fueron malinterpretadas.

“Queremos aclarar que la actualización de la política no afecta de ninguna manera la privacidad de los mensajes que los usuarios comparten con sus amigos y familiares”, señaló la plataforma en un comunicado emitido el lunes.

Añade que algunos de los cuestionamientos realizados son “rumores”.

Pese a esos argumentos, el largo debate respecto a qué servicio de mensajería instantánea es más seguro, se reavivó desde el cambio en WhatsApp.

Y aunque pueden parecer similares a simple vista, las tres aplicaciones tienen algunas diferencias importantes que analizamos acá.

Los datos recopilados

Lo primero que hay que saber es que, entre las tres plataformas de mensajería de las que más se habla en los últimos días, existen niveles distintos de datos que son recopilados.

Y es un asunto central porque esa es la información que WhatsApp puede compartir con Facebook y las otras aplicaciones que esa compañía posee.

WhatsApp y Facebook

Getty Images
La controversia comenzó cuando WhatsApp anunció que compartiría sus datos con Facebook.

“WhatsApp posee muchos metadatos, que es la información que se obtiene de cualquier mensaje que enviamos, como la marca del teléfono, la hora del mensaje, tu ubicación y otros. Con ello puede saber mucho de sus usuarios”, explica Cristian León, responsable del programa de innovación de la organización civil Asuntos del Sur, con sede en Argentina.

El experto en derechos digitales le indica a BBC Mundo que esta aplicación de mensajería, que es la más popular en el mundo, tiene un código de programación cerrado y por ello tiene poca transparencia sobre lo que recopila.

En la página web de WhatsApp están detallados los datos que obtiene y la información que una persona le brinda al aceptar sus términos de uso. Además del nombre, número de teléfono y contactos, están detalles del uso de la plataforma (tiempo o rendimiento, por ejemplo), transacciones desde la aplicación, marca y modelo del dispositivo o tipo de conexión, entre otros.

Telegram y Signal, explican León, recopilan mucho menos datos.

La primera requiere de sus usuarios el número de teléfono, el nombre y la lista de contactos.

Por su parte Signal se limita a pedir el número de teléfono y añadir el nombre es opcional.

Las dos tienen códigos de programación abiertos, por lo que es posible escudriñar cuáles datos son obtenidos y qué se hace con ellos.

La gran preocupación: los mensajes

Desde que comenzó la expansión de las aplicaciones de mensajería móvil en todo el mundo, la gran pregunta fue y es por la seguridad de los mensajes que son intercambiados.

Candado

Getty Images
El cifrado de extremo a extremo es una especie de candado por el que solo el emisor y receptor del mensaje pueden acceder a él.

Las plataformas fueron evolucionando al respecto y desde hace unos años que Signal y WhatsApp establecieron el cifrado de extremo a extremo como función predeterminada para todas las conversaciones de sus usuarios.

Se trata de una especie de candado que solo el emisor y el receptor del mensaje pueden abrir.

En teoría, ni siquiera las aplicaciones en las que se realizó el intercambio pueden acceder a los contenidos de las charlas.

Ni WhatsApp ni Facebook pueden leer tus mensajes ni escuchar las llamadas que haces con tus amigos, familiares o compañeros en WhatsApp. Todo lo que compartan quedará entre ustedes”, aseguró la plataforma en su comunicado del lunes.

Telegram parece tener una desventaja en este aspecto dado que el cifrado de extremo a extremo solo se activa cuando se usa el modo “chat secreto”, pero las conversaciones regulares no cuentan con esa función.

Las tres ofrecen también una modalidad cada vez más utilizada conocida como “mensajes temporales” en la que texto, fotografías, ubicaciones o documentos compartidos en una conversación se autodestruyen después de un cierto tiempo.

La diferencia es que en WhatsApp los mensajes desaparecen en los siguientes siete días, mientras que en Signal y Telegram se puede configurar el tiempo para que no quede rastro de las interacciones a los pocos segundos.

Otra diferencia es que la aplicación que es propiedad de Facebook no posee la opción de bloqueo de capturas de pantalla para las conversaciones, mientras que sus competidoras sí la incluyen.

Los usos

Si bien es lógico que la mayoría se limita a usar estas aplicaciones para mantener contacto con sus conocidos, diferentes polémicas se han producido en los últimos años.

Por ejemplo, se descubrió que Telegram era utilizado como medio de difusión de propaganda de Estado Islámico.

Telegram con propaganda

Getty Images
Se descubrió que Telegram es usado por grupos de derecha en diferentes partes del mundo para difundir su propaganda.

El grupo extremista captaba reclutas desde allí y aprovechaba los chats grupales encriptados para mantener comunicaciones y difundir videos de sus acciones.

Y desde el año pasado se conoce que es una de las plataformas que los grupos de derecha estadounidenses utilizan para divulgar sus mensajes, aunque la mayoría de ellas usan otras aplicaciones que permiten interacciones anónimas para convocar a sus actividades o divulgar teorías de conspiración.

WhatsApp también tuvo problemas y en 2019 decidió eliminar cientos de miles de cuentas sospechosas de usar su servicio para difundir pornografía infantil.

La compañía mantiene una política de tolerancia cero a la explotación sexual de menores.

La aplicación, según diferentes análisis, fue señalada de ser, junto a Facebook, uno de los mayores canales de difusión de noticias falsas en tiempos electorales en países como Bolivia, Colombia o Estados Unidos.

Signal, que tiene menos usuarios que las dos anteriores, por ahora no fue señalada de ser usado como un canal para captar reclutas o difundir información mentirosa.

Sin embargo, sí se vio en medio de algunas controversias políticas como cuando se denunció que era la aplicación que el expresidente del gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, usaba para comunicarse con uno de sus aliados durante su intento de declarar la independencia de esa región.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fsGHArk1hUc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.