"Sí se pudo" y "No estás solo", los mensajes para AMLO desde el Zócalo en su primer grito
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

"Sí se pudo" y "No estás solo", los mensajes para AMLO desde el Zócalo en su primer grito

130 mil personas llenaron el Zócalo, según cifras oficiales. Todos esperaban ver al presidente, pues confían que él logrará un cambio en el país.
Carlo Echegoyen
16 de septiembre, 2019
Comparte

“Todos venimos por nuestro gusto. Yo vengo con mi familia. Venimos por nuestra voluntad para López Obrador y estamos bien contentos”. Guadalupe Escalante trabaja como costurera y no necesita que nadie le pregunte para clamar que eso de los acarreados es cosa del pasado.

Faltan unos minutos para las 23.00 horas, momento en que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, lanzará su primer Grito de Independencia, y en el acceso al Zócalo a través de la avenida 20 de noviembre no cabe un alfiler. Toda la plaza está a rebosar. Y todavía hay gente tras los cordones policiales que controlan los accesos. En total, 130,000 asistentes, según datos de la secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México.grito_independencia_zocalo

El primer grito de la etapa de López Obrador al frente del gobierno de México fue el termómetro, 10 meses y medio después de tomar posesión, de su popularidad. Nada que ver con los chiflidos y las mantas de enfado del sexenio anterior, el de Enrique Peña Nieto, tampoco se vieron camiones provenientes de otros estados o pagados por instituciones o gobiernos municipales.

“El año pasado estaban con su pulsera, su torta y su atole. Yo jamás me paré aquí por ese”, dice Escalante. En su opinión, el nuevo ejecutivo ya ha traído cambios, especialmente en la lucha contra la corrupción.

Lee: El águila real, el símbolo nacional que está en peligro de extinción

Si el Grito de 2018 fue la despedida de Peña Nieto y sus “invitados especiales”, el de 2019 supone una exhibición de apoyo popular de López Obrador. Un año antes se escuchaban los reclamos al mandatario saliente. Ahora, el nuevo presidente fue recibido con un “no estás solo”.

grito_independencia_zocalo

Lo resume Francisco Rivera, de 47 años y de Ciudad de México. “Vengo a ver el cambio con un gobierno diferente. “En diez meses ha cambiado, poco a poco, porque no vas a cambiar el mundo en unos días”, asegura el hombre, que luce una playera del movimiento “yo soy 132”.

Desde primera hora de la tarde el Zócalo comenzó a llenarse. A falta de una hora para que López Obrador asomase por el balcón del Palacio Nacional para lanzar sus 20 “vivas” ya era difícil caminar por el interior de la plaza.

Había quien trataba de ganar unos metros vociferando “cuidado niño” mientras el vástago se tambaleaba, aterrorizado, sobre sus hombros. También quien se rendía ante el gentío y abandonaba la plaza antes de que el presidente hiciese acto de presencia. En general, nadie hacía nada porque los cuerpos estaban tan apretados que moverse unos centímetros podía desencadenar una reacción en cadena de consecuencias impredecibles.

A diferencia de años anteriores no se instalaron detectores de metal en los accesos. Sí que había tres filtros policiales. Los agentes vigilaban que no se introdujese pirotecnia.

Esperando la salida de López Obrador se encontraba Anayeli Peña, de 26 años. “Se ve que es algo diferente y veamos cómo va este sexenio con el nuevo presidente. Este año hay más ambiente, la gente vuelve a apoyar al presidente”, dijo.

grito_independencia_zocalo

De todas las razones por las que alguien pudo desplazarse al Zócalo para presenciar el Grito de Independencia es posible que la de Luis Gaspar ‘Chino’ Valeriano sea una de las más inapelables. Su hija Mía Naomí, que estudia el quinto año en la primaria Maestro Arqueles Vela Salvatierra había recibido el encargo de sus maestros de ver algo representativo de las fiestas patrias. Así que la familia se desplazó hasta las inmediaciones del Palacio Nacional.

Valeriano remarcaba la importancia de conmemorar la independencia y la vida de “héroes que nos dieron patria, como Morelos”. El hombre, que trabaja en diversos tianguis en Ciudad de México, reconocía que la situación de México no es buena. Es originario de Guerrero y todavía recuerda los tiempos en los que “se podía caminar por la noche y seguro”.

“Este es el primer año del presidente, esperamos que cumpla lo que prometió en campaña”, dijo.

Junto a ellos se encontraba Jesús Sánchez, un hombre que había acudido con su esposa y su hijo Jesús. El padre, con una máscara de López Obrador. El hijo, con la de Peña Nieto. “Lo llevo para hacer la broma”, decía.

“Venimos todos los años, pero este especial porque venimos con nuestro presidente. El año pasado vino mucha gente acarreada del Estado de México. Ahora no hay camiones foráneos alrededor del Zócalo. La gente vino por su propio pie. Está convencida de que es un cambio el que estamos provocando”, dijo Sánchez.

grito_independencia_zocalo

Entre tanto fervor lopezobradorista resultaba complicado encontrar alguien que no expresara su adhesión por el mandatario. Javier Valencia, trabajador en un banco, es uno de ellos. “Esto es parte del nacionalismo. No soy seguidor de Andrés Manuel, pero me gusta venir todos los 15 de septiembre”, dijo. “Es la primera vez que veo esto lleno. Hay mucha ilusión, yo creo que la gente está hipnotizada”, añadió, entre risas.

El tema de los acarreados, o la falta de ellos, estaba en boca de todos. Por ejemplo, Ricardo Zúñiga, que acudió al acto con un cartel reivindicando el “buen gobierno”, remarcaba que los asistentes al grito eran “pura gente con convicción”. Él acudió al Zócalo “para celebrar con el presidente el primer grito después de años de no haber celebración”.

Los acarreados han formado parte del paisaje del grito durante los últimos años. Así que las redes sociales los echaban en falta. De repente, alguien decía que había autobuses tras la catedral. Pero allí lo único que había era el transporte de la banda filarmónica del CECAM, de Santa María Tlahuitoltepec, en Oaxaca. O el servicio para los invitados de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Más tarde, en las inmediaciones del Palacio de Bellas Artes, sí que aparecían un par de autobuses.

El primero, financiado por el ayuntamiento de Comitán, en Chiapas, según señalaba su coordinador, Heriberto Jiménez, que se identificó como trabajador municipal. “Nada más sé que nos donaron el camión”, dijo.

El segundo, trabajadores del ayuntamiento de Tapachula con algunos familiares. Como Ariel de Jesús, que acompañaba en el viaje a su mamá, empleada en el consistorio. Todos aseguraron haber participado de forma voluntaria. “El que quería se apuntaba y el que no, no”, dijo De Jesús.

Dos autobuses (y un tercero procedente de Puerto de Veracruz) es cantidad suficiente para descartar el acarreo. Después de años en los que el grito se convirtió en escenario de disputa entre partidarios y detractores del gobierno, el Zócalo atestiguó que el contexto ha cambiado: López Obrador goza de un gran crédito. Tiene casi todo un sexenio por delante.

grito_independencia_zocalo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El poderoso cardenal y las otras 9 personas que enfrentan un insólito juicio en el Vaticano por malversación

Angelo Becciu, antiguo asesor del Papa, es una de 10 personas que comparecen ante un tribunal acusado de delitos financieros.
27 de julio, 2021
Comparte

El cardenal Angelo Becciu es el clérigo de mayor rango que se sienta en el banquillo por presuntos delitos financieros.

Junto a Beccio otras 9 personas enfrentan el juicio que inicia este 27 de julio en el Vaticano por cargos que incluyen malversación, blanqueo de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

El influyente cardenal de 73 años, que niega las acusaciones, fue forzado a dimitir el pasado septiembre, pero mantiene su título.

Las acusaciones están relacionadas a la compra multimillonaria de una propiedad en Londres con fondos de la Iglesia.

Becciu era un cercano asesor del papa Francisco que anteriormente había ocupado un cargo clave en el Secretariado de Estado del Vaticano, que administra las donaciones de la Iglesia.

El cardenal deberá responder preguntas sobre una controvertida inversión en un edificio de lujo en Londres que conllevó pérdidas durante su tiempo a cargo del Secretariado: desde entonces, la transacción ha estado bajo una investigación financiera.

El pago de US$200 millones por un edificio de apartamentos en la elegante avenida Sloane de Londres se hizo con dinero de la Iglesia a través de fondos y compañías en paraísos fiscales, una transacción que el cardenal había defendido en el pasado.

En un comunicado emitido a principios de mes por personas allegadas, el cardenal expresó que era “la víctima de una conspiración” y manifestó su “absoluta inocencia”, informó la agencia AFP.


¿Mayor escrutinio de la Santa Sede?

Análisis de John McManus, experto en temas religiosos de la BBC

Llegar al fondo de la problemática relación entre el Vaticano y sus finanzas se ha convertido en tema central del Vaticano bajo el papa Francisco.

En paralelo con su deseo de convertir a la Iglesia en un santuario donde todos, no importa cuán imperfectos, puedan encontrar un lugar, está su labor para lograr que el Vaticano sea un destino especialmente hostil para aquellos que busquen usarlo para enriquecerse.

Los supuestos crímenes enumerados ahora todavía tienen que ser probados en el tribunal.

Pero el simple hecho de que el Papa estuviera dispuesto al proceso y el juicio de un cardenal que no sólo era un alto miembro de la jerarquía en el Vaticano, sino también un amigo de Francisco, es una señal de su clara intención de que cuando se trata de delitos financieros, está preparado para tomar medidas sin precedentes para limpiar la reputación de la Iglesia.

El riesgo para el Papa, y para la iglesia, es que este juicio abrirá la posible mala gestión de las finanzas de la Santa Sede a un mayor escrutinio público.


Edificio en la avenida Sloane, Londres

Getty Images
El edificio en el que el cardenal Becciu invirtió el dinero del Vaticano queda en la elegante avenida Sloane, de Londres.

Dos antiguos directores de la unidad de inteligencia financiera del Vaticano están entre los diez imputados.

Enfrentan cargos de malversación, lavado de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

Una mujer italiana que trabajó para el cardenal Becciu fue acusada de malversación el año pasado.

Se espera que el juicio dure dos meses. De ser encontrados culpables, podrían enfrentar penas de prisión o multas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3gwP5X5szQM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.