close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

"Sí se pudo" y "No estás solo", los mensajes para AMLO desde el Zócalo en su primer grito

130 mil personas llenaron el Zócalo, según cifras oficiales. Todos esperaban ver al presidente, pues confían que él logrará un cambio en el país.
Carlo Echegoyen
16 de septiembre, 2019
Comparte

“Todos venimos por nuestro gusto. Yo vengo con mi familia. Venimos por nuestra voluntad para López Obrador y estamos bien contentos”. Guadalupe Escalante trabaja como costurera y no necesita que nadie le pregunte para clamar que eso de los acarreados es cosa del pasado.

Faltan unos minutos para las 23.00 horas, momento en que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, lanzará su primer Grito de Independencia, y en el acceso al Zócalo a través de la avenida 20 de noviembre no cabe un alfiler. Toda la plaza está a rebosar. Y todavía hay gente tras los cordones policiales que controlan los accesos. En total, 130,000 asistentes, según datos de la secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México.grito_independencia_zocalo

El primer grito de la etapa de López Obrador al frente del gobierno de México fue el termómetro, 10 meses y medio después de tomar posesión, de su popularidad. Nada que ver con los chiflidos y las mantas de enfado del sexenio anterior, el de Enrique Peña Nieto, tampoco se vieron camiones provenientes de otros estados o pagados por instituciones o gobiernos municipales.

“El año pasado estaban con su pulsera, su torta y su atole. Yo jamás me paré aquí por ese”, dice Escalante. En su opinión, el nuevo ejecutivo ya ha traído cambios, especialmente en la lucha contra la corrupción.

Lee: El águila real, el símbolo nacional que está en peligro de extinción

Si el Grito de 2018 fue la despedida de Peña Nieto y sus “invitados especiales”, el de 2019 supone una exhibición de apoyo popular de López Obrador. Un año antes se escuchaban los reclamos al mandatario saliente. Ahora, el nuevo presidente fue recibido con un “no estás solo”.

grito_independencia_zocalo

Lo resume Francisco Rivera, de 47 años y de Ciudad de México. “Vengo a ver el cambio con un gobierno diferente. “En diez meses ha cambiado, poco a poco, porque no vas a cambiar el mundo en unos días”, asegura el hombre, que luce una playera del movimiento “yo soy 132”.

Desde primera hora de la tarde el Zócalo comenzó a llenarse. A falta de una hora para que López Obrador asomase por el balcón del Palacio Nacional para lanzar sus 20 “vivas” ya era difícil caminar por el interior de la plaza.

Había quien trataba de ganar unos metros vociferando “cuidado niño” mientras el vástago se tambaleaba, aterrorizado, sobre sus hombros. También quien se rendía ante el gentío y abandonaba la plaza antes de que el presidente hiciese acto de presencia. En general, nadie hacía nada porque los cuerpos estaban tan apretados que moverse unos centímetros podía desencadenar una reacción en cadena de consecuencias impredecibles.

A diferencia de años anteriores no se instalaron detectores de metal en los accesos. Sí que había tres filtros policiales. Los agentes vigilaban que no se introdujese pirotecnia.

Esperando la salida de López Obrador se encontraba Anayeli Peña, de 26 años. “Se ve que es algo diferente y veamos cómo va este sexenio con el nuevo presidente. Este año hay más ambiente, la gente vuelve a apoyar al presidente”, dijo.

grito_independencia_zocalo

De todas las razones por las que alguien pudo desplazarse al Zócalo para presenciar el Grito de Independencia es posible que la de Luis Gaspar ‘Chino’ Valeriano sea una de las más inapelables. Su hija Mía Naomí, que estudia el quinto año en la primaria Maestro Arqueles Vela Salvatierra había recibido el encargo de sus maestros de ver algo representativo de las fiestas patrias. Así que la familia se desplazó hasta las inmediaciones del Palacio Nacional.

Valeriano remarcaba la importancia de conmemorar la independencia y la vida de “héroes que nos dieron patria, como Morelos”. El hombre, que trabaja en diversos tianguis en Ciudad de México, reconocía que la situación de México no es buena. Es originario de Guerrero y todavía recuerda los tiempos en los que “se podía caminar por la noche y seguro”.

“Este es el primer año del presidente, esperamos que cumpla lo que prometió en campaña”, dijo.

Junto a ellos se encontraba Jesús Sánchez, un hombre que había acudido con su esposa y su hijo Jesús. El padre, con una máscara de López Obrador. El hijo, con la de Peña Nieto. “Lo llevo para hacer la broma”, decía.

“Venimos todos los años, pero este especial porque venimos con nuestro presidente. El año pasado vino mucha gente acarreada del Estado de México. Ahora no hay camiones foráneos alrededor del Zócalo. La gente vino por su propio pie. Está convencida de que es un cambio el que estamos provocando”, dijo Sánchez.

grito_independencia_zocalo

Entre tanto fervor lopezobradorista resultaba complicado encontrar alguien que no expresara su adhesión por el mandatario. Javier Valencia, trabajador en un banco, es uno de ellos. “Esto es parte del nacionalismo. No soy seguidor de Andrés Manuel, pero me gusta venir todos los 15 de septiembre”, dijo. “Es la primera vez que veo esto lleno. Hay mucha ilusión, yo creo que la gente está hipnotizada”, añadió, entre risas.

El tema de los acarreados, o la falta de ellos, estaba en boca de todos. Por ejemplo, Ricardo Zúñiga, que acudió al acto con un cartel reivindicando el “buen gobierno”, remarcaba que los asistentes al grito eran “pura gente con convicción”. Él acudió al Zócalo “para celebrar con el presidente el primer grito después de años de no haber celebración”.

Los acarreados han formado parte del paisaje del grito durante los últimos años. Así que las redes sociales los echaban en falta. De repente, alguien decía que había autobuses tras la catedral. Pero allí lo único que había era el transporte de la banda filarmónica del CECAM, de Santa María Tlahuitoltepec, en Oaxaca. O el servicio para los invitados de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Más tarde, en las inmediaciones del Palacio de Bellas Artes, sí que aparecían un par de autobuses.

El primero, financiado por el ayuntamiento de Comitán, en Chiapas, según señalaba su coordinador, Heriberto Jiménez, que se identificó como trabajador municipal. “Nada más sé que nos donaron el camión”, dijo.

El segundo, trabajadores del ayuntamiento de Tapachula con algunos familiares. Como Ariel de Jesús, que acompañaba en el viaje a su mamá, empleada en el consistorio. Todos aseguraron haber participado de forma voluntaria. “El que quería se apuntaba y el que no, no”, dijo De Jesús.

Dos autobuses (y un tercero procedente de Puerto de Veracruz) es cantidad suficiente para descartar el acarreo. Después de años en los que el grito se convirtió en escenario de disputa entre partidarios y detractores del gobierno, el Zócalo atestiguó que el contexto ha cambiado: López Obrador goza de un gran crédito. Tiene casi todo un sexenio por delante.

grito_independencia_zocalo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Anton Kusters

Por qué en Japón los tatuajes se asocian con la Yakuza, el grupo mafioso más temido del país (y qué significan)

El arte corporal es visto en Japón como ofensivo para algunas personas por su relación con el crimen organizado. Te contamos de dónde viene esa tradición y por qué es tan importante para la sociedad japonesa.
Anton Kusters
22 de septiembre, 2019
Comparte

Tal vez pienses que un elefante tatuado en el tobillo de ninguna manera podría vincularte con la mafia, pero en Japón puede ponerte en problemas.

Los fanáticos y jugadores que visitan estos días el país asiático para la Copa Mundial de Rugby (20 sept. – 2 nov.) fueron instados por las autoridades deportivas a cubrir la tinta en sus pieles para evitar ofender a algunas personas.

El motivo de esa advertencia es la relación entre los tatuajes y la Yakuza, una de las pandillas más poderosas y temidas de la mafia japonesa, que lleva cientos de años operando en el país.

“Algunos ven a los yakuza como un mal necesario; otros los ven como algo que, simplemente, debería desaparecer”, le dijo a la BBC Anton Kusters, un fotógrafo belga que estuvo dos años (2009 – 2011) infiltrado en la Yakuza y documentando su estilo de vida.

“Fue, por decir algo, una experiencia muy interesante”, explicó en el programa de radio de la BBC Newsbeat.

¿Quiénes son los yakuza?

Los yakuza están involucrados en actividades criminales como la prostitución, las apuestas organizadas o la extorsión.

“Crecieron en este tipo de movimiento clandestino de vendedores ambulantes y jugadores de apuestas que comenzaron a unirse entre ellos y a sentir que eran los guardianes del Japón más antiguo y glorioso“, dijo Kusters.

Un hombre mostrando sus tatuajes

anton kusters
Los tatuajes son muy importantes para los yakuza.

Aunque les gustaba extorsionar a políticos, empresarios y empresas, algunos de los jefes más antiguos de la Yakuza estabán “muy en contra” de cosas como el tráfico de drogas.

“Siempre encontraban razones para hacer las cosas de cierta manera o para no hacerlas”, dijo Kusters.

Lo más importante que aprendió Anton durante su tiempo con una familia yakuza fue que juzgar a la mafia japonesa no es una cuestión de blanco y negro, como pudiera parecer.

“Hay una zona muy gris, muy turbia, en la que hacen cosas buenas. Por ejemplo, tras el tsunami, fueron los primeros en aparecer en la escena a ayudar.

“Pero al mismo tiempo se involucraban en cosas malas”.

Él dice que eso es lo que dificulta que los yakuza sean completamente rechazados por la sociedad.

¿Qué significan sus tatuajes?

“Los tatuajes son cruciales para los miembros de la Yakuza”, según Kusters.

Sin embargo, no se usan para marcar a quienes identifican como parte de una pandilla, como sí ocurre en algunas partes de Centroamérica y América del Norte.

En lugar de eso, son “un dibujo muy personal” de una escena de la vida de un miembro de la Yakuza o de algo simbólicamente importante para ellos y que pueda mostrar los atributos por los que se conoce a esa persona.


Significado de algunos tatuajes yakuza

  • Akira Nishikiyama: el pez koi significa la fuerza y ​​la valentía.
  • Daigo Dojima: rodeado de llamas, este personaje es el “yey de la sabiduría inamovible”.
  • Goro Majima: tiene una máscara y una serpiente blanca, que simboliza la buena fortuna.
  • Kazuma Kiryu: un dragón ascendente.
  • Taiga Saejima: tigre (fortaleza).

Fuente: Japanese Tattoos: History * Culture * Desig, de Brian Ashcraft y Hori Benny


Pueden cubrir casi todo el cuerpo, desde la espalda hasta las nalgas y la parte superior de las piernas, hasta los brazos, aunque debido al estigma de la sociedad japonesa con los tatuajes, a menudo terminan antes de los antebrazos y las espinillas.

manos con tatuajes

Anton Kusters
Los yakuza se amputan el dedo meñique como forma de castigo o disculpa por las ofensas hechas a alguien.

“Mi contacto directo tuvo una juventud difícil y superó una gran adversidad, por eso tenía un tatuaje de un pez koi nadando río arriba, lo cual se traduce como una fuerte voluntad y el poder de superar algo. Es ese tipo de simbolismo“.

Kusters dice que los miembros de la Yakuza suelen reunirse en saunas públicos principalmente porque la falta de ropa significa que las pandillas rivales que se conocen pueden descubrir con quién están lidiando según los tatuajes de su cuerpo.

“La otra razón es poder ver que nadie tenga un arma oculta, pues estás completamente desnudo”.

No cualquier yakuza puede tener un tatuaje

“En realidad, es el tatuador quien decide si esa persona es lo suficientemente buena como para hacerse un tatuaje”, explicó el fotógrafo.

Si decide que merece la pena, el proceso puede demorarse en ser completado hasta un año, en sesiones semanales que cuestan más de US$12.000.

Esa es, de hecho, una de las principales maneras en que la Yakuza atrae a los miembros más jóvenes, señaló Kusters.

A woman with a tattoo on this leg

anton kusters

“Los más jóvenes, que tienen 16 o 17 años, se impresionan fácilmente. Los jóvenes perdidos que deambulan por las calles de Japón se sentirán, sin duda, muy atraídos por el estilo de vida de los yakuza porque de cierta manera son vistos como criminales ‘suaves’.

“Tener un tatuaje está obviamente en lo más alto de su lista de deseos. Y ahí sería cuando el yakuza dijera: ‘De acuerdo, te pagaremos esto y puedes devolvérnoslo’.

“Y así es como te conviertes en un miembro de la mafia”.

Un hombre siendo tatuado

Anton Kusters
Algunos tatuajes de los yakuza tardan en completarse un año.

Los tatuajes japoneses cuestan tanto dinero y tardan tanto en completarse porque todavía se realizan sin equipos eléctricos, con aprendices que trabajan durante varias décadas.

“Usan un palo de madera fino con cuatro agujas en la parte superior y las empujan manualmente, a aproximadamente dos punzadas por segundo. Y varían el ángulo dependiendo de la cantidad de grasa en el área del cuerpo.

“Firman sus tatuajes, pero todavía lo hacen con el nombre de su maestro, pues existe una vieja tradición para que siga siendo así”.

“Se trata de respeto”

Anton Kusters dice que los yakuza mantienen sus tatuajes cubiertos en público porque son muy conscientes de que están mal vistos.

hombre de la yakuza

anton kusters
La mafia japonesa lleva siglos actuando.

Pero agrega que los occidentales que caminan en público con mangas largas no causarán ningún problema, siempre que obedezcan las reglas en los baños públicos, populares en todo el país.

“Históricamente no se atrevieron a decir ‘no queremos que la Yakuza tenga reuniones aquí y que ahuyente a los otros clientes’. Entonces dicen de una manera muy opaca ‘no permitimos tatuajes’, pues hace cientos de años solo los yakuza tenían tatuajes“.

La advertencia para los turistas es llevar una camiseta en las saunas, como lo han estado haciendo los equipos de rugby de Nueva Zelanda y Samoa, y como el equipo de rugby de Gales dice que hará.

“Cubrir tu tatuaje y mostrarles a otras personas en la piscina que entiendes que podría ser ofensivo y que has tomado medidas para cubrirlo, es mostrar que eres consciente de tu entorno y que los respetas”, explicó Kusters.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=7H4LRtwC4O0

https://www.youtube.com/watch?v=ktu0V3H8ZsU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.