close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Con más de 3 mil homicidios en agosto, 2019 mantiene récord de violencia

Colima, Baja California y Chihuahua registran las tasas más altas de homicidio doloso, mientras que Veracruz lidera en feminicidios.
Cuartoscuro
20 de septiembre, 2019
Comparte

En agosto, un total de 3 mil 54 personas fueron asesinadas en México. Con ello asciende a más de 23 mil 700 la cifra de personas asesinadas este año, lo que mantiene a 2019 en un nivel récord de violencia homicida. Los estados de Colima, Baja California y Chihuahua registran las tasas más altas de homicidio en lo que va del año, mientras que Veracruz lidera en el caso específico de los feminicidios.

Los datos oficiales actualizados del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) detallan que en agosto se registraron 2 mil 966 casos de homicidio doloso y 88 víctimas de feminicidio. Ello representa un promedio de entre 98 y 99 personas asesinadas todos los días.

Leer: Primer semestre de 2019 deja nuevo récord de homicidios; alza de violencia en 4 años ya rebasa el 70%

Este nivel de homicidios y feminicidios es exactamente el mismo que el reportado en julio donde también se registraron tres mil 54 víctimas en igual número de días. Si bien la violencia no se incrementó, este dato impide consolidar un descenso a la baja en los homicidios por segundo mes consecutivo, luego de que de junio a julio si se había reportado una ligera caída.

Además, en agosto de 2019 se registraron 35 homicidios más en comparación con el mismo mes del año pasado.

De esta forma, la cifra de asesinatos en los ocho primeros meses de 2019 asciende a 23 mil 724 víctimas, de las cuales 23 mil 63 son víctimas de homicidio y 661 de feminicidio, según los reportes que las propias fiscalías entregan mensualmente al SESNSP.

 Entérate: México tiene el mayor aumento de violencia de todo el hemisferio en la última década

Lo anterior representa una tasa de 18.83 víctimas mortales por cada 100 mil habitantes en 2019. En comparación con la tasa de 2018 que fue de 18.35 en el mismo lapso, equivale a un incremento en la incidencia del 2.6% . Si bien el incremento no es alto, resulta significativo ya que 2018 era, hasta ahora, el año récord en niveles de violencia homicida.

Por otro lado, en lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador que inició en diciembre de 2018, han sido asesinadas en total 26 mil 715 personas, lo que convierte al inicio de esta administración en la más violenta de los últimos tres gobiernos federales por lo menos.

El estado que registra la tasa más alta de homicidio doloso en lo que va de 2019 –medido por carpetas de investigación iniciadas– es Colima con 56 casos por 100 mil habitantes, casi cuatro veces más que el promedio nacional. Le sigue Baja California con una tasa de 48.1 homicidios dolosos; Chihuahua con 37.74 casos; Morelos con 30.11; y Guanajuato con 29.86.

En cuanto a los casos reconocidos como feminicidios, la tasa más alta la presenta Veracruz con 2.92 casos por cada cien mil habitantes. Le sigue Morelos con una tasa de 2.4; Sinaloa cn 1.73; Nuevo León con 1.70 y Sonora con 1.68.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Los mercados están dando señales de que se avecina una nueva recesión?

Wall Street vivió este miércoles una jornada negra con una caída del 3%. Los mercados financieros muestran nerviosismo ante la aparición de una señal confiable de que otra recesión puede estar próxima: la curva de yield invertida. Pero ¿qué significa este indicador?
15 de agosto, 2019
Comparte

Los mercados financieros emitieron este miércoles una señal de alerta sobre las perspectivas económicas para Reino Unido y Estados Unidos.

Se trata del indicador que en la jerga financiera se conoce como “curva de yield invertida” o “curva de rendimientos invertida”.

Si esta curva está invertida, significa que a los gobiernos de esos países les sale más barato pedir dinero a un plazo de 10 años que a dos.

Esta dinámica es inusual y suele ocurrir antes de una recesión o, al menos, de una desaceleración significativa en el crecimiento económico.

En EE.UU. esta gráfica no se invertía desde 2007, un año antes de la gran crisis global.

Este miércoles, los principales índices bursátiles de Wall Street se desplomaron frente a las noticias de la inversión de la curva, que avivaron las preocupaciones de los inversores sobre una posible recesión.

El Dow Jones cayó 800 puntos (un 3,05%) el S&P 500 bajó 2,93% y el Nasdaq retrocedió un 3,02%.

Mientras tanto, en Europa, el FTSE 100 de Londres cayó un 1,4%, el Dax de Alemania perdió un 2,2% y el Cac 40 francés cayó un 2,1%.

¿Qué es la curva de yield?

Esta señal de advertencia proviene del mercado de bonos, donde gobiernos y empresas piden dinero prestado a través de la venta de bonos.


Ejemplo de curva de yield


Un bono es una promesa de hacer ciertos pagos en el futuro, generalmente una gran cantidad cuando el bono vence y otros pagos más pequeños después, generalmente cada seis meses.

La cantidad que los inversores pagan por el bono determina el rendimiento (interés) que obtendrán: cuanto mayor sea el precio, menor será el rendimiento.

Un factor que afecta el rendimiento que desean los inversores es el tiempo que deben esperar para el gran pago final.

Por lo general, una espera más larga significa un mayor rendimiento -que los compensa por “atar” su dinero por más tiempo-, lo que implica un mayor riesgo de que una inflación inesperada erosione el valor de sus intereses.

¿La curva de yield invertida es una señal confiable de recesión?

Lo que es inusual es que el rendimiento de los bonos del gobierno de Reino Unido (gilts, como se les conoce) y de EE.UU. con dos años de vencimiento fue superior al rendimiento de los bonos a 10 años.

Esta situación se ve como una señal de que los inversores prefieren los retornos asegurados por tener un bono a más largo plazo y están preocupados por las perspectivas a corto plazo para la economía.

Gráfica de la bolsa de Nueva York.

AFP
Wall Street cerró a la baja este miércoles.

¿Es confiable la curva de rendimiento invertida? Según los economistas de la Reserva Federal de EE.UU., “los períodos con una curva de rendimiento invertida son seguidos de manera confiable por desaceleraciones económicas y casi siempre por una recesión”.

Sin embargo, el tiempo que pasa entre la inversión de la curva y el inicio de una recesión no es uniforme.

¿Podría ser diferente esta vez?

Dicho esto, algo de la situación actual que no se aplica a episodios anteriores es la flexibilización cuantitativa, o compra de activos a gran escala.

Se trata de la política aplicada por muchos bancos centrales después de la crisis financiera (y antes, en el caso de Japón) consistente en comprar activos financieros, principalmente bonos del gobierno.

Esto ha tenido el efecto de aumentar los precios de los bonos, lo cual equivale a reducir su rendimiento.

Un agente de bolsa en Wall Street.

AFP
Los inversores temen que la curva de yield invertida anuncie una recesión.

Por lo tanto, la flexibilización cuantitativa puede estar contribuyendo a invertir la curva de rendimiento.

Así, la inversión de la curva no nos dice nada sobre cuáles podrían ser las razones específicas de una recesión inminente.

¿Qué es lo que está poniendo tan nerviosos a los mercados?

Hay varias posibles razones. La guerra comercial global es un factor para muchas economías.

En Reino Unido, un problema específico (que puede estar contribuyendo en la inversión de su curva) son las inquietudes de muchas empresas e inversores sobre la posibilidad de un Brexit sin acuerdo.

Este país acaba de cerrar un trimestre de actividad económica en declive, por lo que la idea de una recesión inminente no es del todo arbitraria, aunque las cifras han sido influenciadas por la acumulación de acciones antes de las fechas planificadas del Brexit y la subsiguiente reducción de esas acciones.

En EE.UU., por su parte, se necesitaría una desaceleración significativa para producir una recesión.

Gente afuera de la Bolsa de Nueva York

Getty Images
¿Se viene una nueva gran recesión?

Alemania también ha cerrado un trimestre de desaceleración, según las cifras más recientes, por lo que también podría haber una recesión en el país.

La curva de yield del gobierno alemán no está invertida. Pero los rendimientos de los bonos del gobierno están por debajo de cero, lo que es un claro signo de una débil perspectiva económica.

En efecto, los inversores pagan al gobierno para prestarle dinero.

Y eso refleja la política de tasas de interés ultrabajas del Banco Central Europeo, pero también es un signo de una perspectiva económica débil.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HdyODFbW5dQ

https://www.youtube.com/watch?v=S7CVPFbVMLg

https://www.youtube.com/watch?v=lEqd40vi9II

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.