Home
>
Investigaciones de mexicanos en el extranjero están en riesgo por fallas en la plataforma de Conacyt
Investigaciones de mexicanos en el extranjero están en riesgo por fallas en la plataforma de Conacyt
7 minutos de lectura
Investigaciones de mexicanos en el extranjero están en riesgo por fallas en la plataforma de Conacyt
20 de septiembre, 2019
Por: Itxaro Arteta
@iartetam 
0

Adán José-García hace investigación en inteligencia artificial. Después de estudiar en México una maestría y doctorado en Ciencias de la Computación, el año pasado consiguió una estancia posdoctoral en la Universidad de Manchester, en Inglaterra. Está desarrollando un proyecto de software que por medio de imágenes digitales detecte si un tumor de mama es benigno o es cáncer. Pero ahora, el financiamiento para continuar su investigación está en duda porque, por un error administrativo, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) no renovó su beca para el segundo año de investigación.

Como él, otros 50 investigadores —según afirma en entrevista con Animal Político— se encontraron a finales de julio con que la renovación de su beca, algo que daban por descontado porque el presupuesto ya estaba asignado, había sido rechazada.

Entonces enviaron correos para preguntar qué había pasado y la explicación que recibieron, repetida para cada científico, fue que les faltó un documento. La jefa de departamento de Apoyos a la Consolidación, Irma Lucía Reyes Balleza, respondió en algunos casos que los proyectos sí fueron evaluados, pero finalmente no se tomaron en cuenta en el proceso de selección por “incumplimiento administrativo”, ya que después de enviada la solicitud no podía ser modificada y se consideró incompleta.

El correo cierra diciendo que no hay posibilidad de modificar la decisión y que invita a participar en convocatorias futuras. Esto a pesar de que se trataba de una convocatoria de renovación de investigaciones ya iniciadas…

Esta situación es diferente y se suma a la reclamada en semanas previas por estudiantes de doctorados en el extranjero, que también se organizaron porque no se les estaba renovando el apoyo a sus estudios y que Conacyt dijo que se sí se otorgarían como “casos de fuerza mayor”.

Las estancias posdoctorales duran dos años, pero para financiar el segundo año, el Conacyt abre una convocatoria particular donde solicita que se compruebe el avance mayor al 60% del proyecto.

Estas becas de continuidad de estancias posdoctorales, según explica la propia convocatoria, consisten en 2 mil dólares mensuales (casi 40 mil pesos) durante un año y un pago de 715 dólares para seguro de gastos médicos en el extranjero. No incluye boletos de avión u otros pasajes, renta de departamento ni equipos de laboratorio, gastos que el solicitante debe estar en posibilidades de cubrir por sí mismo.

En 2018, 280 investigadores consiguieron apoyo para posdoctorado en el extranjero, pero ahora solo se dio la renovación para segundo año a 88 personas, el 31%. Este porcentaje es menor al de otras ocasiones: por ejemplo, hace un año renovaron 43 de los 98 que se habían ido en 2017, el 44%, y en 2017 renovaron 113 de 191 iniciadas el periodo previo, el 59%.

“La directora del Conacyt mencionó recientemente que todos los proyectos que fueron presentados y aprobados por los expertos que se encargan de evaluarlo, ella comentó que fueron otorgadas las becas, y la verdad es que, desde nuestra perspectiva, eso no es cierto. Un gran porcentaje de los proyectos que no fueron aprobados se debió a causas administrativas”, lamenta Adán.

¿Cuál fue el problema en la plataforma?

Gracias a un grupo en la red social Facebook, los afectados empezaron a compartir sus casos y se dieron cuenta de que el rechazo de becas por solicitudes incompletas era un problema generalizado. A todos les había faltado un mismo documento: una identificación del investigador anfitrión con el que trabajan.

La confusión ocurrió porque Conacyt modificó la plataforma digital, llamada MIIC, donde se hacen las solicitudes. Antes, enlistaba cinco documentos requeridos: la carta invitación de la institución a la que se querían ir, su título de doctorado, el CV del investigador anfitrión, el formato de solicitud de beca, y la identificación oficial con firma del investigador anfitrión.

Sin embargo, en mayo, cuando se activó la plataforma para las nuevas solicitudes de renovación, ya solo enumeraba tres documentos: carta de invitación, informe de avance de la estancia y formato CPNPC. En los tres había una casilla donde indicaba el estatus, que les marcaba como “aceptado”.

Pero fuera de ese recuadro había una nota que muchos no vieron: “Deberá incluir en un solo archivo no mayor a 2mb la carta invitación y la identificación del investigador anfitrión con firma autógrafa del  mismo”.

Es decir, que en lugar de cargar solo el archivo de su carta de invitación, tenían que crear un archivo nuevo donde juntaran dos documentos, esa carta y la identificación.

El 31 de julio, los científicos mandaron a Conacyt una carta para explicar la confusión.

“Al tratarse de la convocatoria de beca de continuidad, asumimos que el sistema ya tomaba en cuenta el documento adjuntado del año anterior”, señalaron.

Además expusieron que en algunos casos Conacyt se comunicó con los investigadores anfitriones para el envío de reportes de los becarios, por lo que nunca sospecharon que había errores en sus solicitudes y que con todo y haber sido evaluadas, serían rechazadas por ese documento faltante al inicio.

El 5 de agosto, recibieron respuesta de Mario Andrés de Leo Winkler, encargado de despacho de la Dirección de Vinculación, que reconoció la inconsistencia y que el sistema solo identifica si hay un archivo cargado o no, y no detecta si está correcto, como en este caso, que tenían que ser dos documentos en un solo archivo.

“Si bien es cierto que, debido a una incidencia en el aplicativo informático no se desplegó un espacio específico para incluir este documento, en el apartado para la integración de documentos de dicho aplicativo se realizó la siguiente precisión”, dice citando la nota, “la cual estuvo disponible a partir del 07/05/2019, fecha en la que fue reportada la incidencia del aplicativo al CONACYT”.

El funcionario aseguró que todos los que reclaman llenaron sus solicitudes después de esa fecha, por lo que señala que se ratifica el dictamen negativo para las solicitudes.

Reclaman falta de diálogo

Si no se renuevan estas becas, no solo los investigadores en el extranjero saldrán perdiendo, sino también México, ya que el convenio incluye la exigencia de que los beneficiados mantengan un vínculo de colaboración con una institución mexicana. Adán, por ejemplo, imparte un seminario de investigación y clases en el programa de maestría en Ciencias de la Computación del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), unidad Tamaulipas.

“Esta es mi manera de retribuir una parte de este financiamiento que estoy recibiendo. Se están creando estos lazos de comunicación, de colaboración entre universidades de México”, comentó.

Pero después de la carta de respuesta que recibieron, no les dieron más opciones, por lo que los científicos afectados crearon la cuenta de Twitter @PosgradoConacyt para insistir en su reclamo.

“Nosotros lo que queremos es tener una mesa de diálogo con Conacyt. Hemos enviado cartas a Conacyt solicitando esta mesa de diálogo, a las cuales no hemos tenido respuesta positiva. Y dos puntos muy importantes: el Conacyt efectivamente reconoció su parte del error, y la otra es que los presupuestos asignados para estos proyectos de investigación ya están, se tienen desde el año previo, entonces es nuestra duda”, expresó.

“No estamos pidiendo que nos aprueben a ciegas, estamos diciendo que de acuerdo a las evaluaciones realizadas por los expertos que dijeron que este proyecto merece continuar, se basen en esa información y no en algo administrativo”.

Conacyt había convocado para este viernes a una conferencia de prensa encabezada por la directora, Elena Álvarez-Buylla Roces, con el tema “becas posdoctorales en el extranjero”, pero la canceló.

Animal Político preguntó a comunicación social del Conacyt la razón. La explicación fue que la conferencia sería posterior a una reunión con becarios y se estaba ajustando la hora de ese encuentro.

Sin embargo, quienes tienen la mesa de diálogo programada con las autoridades del organismo son otros becarios de posdoctorados nacionales, agrupados en la cuenta de Twitter @jovenes_ciencia.

Adán no piensa dejar a la mitad su investigación en Manchester por la falta de apoyo del Conacyt. Está buscando financiamiento por otras vías, que puede ser de universidades de Reino Unido, o de plano privado, de una empresa que esté interesada en el software que está desarrollando para detectar cáncer de mama.

Pero de tener que recurrir a esta opción, México se quedará sin la vinculación académica y los derechos de lo que resulte del proyecto, a pesar de que aun desarrollándolo en Europa, está trabajando con datos reales de pacientes mexicanas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
becas
cientificos mexicanos en el extranjero
conacyt
estancias posdoctorales
falla conacyt
gobierno de amlo
mexicanos en el extranjero
image