Juez decide este martes si quedan libres defensores de Nahuatzen encarcelados hace casi un año
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Juez decide este martes si quedan libres defensores de Nahuatzen encarcelados hace casi un año

Vecinos de los activistas y organizaciones como Serapaz México exigen que los defensores del municipio declarado autónomo sean liberados. Aseguran que fueron encarcelados sin pruebas.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Hoy será una jornada clave para José Antonio Arreola, José Luis Jiménez y José Gerardo Talavera, dos miembros del concejo indígena y un activista de Nahuatzen, en Michoacán, que permanecen encarcelados desde noviembre de 2018. En el Centro de Reinserción Social (Cereso) Eduardo Ruiz de Uruapan, Michoacán, tendrá lugar su audiencia de clausura. En ella, se expondrán los alegatos y el juez podría determinar si los libera o los mantiene en prisión.

Los dos primeros forman parte del Concejo Ciudadano Indígena de Nahuatzen, mientras que José Gerardo Talavera apoyaba a la organización rentando la vivienda en la que mantenían sus reuniones.
La Fiscalía General del Estado (FGE) pide para ellos una pena de 3 años y 8 meses de cárcel.

Arreola, Jiménez y Talavera fueron arrestados por unos sucesos ocurridos el 1 de noviembre de 2018. Aquel día se produjeron enfrentamientos en Nahuatzen a causa del desalojo del Ayuntamiento. Según Pérez Manzanera, de Serapaz, los tres son acusados del robo de material que estaba en la casa municipal, así como de un vehículo del que han presentado la factura ya que el anterior alcalde, Ángel Valdez Gómez, se lo cedió.

Durante aquellos disturbios un comunitario, Cristian Cárdenas Valdovinos, fue herido de bala. No obstante, nadie ha sido detenido ni procesado por este hecho.

Los ahora encarcelados aseguran que aquel día se encontraban en una reunión de trabajo en Pátzcuaro, ubicado a 49 kilómetros de Nahuatzen.

Nahuatzen, municipio de algo más de 27 mil habitantes según el censo de 2010, se declaró municipio autónomo en 2015 y, desde entonces, el conflicto se ha enquistado. Alegaban los vecinos un incremento de la presencia del crimen organizado vinculado a las autoridades políticas, por lo que decidieron constituir sus propias instituciones.

El 23 de junio de 2019 el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán resolvió la causa 021/2019 y dio la razón a los partidarios de que Nahuatzen se rija a través del Consejo Ciudadano Indígena.

Ahora, vecinos y organizaciones como Serapaz México exigen que los defensores sean liberados. Aseguran que fueron encarcelados sin pruebas y que el proceso se ha dilatado sin motivo.

“Hoy será la jornada de alegatos de clausura y fallo final. Se debería decir si salen libres o quedan en estado de reclusión”, dijo León Alberto Pérez Manzanera, integrante de Serapaz, organización que acompaña al concejo desde su constitución hace cuatro años.

“Durante todo el proceso no se ha podido presentar pruebas y se registraron muchas irregularidades”, dijo.

Para apoyar a los arrestados, diversos cargos públicos firmaron una carta dirigida a Silvano Aureoles Cornejo, gobernador de Michoacán y Adrián López Solís, fiscal del Estado.

Entre las firmantes se encuentran Brenda Fabiola Fraga Gutiérrez, diputada local en Michoacán por el Partido del Trabajo; María Teresa Mora Covarrubias, presidenta de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados en Michoacán y miembro del Partido del Trabajo; Lucía Riojas Martínez, diputada federal; Reginaldo Sandoval Flores, diputado federal y coordinador del grupo parlamentario del Partido del Trabajo; Mary Carmen Bernal Martínez, diputada federal; Francisco Javier Huacus Esquivel diputado federal; Nestora Salgado, senadora de Morena.

En ella, los representantes públicos dicen que el encarcelamiento “puede significar una acción intimidatoria para su ejercicio en la autonomía como pueblo indígena purépecha y el sueño comunitario. Su encarcelamiento puede ser interpretado como una muestra de intimidación y hostigamiento político hacia quienes defiende los Derechos Humanos y de los pueblos indígenas”.

“Durante estos diez meses, en el proceso judicial no se ha presentado ninguna prueba de su culpabilidad, ni siquiera se ha podido demostrar que esos hechos de los que les acusan verdaderamente ocurrieron”, dice la nota.

“Nosotros desde un inicio sostenemos la inocencia. Ninguno de esos hechos sucedió. Exigimos la liberación de nuestros compañeros”, dijo Efraín Avilés, vocero del Consejo Ciudadano Indígena.

Defensores de los tres activistas se concentrarán a partir de las 12:30 horas ante el penal en el que tendrá lugar la audiencia. Está previsto que la audiencia inicie a las 13:00 horas. Los partidarios de los encarcelados esperan que el juez dice su libertad a última hora de la tarde.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ruth Bader Ginsburg: por qué la muerte de la jueza de la Corte Suprema de EE.UU. supone un terremoto en una nación ya fracturada

Si el presidente Trump nomina un reemplazante de la magistrada podría alterar por años el equilibrio ideológico del mayor tribunal de justicia del país y aumentar la tensión política a pocas semanas de las elecciones.
19 de septiembre, 2020
Comparte

La muerte de un juez de la Corte Suprema de Justicia siempre es algo trascendente en Estados Unidos. Pero la de Ruth Bader Ginsburg supone un terremoto de consecuencias imprevisibles para este país.

Ginsburg, que murió el viernes a los 87 años debido a un cáncer de páncreas, era un ícono feminista y progresista del máximo tribunal judicial de EE.UU. para asuntos como la igualdad de género o la inmigración, el aborto o el matrimonio igualitario.

Su muerte abre ahora la posibilidad de que el presidente Donald Trump nomine a su sucesor en una corte de nueve miembros donde ya ha colocado a dos, y altere así por años el equilibrio ideológico del Supremo a favor de los conservadores.

Como esto ocurre además en un país políticamente polarizado y a pocas semanas de una elección presidencial cargada de tensión, el debate por el reemplazo de Ginsburg amenaza con aumentar la fractura entre republicanos y demócratas.

“Normalmente las nominaciones a la Corte Suprema son un deporte de sangre. Entonces esto va a ser verdaderamente apocalíptico. Hay mucho en juego en esta nominación”, dice Jonathan Turley, un destacado profesor de derecho constitucional en la Universidad George Washington, a BBC Mundo.

Una silla clave

El hecho de que los magistrados de la Corte Suprema ocupen su cargo de manera vitalicia significa que cualquier cambio en la integración tiene efectos duraderos.

Nominada por el presidente Bill Clinton en 1993, Ginsburg formaba parte de un bloque de cuatro jueces progresistas de la corte que solía necesitar de un quinto voto “péndulo” para lograr mayoría.

Ruth Bader Ginsburg

Reuters
Ginsbrurg era parte de un bloque de cuatro jueces progresistas.

En votaciones recientes ese quinto voto lo aportó el juez John Roberts para decisiones sobre inmigración, derechos de homosexuales y otros temas importantes de la “guerra cultural” en este país.

Los presidentes de EE.UU. tienen la potestad de elegir los miembros de la corte, que deben ser ratificados por el Senado, y Trump suele señalar como un logro el haberlo hecho dos veces en menos de cuatro años de mandato.

Si lograse colocar a un tercer magistrado netamente conservador, la Corte pasaría a tener seis jueces instalados por republicanos, mientras el bloque liberal quedaría en una minoría de tres.

Eso puede conducir con el paso del tiempo a alteraciones significativas en diversas ramas del derecho.

“Esta es posiblemente la nominación más importante en la historia de la corte moderna. Hay una serie de doctrinas que actualmente penden de mayorías de cinco a cuatro”, advierte Turley.

Por ejemplo, señala que con un nuevo juez conservador en la corte quizás se abriría el camino para a revertir parcial o totalmente Roe versus Wade, el emblemático caso por el que el tribunal despenalizó el aborto en 1973.

Trump y Kavanaugh

Reuters
Dos de los actuales jueces del Supremo fueron nominados por Donald Trump.

Probablemente consciente de todo esto, Ginsburg indicó en su testamento que su “deseo más ferviente” era que evitaran reemplazarla hasta que asumiera un nuevo presidente, según informó la radio pública estadounidense NPR.

La pregunta ahora es si Trump podrá provocar tal desequilibrio en un Supremo que recientemente ha fallado más de una vez en contra de los intereses del mandatario.

“Aumentará el nivel de furia”

La muerte de Ginsburg le ofrece a Trump la oportunidad de acicatear al electorado conservador y religioso a menos de 50 días de las elecciones, cuando las encuestas lo muestran atrás del candidato demócrata Joe Biden.

De hecho, desde hace semanas Trump señalaba la eventualidad de nominar a un tercer juez del Supremo como una razón para que lo reelijan, por lo que quedan pocas dudas de que intentará hacerlo en los meses que le quedan como presidente.

Mensaje para Ruth Baden Ginsburg

Reuters
Ginsburg pidió en su testamento que no se nombrara un sucesor antes de las elecciones.

Además, el debate que se abre con esto desviará algo la atención de la respuesta de Trump a la pandemia de coronavirus, cuando EE.UU. está a punto de llegar a 200.000 muertos por el covid-19, una cifra que ningún otro país ha registrado.

El Senado está controlado por el Partido Republicano de Trump y su líder allí, Mitch McConnell, anticipó en la misma noche del viernes que en la cámara habrá una votación sobre el juez que nomine el presidente.

Sin embargo, evitó decir cuándo ocurriría esto: si antes o después de las elecciones del 3 de noviembre.

Los republicanos tienen 53 senadores (contra 47 demócratas), pero al menos dos miembros de esa mayoría se manifestaron días atrás reticentes a votar un nuevo juez de la corte tan cerca de las elecciones.

Esto sugiere que el reemplazo de Ginsburg puede volverse una nueva prueba de fuego de la lealtad republicana hacia Trump cuando algunos senadores tienen dificultades para ser reelectos ellos mismos.

Joe Biden

Reuters
Biden también ha dicho que el remplazo de Ginsbrurg debe esperar a las elecciones.

Por otro lado, a la controversia se añade el antecedente de que McConnell bloqueó en 2016 la votación en el Senado de un juez nominado para la corte por el entonces presidente Barack Obama, argumentando que era un año electoral.

Su explicación ahora es que el voto puede proceder porque, a diferencia de cuatro años atrás, el presidente y la mayoría del Senado pertenecen al mismo partido.

Los demócratas se apresuraron a exigir que se espere hasta después de la elección.

“Los votantes deben elegir al presidente y el presidente debe elegir al juez para que lo considere el Senado”, declaró Biden el mismo viernes.

Esto también podría movilizar a favor de Biden a electores de izquierda que aún están inseguros de votar por él.

“No podía imaginar que fuera posible hacer esta elección más divisiva, pero ocurrió: esto agrega un elemento transformador a la elección”, reflexiona Turley. “Esto aumentará el nivel de furia en el país”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.