close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Gobierno de Mancera ignoró la Alerta de Género en CDMX y el de Sheinbaum la retrasa, acusan organizaciones

En 2017 organizaciones solicitaron la Alerta de Género para la CDMX, la petición no prosperó con Miguel Ángel Mancera y ahora queda en pausa por temas jurídicos.
Cuartoscuro
18 de octubre, 2019
Comparte

Durante los últimos dos años los gobiernos capitalinos han retrasado, por diversas razones, la implementación de la Alerta de Violencia de Género (AVG) en la Ciudad de México, a pesar de los altos índices de violencia e impunidad registrados.

La Alerta de Violencia de Género (AVG) es un mecanismo de protección que consiste en un conjunto de acciones gubernamentales para enfrentar y erradicar la violencia feminicida y/o la existencia de un agravio que impida el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres. 

La urgencia por implementar la AVG en la CDMX radica en que, actualmente, es la quinta entidad con el mayor número de feminicidios registrados de enero a agosto del presente año. Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en este periodo suman 33 feminicidios y 94 homicidios dolosos contra mujeres. 

Lee más: Mujeres marchan para exigir se declare alerta de género en CDMX

Con estas cifras la Ciudad de México únicamente es superada por Puebla, Nuevo León, Estado de México y Veracruz. De estas entidades solo Puebla y la capital del país no cuentan con la AVG. 

Qué pasa en la CDMX

La AVG que hoy se discute, se solicitó desde septiembre de 2017 por un grupo de organizaciones encabezadas por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF). 

Según la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, una vez que el gobierno federal recibe una solicitud de AVG debe remitirla a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), la cual emite un informe de la violencia en la entidad así como recomendaciones para que el gobierno local actúe.

Seis meses después de dar estas recomendaciones, los gobiernos estatales deben presentar los resultados obtenidos y con base en esto, la Conavim decide si activar o no la AVG. 

Estos periodos no se han cumplido en la Ciudad de México. 

En lo que respecta a la administración de Miguel Ángel Mancera, aunque la solicitud fue presentada desde septiembre de 2017, la Conavim entregó hasta marzo de 2018 el informe y recomendaciones al gobierno de la Ciudad de México.

Lee más: ONG exigen renuncia de la titular de Conavim; la acusan de obstaculizar acceso a la justicia 

Se cumplieron los seis meses que establece el reglamento y Mancera pidió una prórroga para entregar los resultados. Así llegó diciembre y el cambio de gobierno, la AVG quedó en pausa. 

A su llegada, el gobierno de Claudia Sheinbaum conformó una mesa de trabajo que retomó la solicitud y tardó varios meses para llegar a una resolución.

En junio pasado la mesa de trabajo de la AVG, por mayoría de votos, decidió que era necesario implementar a alerta en la capital, sin embargo el gobierno de Sheinbaum se comprometió a ofrecer resultados positivos en seis meses. 

Por su parte, la Conavim argumentó que no era necesaria la AVG pues de diciembre a la fecha el gobierno de la CDMX había realizado 13 acciones para prevenir la violencia contra la mujer, como la creación de la Secretaría de la Mujer y la Fiscalía especializada para la Investigación del Feminicidio. 

Ante esta decisión las organizaciones solicitaron un amparo federal el cual consiguieron el pasado 13 de septiembre a través del Juzgado Tercero de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México.

En este amparo, además del decreto casi inmediato de la AVG las OSC habían solicitado ser parte del grupo de trabajo que evaluara la alerta.

Todo se vino abajo cuando la Conavim interpuso un recurso de revisión con el pretexto de que el reglamento de Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia estipula que las solicitantes de la AVG no pueden formar parte del grupo de trabajo. 

Te puede interesar: Declaran segunda Alerta de Violencia de Género en Edomex

Si bien el artículo 36 de dicho reglamento estipula cómo debe conformarse el grupo de trabajo, no hay alguna restricción que impida a las organizaciones conformarlo. 

Sin embargo el recurso de revisión fue aceptado y ahora se encuentra en un colegiado. 

Esta situación ha generado críticas y acusaciones por parte de las organizaciones hacia la Conavim a la que acusan de obstaculizar la implementación de la Alerta de Género. 

“Quieren ser juez y parte”

En entrevista para Animal Político Candelaria Ochoa, titular de la Conavim, asegura que la comisión está a favor de poner en marcha la AVG pero se tienen que respetar las reglas del juego. 

La funcionaria explica que los seis meses que pidió el gobierno de Sheinbaum es un periodo al que todos los gobiernos tienen derecho antes de decidir si se aplicará o no la alerta. 

En cuanto al tema del recurso de revisión asegura que no fue una decisión de la Conavim, sino de la Secretaría de Gobernación. 

“Tuvimos varias reuniones después de tener conocimiento del amparo obtenido por las organizaciones y tras un análisis, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero determinó que debíamos proceder con este recurso, pues las solicitantes quieren ser juez y parte y eso no se puede según el reglamento, así fue que interpusimos el recurso”, señala. 

Según Candelaria, además de este, hay otros dos motivos por los que la Segob decidió interponer el recurso de revisión: “en el amparo exigían que la Conavim dotara de recursos a cada alerta cuando eso es obligación de los gobiernos; y también piden que se transparente todas las acciones de los gobiernos, situación que tampoco es posible porque así lo estipula la Ley de Transparencia, que no se pueden transparentar todas las acciones de los gobiernos”. 

Sobre las acusaciones de las OSC sobre una presunta obstaculización para activar la AVG, Ochoa asegura que ella no puede tomar decisiones sin consultarlas con la Segob, ya que la Conavim no es un ente descentralizado ni autónomo. 

“Nosotros estamos a favor de que se implemente la Alerta de Género, pero por el momento no está en nuestras manos, habrá que esperar a que se resuelva el recurso de revisión y a que pasen los 6 meses que pidió el gobierno para entregar resultados”. 

Según la titular de Conavim, el gobierno de Sheinbaum tiene como fecha límite el 5 de diciembre para entregar un reporte de resultado con base en las recomendaciones que hizo la mesa de trabajo. 

“Hemos platicado con el Observatorio y las organizaciones, les hemos ofrecido que sean parte de este trabajo a través de contralorías, en donde podrán estar al tanto de las medidas y avances conseguidos con la Alerta de Género, nosotros confiamos en que aceptarán la propuesta”, finaliza.

“Nos quieren dejar fuera”

María de la Luz Estrada, directora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, lamenta que el actual gobierno esté minimizando el tema de la violencia contra la mujer tal y como lo hizo el de Mancera. 

“La Conavim y su titular solo están implementando estrategias porque nos quieren dejar fuera, como gobierno quieren hacer y deshacer a su antojo y que nadie cuestione sus acciones y resultados, por eso no nos quieren dentro del equipo de trabajo”, señala. 

Según Estrada los gobiernos de otros estados como Jalisco y Estado de México sí les han permitido ser parte de la mesa de trabajo, “porque han dicho que la presencia de las organizaciones es indispensable”.  

La directora del OCNF asegura que las organizaciones no tienen otra intención más que sumar y vigilar que las acciones de la AVG se cumplan. 

A la vez lamenta que las mujeres de la Ciudad de México tengan que esperar por lo menos otros seis meses para estar en posibilidad de tener una Alerta de Género. 

“Luchamos por esto durante los dos últimos años y ahora nos parecen absurdos los argumentos del gobierno y de la Conavim, los feminicidios y las agresiones contra mujeres han ido en aumento y ni eso les parece suficiente”, refiere. 

A pesar del contexto actual, María dice que la CDMX tendrá sí o sí una Alerta de Género, “solo están retrasando todo, pero no lograrán evitarla”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 trucos que usan los latinos para hablar en Espanglish

Hablar 'espanglish' puede ir mucho más allá de meter unas palabritas en inglés 'here' and 'there'. Aquí te mostramos tres de las prácticas lingüísticas más comunes al hablar español en Estados Unidos.
26 de noviembre, 2019
Comparte

Si te pregunto “¿dónde tú vas?”, seguramente supongas que vengo de algún país caribeño. Si hablando de mi madre te dijera que “la di un beso”, posiblemente pensarías que soy de España. ¿Y si te contara que “estoy aplicando para principal de mi escuela”?

Las tres frases evidencian un uso coloquial de nuestro idioma, pero lo que hace más llamativa a la tercera es la marcada influencia del inglés, típica de la variedad de español que se habla en Estados Unidos.

Muchos llaman espanglish a esta manera de hablar, en la que se mezclan elementos del léxico y la gramática del español y el inglés.

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

Los lingüistas están enzarzados desde hace años en un debate académico sobre si es apropiado o no usar ese término. Hay una corriente de expertos que lo rechaza y prefiere hablar de español de Estados Unidos, sin más etiquetas.

Pero en las calles, entre los hispanohablantes o latinos, se usa el término espanglish tanto como se habla.

Para el 70% de los jóvenes de origen hispano hablar espanglish es algo habitual o constante, según una encuesta de 2009 del Pew Research Centre.

Y esta manera de hablar, aunque espontánea, tiene características recurrentes. Aquí te hablamos de tres de las prácticas lingüísticas más típicas del español en contacto con el inglés de Estados Unidos: el cambio de códigos, la extensión y los préstamos, y de un factor subyacente que de fondo lo afecta todo.

‘Code switching’ o cambio de códigos

Chicas latinas

Getty Images
El español que se habla en Estados Unidos tiene características propias, igual que el español que se habla en España y en otros países de América Latina.

Este es probablemente el rasgo más llamativo del español de Estados Unidos: el cambio frecuente de un idioma al otro, dentro de una misma frase o conversación.

Lo interesante es que ese vaivén de idiomas no sucede al azar, sino que sigue ciertos patrones.

Aunque no hay puntos de cambio fijos, hay lugares en los que jamás se da, explica Kim Potowski, profesora de lingüística hispánica en la Universidad de Chicago, coautora del libro “El español de los Estados Unidos” y una de las académicas que rechaza el uso del término espanglish.

Según Potowski, casi nunca vamos a ver cambio de códigos entre el auxiliar y el participio. Nunca escucharíamos frases como “yo he gone” o “yo no have esa información”.

Sí es frecuente, en cambio, pasar al otro idioma en el objeto directo.

I don´t have your peine”, dice en la peluquería de su madre el personaje de Laritza, encarnado por la actriz cubano-estadounidense Jenny Lorenzo, conocida en YouTube por sus personajes latinos, como “la abuela cubana”.

See, I know que tú tienes my peine”, le replica su madre, Maruchi, en una rítmica frase en espanglish con dos puntos internos de cambio.

Familia hispana de Estados Unidos.

Getty Images
Según la lingüista Ana Celia Zentella los hispanohablantes en Estados Unidos han pasado por una historia de “opresión lingüística”. Hoy en día el dominio de los idiomas está ligado a la generación migratoria.

Este tipo de virajes varía mucho según el dominio que el hablante tiene de los dos idiomas y según los hábitos de la comunidad de habla a la que pertenece, que pueden ser muy distintos dentro de Estados Unidos.

Según Potowski, la gente que tiene un dominio de la sintaxis muy fuerte en las dos lenguas puede hacer cambios de códigos más complejos, por ejemplo, dentro de la misma oración.

Mientras, quienes carecen de esa habilidad totalmente bilingüe tienden a cambiar de código tras fragmentos de lengua más largos.

Curiosamente el dominio de los dos idiomas y el grado de influencia del inglés están ligados a la generación migratoria.

“La primera generación que llega puede mostrar ciertos cambios, pero no tantos como la segunda, ni mucho menos como la tercera”, comenta Potowski.

Muchos nietos de migrantes tienden a hablar casi todo en inglés pero hacen cambios de códigos “emblemáticos” en español: “Echan ahí un órale“, o un “mijo“, o algo así, solo para dejar saber que “hey, yo pertenezco a este grupo étnico, si bien no tengo todas las destrezas lingüísticas”.

La extensión

Imagen de la actriz Jenny Lorenzo interpretando al personaje de Maruchi la peluquera. Cortesía de Jenny Lorenzo.

Jenny Lorenzo
“See, I know que tú tienes my peine”, dice el personaje de Maruchi en perfecto espanglish en esta escena en una peluquería, interpretado por la actriz cubano-estadounidense Jenny Lorenzo.

Esta práctica lingüística frecuente en el español de Estados Unidos consiste en “extender” o aplicar el significado de una palabra en inglés a una en español que es igual o muy parecida.

Ejemplos ilustrativos de este fenómeno son el uso del verbo moverse (del inglés to move) como mudarse , soportar (del inglés to support) como sustentar, o vacunar (del inglés to vacuum) como pasar la aspiradora.

Se podría decir que hay distintos “grados” de extensión: algunos usos informales, como el de aplicar por solicitar, ya son tan habituales en Estados Unidos que algunos profesores de español los aceptan en sus clases.

Otros pueden sonar más ajenos, como el uso del verbo realizar con el significado de darse cuenta de algo (del inglés to realize). Por ejemplo, “Laritza realizó que sí tenía el peine y entonces se lo dio.

Además de léxica, la extensión también puede ser morfosintáctica, es decir, afectar a la estructura de la frase.

Un ejemplo de esto sería el uso del gerundio como sujeto, una sintaxis típica del inglés, como en la frase smoking is bad for your health.

Así, en algunas comunidades de latinos pueden decir “fumando es malo para su salud”, en lugar de usar el infinitivo, fumar.

Ahora, hay ciertas extensiones estructurales que son típicas de hablantes con un menor dominio del español.

Por ejemplo, frases del tipo “no tengo nadie para jugar con”, que hacen un calco sintáctico del inglés, ya solo se ven en las generaciones posteriores, comenta Potowski, las de “los nietos de los que emigraron”.

Los préstamos

Esta práctica lingüística consiste en tomar una palabra del inglés y adaptarla morfológica y fonológicamente al español, aplicándole sufijos o conjugaciones como si fueran palabras “nativas” de nuestro idioma.

En la frase “estaba hangueando en la marqueta“, por ejemplo, hay un verbo y un sustantivo creados a partir de palabras inglesas.

Familia hispana de Estados Unidos.

Getty Images
Muchos nietos de migrantes tienden a hablar casi todo en inglés pero hacen cambios de códigos “emblemáticos” en español: “Echan ahí un “órale”, o un “mijo”, o algo así, solo para dejar saber que “hey, yo pertenezco a este grupo étnico, si bien no tengo todas las destrezas linguísticas”.

Algunos latinos de Estados Unidos usan el verbo hanguear, del inglés to hang out, para expresar la idea de pasar un rato de manera relajada, disfrutando, sin hacer nada… en este caso, en el mercado.

Pero el uso de préstamos del inglés, o anglicismos, no solo es común en el español de Estados Unidos.

Muchas comunidades de hablantes de distintos países de América Latina y España los utilizan a menudo, particularmente en el ámbito de la tecnología.

Los usuarios de nuestro canal de YouTube nos contaron que conjugan con frecuencia verbos como chatear, postear, tuitear, guasapear, feisbuquear, laiquear, forwardear, estokear, etc.

Así como expresiones tomadas directamente del inglés, sin ninguna adaptación, como oh my god, lol, by the way, busy, full, freeky, etc.

La huella del “bullying lingüístico”

El español es la lengua minoritaria más hablada de Estados Unidos: 40 millones la hablan en casa, más gente que las poblaciones combinadas de Cuba, Ecuador y Bolivia.

Pero es también una lengua minorizada, y eso deja marcas en cómo la usan sus hablantes.

Según Potowski actualmente hay mucha presión social para que se deje de hablar y mucho bullying lingüístico“, además de agresiones físicas, incluso en público, hacia la gente que lo hace.

En un contexto así hay menos oportunidades para usar el idioma y por eso hay ciertas características de cómo se habla español en Estados Unidos que están derivadas de la falta de uso, y no necesariamente de la influencia del inglés.

Por ejemplo, muchos hablantes usan el subjuntivo menos que en otros países, explica la lingüista. Dicen frases como “espérame ahí hasta que él llega”.

“El inglés puede ser el catalizador de estos cambios, pero no los causa directamente”, matiza Potowski.

Cartel que dice: "Bienvenido a EE.UU., ahora hable inglés"

Getty Images
“Este es un país en el que hablamos inglés. ¡Hay que hablar inglés!”, repitió Donald Trump durante la campaña para las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Según la lingüista Ana Celia Zentella, de la Universidad de California, San Diego, el uso de préstamos y de ciertas formas sintácticas en el español de Estados Unidos no suceden de una manera tan libre como podría parecer, sino que forma parte de una situación de opresión, donde el español no es el idioma subordinante, sino el subordinado.

Zentella, que defiende el uso del término espanglish, cree que esta palabra sirve para captar ese conflicto subyacente y la historia de “opresión lingüística” por la que han pasado los hispanohablantes en Estados Unidos.

Para esta experta en sociolingüística describirlo como “español de Estados Unidos” borra ese conflicto.

¿Hora de “embrazarlo”?

Hoy en día muchos jóvenes hispanos dicen que hablan espanglish con cierto menosprecio, como si su manera de expresarse influenciada por el inglés fuera una variedad del español de mala calidad o de menor categoría que el español coloquial que se habla en cualquier otro país.

Y esas actitudes negativas son las que quiere combatir la mayoría de los profesores y lingüistas en Estados Unidos, al margen de polémicas semánticas sobre el uso del término espanglish.

Niños latinos en Estados Unidos

Getty Images
Para los latinos de Estados Unidos mezclar el español y el inglés es una manera natural de expresarse como el pueblo bilingüe que son.

A lo largo de los años Potowski ha ido observando con sus propios estudiantes cómo esas percepciones están evolucionando hacia posturas más positivas, y en 2016 más de 40 universidades estadounidenses ofrecían cursos en espanglish o español de Estados Unidos, según datos citados por la cadena estadounidense NPR.

Las proyecciones demográficas dicen que en otros 25 años más el 25% de la población de Estados Unidos será de origen hispano, es decir, uno de cada cuatro estadounidenses.

Y para ellos mezclar el español y el inglés es y será una manera natural de expresarse como el pueblo bilingüe que son.

* Esta nota es parte de la serie “¿Hablas español?”, un viaje de BBC Mundo por Estados Unidos para mostrar el poder de nuestro idioma en la era de Trump.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo&list=PLLhUyPZ7578dIFQmd1_BF1UQuHxLSGP7S&index=

https://www.youtube.com/watch?v=dDLDuv7LH48

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU&list=PLLhUyPZ7578dIFQmd1_BF1UQuHxLSGP7S&index=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.