Mentiroso, parcial, venganza política: los argumentos en la audiencia de Rosario Robles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Mentiroso, parcial, venganza política: los argumentos en la audiencia de Rosario Robles

La defensa de Robles insiste en que el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de Dolores Padierna, no debería llevar el caso por el posible conflicto de interés que su parentesco representa.
Cuartoscuro Archivo
23 de octubre, 2019
Comparte

Rosario Robles entró a la sala vestida con un suéter de cuello alto y pantalón beige, el color del uniforme en el penal femenil de Santa Martha Acatitla donde ha permanecido los últimos 71 días. Horas antes había sido trasladada a los juzgados del Reclusorio Sur para presenciar la audiencia que abría la posibilidad de seguir su juicio en libertad.

Allí, se encontró por tercera vez con el juez que lleva su caso, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de Dolores Padierna cuyo esposo, René Bejarano, estuvo en prisión tras la difusión en 2004 de los videos donde se le veía recibir dinero en efectivo de manos del empresario Carlos Ahumada, entonces contratista del gobierno del Distrito Federal y pareja sentimental de Robles.

Lee más: Juez decide que Robles se quede en prisión; ella dice que es una injusticia

Esto, según la defensa, representa un conflicto de interés y debió ser motivo suficiente para que el juez se excusara de presidir el juicio, pero no ocurrió. Por ello, al final de la audiencia al escuchar que continuará en prisión, Rosario lo encaró: “dadas sus relaciones familiares y ¡por ética, por ética! Nos lo debió exhibir desde un principio (su parentesco). Esto se trata de una venganza política y un acto de injusticia de su señoría (el juez)”.

Su abogado defensor, Epigmenio Mendieta, quien asistió por primera vez a una audiencia, fue aún más duro: “Usted ha dejado de ser imparcial. Un juez debe conducirse con respeto y legalidad con todas las partes, pero ha mostrado animadversión, ha considerado que la defensa y Rosario Robles se ha convertido en enemiga. El tono ríspido no es propio de un juez; eso no lo puede tener este sistema judicial”.

Delgadillo Padierna los escuchó sin hacer gesto alguno. Ya antes había levantado la voz, cuando le dijo mentirosos a sus abogados defensores, cuando calló al ministerio público que intentó interrumpirlo y cuando quiso impedir que Robles tomara la palabra.

Después de escucharlos y reiterar que no era el momento procesal para permitir alegatos ni tampoco la petición de excusarse y al haber confirmado que Robles permanecería en prisión, el juez dio por terminada la audiencia que en apenas 41 minutos definió el futuro inmediato de la exfuncionaria.

Robles se convierte así en la única exsecretaria de Estado en prisión por hechos relacionados con La Estafa Maestra, el mecanismo en el que 11 dependencias de gobierno hicieron convenios con ocho universidades públicas para hacer supuestos servicios, pero éstas subcontrataron a empresas que resultaron ser fantasma, por lo que el dinero público desapareció.

Pese a que quienes encabezaron las otras dependencias involucradas eran Emilio Lozoya (Pemex), Alfredo del Mazo (Banobras), Enrique Martínez (Sagarpa), Emilio Chuayffet (SEP), Gerardo Ruiz Esparza (SCT), entre otros, ninguno ha sido denunciado penalmente y tampoco se ha investigado en dónde terminaron los recursos públicos después de pasar por empresas fantasma.

Te puede interesar: FGR mintió sobre mi domicilio, acusa Robles, y pide no permanecer en prisión 

Incluso, el proceso judicial de Rosario ni siquiera se enfoca en seguir la ruta del dinero pues el delito que se persigue es ejercicio indebido de la función pública, es decir, no haber impedido la realización de los convenios de la Sedesol y Sedatu, dependencias que encabezó, pese a las irregularidades señaladas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en los informes de Cuenta Pública durante cuatro años.

“Vinieron a mentir”: juez

Minutos después de las 4 de la tarde, el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna inició la audiencia para revisar si la prisión que le decretó como medida cautelar en la audiencia del 13 de agosto pasado era una decisión acorde al juicio que enfrenta por el delito de ejercicio indebido de la función pública.

Lo hacía obligado por el magistrado Ricardo Paredes quien después de revisar la actuación de Delgadillo Padierna en dicha audiencia, determinó que haber enviado a Robles a prisión “violaba sus derechos humanos” porque el juez tomó la decisión “sin analizar ni establecer las razones por las cuales dicha medida era la idónea, proporcional y menos lesiva para la imputada”. Por ello ordenó realizar una nueva audiencia.

En los primeros minutos de la audiencia, el juez Delgadillo aludió a la resolución del magistrado Paredes: “dice que me equivoqué porque no sustenté la idoneidad”, y luego enumeró todos los elementos que, a su consideración, confirmaban la necesidad de que Rosario Robles siguiera en prisión porque “el peligro de sustracción es alto”.

Lee más: Prisión preventiva para Robles es justificada porque mintió sobre su domicilio, dice la FGR

Aunque la prisión fue solicitada por los representantes de la Fiscalía General de la República alegando que al estar en libertad podría amenazar o atentar contra los exfuncionarios que han testificado en su contra o destruir documentación, no presentaron ninguna prueba que lo confirmara, pero el juez dijo que no era necesario hacerlo.

Y si bien la acusada se presentó de manera voluntaria a dos audiencias, lo que más pesó para el juez fueron las “mentiras” de su defensa y sus contradicciones, sobre todo respecto a su domicilio y al motivo de su viaje a Costa Rica, donde Robles se encontraba cuando se enteró de la acusación judicial.

Durante la audiencia del 13 de agosto, la defensa de Robles explicó que cuando policías ministeriales no la localizaron en el domicilio que ha registrado como su residencia en la alcaldía Coyoacán fue porque estaba de vacaciones en Costa Rica, aunque el juez aseguró que luego dijeron que se encontraba en un curso.

“Su defensa se contradijo en el motivo real de su estancia en otro país con la intención clara de mentir a la autoridad judicial”. Además “se desconoce el domicilio real” de la acusada porque según el órgano de inteligencia de la Fiscalía existe una licencia de conducir a nombre de Rosario Robles con un domicilio en Polanco, distinto a su residencia oficial, reiteró el juez.

Al escuchar eso, Robles se colgó en el cuello una reproducción de su licencia de conducir como gafete, la cual era la única licencia y con vigencia permanente que ella ha tramitado, dijo minutos más tarde.

Lee más: Un ‘uso ilegal’ de registros permitió que existan dos licencias de Rosario Robles: Semovi

Ahora se sabe que la supuesta licencia entregada por la Fiscalía está registrada en la Semovi, pero tiene elementos irregulares como que la huella digital está movida, la firma no corresponde a la suya y la fotografía fue bajada de internet.

Según reconoció el subsecretario de Transporte Brando Flores, aunque la licencia está en el registro oficial, no existe certeza de que ella haya ido a tramitarla, y alguien más pudo hacerlo a través de un acto de corrupción con los funcionarios de los módulos.

Rosario insistió mientras mostraba el gafete: “Ni siquiera en las copias certificadas de la Semovi dice la dirección (de Polanco) que usted acaba de decir, señoría. Quien ha mentido es el Ministerio Público, no yo. Si usted hubiera pedido esa prueba en la audiencia (del 13 de agosto) yo hubiera podido demostrar que esa no era mi firma. Ésta es mi licencia permanente”.

Aunque la defensa acusó en la audiencia pasada que la supuesta licencia con domicilio de Polanco no estaba integrada en el expediente y, por tanto, no podía ser considerada como prueba, esta vez el juez refirió el número de tomo y foja donde se encontraba por lo que dijo, al negar la existencia del documento, la defensa usó “ese argumento falaz y afectaron a su defendida. Vinieron a mentir expresamente”.

Ante esto, el juez de defensa, Julio Hernández Barros, lo interrumpió, aunque el juez también había alzado la voz para impedirlo. “Sí, sí lo interrumpo porque si tiene elementos de parte al Ministerio Público, pero a mí no me viene a decir mentiroso”, dijo Barros levantando el brazo y señalando al juez.

Otro elemento de mentira, según el juez, fue que Rosario había dicho que sólo tenía 20 mil pesos en su cuenta bancaria, pero “a pesar de sus carencias estaba en Costa Rica, lo que demuestra falsedad de sus ingresos”.

Además, después de haber sido secretaria de Estado y ganar más de 200 mil pesos mensuales “tiene las facilidades para abandonar un lugar o permanecer oculta porque tiene la posibilidad de ayuda. Tiene los medios y red de personas que la pueden ayudar a ocultarse”, dijo el juez.

Todo ello demostraba que “la defensa vino a mentir. Ustedes con ese comportamiento falaz activaron esos dientes (del sistema acusatorio)”, y por tanto, estaba fundada la prisión preventiva. “No hay otra medida cautelar que garantice su presencia (en el proceso judicial)”, argumentó el juez. Además, su sustracción “podría afectar la investigación de un proceso a través del cual se afectó el patrimonio del Estado”, concluyó Delgadillo Padierna.

Con esos argumentos, el juez reiteró su decisión de mantener a Rosario Robles en prisión. Ella, a diferencia de la audiencia del 13 de agosto se mostró menos asombrada. Al terminar, volteó hacia atrás, donde se encontraban su familia que ha asistido a todas las audiencias e hizo un gesto parecido a una sonrisa.

Esta vez usaba menos maquillaje y su tono de cabello pasó de castaño a negro. En el lado izquierdo del pecho llevaba un listón rosa, el símbolo de la lucha contra el cáncer de mama, igual que el juez Delgadillo Padierna en la toga, tal vez su único elemento de coincidencia.

Otro elemento de mentira, según el juez, fue que Rosario había dicho que sólo tenía 20 mil pesos en su cuenta bancaria, pero “a pesar de sus carencias estaba en Costa Rica, lo que demuestra falsedad de sus ingresos”.

Además, después de haber sido secretaria de Estado y ganar más de 200 mil pesos mensuales “tiene las facilidades para abandonar un lugar o permanecer oculta porque tiene la posibilidad de ayuda. Tiene los medios y red de personas que la pueden ayudar a ocultarse”, dijo el juez.

Todo ello demostraba que “la defensa vino a mentir. Ustedes con ese comportamiento falaz activaron esos dientes (del sistema acusatorio)”, y por tanto, estaba fundada la prisión preventiva. “No hay otra medida cautelar que garantice su presencia (en el proceso judicial)”, argumentó el juez. Además, su sustracción “podría afectar la investigación de un proceso a través del cual se afectó el patrimonio del Estado”, concluyó Delgadillo Padierna.

Con esos argumentos, el juez reiteró su decisión de mantener a Rosario Robles en prisión. Ella, a diferencia de la audiencia del 13 de agosto se mostró menos asombrada. Al terminar, volteó hacia atrás, donde se encontraban su familia que ha asistido a todas las audiencias, e hizo un gesto parecido a una sonrisa.

Esta vez usaba menos maquillaje y su tono de cabello pasó de castaño a negro. En el lado izquierdo del pecho llevaba un listón rosa, el símbolo de la lucha contra el cáncer de mama, igual que el juez Delgadillo Padierna en la toga, tal vez su único elemento de coincidencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz': el testimonio de muerte digna en Colombia

Martha Sepúlveda es la primera paciente en Colombia que accederá a la eutanasia sin tener una enfermedad terminal. Federico, su único hijo, cuenta en un conmovedor relato por qué ayudó a su madre a cumplir su último deseo.
9 de octubre, 2021
Comparte

Martha Sepúlveda está feliz porque pondrá fin a su vida el domingo 10 de octubre a las 7 de la mañana.

Se ríe frente a las cámaras comiendo patacón con guacamole y tomando cerveza en un restaurante de Medellín, a pesar de que se enfrentará a la muerte.

Está feliz precisamente porque logró que la justicia le diera la autorización para someterse a una eutanasia.

En Colombia la eutanasia fue despenalizada en 1997, pero solo se convirtió en ley en 2015. En julio pasado, la Corte Constitucional del país extendió el derecho a una muerte digna a quienes padezcan “un intenso sufrimiento físico o psíquico” por causa de una lesión o enfermedad incurable,

Y el de Martha Sepúlveda es el primer caso en que se autoriza una eutanasia en un paciente que no tiene una enfermedad terminal.

Según la agencia EFE, que cita al Ministerio de Salud, en el país se han realizado 94 procedimientos de eutanasia desde abril de 2015 hasta el 8 de mayo de 2020

Para Martha, desde que fue diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad grave e incurable, su vida se había transformado en un tormento.

Como sabía que la suya iba a ser una muerte lenta y dolorosa que se extendería por varios años, el futuro le parecía desgarrador.

Hasta que un día le dijo a Federico, su único hijo de 22 años, que quería luchar por conseguir su eutanasia.

Los médicos no le dieron muchas esperanzas porque una de las condiciones establecidas por la legislación colombiana para acceder al procedimiento, es que la expectativa de vida del paciente sea inferior a seis meses.

En el caso de Martha, la agonía podía prolongarse al menos por tres años más. Sin embargo, ella dio la batalla judicial hasta que finalmente logró su objetivo.

Paradójicamente, conseguir la muerte, le devolvió la vida.

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno”, cuenta su hijo en diálogo con BBC Mundo.

Y así se le ve, contenta porque va a morir.

“Tengo buena suerte”, dice en su última entrevista televisiva con Caracol TV. “Me río más, duermo más tranquila”.

“Soy una persona católica, me considero muy, muy creyente. Pero Dios no me quiere ver sufrir a mi“.

“Con una esclerosis lateral en el estado que la tengo, lo mejor que me puede pasar es que me vaya a descansar”.

Este es el testimonio de su hijo, Federico Redondo Sepúlveda, contado a BBC Mundo en primera persona.


A mi mamá le diagnosticaron la esclerosis lateral amiotrófica a fines de 2018.

Ella lo tomó de una manera bastante particular. Su reacción fue reírse. Dijo “vea, tengo esta enfermedad y me muero en tres años”. Pero lo dijo de manera muy jocosa, muy divertida, haciendo bromas.

Mi mamá siempre ha sido una persona muy abierta a la muerte. Ella siempre ha dicho “yo no tengo miedo a partir, sino a la forma en la que voy a partir”, que es precisamente por lo que buscó que le reconocieran el derecho a una muerte digna.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Ella no concebía la vida postrada en una cama. El final de la esclerosis lateral amiotrófica es sin poder hablar, sin poder tragar… es algo sumamente doloroso e indigno para ella.

Se tomó muy olímpicamente el diagnóstico. Posteriormente ya empezó a perder fuerza en las piernas, a requerir apoyo para caminar en distancias más o menos largas. Ya luego requería apoyo para todo tipo de caminatas incluso dentro de la casa.

Y a principios de este año empezó a requerir apoyo para ir al baño. Después, había que bañarla, había que vestirla. En ocasiones se le dificultaba comer o cepillarse porque las manos estaban perdiendo demasiada fuerza.

Lo peor para ella es ver cómo se deterioraba a tal punto que no puede ser independiente para lo más básico de las actividades cotidianas.

Un día ella me dijo: “Sería tan bueno que yo pudiera solicitar la eutanasia”. Y pues yo no lo tomé como muy en serio.

Pero cuando me dijo que quería hacerlo, yo estuve en negación por unos días. Yo decía, “no, mi mamá no, todavía no”. Le decía, “mami, por favor no”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda
Martha y su hijo Federico.

Yo me considero una persona muy liberal, pensaba que el derecho a la eutanasia es un derecho que hay que proteger, pero nunca lo vi como algo cercano.

Pero ya luego, concientizándome un poco de la condición precaria en la que ella estaba, y de su desespero, y de la indignidad en la que estaba, yo dije: “Creo que demuestro más mi amor si la apoyo en esta decisión que ella tomó“.

Yo sí necesito a mi mamá y quiero que esté conmigo en cualquier condición. Pero en ese caso solo estaría pensando en mí, en mis necesidades.

Llevamos 22 años juntos. Mi vida giraba alrededor de ella y la de ella alrededor mío. Luego de su partida, yo tendré que inventarme otra vida. Por eso fue tan difícil al principio.

Cuando yo la cuidaba tenía sentimientos encontrados. Por un lado me gustaba, porque sentía que le estaba regresando a mi mamá de alguna forma, todo el apoyo y todo lo que ha hecho por mí a lo largo de la vida.

Pero también pensaba en lo que ella me decía. Me decía: “Hijo, esto no es vida, esto no es digno”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Claramente yo estoy triste. Claramente estoy ansioso, claramente estoy… de alguna forma desesperado. Sería muy raro que no lo estuviera.

Pero también de alguna manera me reconforta el hecho de que mi mamá haya podido terminar su vida de la forma que ella quería.

El día y la hora que ella quería.

Desde muy joven dijo que nunca quería estar postrada en una cama, absolutamente dependiente en todo momento.

Nosotros coincidimos en que vivir es decidir y desde que la esclerosis empezó a condicionar físicamente a mi mamá, ella ya no puede decidir por sí misma.

Muchas personas se sorprenden porque la ven muy tranquila y muy feliz.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno. Ella antes no era así. Antes estaba desesperada, triste y con pocas esperanzas de cara al futuro.

Pero ahora, mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz. Está feliz desde que sabe que le van a aplicar el procedimiento eutanásico.

El domingo se va a hacer una cremación, se va a celebrar una eucaristía y… y ya, porque básicamente eso es lo que quiere.

La voy a extrañar mucho. Yo creo que no hay nada que no vaya a extrañar porque nada volverá a ser lo mismo. Nada.

Desde su sonrisa y su berraquera y su buena actitud ante lo bueno y lo malo de la vida… hasta sus regaños.

Todo me hará falta.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZdWiKvBoZeA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.