Desaparición de poderes en Guanajuato, Tamaulipas y Veracruz: ¿se puede o no hacer y qué pasaría?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Desaparición de poderes en Guanajuato, Tamaulipas y Veracruz: ¿se puede o no hacer y qué pasaría?

De acuerdo con especialistas, la solicitud de desaparición de poderes en tres estados está fundamentada en interpretaciones de la ley, pues las situaciones por las que lo piden no ameritan que se tome esta decisión.
Cuartoscuro
4 de octubre, 2019
Comparte

El pasado 23 de septiembre, senadores del Partido Acción Nacional (PAN) presentaron una solicitud de desaparición de los poderes en Veracruz por los altos niveles de inseguridad, lo que tuvo como respuesta que la bancada de Morena pidiera la misma declaratoria para Guanajuato y Tamaulipas.

Pero, ¿Pueden los senadores desaparecer los poderes?

De acuerdo con la Fracción V del Artículo 76 de la Constitución, la desaparición de los poderes en los estados es una facultad exclusiva del Senado. En la Ley Reglamentaria de la cámara Alta se establecen cinco supuestos por los que se puede tomar la determinación.

Los supuestos en los que se basa el argumento de los senadores para pedir la desaparición de poderes en los tres estados fueron:

-Que los titulares de los poderes quebrantaren los principios del régimen federal, que según el abogado constitucionalista Alfonso Herrera podrían ser situaciones como la rebelión de las fuerzas estatales contra el gobierno federal o un intento de independencia de la federación por parte del estado;

-Que los titulares estuvieren imposibilitados físicamente para el ejercicio de las funciones inherentes a sus cargos o con motivo de situaciones o conflictos causados o propiciados por ellos mismos, que afecten la vida del Estado, impidiendo la plena vigencia del orden jurídico;

Y para el caso de Veracruz:

-Que promovieren o adoptaren en forma de gobierno o base de organización política distintas a las fijadas en los Artículos 40 y 115 de la Constitución General de la República.

Estos Artículos establecen que la República debe estar compuesta por Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, y que adoptarán la forma de gobierno republicano, representativo, democrático, laico y popular, teniendo como base de su división y de su organización política y administrativa el municipio libre.

En los tres casos, el argumento principal de los senadores que pidieron la desaparición de poderes es la inseguridad que se vive en esos estados y que los gobernadores actuales no han podido resolver.

Sin embargo, tal como consideraron los abogados constitucionalistas Alfonso Herrera García y Omar Rafael Ruíz Charre, la situación de inseguridad a la que aluden los legisladores en sus solicitudes no está contemplada dentro de los supuestos de la Constitución o la Ley Reglamentaria, por lo que sus argumentos son solo una interpretación de la norma, motivada por cuestiones políticas.

“Podríamos considerar que si un supuesto no encaja razonablemente a los supuestos legales se podría estar hablando de una politización de la ley, porque quienes interpretan pertenecen a fracciones políticas. Desde ese punto, si la aplicación no es nítida, quienes impulsan la acción están incurriendo en una politización del sistema, con lo cual se convierte en una acción ilegítima”, explicó en entrevista con Animal Político Alfonso Herrera, doctor en derecho constitucional y profesor en la Universidad Panamericana.

La falta de claridad en los supuestos que contempla la Ley Reglamentaria “deja la subjetividad de interpretar qué se entiende por situaciones o conflictos causados o propiciados por los titulares y que impidan la plena vigencia del orden jurídico, que lo convierte en una canasta en la que pueden entrar una infinidad de cuestiones que puede proponer el partido en el poder conforme convenga a sus propios intereses” abundó al respecto Omar Rafael Ruíz Charre, maestro en derecho y profesor de la FES Aragón.

¿Qué argumentan los senadores solicitantes?

Para el caso de Guanajuato, los senadores de Morena señalan que, por lo menos desde hace cinco años existe una “grave crisis de violencia e inseguridad, en donde los pobladores han visto como día con día se deteriora cada vez más las condiciones de vida, sin que se advierta la presencia ni la acción del gobierno de la entidad para brindar protección a las personas”.

“Estamos ante una real ausencia del estado de derecho”, afirman.

Esta “situación de caos ha sido propiciada por las propias autoridades estatales, que sin duda afectan la vida del Estado e impiden a todas luces la plena vigencia del orden jurídico, actualizándose así las causales de desaparición de poderes previstas en las fracciones I y III del artículo 2º de la Ley Reglamentaria de la Fracción V del Artículo 76 de la Constitución”.

En la solicitud de Tamaulipas, la bancada de Morena justifica su solicitud “en que la tasa de los índices delictivos aumentó de manera inmensa desde que en 2016 Francisco García Cabeza de Vaca asumió su mandato como gobernador del estado”.

“Actualmente, Tamaulipas es una de las entidades federativas más violentas del país, donde sus habitantes se encuentran en un estado de vulnerabilidad sin precedentes debido a que, por un lado, deben enfrentar los estragos causados por el crimen organizado, y por el otro, están expuestos frente a los cuerpos de seguridad que las autoridades estatales utilizan de manera injustificada para reprimirlos”, señalan.

Por ello, consideran que “el actuar errático de las autoridades locales en Tamaulipas hacen evidente la incapacidad de gobierno estatal para garantizar la seguridad de sus habitantes y la paz en su territorio, han transgredido el orden constitucional y quebrantado el Estado de Derecho”.

Como fundamento jurídico, indican que el Artículo 76 de la Constitución establece como facultad exclusiva del Senado “V. Declarar, cuando hayan desaparecido todos los poderes constitucionales de una entidad federativa, que es llegado el caso de nombrarle un titular del poder Ejecutivo provisional, quien convocará a elecciones conforme a las leyes constitucionales de la entidad federativa”.

En el caso de Veracruz, los senadores del PAN acusan que los diputados locales se excedieron en sus atribuciones porque primero intentaron enjuiciar al exfiscal Jorge Winckler sin fundamentos y que posteriormente, debido a que no lo lograron, lo separaron del cargo sin fundamento, a pesar de que en diciembre de 2016 fue electo para un periodo de 9 años.

“Es de advertirse que desde el año 2018 diferentes actores políticos han hecho declaraciones a los medios de comunicación con la firme intención de desacreditar el trabajo de Winckler y tratar de destituirlo de manera ilegal”, señalan.

De acuerdo con los legisladores, “la diputación permanente de Veracruz no es la autoridad competente ni competente ni formal, ni materialmente, para la aplicación de una medida cautelar consistente en la separación del cargo temporal del fiscal General del estado, máxime que dicha medida es inexistente en el ordenamiento jurídico local y federal, ya que la única manera de separarlo del cargo es el juicio político, de acuerdo con la ley vigente al momento de su toma de protesta”.

Sin embargo, de acuerdo con el doctor Herrera García, los hechos que están utilizando los senadores para pedir la desaparición de poderes, en los tres casos, no son tan extraordinarios como para amerita dicha determinación.

“Lo que se está presentando en los estados en los que actualmente se está impulsando el tema no se encuentra a cabalidad dentro de los supuestos que establece la ley para ponerse una declaratoria como esta, es decir, no se está presentando una crisis institucional de tal gravedad a la que se refiere la Constitución, como para que el Senado pueda tener pie para aceptarla”, explicó.

“La mera remoción de un funcionario, como hicieron en Veracruz con el fiscal, no coincide con ninguno de los supuestos que establece la ley, y tampoco la seguridad”, dijo.

En opinión del académico, existen otras figuras constitucionales que podrían ser más acordes a las situación de violencia en los estados, “por ejemplo, el Artículo 29 de la Constitución establece la suspensión de derechos, cuando el presidente de la república considere que en una determinada zona del país se tiene que hacer frente a una situación de Estado de Emergencia”.

“Esta figura ha sido reconocida por el derecho internacional como una que puede utilizarse para salvaguardar los sistemas jurídicos y políticos de los países, incluidas algunas regiones. Yo creo que el tipo de situaciones de inseguridad en el país más bien podrían estar actualizando un supuesto como el artículo 29, pero los costos políticos de aplicarlo son algunos que no quieran correrse, específicamente por el presidente y las cámaras que tienen que aprobar la declaración”, señaló.

¿Cuál es el procedimiento y requisitos para desaparecer los poderes?

Para dar luz verde a la desaparición de poderes basta con que los senadores aprueben, primero en comisiones, y luego en el pleno, las solicitudes planteadas.

“Ni la Constitución ni la Ley Reglamentaria establecen procedimientos en los que participen los poderes locales, lo que hace de esta facultad una facultad unidireccional, o sea, que basta que el Senado vote para que se emita la declaratoria”, indicó Herrera García.

De acuerdo con el constitucionalista, ni en las comisiones del Senado ni en el pleno debe efectuarse un trabajo de investigación riguroso para probar que la situación de los estados amerita desaparecer los tres poderes.

“Lo que dice la Ley es que las solicitudes pasarán a comisiones, donde se determinará que pase a pleno. Tampoco las comisiones deben hacer un gran trabajo de investigación, basta con la apreciación de los legisladores. La Ley solo señala esta decisión como facultad de los senadores”, explicó.

Aunque según el abogado esto tiene una razón, y es “que se trata de lo que en principio se conoce como una ‘cuestión política’, es decir, que no es una actuación que deba ceñirse en principio a una valoración de estándares legales, sino que corresponde a cada legislador en su propia convicción decidir”.

Por ello, bastaría con que la mayoría calificada del Senado -dos terceras partes del pleno- vote a favor de las solicitudes para que se determine la desaparición de los poderes.

¿Qué pasaría si desaparecen los poderes?

Los abogados Alfonso Herrera y Rafael Ruíz coincidieron en que si el Senado aprueba la desaparición de poderes en Guanajuato, Tamaulipas y Veracruz, los estados podrían interponer una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien tendría que evaluar la situación en cada caso y emitir una sentencia definitiva sobre la determinación de los legisladores.

En el caso de que el Senado determine que han desaparecido los poderes, la Ley Reglamentaria de la Fracción V del Artículo 76 de la Constitución señala que se procederá a formular la declaratoria y nombrar a un gobernador provisional, que será elegido de una terna enviada por el presidente de la República.

Si el presidente no envía la terna, el Senado hará la designación de entre la terna que su Directiva someta a su consideración.

El gobernador provisional deberá convocar, dentro de los tres meses siguientes a su llegada al cargo, a elecciones de gobernador y de integrantes del Congreso local.

También deberá designar a los magistrados provisionales del Tribunal Superior de Justicia, quienes podrán ser confirmados cuando tomen posesión de su cargo los nuevos diputados locales, electos de acuerdo a la convocatoria que emita el Congreso.

En el caso de que el gobernador provisional incumpla cualquiera de estas obligaciones, su designación se revocará y el Senado hará un nuevo nombramiento.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 factores que le pueden dar la victoria a Biden y 3 que le pueden dar la reelección a Trump

Tras una campaña que en ocasiones se ha sentido eterna, las elecciones presidenciales de Estados Unidos están a la vuelta de la esquina. Repasamos las fortalezas de los dos candidatos principales.
31 de octubre, 2020
Comparte

Las elecciones de Estados Unidos, calificadas como las más importantes de la historia reciente, están a la vuelta de la esquina.

Más de 78 millones de personas ya han votado anticipadamente en persona o por correo, más de la mitad de los votantes de la pasada elección presidencial de 2016, y se esperan cifras récord de participación en los comicios de este martes.

Los dos principales candidatos, el presidente Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden, apuran los últimos eventos de campaña para atraer a los indecisos.

¿Valdrá la ventaja con la que suele contar el presidente a cargo para que Trump consiga la reelección? ¿Será la pandemia de coronavirus el elemento que incline la balanza a favor de Biden?

Carteles a favor de ambas candidaturas en las elecciones de EE.UU. 2020

EPA

Te presentamos 3 factores que pueden decidir la elección para uno u otro candidato, empezando por las posibilidades del actual mandatario.

raya separatoria

BBC

Donald Trump: su camino hacia la reelección

Primer plano de Trump

Reuters
“¡Cuatro años más, cuatro años más!”, suele ser el cántico más coreado en los mítines de campaña de Donald Trump.

1. Una base fiel

La base de simpatizantes con la que cuenta Donald Trump se ha mantenido firme desde la campaña de 2016, cuando los mítines del entonces candidato contaban con miles y miles de asistentes entregados a las promesas del magnate republicano.

Pese a todo lo que ha ocurrido desde entonces, Trump no ha tenido grandes caídas de popularidad (tampoco tuvo grandes subidas), como observa el periodista de BBC Mundo Gerardo Lissardy.

“Es una base fiel, quizás incluso más a él que al Partido Republicano”, apunta.

Seguidores de Trump en un mitin

Reuters
El apoyo a Trump se ha mantenido estable en torno a un 40%.

¿Quién forma esta base? Es una cuestión más compleja de lo que parece a primera vista, pero a grandes rasgos se habla de hombres blancos sin educación universitaria y residentes en áreas rurales.

Su papel fue decisivo en las elecciones de 2016, especialmente en Michigan, Pensilvania y Wisconsin, estados tradicionalmente demócratas que en aquella ocasión se voltearon a favor de Trump.

A lo largo de esta campaña, y a pesar de la actual crisis sanitaria, Trump ha logrado seguir atrayendo a sus eventos una buena cantidad de personas que se manifiestan con un entusiasmo similar al de hace cuatro años.

2. La gestión de la economía

Esta semana salieron a la luz datos que apuntan a una recuperación económica tras los estragos causados por la pandemia.

Según la información revelada el jueves, la economía de Estados Unidos creció a un nivel sin precedentes en el tercer trimestre, con un aumento del 7,4% del PIB, que equivale a un ritmo anualizado del 33,1%.

Cartel de la calle Wall Street en Nueva York con un fondo de banderas de Estados Unidos

EPA
El jueves 29 de octubre se publicaron datos positivos de la economía estadounidense para el tercer trimestre.

Antes de que estallara la crisis sanitaria, la economía era una de las grandes bazas de Trump para conseguir la reelección.

El propio mandatario lo ha reconocido en algunos de sus discursos, en los que le gusta decir que el trabajo estaba “prácticamente hecho” antes de febrero y que tuvo que “ponerse a trabajar en la campaña” por el rápido empeoramiento de la economía a partir de entonces.

En cualquier caso, los sondeos muestran que la ciudadanía suele confiar más en los candidatos republicanos que en los demócratas en lo que atañe a la gestión de la economía y Trump lo ha utilizado en su campaña para generar preocupación o nerviosismo ante la posible llegada de Biden a la Casa Blanca.

3. Defensa de valores conservadores

Uno de los grandes pilares de la campaña de Trump ha sido denostar a su oponente calificándolo de socialista o marioneta de la izquierda radical del Partido Demócrata.

Frente a eso, el presidente se presenta como el único capaz de mantener la ley y el orden y los valores más tradicionales.

“¡Quiere cancelar la Navidad!”, exclamó Trump aludiendo a Biden en un reciente mitin.

El republicano ha tomado las protestas contra la violencia policial que se han producido en distintas ciudades del país en los últimos meses para advertir del “caos y desorden” que, según él, extienden los demócratas allá donde gobiernan.

Amy Coney Barrett, magistrada de la Corte Suprema de EE.UU.

Reuters
La confirmación de Amy Coney Barrett como magistrada de la Corte Suprema le puede valer varios votos a Trump.

El hecho de haber logrado introducir a tres jueces conservadores en la Corte Suprema en un solo mandato le sirve además como carta de presentación ante aquellos votantes que, sin estar de acuerdo con las formas de Trump, aplauden estos nombramientos por su duradero y crucial impacto en el futuro del país.

raya separatoria

BBC

Joe Biden: ¿a la tercera va la vencida?

joe Biden con una mascarilla en la mano

EPA
El demócrata Joe Biden ha basado su campaña en un mensaje de unión y reconciliación.

1. El voto antiTrump

No es por quitarle protagonismo al candidato demócrata, pero prácticamente todos los analistas consultados por BBC Mundo coinciden en que el principal factor que le puede dar la victoria a Biden es el profundo rechazo a Donald Trump, no solo de los demócratas sino también de un sector de republicanos desencantados.

Las elecciones en las que el presidente aspira a un segundo mandato, que históricamente se suele conseguir, son un referéndum a su gestión.

En el caso de Trump, los bajos índices de popularidad indican que puede perder ese referéndum, especialmente por su manejo del coronavirus, al que insiste en restar importancia a pesar de que la cifra de muertos en el país supera los 225.000.

Letrero publicado por RVAT en su página de Facebook

RVAT
Letrero en el jardín de una casa que dice “Soy republicano pero no soy tonto. Biden 2020”.

“Es un voto contra Trump definitivamente”, le dice a BBC Mundo Robert Shapiro, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Columbia.

“La gente está más motivada para echarlo. Está el Lincoln Project, un grupo fundado y formado por republicanos que no necesariamente apoyan la agenda de Biden, pero quieren que Trump se vaya”.

Cabe aclarar que el apoyo oficial del Partido Republicano a Trump es indiscutible, pero cada vez son más las voces de figuras que alguna vez tuvieron peso en la formación que admiten que van a votar al Partido Demócrata por primera vez.

El último de ellos ha sido el exsenador Jeff Flake, que el jueves difundió en redes sociales un video en el que explica por qué decidió votar a Biden en un estado en disputa como Arizona.

2. Capacidad de movilizar a una amplia coalición

Según datos del US Elections Project, más de 78 millones de estadounidenses habían votado anticipadamente, por correo o en persona, para finales de esta semana.

Es una cifra superior al total de votos anticipados de las elecciones de 2016 pese a que todavía quedan unos días para los comicios.

Personas votando en Brooklyn, Nueva York

Reuters
Estados como California, Texas, Georgia y Florida arrojan unos números que apuntan a que la participación de este año batirá récords históricos.

“Se tiene la creencia de que una alta participación beneficia a los demócratas, y viceversa”, expone Matthew Record, profesor de Ciencias Sociales en la Universidad Estatal de San José en California.

Esto no es una ciencia exacta: no sabemos si esos votos anticipados son para el candidato demócrata o si simplemente indican que los votantes están siendo más precavidos por la amenaza del coronavirus y prefieren votar antes que esperar al día de la elección.

En cualquier caso, la ciudadanía parece más motivada, y Joe Biden, con su mensaje conciliador y de unión, ha sido capaz de ganarse el apoyo de un variado abanico de sectores que no se sintieron tan apelados para votar por la demócrata Hillary Clinton en 2016.

Su carácter moderado, además, le permite atraer a demócratas de centro e incluso republicanos para quienes Bernie Sanders o Elizabeth Warren representan el ala más izquierdista del Partido Demócrata.

3. La pandemia

Durante la campaña electoral ha quedado claro que la forma que tiene Biden de abordar la pandemia de covid-19 es totalmente opuesta a la del presidente Trump.

No solo en las formas -aparece constantemente con mascarilla, organiza mítines en los que los asistentes participan desde sus autos y recuerda a las víctimas de la enfermedad en sus discursos- sino también en sus propuestas para gestionar la crisis.

Joe Biden y su equipo de seguridad en un evento de campaña al aire libre

EPA
Biden marca claramente en sus actos de campaña las medidas de protección ante el coronavirus.

Tanto él como la candidata a la vicepresidencia, Kamala Harris, o el expresidente Barack Obama han subrayado una y otra vez en los actos de campaña los errores cometidos por el gobierno de Trump y su incapacidad para frenar la expansión del virus.

Un mensaje que posiblemente tendrá eco en importantes grupos del electorado que se han visto más afectados por esta crisis, especialmente los mayores, que parecen decantarse por el candidato demócrata.

Más aún cuando el presidente ha utilizado sus últimos mítines de campaña para burlarse de la atención que se le presta a la pandemia.

“¡Covid, covid, covid! ¡Los medios solo hablan de eso!”, critica Trump, al tiempo que las cifras de contagios diarios en múltiples estados del país marcan récords superiores a los datos de marzo.

Un panorama que presenta un horizonte desalentador para los próximos meses, por más que el mandatario insista en que “ya se está doblando la curva” y pronto se superará la pandemia.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.