Fallido proyecto de nuevo hospital satura de servicios del IMSS en Puebla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ernesto Aroche

Fallido proyecto de nuevo hospital satura de servicios del IMSS en Puebla

El sismo de septiembre de 2017 dejó inservible el hospital regional de San Alejandro. Ahora el sistema de salud está saturado y paga a otros nosocomios para que atiendan a sus pacientes.
Ernesto Aroche
10 de octubre, 2019
Comparte

El sismo del 19 de septiembre de 2017 fracturó en Puebla no sólo miles de casas y edificios, también el sistema de salud a cargo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) al dejar inservible al Hospital Regional San Alejandro. 

Los daños registrados pusieron fin a los 41 años del hospital insignia del IMSS en Puebla, una obra de 415 camas censables que ofrecía atención al 60% de los derechohabientes en Puebla, además de servicios médicos de especialidades y subespecialidades a varios estados circunvecinos. 

Dos años después del sismo, y pese a la promesa de tener un nuevo hospital, la delegación Puebla del Seguro Social sigue sin un sustituto y, en cambio, acumula problemas en un sistema de salud saturado. 

Lee: IMSS gastó 427 mdp para construir hospital en Puebla; dos años después no hay nada

Un reporte de atención dado a conocer por el IMSS ante una solicitud de información que presentó La Jornada de Oriente en 2018 reconoce una saturación de 300% en los servicios del área de urgencias.

Aunque a decir del director de servicios médicos de la delegación en Puebla, Jorge Martínez Torres, y del director del Hospital de La Margarita, Ernesto Corona —el hospital que heredó gran parte de la atención que ofrecía San Alejandro—, en este momento ya no se tienen los niveles de saturación reportados el año pasado. Esto, gracias a una reingeniería en la atención y a la subrogación de servicios que el instituto contrató con hospitales públicos y privados y con la delegación Puebla de la Cruz Roja.

Médicos especialistas consultados por Animal Político, que hablaron con la condición de que su nombre no fuera publicado, ven un panorama diferente, pues afirman que en el hospital de La Margarita se vive en hacinamiento ante la cantidad de pacientes que han ingresado tras el sismo del 2017.

La Margarita saturada

Tras el sismo vino el desalojo de San Alejandro. El doctor Ernesto Corona lo vivió de cerca, en ese momento era el director del hospital y fue el responsable de las acciones para evacuar a las tres mil personas, que estaban ese día en el lugar.

De entre los desalojados, 395 eran pacientes que recibían atención médica y fueron distribuidos en cuatro centros hospitalarios: Ortopedia, San José, Metepec y La Margarita. 

Pero en este último se concentró el grueso de la atención que ofrecía San Alejandro. Hasta antes del sismo en La Margarita se atendía a 464 mil 622 derechohabientes, con una capacidad de 178 camas censables. Las cifras oficiales muestran que ahora atiende a 1 millón 358 mil 308 y con una capacidad de 253 camas censables, el triple de derechohabientes. 

Lee: 180 obras de hospitales en México están suspendidas por corrupción o falta de dinero: Salud

No solo eso, de ser un hospital de zona con cuatro especialidades troncales, pasó a convertirse en el sustituto de San Alejandro, es decir, un hospital con todas las especialidades que ofrece cobertura incluso a pacientes de estados vecinos, según explica el doctor Jorge Martínez Torres.

Además, agrega el médico, a mediados de mes se contará con 30 camas más, y para diciembre de este año se sumarán otras 30, con lo que se llegaría a 310 camas censables para atención. “Y se plantea construir una unidad de ginecobstetricia aledaña a La Margarita de 100 camas censables, entonces ya tendríamos 410 camas censables en menos de un año y medio”. 

Pese a esos cambios, todavía se trata de cifras que están lejos de los datos y los indicadores que se tenían en la delegación Puebla cuando San Alejandro estaba en funciones, pues antes del sismo los dos grandes hospitales sumaban 594 camas. 

Visto con ese indicador, el déficit en este momento es del 58% respecto a las cifras que se tenían antes de septiembre de 2017. Ese déficit se reducirá, a decir del IMSS, a 48% para finales de año.

El director de servicios médicos de la delegación IMSS en Puebla agrega que también se ha utilizado la subrogación de servicios para reducir la saturación del sistema de salud, aunque no aclara qué porcentaje de servicios se atiende de esta manera, ni cuántos recursos eroga el Instituto por esa estrategia. 

Entérate: ¿Qué opina la gente de los servicios del IMSS? Más del 60% dice que el abasto de medicamentos es “muy malo”

La delegación Puebla del IMSS reconoce que el déficit en la atención de salud a la población derechohabiente es de 0.26 en una escala de 0 a 1.

Médicos y pacientes hacinados

“Estamos sobrepasados en todos los sentidos, se supone que estamos en una situación de contingencia desde hace dos años, pero esto ya no es contingencia, estamos funcionando como hospital normal, pero atendiendo hasta en los pasillos o en el piso”, cuenta una médico especialista adscrita a San Alejandro que aceptó hablar bajo la reserva de su nombre.

Y agrega: “Tienen al personal en una situación de hartazgo por las condiciones de hacinamiento en las que tenemos que trabajar”. 

Otro de los médicos consultados dice que la subrogación de servicios que empezó desde finales del 2018 despresurizó un poco la situación que se vive en La Margarita, pero sólo un poco, aún así hay casos de personas que han tenido que esperar hasta cuatro o más turnos para ser atendida.

“Lo cierto es que ser derechohabiente del IMSS en Puebla desde el 2017 es casi de horror”, concluye otro de los médicos que trabajan en el Seguro Social consultado para este trabajo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Se te queda la mente en blanco": el testimonio de un paciente que padece niebla mental tras tener COVID largo

José Vega Santana, un artista puertorriqueño, dice que sufrió los efectos a largo plazo del virus, que para los expertos aún no están claros pero están bajo investigación.
20 de febrero, 2022
Comparte

Comenzó la música, era un tema que interpretaba desde hace años, pero ese día no recordaba la letra. Se quedó con la mente en blanco frente a cientos de niños que habían llegado para ver su show.

José Vega Santana, un artista infantil puertorriqueño con más de 40 años de carrera en radio y televisión, pidió a sus asistentes en medio del espectáculo que repitieran la melodía. Pero las palabras simplemente no salieron de su boca. Lo tuvieron que doblar.

La escena ocurrió en una escuela en Puerto Rico a finales de febrero de 2021, después de que el también llamado payaso Remi diera negativo en un test de COVID-19.

No me acordaba de nada, no sabía ni qué iba a decir. Fue un momento angustioso. Mis empleados me miraron, se preguntaban si no escuchaba bien la canción. Fui a donde ellos y les dije que no la recordaba”, le contó a BBC Mundo.

Como tantos otros pacientes, el interprete de 65 años afirma que sufrió los efectos de larga duración del virus, en concreto la llamada “niebla mental”.

El término, de acuerdo con un blog de la Escuela de Medicina de Harvard, es el usado para describir un estado que algunos que contrajeron COVID-19 describen como de pensamientos “confusos, lentos y no precisos”.

Aquel día, como hacía siempre que olvidaba algo en sus presentaciones, intentó improvisar.

“Pero aquí no puedes, porque se te queda la mente en blanco. No sabes lo que está pasando. Sabes que quieres cantar, pero no qué canción”.

José Vega Santana interpretando al payaso Remi en una escuela de Puerto Rico.

Jose Vega Santana
José Vega Santana interpretando al payaso Remi en una escuela de Puerto Rico.

Remi, quien además de payaso es escritor y artista plástico, se contagió a finales de enero de 2021.

Aún la vacuna contra el patógeno no estaba disponible para todos, pero como a muchos, le tocó continuar trabajando en el canal donde tiene un programa fijo y en una emisora radial.

Luego de dar positivo tuvo que visitar varias veces el hospital por problemas respiratorios y ser asmático.

Recibió la terapia de anticuerpos monoclonales, algo que le ayudó en la oxigenación, y tras varios días entre altas y bajas una prueba dio negativo al coronavirus.

Pero más adelante, en su día a día, notó que algo le pasaba.

El diagnóstico

Se sentía confundido, olvidaba nombres de familiares, colgaba la llamada y no recordaba quién estuvo al otro lado del teléfono. Hubo momentos en los que terminó de ducharse pero nunca usó jabón.

En ocasiones le cambió el nombre a objetos cotidianos, como a una taza. “Yo le decía a mi hijo: pásame el lápiz. Pero él me decía, ¿qué lápiz?. Y yo: ‘Ese, para tomarme el café.

En el estudio de televisión, olvidaba las instrucciones del director. Cuando le pedían mirar hacia una cámara tampoco entendía: “Me quedaba pensando en lo que me decía”.

“A nivel íntimo, hubo unos días fuertes. Te levantas, estás en tu cama, pero no sabes que estás en tu cama. Pasan, quizás, unos 10 a 15 minutos hasta que te das cuenta de que estás en tu casa”, relató.

Pero el incidente que más lo alarmó no fue que olvidara la canción en medio del show ni fueron los tropiezos cotidianos, sino el momento en que se perdió en un centro comercial.

Imagen del payaso Remi en su programa de televisión en Puerto Rico.

José Vega Santana
El payaso Remi en su programa de televisión en Puerto Rico.

“Estacioné el carro. Se me cayeron las llaves, las recogí y me pregunté dónde iba. Estaba perdido como si estuviera en otro país“, contó.

En ese momento, pidió ayuda a un policía para encontrar su carro y salir del lugar.

Cuando el agente le asistió, resultó que su auto estaba justo enfrente de él. De camino a su hogar, tuvo que usar un GPS.

Fue entonces cuando decidió visitar a un neurólogo.

El experto le realizó múltiples exámenes médicos, pruebas de concentración, tomó imágenes de su cabeza, buscó algún sangrado en el cerebro, hizo estudios sobre alzhéimer, demencia, pero todo estaba en orden.

“Niebla mental” fue el diagnóstico que recibió en marzo del pasado año.

COVID prolongado

La niebla mental es uno de los síntomas de COVID prolongado que experimentan algunos pacientes.

De acuerdo con la Clínica Mayo, el también llamado síndrome poscovid se diagnostica cuando las personas sufren de estos síntomas por más de cuatro semanas luego de haberse diagnosticado el virus.

En el caso de Remi, la “niebla mental” le duró unos cuatro meses, de febrero a junio.

""Mis empleados me miraron, se preguntaban si no escuchaba bien la canción. Fui a donde ellos y les dije que no la recordaba". ", Source: José Vega Santana, artista infantil puertorriqueño, Source description: , Image:

Según el portal del reconocido centro de salud, las personas mayores son las más propensas a sufrir COVID prolongado. No obstante, puede afectar a jóvenes y a personas que no tenían ninguna afección previa.

Además de la confusión y problemas de memoria, algunos pacientes tienen dificultad para dormir. Hay quien presenta fatiga, falta de aire, pérdida de olfato y gusto, dolores musculares, depresión, ansiedad, entre otras afecciones.

Todavía no se sabe mucho acerca de cómo COVID-19 afectará a las personas a lo largo del tiempo, pero la investigación está en curso“, establece la Clínica Mayo.

La recuperación

La respuesta del neurólogo fue clara: no hay un tratamiento específico para lo que estaba sucediendo a Remi. Su recomendación fue descansar y reducir la intensidad de trabajo.

El artista boricua optó entonces por tomar días libres y comenzar a pintar.

Pasó semanas encerrado en su casa entre sus cuadros y ejercicios de concentración con los que un amigo le ayudó.

“Empecé a sentirme seguro, porque pierdes la confianza en ti. Estás consciente, porque a diferencia de mi madre, que tiene demencia y no se acuerda que te repite las cosas, yo estaba consciente de que había hablado con alguien, pero no me acordaba ni de qué hablé ni con quién“, afirmó.

José Vega Santana, artista infantil de Puerto Rico que afirmó sufrir los efectos del covid de larga duración.

José Vega Santana
José Vega Santana, artista infantil de Puerto Rico que afirmó sufrir los efectos del covid de larga duración.

Además del arte, decidió reducir su carga laboral. Antes podía grabar 10 programas en un día, ahora hace la mitad.

Toma su hora de almuerzo completa, estableció cambios en el cuidado de su salud y fortaleció sus relaciones familiares.

En la actualidad, este payaso, que por años lleva sus shows a los niños puertorriqueños, retomó sus giras en vivo y está inmerso en nuevos proyectos, como la digitalización de su música.

“Me siento bien. Hago ejercicios de memoria para ver cómo están las cosas. Por ejemplo, me gusta ir al colmado, leo la lista una vez y no la reviso más. Hace unos días todo lo que había en la lista lo puse en el carrito. La memoria está chévere”, dijo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ae6XHLUCGmM&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.