Guerracruz, la cartografía de un estado violento, corrupto y de fosas (capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Guerracruz, la cartografía de un estado violento, corrupto y de fosas (capítulo de regalo)

El libro además de narrar las violencias que envuelven a Veracruz, resalta el trabajo de las madres que, fosa tras fosa, van en busca de sus desaparecidos.
5 de octubre, 2019
Comparte

“Escribir este libro fue una catarsis”, es lo que dijo Violeta Santiago, periodista y autora del libro Guerracruz, quien a sus 24 años de edad le ha tocado documentar, desde 2014, las desapariciones forzadas a manos de policías, cometidas contra decenas de personas en su estado natal Veracruz.

El libro es el resultado de una cartografía de la violencia en Veracruz, que narra los hechos  ocurridos en el norte, centro y que termina hasta la última playa del estado.

“No hay espacio que se haya salvado”, dice la autora.

En Guerracruz, Violeta dedica un capítulo a las familias de los desaparecidos para narrar quiénes y cómo eran las personas que desaparecieron, además de contraponer la versión oficial.

“Descubres que son personas que tenían sueños y aspiraciones, que tuvieron fracasos y necesidades. Hasta que descubres que se los llevan por error y que sus captores fueron policías del estado”, mencionó.

Detrás de la historia de las víctimas está una familia. Una madre que ante la falta de respuesta o información sobre su hijo o hija sale a buscarlos con la esperanza de encontrarlos, así es como nacen los colectivos de madres buscadoras.

“Los colectivos son algo conmovedor. La mayoría está compuesto y liderado por mujeres que fueron arrancadas de su entorno, como profesionistas o madres de familia y ahora se vuelven expertas en antropología forense”.

Para Violeta la forma en que las madres buscan a sus hijos se vuelve una imagen conmovedora y estremecedora por los contextos en los que averiguan sus paraderos, ejemplo de esto ocurre en la zona sur de Veracruz, donde los cuerpos los arrojan a los pozos.

“Son espacios tan angostos donde las madres se meten con equipo para ver y buscar los restos para identificar a sus hijos”.

Violeta también reporteo las fosas clandestinas. En esos tiempos, aún no entraba en vigencia el nuevo sistema penal acusatorio, así que, permitían que los reporteros estuvieran bastante cerca de los espacios.

“Si estabas en fosa, te acordonaban la zona con 4 palos y podías estar cerca de ahí y ver todo. Cuántos cuerpos sacaban, cómo se los llevaban. En Veracruz, los servicios periciales son pésimos. No tienen equipo. No tienen morgues. Son las funerarias locales las que hacen los trabajos y muchas veces, no traen ni guantes o ropa apropiada. Además, ahora a los periodistas los limitan a 100 o 200 metros de la fosa”.

Hacer periodismo en Veracruz se volvió un ejercicio difícil y peligroso, se convirtió en el estado más letal para la prensa. “Es un miedo constante que se refleja en tu salud física y emocional”, señaló la autora.

En el caso de algunos de sus compañeros, cuenta, dejaron de cubrir temas de violencia, nota roja o seguridad. Dejaron de salir de noche y realizar actividades que les causaban placer por temor a ser atacados. Otros cambiaron sus rutinas.

En ese contexto es donde Violeta desarrolla gran parte de la reportería de este libro, el cual con autorización de la autora, Editorial Aguilar y Penguin Random House, te regalamos su primer capítulo.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

En qué se diferencia la pérdida de olfato y gusto por COVID de la producida por un resfriado

La COVID-19 difiere de las típicas enfermedades respiratorias en varios aspectos, incluyendo la forma en la que impacta sobre el sentido del olfato y el del gusto.
19 de agosto, 2020
Comparte

La pérdida del olfato que puede acompañar al coronavirus es única y muy diferente a la que puede experimentar alguien afectado por un fuerte resfriado o gripe, dicen investigadores europeos que han estudiado el tema.

Por ejemplo, cuando los pacientes con covid-19 tienen pérdida del olfato, esta tiende a ser repentina y grave.

Y, por lo general, tampoco tienen la nariz tapada, ni moquean. De hecho, la mayoría de las personas con coronavirus aún pueden respirar libremente.

Otra cosa que distingue a la enfermedad es que provoca una pérdida “total” del sentido del gusto.

Es decir, el coronavirus no simplemente reduce la capacidad de distinguir los sabores por la afectación del sentido del olfato, explican los investigadores en la revista Rhinology.

Los pacientes con coronavirus con pérdida del gusto realmente no pueden diferenciar entre amargo o dulce, afirman.

Los expertos sospechan que esto se debe a que el SARS-CoV-2 afecta a las células nerviosas directamente involucradas con el olfato y el gusto.

https://www.youtube.com/watch?v=Xs_NI20P8DE

Los principales síntomas del coronavirus son:

• alta temperatura

• tos nueva y continua

• pérdida del olfato o el gusto

En países como Reno Unido la recomendación es que cualquiera que tenga estos síntomas debe aislarse y hacer arreglos para que le practiquen una prueba para verificar si tiene el virus.

Los otros habitantes de la casa también deben aislarse para evitar una posible propagación.

La investigación sobre el olfato

Para averiguar más sobre el impacto del coronavirus sobre el sentido del olfato, el investigador principal del estudio publicado en Rhinology -el profesor Carl Philpott, de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido- llevó a cabo pruebas de olfato y gusto en 30 voluntarios.

De estos, 10 tenían covid-19, 10 padecían de fuertes resfriados y 10 eran personas sanas, sin síntomas de resfriado o gripe.

Mujer con mascarilla huele una flor

Getty Images
En la mayoría de los casos, la pérdida de gusto y olfato es reversible.

La pérdida del olfato fue mucho más profunda en los pacientes con covid-19.

Estos también fueron menos capaces de identificar los olores y no podían distinguir para nada entre sabores amargos o dulces.

“Realmente parece haber características que distinguen al coronavirus de otros virus respiratorios“, destacó Philpott, quien trabaja con la organización benéfica Fifth Sense, que ayuda a personas con trastornos del olfato y el gusto.

“Esto es muy emocionante porque significa que las pruebas de olfato y gusto podrían usarse para discriminar entre pacientes con covid-19 y personas con un resfriado o una gripe normal”, dijo.

Niño oliendo un limón de manos de su padre

iStock
Según Philpott, pruebas de olfato caseras podrían ayudar a distinguir entre gripe y covid-19.

Según el científico, la gente podría hacer sus propias pruebas de olor y sabor en casa usando productos como café, ajo, naranjas, limones y azúcar.

Pero también hizo hincapié en que las pruebas de diagnóstico con hisopos de garganta y nariz siguen siendo esenciales si se teme haber sido infectado por el coronavirus.

Según Philpott, en la mayoría de las personas que se recuperan del coronavirus el sentido del olfato y el gusto regresan después de unas pocas semanas.

Punto de entrada

El profesor Andrew Lane es un experto en problemas de nariz y sinusitis en la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, y ha estado tratando de comprender cómo el coronavirus podría causar la pérdida del olfato.

Para ello él y su equipo han estudiado muestras de tejido de la parte posterior de la nariz, identificando niveles extremadamente altos de una enzima que estaban presentes únicamente en el área responsable del olfato.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

Se cree que esta enzima, llamada ACE-2 (enzima convertidora de angiotensina II), es el “punto de entrada” que permite que el coronavirus ingrese a las células del cuerpo y cause una infección.

La nariz es uno de los lugares donde Sars-CoV-2, el virus que causa la covid-19, ingresa al cuerpo.

“Ahora estamos haciendo más experimentos en el laboratorio para ver si el virus realmente está usando estas células para acceder e infectar el cuerpo”, dijo el profesor Lane luego de publicar sus hallazgos en el European Respiratory Journal.

“Si ese es el caso, es posible que podamos abordar la infección con terapias antivirales administradas directamente por la nariz“, agregó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.