close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Con exhibición de maquinaria y helicópteros con banderas inician obras de Santa Lucía

El mandatario indicó que la obra del nuevo aeropuerto se realizará con presupuesto público y se cuenta con los recursos necesarios para no adquirir deuda.
17 de octubre, 2019
Comparte

Aunque el gobierno federal aún debe cumplir con todos los requisitos legales antes de iniciar la obra del nuevo aeropuerto, con música mexicana, helicópteros, banderas, sirenas y maquinaria pesada, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo para iniciar las obras en la base aérea de Santa Lucía, que busca resolver la saturación de la actual terminal en la Ciudad de México.

López Obrador garantizó que en 2022 estará funcionando el aeropuerto y destacó que los obstáculos legales ocasionaron el retraso de la obra.

Comentó que a pesar de que se considerará como una obra de seguridad nacional, habrá transparencia en toda la información y no se ocultará nada.

“Se va a difundir toda la información sobre la construcción del aeropuerto, transparencia completa, no ocultar absolutamente nada. De modo que todos los ciudadanos le van a dar seguimiento, le vamos a dar seguimiento a esta obra”, aseguró.

Lee: Revocan última suspensión contra aeropuerto en Santa Lucía; gobierno aún debe cumplir requisitos

La Secretaría de la Defensa Nacional clasificó como información reservada, durante cinco años, todo lo relacionado con el diseño, construcción, operación y finanzas del nuevo Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, sin embargo, el 10 de octubre, López Obrador aseguró que terminando el proceso legal de los amparos, se abriría toda la información a los ciudadanos.

“Es un acto histórico porque se inicia la construcción de este aeropuerto, que es una obra importante y es el poder demostrar en los hechos que se pueden resolver los problemas con eficiencia, austeridad y honestidad”, dijo.

“Nos llevó tiempo iniciar la obra en Santa Lucía. Se presentaron 140 amparos, un despropósito porque había muchos intereses creados alrededor de esta obra”.

López Obrador detalló que la inversión para el inmueble es de 75 mil millones de pesos, aunque se estima que ascenderá a 180 mil millones de pesos por el pago de los bonos que se pagaron a empresas involucradas en el proyecto de Texcoco.

El presidente señaló que además del ahorro que significará la obra en Santa Lucía en comparación con el proyecto de Texcoco, que costaría 300 mil millones de pesos, existe la ventaja de que se trata de un aeropuerto que se construirá en tierra firma y no en ‘fango’.

Asimismo, explicó que nuevo sistema aeroportuario, que en su conjunto estará integrado por seis pistas (dos en la Ciudad de México, una en el aeropuerto de Toluca y tres en Santa Lucía), resolverá el problema de la saturación hacia los próximos 80 años.

En su intervención, el Consejero Jurídico de la presidencia, Julio Scherer, dijo que con la construcción inicia un triunfo más de este gobierno. “Al final, para superar argumentos legaloides, se obtuvo la mejor de las victorias”.

“El aeropuerto de Santa Lucía es hoy una realidad, no permitamos que su construcción cause más divisiones”, sostuvo.

Proyecto de Texcoco era símbolo de corrupción 

Durante su conferencia matutina, López Obrador reiteró que el proyecto en Texcoco, iniciado por el gobierno de Enrique Peña Nieto, “era el símbolo de la corrupción” y admitió que cancelarlo “nos costó criticas, pero el interés general de la nación debe estar siempre por encima de los personales”.

“Fue una muy buena decisión, si no hubiésemos tomado esta decisión estaríamos emproblemados porque no tenía viabilidad la construcción del aeropuerto del lago de texcoco, no era el sitio más adecuado, al contrario, era el peor lugar, es la zona del Valle de México de más hundimientos”.

Explicó que a la par de la construcción de la nueva terminal aérea se va a “reparar el daño que se causó el cerrar de manera deliberada o reducir la importancia del aeropuerto de Toluca”.

Ayer, un tribunal federal la última de las siete suspensiones que impedían la construcción del aeropuerto en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, en el Estado de México.

Lee: Colectivo #NoMásDerroches pide a la Corte atraer el caso de Santa Lucía; ve presiones de AMLO

Indicó que la obra del nuevo aeropuerto se realizará con presupuesto público y se cuenta con los recursos necesarios para no adquirir deuda.

Aunque ya no existan más frenos judiciales, el gobierno federal aún debe cumplir con todos los requisitos legales antes de iniciar la obra del nuevo aeropuerto.

El colectivo #NoMásDerroches explicó que los juicios de amparo persisten y que se seguirán litigando hasta que concluyan de manera definitiva todos los expedientes.

Además, detalló que hay varias restricciones legales que se deben saldar antes de iniciar obras. Un ejemplo es que solo las sociedades mercantiles con título de concesión pueden construir aeropuertos con operaciones civiles, por lo que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) no puede llevar a cabo la obra, de acuerdo con el artículo 10 de la Ley de Aeropuertos.

Te puede interesar: Amparos contra Santa Lucía son un “sabotaje legal”, ya es como deporte nacional: AMLO

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Super El Niño, la peligrosa versión del fenómeno climático que se hace más frecuente en el Pacífico

En los últimos 40 años, esta oscilación atmosférica ha mostrado su lado más trágico: el llamado "Super El Niño", una versión más intensa del fenómeno con consecuencias aún más devastadoras.
25 de octubre, 2019
Comparte

Desde el Pacífico, cerca del Ecuador, un patrón climático rige periódicamente las lluvias, las sequías, las inundaciones y las tormentas en toda la Tierra.

Es el llamado El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), un fenómeno meteorológico que se genera por el calentamiento de las aguas oceánicas y que trastoca periódicamente el clima del planeta.

“El ENOS cambia la los patrones de circulación de la atmósfera por lo que puede causar eventos muy extremos a lo largo de todo el mundo. Desde inundaciones en India o Australia hasta diluvios en la costa oeste de Sudamérica”, explica a BBC Mundo Bin Wang, jefe del Departamento de Meteorología de la Universidad de Hawái.

Pero según el experto, esta oscilación atmosférica mostró en los últimos 40 años su lado más trágico: el llamado “Super El Niño”, una versión más intensa del fenómeno con consecuencias aún más devastadoras.

“Los ‘Super El Niño’ son una forma muy extrema del ENOS en las que la intensidad puede hacer que las aguas del Pacifico se calienten hasta 3 o 4ºC más en comparación con la temperatura normal del océano”, indica Bin.

Sin embargo, según el experto, solo se reportaron tres “Super El Niño” desde que se llevan registros en los últimos 130 años: la primera, en 1982, después en 1998 y, la última, en 2015.

Todos después de 1970.

El Niño estuvo activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

BBC
El Niño estuvo especialmente activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

Sin embargo, una investigación realizada por Bin y otro grupo de expertos y publicada esta semana en la prestigiosa revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences indica que el fenómeno extremo podría ser cada vez más frecuente… y más destructor.

Y, de acuerdo con Bin, hay un responsable detrás de esto: el calentamiento global producido por la acción humana.

“Si tenemos más “Super El Niño” o no, depende de cómo las fuerzas antropogénicas inducen el calentamiento global”, indica el meteorólogo.

Un informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos publicado también esta semana indica que actualmente existen las condiciones para un “El Niño” neutral, es decir, que no manifieste sus efectos en los próximos meses.

Sin embargo, Bin recuerda que la activación del fenómeno es periódica y esto no descarta que en los próximos años pueda volver con toda su fuerza.

¿Qué halló la investigación?

El estudio, que se extendió por más de dos años, analizó por primera vez los registros climáticos sobre El Niño desde 1901 hasta 2017.

“Durante ese periodo hubo 33 eventos El Niño y analizamos cuándo comenzaron, cómo se desarrollaron, qué causó su desarrollo y cuál fue su impacto”, recuerda Bin.

Tierra

Getty Images
La temperatura del planeta ya aumentó en promedio 1 ºC desde la era preindustrial.

“El principal descubrimiento fue que el lugar donde se origina el ENOS ha cambiado del este del Pacífico al oeste desde la década de 1970 y eso coincide con los eventos más extremos“, agrega el académico.

De acuerdo con el estudio, antes de 1970, el fenómeno se originaba en el lejano este del Pacífico, pero en el último medio siglo su foco se desplazó hacia una región más cálida: el oeste de ese océano.

¿A qué se debe ese cambio?

El estudio, explica Bin, indica que las aguas del oeste del Pacífico se han calentado desproporcionadamente más rápido que las del Pacífico central por la acción humana.

El calentamiento en esa región ha sido el responsable de los eventos más fuertes de El Niño que se han reportado en las últimas décadas y de los que podrían manifestarse en un futuro cercano, según el experto.

“Si el oeste del Pacífico se continúa calentando más rápido que el Pacífico central, entonces El Niño será más frecuente y su intensidad se incrementará”, señala.

En su criterio, la investigación evidencia cómo la acción humana puede conducir a mayores eventos extremos de El Niño en el futuro.

¿Cuáles son los efectos del “Super El Niño”?

De acuerdo con el experto, los “Super El Niño”, como los que ocurrieron en 1982, 1998 y 2015, pueden subir de forma alarmante la temperatura global, generar más huracanes y tifones e incluso afectar ciclos naturales del planeta.

Sus daños pueden ir desde matar los arrecifes de coral hasta generar inundaciones, deslaves o grandes sequías.

El Niño

NOAA/SCIENCE PHOTO LIBRARY
El último gran episodio de inundaciones en América del Sur y sequías en África y Asia causadas por El Niño se registró en 2015-2016.

“Genera eventos climáticos extremos duraderos que afectan a cientos de millones de personas y dejan miles de millones de dólares en daños”, comenta Bin.

“Si las causas que han generado este calentamiento en el Pacífico continúan con motivo de la acción humana, los eventos extremos de El Niño no solo serán más frecuentes, sino que dejarán profundas consecuencias socioeconómicas”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=uYILcPTz17E

https://www.youtube.com/watch?v=0tymIOx-Fv8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.