close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Migración detiene y encierra a solicitantes de refugio pese a tener papeles

Durante el operativo del sábado en Chiapas contra la caravana de africanos, caribeños y centroamericanos, agentes del INM arrestaron a peticionarios de asilo que niegan estar presentes en la marcha.
Cuartoscuro
Comparte

“Yo iba con los papeles legales. Se lo dije. Ellos vieron los documentos y nos metieron en la perrera”. Víctor Edgardo Ruiz Orellana, hondureño, del departamento de Olancho, de 31 años, protesta al abandonar la estación migratoria Siglo XXI, en Tapachula, Chiapas. Pasan algunos minutos de las 17:00 horas y el hombre, junto a su esposa y sus dos hijos, acaba de ser puesto en libertad. Con ellos caminan otros tres jóvenes de Honduras y otro más de El Salvador. 

Todos ellos estuvieron encerrados más de 24 horas, desde las 9 de la mañana del sábado, a pesar de ser solicitantes de refugio en México. 

Ruiz Orellana explica que huyó de Honduras a finales de mayo por problemas con un grupo criminal. Muestra su petición de asilo formulada ante la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). Va por la segunda constancia, pero todavía no han transcurrido los 90 días que, según la ley, dispone la administración para responder. 

El caso de Ruiz Orellana no es único. Según relata, otros muchos solicitantes de asilo, centroamericanos en su mayoría, fueron detenidos en la mañana del sábado. Ese mismo día, una caravana de unas 2,000 personas salió de Tapachula. Eran africanos, caribeños y centroamericanos con la intención de llegar a la frontera con Estados Unidos, pero un amplio despliegue de la Guardia Nacional, la Policía Federal y el Instituto Nacional de Migración (INM) les impidió el paso. Muchos de ellos fueron arrestados y encerrados en estaciones migratorias, tanto en Siglo XXI como en otras dependencias de Tuxtla-Gutiérrez. 

Foto: Alberto Pradilla

Foto: Alberto Pradilla

Ruiz Orellana niega que él fuese en la caravana. “Estaba tomando un autobús con mi esposa porque iba a Huixtla a buscar trabajo, porque aquí no hay trabajo. Pasaron ellos y sin ninguna pregunta más, solo nos agarraron y nos metieron a la perrera”, se queja. 

Su arresto fue a las 9 de la mañana a altura de Viva México, en la salida de Tapachula. El operativo contra la caravana tuvo lugar sobre las 16:30 de la tarde en el municipio de Tuzantán, a más de 30 kilómetros. 

Asegura que la detención fue tranquila, más allá de que “a mi esposa le jalaron del brazo”. Asegura que en el interior de Siglo XXI hay migrantes con golpes y heridas causadas durante el arresto.

El joven hondureño dice que su objetivo no es llegar a Estados Unidos. Que quizás podría intentarlo si tuviese garantías, pero que él lo que desea es un trabajo y seguridad. “Con tal yo esté bien aquí, tenga mi trabajo, trabaje seis días a la semana para mantener mi familia, pueda estar seguro de que no me va a pasar nada, con eso me conformaría. Si se pudiera ir para allá, mejor”, dice.

Según denuncia, los retenes del INM aprovecharon el sábado para atrapar a cientos de extranjeros. A pesar de tener papeles que demuestran que es solicitante de asilo, fue arrestado.

“Es violatorio a los derechos humanos. No se menciona ni siquiera en la ley de migración, estamos hablando del derecho a la protección internacional”, denunció Claudia León, del Servicio Jesuita al Refugiado. “Un solicitante de refugio no debería estar en migración. Le compete a la Comar”, dijo. En su opinión, se trata de “redadas racistas” que solo buscan cumplir con el mandato del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Animal Político quiso conocer la versión del INM, pero al cierre de esta nota no había obtenido respuesta. No se han hecho públicos los datos de cuántas personas fueron detenidas y encerradas, nacionalidades o si eran solicitantes de asilo. 

El activista Irineo Mújica, presidente de Pueblo Sin Fronteras, aseguró que unos 300 fueron encerrados en Siglo XXI, otros 280 en Tuxtla y un pequeño grupo de 90 en Huixtla. 

La víspera, el INM, que depende de la secretaría de Gobernación, emitió una nota en la que justificó el operativo que impidió el avance de la caravana y la caza de migrantes que se desató durante toda la tarde. La versión del INM es que sus funcionarios “convencieron” a los extranjeros para subirse a los autobuses que les iban a trasladar a un centro de detención para migrantes.

Animal Político fue testigo de cómo agentes de la Guardia Nacional encapsularon a los migrantes y les trataban de persuadir para que entrasen en los autobuses. Los uniformados utilizaban la palabra “albergue” y en ningún momento les decían que iban a ser encerrados. Aquellos que trataron de escapar del dispositivo fueron perseguidos por los terrenos aledaños a la carretera. Algunos lograron escapar y otros fueron capturados y obligados a entrar en “las perreras” , los vehículos del INM que trasladan a los migrantes.

El INM afirmó en su nota que todos los migrantes fueron trasladados a Siglo XXI. Sin embargo, un número indeterminado fue encerrado en Tuxtla-Gutiérrez. Desde el sábado se registran casos de separación familiar de personas que estaban en la caravana y fueron separados de sus allegados. Es el caso de Simao, que busca a su esposa y a su hermano. Durante la marcha, ella fue arrestada y él quedó con su hijo, de dos años. El sábado recibió la llamada de la mujer, que le dijo estar en un lugar que no conocía y encerrada. 

La desesperación de los migrantes llevó a uno de los africanos a tratar de suicidarse el domingo en Siglo XXI. La noticia se extendió rápidamente entre las cientos de personas que permanecen acampadas en el exterior del centro de detención y fue confirmada por varios hondureños y salvadoreños que recuperaron la libertad en la tarde.

Al parecer, el hombre, del que no ha trascendido el nombre ni la nacionalidad, fue detenido el sábado en la caravana. Los agentes lo separaron de su esposa y sus dos hijos. Según diversos testimonios de personas que estuvieron encerradas con él, el migrante pidió, sin éxito, una llamada. Finalmente, el domingo trató de ahorcarse con una venda que le habían colocado después de que un agente le dañase la mano en su arresto. 

Cientos de migrantes africanos permanecen en el exterior de Siglo XXI desde hace más de tres meses. Como sus países no les reconocen, no pueden ser deportados y México los considera “apátridas”. Hasta el mes de julio, los miembros de este colectivo recibían un oficio de salida que aprovechaban para atravesar México con destino a Estados Unidos. A partir de julio, un oficio del INM limitó la salida del país a la frontera sur, hacia Guatemala. Desde entonces, cientos permanecen varados, durmiendo a la intemperie y sin empleo. La caravana es la última de una serie de acciones de protesta con las que exigen que se recupere el trámite del oficio de salida que les permitía llegar al norte. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la cisticercosis, la enfermedad por la que murió el actor Sebastián Ferrat

La cisticercosis es una enfermedad parasitaria que se contrae comúnmente tras ingerir carne de cerdo con quistes larvarios, pero esta no es la sola causa.
Getty Images
30 de diciembre, 2019
Comparte

Este domingo 29 de diciembre se dio a conocer la muerte del actor mexicano Sebastián Ferrat, conocido por su papel de El Marcado en la serie “El señor de los cielos”.

Originario de Mexicali, cerca de la frontera con Estados Unidos, Ferrat tenía 41 años de edad y según varios medios llevaba varios meses hospitalizado por una cisticercosis porcina, una enfermedad parasitaria que en algunos casos puede causar la muerte.

Pero ¿qué es exactamente la cisticercosis, de dónde proviene y cómo puede afectar tu salud?

Se trata de una infección ocasionada por el parásito Taenia solium, también conocido como tenia del cerdo, que vive en el intestino delgado de los seres humanos comúnmente tras la ingestión de carne de cerdo infectada y mal cocinada.

Los quistes larvarios de Taenia solium pueden llegar a ser fatales en el ser humano.

Parásito alojado en las heces humanas

Cerdos en una granja.

Getty Images
Los cerdos suelen infectarse al ingerir huevos de tenia en heces humanas contaminadas.

Las personas no contraen cisticercosis por el solo hecho de comer carne de cerdo poco cocida.

Consumir carne de cerdo mal cocinada puede provocar infección por tenias si el alimento contiene quistes larvarios; los cerdos se infectan al comer huevos de tenia en heces humanas contaminadas.

Una persona puede contraer cisticercosis al ingerir heces de otra persona con esta infección, por lo que aquellos que comparten el hogar con un portador tienen un riesgo más alto de contraer esta enfermedad.

En algunos casos, malas prácticas de higiene al cocinar alimentos puede conllevar a una infección por cisticercosis.

Afección más frecuente en países en desarrollo

Campesino labrando la tierra.

Getty Images
Se puede contraer cisticercosis en cualquier rincón del mundo, pero las tasas de infección son más altas en las zonas rurales de países en desarrollo.

Si bien una persona puede contraer cisticercosis en cualquier rincón del mundo, las tasas de infección más altas se encuentran en las zonas rurales de países en vías de desarrollo, especialmente en América Latina, Asia y África, regiones que aún tienen zonas con falta de saneamiento e infraestructuras sanitarias deficientes.

En estos lugares también es más común que los cerdos estén sueltos en grandes áreas y puedan entrar en contacto con heces humanas.

En los países desarrollados, la mayoría de los casos se presentan en personas de bajos recursos o que han contraído la enfermedad viajando a lugares con condiciones higiénicas deficientes.

Tras la ingestión de huevos de larvas de Taenia solium, existe el riesgo de que estos migren de los intestinos, se alojen en diferentes tejidos del organismo y formen quistes.

Algunos no presentan síntomas

Los quistes de Taenia solium pueden afectar cualquier área del cuerpo, incluido el cerebro, causando neurocisticercosis, una enfermedad que puede dar episodios crónicos de epilepsia.

De hecho, esta enfermedad representa la causa prevenible más común de epilepsia en los seres humanos.

La cisticercosis también puede impactar el funcionamiento de la vista, el aspecto de la piel, así como deteriorar la médula espinal y hasta el corazón.

Los síntomas de la cisticercosis dependen del número, de la ubicación de los quistes y de la respuesta del sistema inmune de la persona afectada.

Medicamentos.

Getty Images
La cisticercosis es generalmente tratada con medicamentos antiparasitarios y antiinflamatorios, pero en algunos casos se requiere extraer quistes a través de cirugías.

Antiparasitarios y antiinflamatorios

Si bien algunas personas no presentan síntomas, los afectados pueden experimentar dolores de cabeza, mareos, náuseas, vómitos y problemas visuales.

De manera general, la cisticercosis es tratada con medicamentos antiparasitarios, antiinflamatorios y, en algunos casos, anticonvulsivos.

Cuando este tratamiento no funciona, los médicos pueden llevar a cabo una cirugía para extraer los quistes.

Pero lamentablemente no todos los casos pueden ser tratados.

Para evitar una infección por cisticercosis se recomienda mantener una buena higiene personal, especialmente al manejar alimentos y lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bvQq8iw2ghM

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.