El 76% de muertes por sobredosis a nivel mundial son por abuso de opiáceos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

El 76% de muertes por sobredosis a nivel mundial son por abuso de opiáceos

México es uno de los principales proveedores de esta droga hacia Estados Unidos desde 2015 por encima de Sudamérica y el Suroeste de Asia.
Pixabay
Por Hallazgos GLAC
3 de octubre, 2019
Comparte

A nivel internacional, el consumo de drogas derivadas del opio (opiáceos y opioides) se ha convertido en una amenaza para la salud. Según el  Informe Mundial de Drogas publicado en junio de 2018 por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), las muertes por opiáceos y opioides representan el 76% de las ocasionadas por las drogas en general.

Para 2016, la UNODC estimó que el 0.59% de la población mayor de 15 años (considerando a los 15 países que reportaron datos) consumió este tipo de drogas.

En este mismo año, Polonia, Estados Unidos y Bielorrusia fueron los países de mayor consumo, con 1.7%, 1.04% y 0.76% respectivamente. México se ubicó en el lugar 13 con 0.1% de su población que consumió este tipo de drogas durante el período anual.

Lee: Trump amaga con sanciones por flujo de drogas; México le responde

Esta misma organización informó que al menos 17 países reportaron el consumo excesivo de opiáceos, que además se ubicó entre las principales causas de muerte relacionadas con el uso de droga. 

Entre estos países destacó China, Francia, Alemania, Portugal, Suecia y Reino Unido. 

En 2016 la media internacional fue de 26.7 muertes por cada millón de habitantes.

Uruguay reportó la mayor tasa de mortalidad asociada al consumo de éstas drogas con 119.4 por cada millón de habitantes.

De acuerdo al Center for Health Statistics / Centers for Disease Control and Prevention (CDC) en 2016, el 63% de los aproximadamente 52 mil norteamericanos que sufrieron sobredosis por drogas fue a causa del uso de opioides.

Entérate: Salud psicológica y drogas: hacia una nueva política

México es uno de los principales proveedores de este tipo de droga hacia Estados Unidos desde 2015 por encima de Sudamérica y el Suroeste de Asia.  

El alto nivel de pureza ha influido en su demanda, ya que según datos de la DEA de 2015, la heroína mexicana tiene un nivel de pureza del 70% en comparación con el 63% de la proveniente de Sudamérica y 54% del Suroeste de Asia.

La producción de heroína mexicana se incrementó entre 2013 y 2016 cuando se pasó de 26 a 81 toneladas métricas, lo cual asegura que el suministro sea rápido, a bajo costo y llegue a más consumidores.

En México, la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT) 2016-2017, realizada en 64,000 hogares, registró un mayor consumo de marihuana y cocaína en la población mayor de 15 años. En el caso de la heroína su consumo se incrementó en una menor proporción.

En el año 2000, el 0.1% de la población mayor de 15 años dijo haber consumido heroína por lo menos una vez en su vida hasta ese momento. Para 2011, el 0.2% había consumido heroína.

Te puede interesar: El Ejército quemará droga el primer lunes de cada mes

Cinco años después, el consumo de heroína se mantuvo sin cambios. En 2016, el mismo 0.2% dijo haber consumido heroína.

A nivel nacional, en México 8 millones y medio de personas (hombres y mujeres), han consumido alguna droga por lo menos una vez en su vida, de los cuales, 1 millón está en el rango de 12 a 17 años de edad.

Sin embargo, no se cuentan con registros oficiales de consumo en menores de 12 años, población que, de acuerdo a la Dirección de los Centros de Integración Juvenil, es la más vulnerable y que inicia el consumo de drogas a partir de los 6 años, principalmente de marihuana.

La Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC) advirtió que el consumo de marihuana es el que más se ha incrementado, seguido de algunas drogas sintéticas como el cristal (metanfetamina).

Ciudades fronterizas del norte del país, particularmente Tijuana y Ciudad Juárez registran un consumo preponderante de heroína y crack. En el occidente, Sinaloa, Colima, Jalisco y Michoacán, se registra consumo de marihuana y cocaína, así como un marcado crecimiento de metanfetaminas.

En la zona del Golfo predomina el consumo de cocaína y crack combinado con bebidas alcohólicas, caso similar a los destinos turísticos de playa.

En la región centro, en la que destacan la capital del país y el Estado de México, se consume marihuana, cocaína e inhalables y también está aumentando el de metanfetaminas.

En 2018, 490 mil pacientes fueron atendidos en los sistemas público y privado que tratan las adicciones y se prevé que para 2019, el sector salud gastará casi 2 mil 400 millones de pesos en su prevención y atención.

  • Entre los años 2000 y 2016 México estuvo cerca de triplicar su consumo de Cocaína y Marihuana al pasar de 1.2% a 3.5% y de 3.5% a 8.6%, respectivamente.
  • El consumo de heroína se incrementó en forma más lenta y en menor proporción que la cocaína y la marihuana, ya que en 16 años pasó de 0.1% a 0.2%, lo que representó un crecimiento menor en comparación con el consumo de otras drogas a nivel nacional e internacional.

El estudio que asocia COVID con mayor riesgo de desarrollar trombosis y embolia

Los autores de la investigación sostienen que sus hallazgos son una razón más para vacunarse.
9 de abril, 2022
Comparte

Una persona que haya padecido la covid-19 tiene un mayor riesgo de desarrollar un coágulo de sangre grave en los seis meses siguientes de haber tenido la enfermedad.

Esa es una de las principales conclusiones de un reciente estudio realizado en Suecia y publicado en la revista especializada British Medical Journal (BMJ).

La investigación también encontró que las personas con covid grave, especialmente las que tuvieron que ser hospitalizadas, y las infectadas durante la primera ola tenían el mayor riesgo de coágulos.

El estudio no afirma que la covid-19 haya sido la causa de esos coágulos, pero sí identifica a la infección como un factor de riesgo para desarrollar trombos, es decir, coágulos de sangre en el interior de un vaso sanguíneo.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores rastrearon el estado de salud de más de un millón de personas que dieron positivo por covid entre febrero de 2020 y mayo de 2021 en Suecia, y las compararon con cuatro millones de personas de la misma edad y sexo que no habían dado positivo.

Según los autores de la investigación, sus hallazgos resaltan la importancia de vacunarse.

Vacuna

Getty
Para los pacientes de la primera ola, antes de la vacunación, los riesgos de desarrollar este tipo de problemas es mayor.

Los hallazgos

El estudio mostró que después de una infección de covid-19 aumenta el riesgo de:

  • Desarrollar trombosis venosa profunda (TVP), que son coágulos de sangre en la pierna, dentro de un periódo tres meses.
  • Desarrollar embolia pulmonar, que son coágulos de sangre en los pulmones, dentro de un periódo de seis meses.
  • Sangrado interno, como un derrame cerebral, dentro de un periódo de dos meses.

Al comparar los riesgos de coágulos de sangre después de la covid-19 con el nivel normal de riesgo, encontraron que:

  • 4 de cada 10.000 pacientes con covid desarrollaron TVP, en comparación con 1 de cada 10.000 personas que no tenían covid.
  • Aproximadamente 17 de cada 10.000 pacientes con covid tenían un coágulo de sangre en el pulmón, en comparación con menos de uno de cada 10.000 que no tenían covid.
Arteria bloqueada

Getty

El estudio sostiene que el aumento del riesgo de coágulos sanguíneos fue mayor en la primera ola de la pandemia, probablemente porque los tratamientos mejoraron durante los meses siguientes y los pacientes mayores comenzaron a vacunarse en la segunda ola.

Ese resultado era “esperable“, según dice la doctora Inmaculada Roldán Rabadán, cardióloga del Grupo de Trombosis Cardiovascular de la Sociedad Española de Cardiología, en declaraciones que recoge el portal Science Media Centre España.

“Entonces teníamos menos herramientas para manejar la enfermedad”, explica.

El riesgo de un coágulo de sangre en el pulmón en personas que estaban gravemente enfermas con covid mostró ser 290 veces mayor de lo normal, y siete veces mayor de lo normal después de una covid leve.

No se observó que una covid leve aumentara el riesgo de hemorragias internas.

Hospitalización

Getty
El estudio habla de una asociación entre estos problemas y la covid-19, pero no determina causalidad.

“Buena razón para vacunarse”

Los coágulos de sangre también pueden ocurrir incluso después de vacunarse, pero el riesgo es mucho menor, según indicó un estudio liderado por la Universidad de Oxford en agosto de 2021.

“Para las personas no vacunadas, esa es una muy buena razón para vacunarse: el riesgo es mucho mayor que el riesgo de las vacunas”, dice Anne-Marie Fors Connolly, investigadora del Departamento de Microbiología Clínica de la Universidad de Umea en Suecia y autora principal del estudio.

Frederick K Ho, profesor de salud pública en la Universidad de Glasgow que no estuvo involucrado en el estudio, sostiene que aunque el riesgo de coágulos aumenta después de la vacunación, “la magnitud del riesgo sigue siendo menor y persiste por un período más corto que el asociado con la infección”.

Coronavirus en la sangre

Getty

Covid y coágulos

El estudio no prueba que la covid sea la causante de los coágulos en la sangre.

Con este tipo de estudio “solo podemos determinar si existe una asociación entre la covid-19 y los coágulos de sangre o sangrado”, le dice Fors Connolly a BBC Mundo.

La experta añade que para establecer una relación de causalidad serían necesarios otros tipos de estudios.

“Los datos son claros en mostrar que hay una asociación (entre la covid-19 y los coágulos), pero lo que no está totalmente claro es cómo funciona esa asociación”, le dice a BBC Mundo Jon Gibbins, director del Instituto de Investigaciones Cardiovasculares y Metabólicas en la Universidad de Reading, quien no participó en la investigación.

Vacuna

Getty

“Se necesitan otros esfuerzos para determinar si esto se debe a una condición inflamatoria de larga duración o alguna forma de disfunción inmunitaria de larga duración”, añade Gibbins.

Aun así, los investigadores creen que la aparición de los coágulos podría ser el efecto directo del virus en la capa de células que recubren los vasos sanguíneos, una respuesta inflamatoria exagerada al virus, o que el cuerpo forme coágulos de sangre en momentos inapropiados.

Frederick K Ho dice que este estudio “nos recuerda la necesidad de permanecer atentos a las complicaciones asociadas incluso con una infección leve de covid, incluido el tromboembolismo”.

Por su parte, la doctora Roldán Rabadán concluye que esta investigación “es muy relevante de cara al manejo de la enfermedad en el futuro”.


*Con información de Philippa Roxby y Carlos Serrano.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ESFnBjQazq0

close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.