close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Aumenta narcomenudeo en la CDMX: se duplican denuncias en alcaldías Magdalena Contreras, Iztacalco y Tlalpan

El Observatorio Nacional Ciudadano señaló que los focos rojos de distribución y fabricación de drogas continúan siendo Iztapalapa, Cuauhtémoc, Gustavo A Madero, y la Venustiano Carranza.
Cuartoscuro
22 de octubre, 2019
Comparte

En la presente administración de Claudia Sheinbaum, el narcomenudeo se ha disparado por arriba del 100% hasta en tres alcaldías de la Ciudad de México: la Magdalena Contreras, Iztacalco y Tlalpan. Mientras que en otras dos alcadías, la Venustiano Carranza y la Álvaro Obregón, las denuncias por este ilícito aumentaron un 85% y un 92%, respectivamente. 

De acuerdo con los datos del Sistema Nacional de Seguridad Publica, actualizados al último corte de septiembre de este año, la alcaldía donde más aumentaron porcentualmente las denuncias por narcomenudeo, es decir, por consumo y venta de drogas a pequeña escala, es Tlalpan: de 73 denuncias registradas entre enero y septiembre de 2018, se pasó a 169 en el mismo periodo de este año, un 131% más. 

Esto es algo más del doble, ya que el año pasado se denunciaba en promedio 8 delitos de narcomenudeo al mes en Tlalpan y ahora la cifra pasó a casi 19.  

Te puede interesar: Balean a periodista de NatGeo que investigaba narcomenudeo en Chihuahua

La segunda alcaldía donde más aumentó el narcomenudeo en la presente administración es Iztacalco, con un repunte en comparación con el año pasado de un 129%: de 68 denuncias se pasó a 156, siendo julio el mes récord con 32 denuncias, hasta casi 5 veces más que en julio del año pasado.

En tercer lugar del ranking está la alcaldía Magdalena Contreras, con un repunte por narcomenudeo del 102%: se pasó de 37 denuncias (apenas 4 al mes) a 75 (el doble, 8 al mes). 

En el caso de la Magdalena Contreras llama la atención el aumento de carpetas de investigación por narcomenudeo porque, de acuerdo también con las estadísticas delictivas oficiales, no está entre las demarcaciones más conflictivas de la capital mexicana. 

De hecho, este año la Magdalena Contreras lleva registrados 20 homicidios hasta septiembre, arrojando una tasa de 8.7 asesinatos por cada 100 mil habitantes; muy lejos de la Cuauthémoc, por ejemplo, que es la alcaldía más violenta con una tasa de 19.3 homicidios por cada 100 mil habitantes, y donde se encuentra Tepito, uno de los mayores centros de distribución de droga identificados por las autoridades capitalinas.

Los mismos focos rojos

Sobre este punto, Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, una organización civil especializada en temas de seguridad y en medición de la indicidencia delicitiva, explicó que el incremento en el número de carpetas de investigación por narcomenudeo en determinados puntos, como la Magdalena Contreras, puede deberse a que esa estadística no solo incluye las denuncias contra pequeños distribuidores, o dealers, sino también a personas que sobrepasaron el gramaje permitido para su consumo y fueron detenidas. 

Lee más: Armas y narcomenudeo. Lo que ha enfrentado la Guardia Nacional en Iztapalapa

“Cuando vemos en las estadísticas oficiales que se duplicó el número de carpetas por narcomenudeo, no necesariamente implica que estemos hablando de una descomposición de la comunidad o que ahí haya un problema fuerte de narcotráfico, porque podría ser que estén deteniendo a un mayor número de consumidores”, planteó Rivas en entrevista con Animal Político.

“Es decir, en esas estadísticas no tenemos certeza de que se esté incluyendo las denuncias contra las grandes redes de distribución de drogas, las cocinas donde se fabrican, o las tienditas, que es lo que nos interesaría que se combatiera. Más bien creemos que lo que está sucendiendo es que hay más detención de personas que están consumiendo y de pequeños vendedores”, hizo hincapié Rivas. 

De hecho, el director del Observatorio Nacional Ciudadano expuso que, a pesar del aumento de denuncias por narcomenudeo en lugares como Iztacalco o la mencionada Magdalena Contreras, los principales puntos de distribución y fabricación de drogas en la Ciudad de México no han variado en los últimos años. 

“Los focos rojos se siguen manteniendo iguales”, apuntó Rivas. “Las cocinas y laboratorios donde se fabrica droga sintética están en la alcaldía Gustavo A Madero y en Iztapalapa, donde también tienes un gran centro de distribución de droga en la Central de Abastos”. 

Otros de los grandes centros de distribución son el también mencionado barrio de Tepito, en la Cuauhtémoc, y “toda la zona próxima” al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en la alcaldía Venustiano Carranza. 

Narcomenudeo en la capital aumentó 25%

En toda la ciudad, la Procuraduría capitalina ha abierto, hasta septiembre de este año, un total de 4 mil 569 carpetas por el delito de narcomenudeo, un repunte del 25% en comparación con el mismo periodo del año pasado. 

En números totales, Iztapalapa es la alcaldía con más carpetas por narcomenudeo, 939, aunque también es la demarcación más poblada de la capital. 

Te puede interesar: Guardia Nacional encuentra drogas en un changuito de peluche

Por ello, si se hace la medición por cada 100 mil habitantes, que es la medida estándar para medir la incidencia delictiva, la alcaldía con mayor número de denuncias por narcomenudeo es la Cuauhtémoc, con 162 denuncias por 100 mil habitantes. 

En esta alcaldía, las autoridades de la Ciudad han identificado fuertes problemas derivados del narcomenudeo y el narcotráfico. De hecho, desde 2018, las anteriores autoridades capitalinas admitieron que en la Cuauhtémoc hay dos grupos delictivos -La Unión de Tepito y la Antiunión- que se disputan el liderazgo del narcomenudeo en la zona, lo cual ha provocado balaceras, asesinatos, y el hallazgo de restos humanos en plena Avenida Insurgentes, una de las principales arterias vehiculares de la Ciudad de México. 

Estos grupos delictivos tienen vínculos con grandes cárteles delictivos en el país, que los surten de drogas y de armamento.

Precisamente, el pasado jueves 17, la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México informó que detuvo en la alcaldía Xochimilco a Jorge ‘N’, conocido como ‘El Cabezas’ o ‘El Richi’, que presuntamente se quedó a cargo del cártel Fuerza Anti Unión Tepito tras la dentención de su concuño, ‘El Tortas’.

Después de la Cuauhtémoc, la alcaldía Venustiano Carranza es la que acumula más denuncias por narcomenudeo (153 por cada 100 mil habitantes). 

Le siguen: Iztacalco (83); Azcapotzalco (65); Iztapalapa (51); Coyoacán (46); Álvaro Obregón (44); Miguel Hidalgo (43); Gustavo A Madero (40); y la Magdalena Contreras (32.7).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La sorprendente pasión por lo retro en el ultratecnológico Japón

Japón es conocido por su tecnología de punta, desde la inteligencia artificial, hasta la robótica, pasando por los videojuegos. Sin embargo, el país asiático es uno de los principales mercados de aparatos analógicos.
19 de enero, 2020
Comparte
Un cliente de la tienda de Inada examina una vieja cámara.

Yuko Komura
En Japón prosperan las tiendas de cámaras antiguas.

El barrio de Nippori en Tokio es conocido por su ambiente de centro histórico, repleto de compradores en sus calles comerciales. Es aquí, entre los comercios retro, donde una tienda de cámaras abrió sus puertas en 2016. En una vitrina que cubre toda la pared de la tienda, las cámaras irradian nostalgia.

Un cliente entra a la tienda pidiendo baterías nuevas. Saca de su bolso una cámara analógica sueca fabricada hace cuatro décadas. Durante aproximadamente 15 años, el hombre ha usado cámaras digitales, pero al recordar que tenía esta cámara escondida en la casa de su infancia, decidió desempolvarla.

Mitsuba-dou Camera Shop se especializa en reparaciones y reventas. Aquí no encontrarás lo último en cámara digitales; la tienda solo ofrece cámaras antiguas.

Con 31 años, Shinichiro Inada es su joven propietario. Con habilidad, cambia la batería e inserta una nueva película. “Ahora puedes volver a usar tu cámara”, le dice Inada, devolviéndole la cámara a su propietario. El cliente está satisfecho; irá a un taller de fotografía el próximo fin de semana.

“Nuestros clientes incluyen fotógrafos que han usado cámaras analógicas durante 50 años y usuarios novatos que nunca antes han tocado una de estas cámaras”, comenta Inada.

“La mayoría de nuestros clientes tiene entre 10 y 20 años. Parece que admiran el efecto único de las imágenes de la cámara analógica publicadas en sitios de redes sociales como Instagram”.

¿Alta tecnología o cultura analógica?

Japón es generalmente considerado un país “de alta tecnología”. Los Walkman de Sony, las consolas de videojuegos de Nintendo y los códigos QR son algunos ejemplos de la tecnología japonesa que arrasó en todo el mundo.

Cámara instantánea Polaroid antigua.

Yuko Komura
En Japón se ha registrado un aumento de la preferencia por lo analógico.

Según el Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI), el presupuesto de Japón en investigación y desarrollo para tecnología industrial ocupa el tercer lugar después de Estados Unidos y China. Japón sobresale a nivel mundial en áreas de electrónica doméstica, robótica, automóviles y desarrollo espacial.

Pero al mismo tiempo, en Japón se ha registrado un aumento en la preferencia por lo analógico, como las viejas cámaras de carrete.

Un paraíso para amantes de lo analógico

“Para cualquiera que ame lo analógico, Japón es como el cielo”, dice Bellamy Hunt, una entusiasta de las cámaras filmadoras inglesas que vive en el barrio Kichijoji de Tokio.

Después de viajar por el mundo, Hunt eligió Japón para establecerse en 2004 y siete años más tarde abrió su tienda de cámaras analógicas en internet: Japan Camera Hunter.

Antes de eso, Hunt pasó dos años trabajando en una tienda de cámaras a la que acudían fotógrafos profesionales. Aprendió por experiencia que, en Japón, no se toleran errores: todo tiene que estar “al 100%”.

Se dio cuenta de que sus clientes cuidaban sus cámaras y que mantener las herramientas de su oficio era una forma de expresión y orgullo en su trabajo.

Un hombre viendo cámaras antiguas.

Yuko Komura
Clientes de todo el mundo se encuentran en Japón un paraíso de cámaras analógicas.

Hunt cree que es esta actitud de cuidado lo que define la calidad de las cámaras disponibles en Japón.

La mayoría de los aficionados compran sus cámaras en el mercado de segunda mano. En comparación con las cámaras disponibles en otros lugares, las vendidas en Japón tienen menos acumulación de polvo, menos piezas faltantes y están, en su mayoría, en perfecto estado.

Dice que la “accesibilidad” es otra característica de la cultura japonesa de las cámaras analógicas.

Durante las últimas décadas, estas cámaras se han popularizado, no solo entre un puñado de fanáticos, sino dentro de una base más grande.

Tanto “cheki” (una cámara instantánea estilo la Polaroid de Fujifilm) como “utsurundesu” (una cámara desechable de un solo uso, también de Fujifilm) son asequibles y son las más vendidas desde su debut en el mercado hace más de 20 años.

En las principales ciudades hay grandes tiendas electrónicas y tiendas de segunda mano que se dedican a las cámaras analógicas, lo que brinda acceso a cámaras de todo el mundo.

Arte visual

Dentro de las calles del barrio Nakameguro de Tokio se encuentra Waltz, una rara tienda en el mundo de hoy que se especializa en la venta de cintas de casete.

Abierta en 2015, la tienda cuenta con una colección de más de 6.000 cintas. Expuestas sobre mesas de madera, las cubiertas brillantes de los casetes no se ven retro o nostálgicas.

Interior de la tienda Waltz, especializada en la venta de cintas de casete.

Yuko Komura
Waltz es una rara tienda que hoy en día se especializa en la venta de cintas de casete.

“Las cintas de casete no son elementos del pasado, sino parte de una cultura musical nueva y en expansión”, explica Taro Tsunoda, el propietario de Waltz. Aunque la tienda también vende casetes de segunda mano más antiguos, su enfoque principal son las cintas nuevas.

Según Tsunoda, desde 2010 ha habido un aumento en el número de artistas, principalmente de la costa oeste de Estados Unidos, que han relanzado canciones en forma de casete. Como resultado, las cintas se han revaluado a escala global. La compañía de análisis de música BuzzAngle Music informó que las ventas de cintas de casete han experimentado un aumento dramático en 2018, con un 18,9% más que el año anterior.

“El empaque rectangular en las cintas de casete es como un libro de arte creado por el músico. Por lo tanto, mi tienda está aquí para presentar su trabajo como arte visual”, dice Tsunoda.

Diseñó el interior de la tienda a imagen de una galería de arte moderno.

Incluso las cintas de casete de segunda mano están envueltas y en perfectas condiciones. No hay un solo casete fuera de lugar. “La atención está en los detalles. Quizás eso sea muy japonés”, dice Tsunoda con una sonrisa.

Más de la mitad de los clientes que visitan Waltz son extranjeros, y aunque muchos trabajan en la industria de la música, también hay profesionales de la moda y el diseño. En 2017, Waltz fue catalogado como un “Lugar Gucci”, destacándolo como un lugar que inspira a la marca de lujo.

¿Qué dice de la economía de Japón?

Akira Takamasu, vicepresidente de la Universidad de Kansai y profesor de sociología, dice que “la cultura analógica de Japón está directamente relacionada con el crecimiento económico del país”.

Taro Tsunoda, propietario de Waltz.

Yuko Komura
Taro Tsunoda cree que los casetes son como “un libro de arte creado por el músico”.

Takamatsu lanzó un arriesgado proyecto en la universidad en 2001, dirigiendo una compañía discográfica independiente y creando música junto a los estudiantes.

“Los discos tienen una calidez y profundidad de sonido únicas, razón por la cual hay personas que todavía aman el vinilo. Pero esa no es la única razón por la que las personas prefieren los discos”, dice.

“El auge del audio se produjo en Japón durante los años 70 y coincidió con la burbuja económica de la posguerra. La gente comenzó a sentir la seguridad monetaria que permitía el gasto, no solo en las necesidades cotidianas, sino también en los nuevos fenómenos culturales, que, en ese momento, eran los vinilos”.

Takamasu señala el estancamiento económico del último cuarto de siglo en Japón como la razón que está impulsando el amor por lo retro.

“Si la movilidad social no ha mejorado durante 25 años, que es más de la mitad de la carrera de un trabajador, entonces comprar tendencias es más costoso”, dice. “Quizás volver a los viejos hábitos retro refleja una actitud japonesa que muestra el otro lado del estancamiento”.

Cualquiera que sea la razón (una economía ralentizada, hábitos de consumo hipster o simple nostalgia), el amor de Japón por los aparatos viejos demuestra que si no está roto, no lo arregles.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.