close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

2 de octubre: un centenar de encapuchados y 14 lesionados en el estreno del 'cinturón de paz'

Autoridades capitalinas informaron que no hubo detenidos luego de la jornada de protesta por el de 2 de octubre, en la que encapuchados hicieron pintas y estallaron petardos; 12 mil servidores públicos participaron en el llamado 'cinturón de paz', cerca de los manifestantes.
Cuartoscuro
2 de octubre, 2019
Comparte

Diez mil ciudadanos se manifestaron este miércoles 2 de octubre en la Ciudad de México, al cumplirse 51 años de la masacre estudiantil de Tlatelolco, en una jornada de conmemoración en la que se estrenó el llamado “cinturón de paz” de funcionarios desplegados por el gobierno capitalino, y al menos un centenar de encapuchados hizo pintas, rompió vidrios y lanzó petardos, sin que hubiera algún detenido.

De acuerdo con el reporte oficial, 14 personas resultaron lesionadas en medio de las protestas y los hechos violentos, que se registraron a la par de la manifestación pacífica que llegó al Zócalo. De los lesionados, 9 son policías y 5 civiles. Tres de los agentes fueron hospitalizados, sin tener heridas graves.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana informó que “detuvo momentáneamente a tres personas que habían tirado petardos a la policía”; sin embargo, “minutos después fueron liberadas ante la mediación de diversas organizaciones de la sociedad civil”.

Cerca de las 17:00 horas comenzaron los reportes sobre pintas en zonas como la del edificio del Banco de México y la Plaza Garibaldi. Algunos encapuchados rompieron cristales de negocios. En 5 de mayo, explotó un petardo y a una chica se le empezó a quemar el cabello, pero otras personas, del colectivo Marabunta, la ayudaron pronto a apagarlo. En la misma calle, continuaron después las explosiones y encapuchados lanzaron objetos a policías con escudos.

La marcha desde la Plaza de las Tres Culturas fue encabezada por el Comité del 68, organización integrada por estudiantes sobrevivientes de la matanza. Uno de ellos, Rafael Rangel, alias El Jarocho del 68, dijo que se trata de una “revolución pacífica” que ha durado 51 años, y que este año hacía énfasis en la manifestación sin violencia. “Venimos sin ocultar la cara, siempre hemos tenido cara”, dijo en alusión a los encapuchados.

También señaló una de sus demandas, sobre los hechos de hace 51 años: “queremos que se abran los archivos del Ejército. Todo el pueblo sabe qué pasó, ahora queremos llevar a juicio a los culpables”.

Detrás del Comité del 68 iban los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, estudiantes normalistas, bachilleres y universitarios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional, organizaciones feministas y la Universidad Chapingo, entre otros.

La marcha transcurrió en calma sobre el Eje Central, incluso entre aplausos de personas que se acercaban al paso del contingente.

Cuando el Comité del 68 pasó por un túnel realizaron al unísono un conteo hasta el 43, para honrar la memoria de los estudiantes de Guerrero que hasta ahora se encuentran desaparecidos.

Aparece el ‘cinturón de paz’

Como lo anunció el gobierno capitalino, este 2 de octubre se observó a varias personas con una playera blanca, donde se leía la leyenda “cinturón de paz”. Según la administración de Claudia Sheinbaum, se trató de al menos 12 mil servidores públicos y de ciudadanos que decidieron sumarse de forma “voluntaria” a esta estrategia de contención.

“No hubo servidores públicos obligados, para nada”, aseguró en entrevista en el programa La Nota Dura de El Financiero Tomás Calvo Pliego Coordinador del Gabinete de Seguridad de la Ciudad de México, ante las dudas sobre si trabajadores fueron forzados a participar.

Los integrantes del “cinturón de paz” caminaron a un costado de los manifestantes desde el inicio de su recorrido. Cuando se dieron hechos violentos, se replegaron contra la pared y en un punto algunos comenzaron a quitarse la playera blanca, para evitar que los agredieran.

Del mismo modo, elementos de la Unidad Táctica de Auxilio a la Población (UTAP) y otros elementos de policías con escudos se enfocaron en mantener el cerco, o a tratar de rodear o “encapsular” a las personas que hacían quemas o pintas, y que les lanzaron objetos.

La periodista Azucena Uresti publicó un video donde se observa cómo en un momento encapuchados se lanzan reclamos con integrantes del llamado “cinturón de paz”.

Animal Político le preguntó a un joven cómo fue que decidió sumarse a esta iniciativa de la administración de Sheinbaum. Se le cuestionó si trabajaba en una dependencia del Gobierno de la Ciudad de México, y solo dijo: “soy ciudadano y vengo a apoyar”.

Algunas personas reconocieron que sí las mandaron de sus trabajos, y otras no. “Me enteré por los medios de comunicación y me motivé a venir por los disturbios que han habido”, dijo una mujer que aseguró ser ama de casa originaria de la alcaldía de Iztapalapa. Ella no quiso dar su nombre.

Otros integrantes mencionaron que las instrucciones que recibieron fue tomarse las mano, observar y, en caso de violencia, “correr”. Al finalizar la jornada, el gobierno capitalino consideró que la intervención del “cinturón de paz” fue exitosa, para contener violencia y agresiones. Incluso se difundió que Sheinbaum, mediante un audio distribuido por WhatsApp, felicitó a quienes participaron en esta estrategia e incluso los llamó “héroes”.

Tomás Calvo Pliego, coordinador del Gabinete de Seguridad de la Ciudad de México, aseguró en la entrevista con El Financiero que los servidores públicos que participaron en el “cinturón de paz” sí fueron capacitados por la Secretaría de Seguridad, Protección Civil y especialistas en este tipo de movilizaciones sociales, aunque no detalló en qué forma se hizo.

En cuanto a los encapuchados, mencionó que ya se les tiene ubicados y que ya hay varias carpetas de investigación, ya que han participado en manifestaciones previas, donde también hubo hechos violentos. “Tenemos detectados a quienes cometieron estos actos de violencia. Tenemos imágenes, tenemos fotos, tenemos videos, tenemos nombres, apellidos”.

En el Zócalo, a donde llegó la manifestación por el 2 de octubre, la plataforma Rompe el Miedo reportó que integrantes del equipo de voluntarios Brigada Marabunta fueron agredidos.

Además del despliegue del “cinturón de paz”, en puntos como la calle Belisario Domingúez había elementos con escudos, de la llamada Unidad Táctica de Auxilio a la Población (UTAP).

En la calle Bolívar, también se observó a policías con escudos.

 

De acuerdo con el diario Reforma, antes de que comenzaran las manifestaciones por el 2 de octubre un grupo de personas encapuchadas quemó llantas y otros objetos en carriles centrales de Periférico Sur, a la altura de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Tras algunos minutos, la policía retiró los objetos y fue reabierta la circulación.

Con información de Rodrigo Soberanes

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Soy perezosa y estoy orgullosa de ello": la mujer que asegura que la pereza no es mala

Lucy Gransbury ha aprendido a llevar su vida por la ley del mínimo esfuerzo.Para ella eso es un reconocimiento a su eficiencia al resolver problemas y hacer tareas, y que sabe administrar su energía.
4 de noviembre, 2019
Comparte

Lucy Gransbury confiesa que es una “persona perezosa” y se siente “orgullosa” de ello.

“No nos gusta causar drama porque no queremos molestarnos en lidiar con eso”, dice Lucy al hablar de sí misma y de otras personas perezosas que conoce.

¿Te suena familiar?

Bueno, si tú eres propenso a la pereza -la aversión o indisposición a esforzarse- te puedes sentir culpable por tu comportamiento.

Pero tal vez deberías pensarlo dos veces.

Gransbury, quien trabaja como actriz en Melbourne, Australia, argumenta que ser perezosa no es tan malo como se piensa y las investigaciones en la materia la respaldan.

Lucy Gransbury

BBC
Gransbury es actriz de profesión en Melbourne, Australia.

“La gente perezosa merece más crédito. Encontramos el camino más eficiente al objetivo, y no vamos a perder el tiempo tomando el camino complicado”, dice Gransbury.

Reconoce que la pereza se ve sobre todo como un comportamiento negativo, pero ella sostiene que el ser perezoso debe ser visto como un atributo positivo.

Hace a las personas mejores en priorizar las tareas, más eficientes con su energía, y ayuda a encontrar la manera más rápida de hacer un trabajo de una sola vez.

Pereza o atajos

Al observar algunos atajos que toma Lucy para enfrentar las tareas cotidianas que son aburridas, se puede juzgar si es pereza o eficiencia.

Uno es limpiar la ducha mientras todavía la está usando; planchar solo con el aire cuando se está secando la ropa; hacer la cama mientras se encuentra todavía en ella haciendo una serie de movimientos de estrellas de mar o patadas hasta que todas las sábanas caen en su lugar… o saber exactamente qué toma corriente es la adecuado para enchufar la aspiradora para evitar perder tiempo.

Gransbury en su sofá

BBC
Gransbury ha ideado varias estrategias para realizar tareas cotidianas que no son estimulantes.

¿Madre de la invención?

Gransbury asegura que muchos grandes inventos fueron motivados por la pereza.

“La rueda fue algo grande. La inventaron debido a que era demasiado difícil arrastrar cosas por todas partes… Las invenciones son en realidad un método de conveniencia. Como el teléfono, pues tomaba demasiado tiempo caminar hasta la casa del vecino y saludar”, dice.

Y no está sola en este razonamiento.

El fundador de Microsoft, Bill Gates, es a menudo citado por decir que él contrataría a una persona perezosa para hacer un trabajo duro, ya que esa persona encontraría la manera más fácil de hacerlo.

La pereza hace trabajar al cerebro

Una investigación del profesor Masud Husain en la Universidad de Oxford (Reino Unido) sugiere que ser perezoso podría hacer que el cerebro trabaje más, lo cual respalda la teoría de Lucy.

Dos mujeres en una oficina

Getty Images
La pereza ha sido calificada por generaciones como algo muy negativo.

Husain diseñó un experimento para ver las diferencias que podría haber entre los cerebros de las personas perezosas y las que no lo son.

Varias personas fueron puestos a prueba después de ser clasificados en categorías: motivados, apáticos y un punto medio.

“Les pedimos que hicieran una prueba que les hacía decidir si vale la pena un esfuerzo físico por una recompensa en concreto”, explica.

Quizás no fue una sorpresa que el grupo perezoso fuera menos propenso a esforzarse para obtener una recompensa, pero cuando los escáneres cerebrales revelaron por qué, los científicos se sorprendieron.

“Los cerebros de las personas apáticas eran diferentes de los que estaban más motivados, no en términos de estructura, sino en términos del nivel de actividad que esos cerebros mostraban cuando tomaban estas decisiones”, explica Husain, profesor de Neurociencia Cognitiva en Oxford.

“Sorprendentemente, encontramos que los cerebros de las personas apáticas eran en realidad más activos en esas circunstancias que los cerebros de las personas motivadas”, continúa.

Un hombre viendo televisión

Getty Images
Sorprendentemente, las personas perezosas tienen cerebros más activos, que queman más energía.

“Era como si les fuera más difícil tomar esa decisión. Y había un costo más alto para sus cerebros en términos de tratar de determinar si valía la pena o no”, añade.

El profesor explica que eso representa “un trabajo mucho más difícil” que el realizado por el cerebro de las personas que están más motivadas.

“Por supuesto, la actividad cerebral tiene un costo. Quemas combustible, quemas azúcar en el cerebro para tomar estas decisiones: cuando tus neuronas están activas, están consumiendo combustible”.

Entonces, si los cerebros de las personas perezosas queman más energía mientras están ocupados decidiendo lo que van a hacer, ¿por qué la pereza se considera un comportamiento negativo?

Adoctrinamiento

Catherine Carr, de la BBC, analizó por qué la sociedad en su conjunto desprecia la pereza en el programa de radio del Servicio Mundial de la BBC “The Why Factor“.

En un campamento militar de entrenamiento físico en Cambridge, en Reino Unido, una mujer que asistía a la clase de acondicionamiento físico le dijo a Catherine que acostumbraba a hacer flexiones en un parque frío, en lugar de pasar una mañana perezosa en la cama, porque “le encanta y es un buen comienzo de su día”.

Una mujer le grita a otra

Getty Images
El no hacer nada es criticado como parte de un adoctrinamiento cultural, según los defensores de la pereza.

Pero, ¿por qué se percibe esto como algo positivo, y no quedarse en casa?

Un hombre le dijo a Catherine que es lo que te enseñan a creer desde la infancia.

“Es moralmente incorrecto. Me han adoctrinado para creer que tienes que estar haciendo algo, constantemente. Creo que mis padres y la sociedad me lo impusieron. Deberías estar constantemente haciendo cosas, logrando cosas”, manifiesta.

Otra mujer de la clase estuvo de acuerdo.

“La perspectiva de la sociedad es que la pereza es algo malo. La verdad es que, cuando era niña, nunca se nos permitía recostarnos porque eso se consideraba malo. Mis padres siempre nos despertaban temprano en la mañana y los fines de semana porque teníamos que ‘levantarnos y hacer cosas'”.

“Pereza criminal”

Anastasia Burge, quien enseña e investiga filosofía en la Universidad de Cambridge, reconoce que esta actitud ha sido tan fuerte en el pasado que incluso las personas han sido severamente castigadas por tener flojera.

“En la antigua Unión Soviética procesaban a las personas por lo que llamaron parasitismo social, que en realidad era una especie de pereza criminal”.

Una mujer y una niña meditando

Getty Images
Tomarse un tiempo para disfrutarlo en sí mismo es parte del cuidado mental.

“El poeta Joseph Brodsky -que llegó a ser premio Nobel tras dejar la URSS- fue cuestionado en un juicio: ‘¿Qué haces? ¿Cuál es tu trabajo? ¿Cuál es tu profesión?'”, cuenta Burge.

“Él respondió ‘Soy poeta’. Eso fue completamente incomprensible para los jueces, por lo que terminó siendo enviado a hacer trabajos forzados y forzado a exiliarse de la Unión Soviética para que se fuera a un lugar donde hubiera espacio para la poesía”.

Se trata de la salud mental

Son exactamente estas actitudes las que para Gransbury forman parte de una mentalidad del pasado y son un peligro para la salud mental.

“Creo que desconectarse y tener tiempo de inactividad es una gran parte de dejar que tu cerebro se apague, que tu cuerpo se apague; lo que significa realizar una siesta o acostarse en el sofá”, dice.

“Nuestra generación realmente incorpora estos momentos de cuidarse a uno mismo y preocuparse de la salud mental de cada uno, lo que para, algunas personas, puede significar ser perezoso por un corto periodo de tiempo”.

Lucy Gransbury

BBC
Gransbury no solo no se disculpa por ser lo que muchos consideran “perezosa”, sino que alienta a otros a seguir su ejemplo.

“Creo que es más probable que nuestra generación lo acepte y hable de ello que quizás las generaciones anteriores, para las que lo que se compensaba realmente era trabajar duro. Nuestra generación se está cuidando a sí misma”, opina.

En estos días, dice, se trabaja duro y no se cosechan el tipo de recompensas que solía haber.

“No podemos pagar nuestras hipotecas incluso después de trabajar durante 60 años”.

Gransbury no solo no se disculpa por ser lo que muchos consideran “perezosa”, sino que alienta a otros de su generación a seguir su ejemplo.

“Nos estamos moviendo más hacia reflexionar qué tipo de estilo de vida podemos mantener y somos capaces de hacerlo el resto de nuestra vida. Y eso incluye cuidar de uno mismo y ser conscientes de nuestro cuerpos y nuestra mentes, y eso incluye tomarse un descanso”.

Este texto es una adaptación del programa de radio del Servicio Mundial de la BBC The Why Factor.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.