Ocho años y aún no hay justicia ni responsables por las fosas halladas en Tamaulipas en 2011
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Ocho años y aún no hay justicia ni responsables por las fosas halladas en Tamaulipas en 2011

La CNDH cree que PGJT y FGR vulneraron gravemente los derechos humanos de las víctimas, que en su mayoría son mexicanas. “Sorprende que no haya una investigación más puntual de la acción del Estado”, dice ONG que representa a 21 familias.
Cuartoscuro
Comparte

El Estado aún no ha identificado a 69 de los 196 cuerpos encontrados en 48 fosas clandestinas descubiertas en San Fernando, Tamaulipas, entre abril y mayo de 2011. Algunos de los restos entregados durante este tiempo estuvieron equivocados por una deficiente actuación de las autoridades, que dificultó la investigación. 

Ocho años después del hallazgo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emite un informe en el que se constatan las “graves violaciones a los derechos humanos” de las víctimas. En concreto, al derecho al acceso a la justicia, la seguridad jurídica y la verdad, tanto por las 196 víctimas como por otros 57 mexicanos desaparecidos cuyos familiares presentaron reclamos ante la institución cuando se hizo público el descubrimiento de las fosas. 

Entre las recomendaciones formuladas al titular de la Fiscalía General de la República (FGR) y al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca: buscar a los familiares de las víctimas y brindarles atención, acciones para localizar a 55 desaparecidos, una disculpa institucional y colaboración para la presentación de denuncias penales y administrativas contra once funcionarios a los que encuentra responsables de las omisiones e irregularidades que dificultaron las identificaciones y, además, complicaron la investigación.

El panorama que presenta el informe es desolador. En sus páginas se constata lo habitual de prácticas como el secuestro de autobuses, la incapacidad de autoridades estatales y federales para encontrar a los responsables de las muertes, las carencias a la hora de identificar los cuerpos y entregárselos a sus familiares y la nula disposición a colaborar por parte de instituciones como la Procuraduría General del Estado de Tamaulipas, que hasta en cuatro ocasiones llega a ignorar peticiones explícitas por parte de la CNHD. 

“Sorprende que no haya una investigación más puntual de la acción del Estado. Cuál fue la responsabilidad del Estado”, considera Ana Lorena Delgadillo, abogada de la Fundación para la Justicia, que representa a 21 de las familias de las víctimas.

A día de hoy, ocho años después del hallazgo de las fosas clandestinas, únicamente hay 127 cuerpos identificados. De ellos 83 son mexicanos, 31 guatemaltecos, 2 salvadoreños y un hondureño, a los que hay que sumar otros diez cuerpos que el informe asegura que la PGJT entregó “sin informe pericial alguno”. El resto sigue en una fosa común sin que aún se sepa nada sobre su origen. 

Se trataba, en su mayoría, de migrantes y trabajadores que trataban de alcanzar la frontera con Estados Unidos. Por eso, el informe recuerda recomendaciones previas como las formuladas en 2013 sobre la masacre de los 72, perpetrada también en San Fernando en 2010, o el informe sobre secuestros de migrantes elaborado en 2013.

Ana Lorena Delgadillo, abogada de Fundación para la Justicia, lamentó que la CNDH no se hubiese entrevistado con sus defendidos y consideró imprescindible una investigación más “amplia” que incluya a sus defendidos en el proceso. Además, se mostró contrariada por el hecho de que no se ahonde en la responsabilidad estatal, a pesar de ser una tesis que aparece en informes citados por la recomendación. 

La mayoría de los muertos fueron asesinados por un traumatismo craneoencefálico.

Esta versión de las muertes concuerda con el único testimonio que se incluye en el informe: el de tres personas, que son citadas como testigos y no como víctimas, que aseguran haber salido de Tejupilco, estado de México, con destino a la frontera con Estados Unidos. Al pasar en autobús por San Fernando, estas personas aseguraron haber sido obligadas a bajar y conducidas a una casa de seguridad.

“Detallaron que al llegar a San Fernando, Tamaulipas, fueron bajados del autobús por personas desconocidas y trasladados a bordo de camionetas a una casa en la que se encontraban más personas y donde fueron objeto de malos tratos, observaron que una persona se negó a trabajar para sus captores por lo que fue privado de la vida con varios golpes en la cabeza producidos con un bate”, dice el documento. 

Entre los testimonios que aparecen recogidos en el informe se incluyen dos que señalan directamente a autoridades.

Por una parte, está el relato de dos pilotos de autobús que refieren haber recibido el alto por personas identificadas como “dos patrullas de Seguridad Pública Municipal que contaban con rótulos de la Policía Municipal y también se encontraba una camioneta … con personas del sexo masculino vestidos de civiles y los cuales todos se encontraban armados”. Estos últimos habrían subido al autobús para obligar a una decena de sus pasajeros, todos hombres, a bajar a la fuerza e introducirse en unos taxis. 

En otro de los casos, el padre de un migrante asegura tener conocimiento de que su hijo fue “rescatado” de una casa de seguridad en Reynosa, Tamaulipas, por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) que lo habrían extorsionado. Desde entonces no ha vuelto a saber de él y su cuerpo no está entre los identificados. 

El informe, no obstante, no ahonda en esta línea de investigación (alega que su mandato no es el de realizar pesquisas penales) sino que profundiza en las irregularidades detectadas desde el momento en el que aparecen las fosas y los cuerpos hasta la actualidad. Sí que recuerda que en 2013 se instruyó acción penal contra 17 policías municipales. 

El informe asume que el secuestro en autobuses es práctica habitual hasta el punto de ser planteado como hipótesis por la PGJ de Tamaulipas. Sin embargo, sorprende que la presidencia municipal de San Fernando dijeses que desconocía que esa práctica se llevaba a cabo en su zona. 

“La Comisión Nacional advierte que la actuación de las autoridades responsables de salvaguardar la integridad y derechos tanto de los habitantes del estado de Tamaulipas como de las personas que transitan de manera ocasional o regular en ese territorio fueron insuficientes e ineficaces, ya que no existieron mecanismos para el establecimiento de políticas en materia de seguridad pública, lo que generó hechos como los del asunto de mérito, en el que se hallaron 196 cuerpos y/o restos de cuerpos de personas en fosas clandestinas en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, así como la desaparición de personas de nacionalidad mexicana que transitaban en el interior de esa entidad federativa”, afirma el documento.

Denuncia también el informe la nula colaboración de la PGJ de Tamaulipas. “Mediante oficios del 11 de julio, 9 de agosto, 1 y 30 de noviembre, todos de 2018, la Comisión Nacional solicitó información al Procurador General de Justicia de Tamaulipas, sin que a la fecha de la emisión de la presente Recomendación se haya recibido respuesta alguna”, dice.

El documento es muy crítico con la investigación practicada por FGR y PGJT.

“Del análisis de las constancias que integran el expediente de queja, se advierte que los procedimientos de investigación y procuración de justicia en las indagatorias radicadas por la PGJ-Tamaulipas y la FGR, no se realizaron de acuerdo a lo que establecen los ordenamientos legales vigentes al momento en que acontecieron los hechos, en atención a lo siguiente”, dice.

No se preservaron los lugares ni se recogieron evidencias, señala el documento, que indica que ni se vigiló el perímetro durante el tiempo en el que se hacían las exhumaciones ni se guardó la debida cadena de custodia. 

“Destaca la falta de conocimiento por parte de los agentes del Ministerio Público encargados de la investigación al desconocer las periciales mínimas e idóneas que se requerían para el procesamiento de los indicios y la posterior identificación de las víctimas, lo que afectó directamente la investigación de los delitos y eventualmente obstaculizó una reparación del daño oportuna”, afirma. 

Sobre la FGR (entonces PGR), la CNDH dice que “algunos cuerpos fueron incinerados; sin embargo, de las documentales consultadas no se observó el acuerdo que haya ordenado, fundado y motivado dicha cremación”. 

Además, denuncia una incorrecta entrega de restos y dilaciones en las identificaciones al menos en una veintena de casos. 

“Las demoras y omisiones injustificadas que se evidenciaron, provocaron la pérdida irreversible de información para identificar oportunamente a las víctimas, así como garantizar la reparación integral a las víctimas indirectas (familiares) y la posible ubicación de los responsables, teniendo como consecuencia la transgresión del derecho al acceso a la justicia y a la verdad”, afirma.

En este sentido, el documento responsabiliza al gobierno de Tamaulipas por no garantizar la seguridad en su territorio y a FGR y PGJT por no garantizar el acceso a la verdad y la justicia a víctimas y familiares. 

Pide abrir un proceso penal y administrativo contra once funcionarios y solicita de las autoridades una disculpa pública con las víctimas. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Coronavirus en India: un nuevo récord de muertes en el país epicentro mundial de la pandemia

India registró su mayor número diario de muertes por coronavirus desde que comenzó la pandemia, con 3 mil 689 casos en 24 horas, un día después de convertirse en el primer país en sumar más de 400 mil nuevos contagios.
EPA
2 de mayo, 2021
Comparte

India registró su mayor número diario de muertes por coronavirus desde que comenzó la pandemia, un día después de que se convirtiera en el primer país en sumar más de 400.000 casos nuevos.

El Ministerio de Salud informó que 3.689 personas murieron en 24 horas.

El primer ministro Narendra Modi se reunió con el ministro de Salud el domingo por la mañana para analizar la crisis.

Los hospitales están luchando para tratar a los pacientes en medio de una escasez crónica de camas y oxígeno médico.

En medio de la crisis, el domingo comenzó el conteo de votos de las elecciones celebradas en cinco estados: Assam, Bengala Occidental, Tamil Nadu, Kerala y Puducherry.

Los resultados están siendo analizados en busca de señales de cómo la pandemia ha afectado el apoyo a Modi y su partido nacionalista hindú, el BJP.

El mandatario ha sido criticado por permitir la organizaciones de mítines durante las elecciones de marzo y abril.

A última hora del domingo, los resultados provisionales en Bengala Occidental, donde Modi había estado buscando una victoria, sugerían que el partido TMC de la feroz crítica de Modi, Mamata Banerjee, retendrá el poder cómodamente.

Número de casos y muertes

BBC

¿Qué es lo último?

Hasta este domingo, India había registrado más de 19 millones de casos de coronavirus, sólo superada por Estados Unidos. También había confirmado más de 215.000 muertes, aunque se cree que la cifra real es mucho mayor.

Los expertos citan las bajas tasas de pruebas para detectar el covid y el número de personas que mueren en casa, especialmente en las zonas rurales, como factores que contribuyen a pensar que las cifras están subestimadas.

La anterior cifra más alta de muertes diarias en el país, también comunicada esta semana, era de 3.645.

Países como Brasil y EE.UU llegaron a registrar cifras diarias de más de 4.000 durante el transcurso de la pandemia.

En India, llevan más de 10 días apareciendo imágenes perturbadoras de familias mendigando camas de hospital y suministros vitales, mientras que las morgues y los crematorios siguen desbordados.

India

EPA
India ha registrado más de 19 millones de casos de coronavirus, pero los expertos creen que las cifras son mayores porque se realizan suficientes pruebas y mucha gent muere en casa.

Doce personas murieron el sábado en el Hospital Batra de Delhi después de quedarse sin oxígeno por segunda vez en una semana.

Y el periódico Times of India informó de 16 muertes en el estado sureño de Andhra Pradesh debido a la escasez de oxígeno en dos hospitales, y otras seis en el suburbio de Gurgaon, en Delhi.

Ante esta situación, el Tribunal Superior de Delhi dictaminó que empezará a sancionar a los funcionarios si los suministros necesarios para salvar vidas no llegan a los hospitales.

“Ya es suficiente”, aseguraron los jueces Vipin Sanghi y Rekha Patil.

Cómo va la vacunación en India

Todos los adultos del país pueden vacunarse contra el coronavirus. Pero el plan nacional de vacunación previsto para el sábado se tambaleó porque varios estados informaron de que no tenían suficientes dosis para empezar a vacunar a las personas de entre 18 y 44 años.

A pesar de ser el mayor productor mundial de vacunas, el país carece de ellas y ha suspendido temporalmente todas las exportaciones de AstraZeneca para satisfacer la demanda interna.

Vacunas

Reuters
A pesar de ser el mayor productor mundial de vacunas, el país sufre carestía de ellas y ha suspendido temporalmente todas las exportaciones de AstraZeneca.

El Ministerio de Sanidad anunció el domingo que 84.599 personas de la mencionada franja de edad habían recibido una primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

India ha estado utilizando dos vacunas: la de Oxford-AstraZeneca (conocida localmente como Covishield) y otra fabricada por la empresa india Bharat Biotech (Covaxin).

También se ha aprobado el uso de la vacuna Sputnik V, de fabricación rusa, cuyas primeras 150.000 dosis llegaron el sábado.

Cómo ayudan otros países

Países de todo el mundo han enviado una avalancha de suministros médicos de emergencia al país. Hasta el jueves, 40 naciones habían enviado cargamentos de ayuda.

El primero de varios aviones procedentes de EE.UU. que transportaban bombonas de oxígeno, máscaras y pruebas de diagnóstico rápido llegó a Delhi el viernes.

“El vínculo entre la democracia más antigua y la más grande sigue fortaleciéndose”, tuiteó Harsh Vardhan, ministro de Sanidad indio.

Anteriormente, el Ejecutivo estadounidense había sido criticado por imponer una prohibición al envío de materias primas para vacunas en el extranjero, lo que limitaba la capacidad de India para fabricar más vacunas de AstraZeneca.

La medida se levantó la semana pasada.

Del mismo modo, un avión militar alemán con 120 respiradores llegó a la India el sábado, mientras que Reino Unido también ha enviado cientos de piezas de equipo médico.

El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, declaró el domingo en el programa de la BBC Andrew Marr Show que “siempre estudiaría con mucho cuidado cualquier solicitud” de ayuda para que India pueda hacer frente a su aumento récord de casos de covid.

Pero cuando se le preguntó si Reino Unido debía interrumpir la vacunación de las personas más jóvenes y menos vulnerables para enviar dosis al extranjero, Raab sostuvo que no había recibido ninguna petición de la India “sobre esa cuestión específica”.

¿Por qué India no está confinada?

El gobierno central es reacio a imponer un confinamiento nacional, que el primer ministro calificó de “último recurso”.

Los altos cargos temen el impacto económico de la medida, después de que el año pasado la producción del país cayera un 24% entre abril y junio en comparación con el año anterior.

El coste humano también podría ser grave. El año pasado, el confinamiento de 68 días hizo que millones de trabajadores migrantes de India emprendieran arduos viajes de regreso a sus pueblos de origen al encontrarse sin empleo y sin dinero.

Los pobres, especialmente los niños desnutridos y las mujeres embarazadas que dependen de los programas gubernamentales, tuvieron dificultades para acceder a las prestaciones.

Los programas de vacunación se interrumpieron y quienes padecían enfermedades graves tuvieron dificultades para acceder a servicios sanitarios básicos.

Mitin Calcuta

Reuters
Las autoridades rechazan confinar al país, en el que se siguen celebrando eventos multitudinarios como este mitín en Calcuta en abril.

Sin embargo, varios estados y territorios están adoptando restricciones.

Odisha fue el último en anunciar un cierre de dos semanas, uniéndose a Delhi, Maharashtra, Karnataka y Bengala Occidental, que se han visto muy afectados.

Otros estados, entre ello Uttar Pradesh, que está muy poblado, tienen toques de queda nocturnos o confinamientos de fin de semana.

El periódico The Indian Express informa que el grupo de trabajo Covid-19 de India, que asesora al gobierno, está presionando para que se imponga un cierre en todo el país para ayudar a contener la devastadora segunda ola.

Algunas voces, como la del doctor Anthony Fauci, máximo experto en enfermedades infecciosas de EE.UU., afirman que un cierre “inmediato” durante unas “pocas semanas” podría romper la cadena de transmisión en la India.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.