Abril quería ayudar a víctimas de la violencia, pero fue asesinada en la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook

Abril quería ayudar a víctimas de la violencia, pero fue asesinada en la CDMX

Durante mucho tiempo Abril sufrió de violencia física y verbal y cuando parecía que todo había quedado atrás fue asesinada a balazos.
Facebook
28 de noviembre, 2019
Comparte

Abril Cecilia Pérez fue víctima de intento de feminicidio por parte de su esposo. Eso la hizo pensar en fundar una asociación para mujeres víctimas de violencia en Monterrey, pero su proyecto no se hizo realidad porque fue asesinada a balazos en la Ciudad de México.

La agresión contra Abril ocurrió la noche del lunes cuando se dirigía al Aeropuerto capitalino luego de acudir a una audiencia por la custodia de sus hijos.

Al momento del ataque, la mujer, de 46 años, viajaba acompañada por su abogado y uno de sus hijos. Dos sujetos que viajaban en una motocicleta emparejaron el auto donde se trasladaba y en el cruce de Churubusco e Insurgentes le dispararon en varias ocasiones.

Abril recibió al menos dos disparos, uno en la cabeza y otro en la espalda, y aunque fue trasladada con vida a un hospital cercano murió por la gravedad de las heridas. Su hijo resultó herido.

Soñaba con iniciar una nueva vida

Abril tenía tres hijos: una mujer de 18 años y dos hombres, uno de 16 y otro de 14. Días antes de su asesinato platicó a su familia que ya había sido contratada como consultora en una empresa en Monterrey.

Además se decía emocionada porque estaba por concretar su sueño de iniciar una asociación que atendería a mujeres víctimas de violencia en la zona norte Monterrey.

En entrevista para Animal Político, Javier Pérez, hermano de Abril, relata que tras ser víctima de violencia familiar por parte de su esposo durante muchos años, ella pensaba iniciar una nueva vida en la ciudad regia con el apoyo de su familia.

“Ella aguantó mucho por sus hijos y por la unión familiar, pero durante mucho tiempo su esposo ejerció violencia física y verbal contra mi hermana y contra sus hijos, hasta este año que ya no aguantó más”, platica Javier.

El pasado 4 de enero Abril fue agredida cuando dormía en su departamento de la Ciudad de México.  Su esposo, Juan Carlos, la golpeó con un bate de beisbol e intentó estrangularla pero uno de sus hijos la defendió.

Abril denunció el intento de feminicidio y logró una medida cautelar que impedía a Juan Carlos acercarse a ellos y su casa. Al mismo tiempo tramitó el divorcio y ganó la custodia de sus hijos, por lo que se mudó con ellos a Monterrey.

La investigación continuó y el 20 de septiembre Juan Carlos fue vinculado a proceso por el delito de feminicidio en grado de tentativa y trasladado al Reclusorio Oriente, como medida cautelar. 

Sin embargo, el juez Federico Mosco Gonzalez reclasificó el delito de feminicidio en grado de tentativa a “lesiones y violencia familiar”. 

Según Javier, el argumento del juez para la reclasificación del delito fue “porque mi hermana estaba dormida y que si (Juan Carlos) la hubiera querido matar, hubiera sido despierta y no dormida, ahí se derrumbó todo el caso”.

Incluso con la reclasificación, procedía la prisión preventiva. Sin embargo el 8 de noviembre la defensa de Juan Carlos presentó una apelación que fue concedida por el magistrado Héctor Jimenez López, para retirar la prisión preventiva como medida cautelar. Ese mismo día, Juan Carlos quedó libre por decisión del juez Carlos Trujillo Rodríguez.

Entonces Juan Carlos interpuso un recurso legal para volver a pelear por la custodia de sus hijos, proceso que obligó a Abril viajar constantemente a la Ciudad de México.

“Ella estaba muy triste por la decisión del juez porque sentía que todo el trabajo de la Fiscalía para acusarlo no había servido (…) esos viajes eran muy desgastantes porque tenía que llevar a sus hijos, pero entre todos la apoyábamos para cubrir los gastos”, comenta Javier.

El pasado lunes Abril viajó a la capital para una nueva audiencia y fue al salir de ella y dirigirse al Aeropuerto cuando la asesinaron.

“Fue un ataque directo, pero no tenemos pruebas de que él haya tenido algo que ver, tampoco reclamaremos el actuar de los jueces, lo dejaremos todo en manos de la Procuraduría, confiamos en que habrá justicia y que él o los responsables serán detenidos”, agrega Javier.

Desde el día de su liberación a la fecha, no se sabe nada de Juan Carlos ni de su familia. “No hemos tenido contacto con ellos y no queremos tenerlo, ahora solo buscamos paz en la familia”, dice Javier.

El cuerpo de Abril fue trasladado a la ciudad de Monterrey donde este jueves sus restos serán enterrados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué la pandemia está haciendo que las ratas tengan un comportamiento más agresivo

Entre los múltiples efectos que produce en el mundo la pandemia del coronavirus se encuentra un inusual cambio de los hábitos alimenticios de las ratas. Con menos gente en las calles, los roedores hambrientos exploran nuevos lugares donde conseguir comida.
26 de mayo, 2020
Comparte

Que los restaurantes hayan cerrado y que los humanos se queden en sus casas produce varios efectos, entre ellos el cambio de los hábitos alimenticios y el comportamiento de las ratas.

Según una alerta lanzada la semana pasada por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), los roedores, en busca de comida, pueden presentar un “comportamiento poco común o agresivo”.

Según la alerta la agencia, el cierre de los restaurantes llevó a la disminución en el volumen de alimentos disponibles para las ratas, especialmente en zonas comerciales.

“Los roedores dependen de la comida y de las sobras de esos establecimientos, se lee en el comunicado de los CDC.

Hambrientos, los roedores están buscando nuevas fuentes de comida, lo que ha provocado un aumento en su actividad.

En febrero, el famoso Barrio Francés de Nueva Orleans recibió a millares de visitantes que pasearon por sus calles desbordadas por la música que sale de los clubes de jazz, bares y restaurantes.

Expertos consideran que las ratas son "maestras de la adaptación".

AFP
Expertos consideran que las ratas son “maestras de la adaptación”.

Sin embargo, apenas unas semanas después, casi todos los lugares de entretenimiento de ese histórico sitio turístico del estado de Luisiana, en Estados Unidos, tuvieron que cerrar sus puertas por el coronavirus.

Y las ratas, literalmente, salieron de sus escondites… igual que en otras ciudades de EE.UU. como Nueva York o Washington.

“Los programas de salud ambiental y de control de roedores deben haber registrado un aumento en las solicitudes de servicio relacionadas con roedores e informes de comportamiento inusual o agresivo”, advierten los CDC.

Según Robert Corrigan, uno de los principales especialistas en roedores en Estados Unidos, el comportamiento agresivo no es hacia los humanos, sino hacia otras ratas o incluso propiedades, buscando grietas para poder entrar y encontrar comida.

“No (quiere decir que atacarán) ni morderán a las personas”, dijo Corrigan a BBC News Brasil.

Canibalismo

Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Getty Images
Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Al menos una tercera parte de los seres humanos han alterado sus comportamientos habituales en los últimos meses debido a la amenaza de la enfermedad covid-19.

En varios países, las cuarentenas que se llevan adelante significan que la basura de la que dependían las ratas ya no esté del todo disponible, y esto obliga a los roedores a adaptarse también.

Desde Reino Unido, la Asociación Nacional de Técnicos de Plagas advirtió a principios de abril que “el cierre de escuelas, pubs, restaurantes, hoteles, atracciones turísticas y otros lugares públicos para hacer cumplir el distanciamiento social tendrá consecuencias no deseadas“.

Si no hay alimentos disponibles, las plagas podrían multiplicarse en edificios vacíos o salir a buscar alimentos envalentonadas por la necesidad, señaló la institución británica.

Basura

BBC
Al haber menos basura las ratas están hambrientas.

Desesperados, los roedores están atacando a otras ratas, incluso dentro de sus propias colonias.

“Una rata hambrienta será muy agresiva con otras ratas”, dice Corrigan, quien se desempeña como consultor especialista en control de roedores para empresas y departamentos de salud en Estados Unidos y en otros países.

Corrigan dice que en áreas donde las ratas solían encontrar comida fácilmente y ahora la comida desapareció, los expertos han visto evidencias de estos ataques y de canibalismo, que son comunes en situaciones de hambre extrema, como la actual.

“Se están atacando, matando y comiendo unas a otras”, dice.

“Maestras de la adaptación”

Las ratas hambrientas “pueden deambular bastante y terminar en un vecindario completamente diferente que no tenía ratas antes”, le dijo en una entrevista anterior Corrigan a la BBC.

El experto señaló que estos roedores son “mamíferos formidables”, muy buenos para detectar fuentes de alimentos y que sus poderosos dientes pueden hacer que las barreras como puertas, plásticos o redes no sirvan de mucho.

“Están en todas partes, y no llegarían a ser completamente globales si no fueran muy hábiles para dominar la adaptación“, indicó.

Aunque ver más ratas no significa que las ciudades serán invadidas.

De hecho, según Corrigan que ahora es el momento perfecto para introducir técnicas nuevas de control.

Rata

Getty Images
Se ve más ratas en horarios y lugares donde antes no aparecían.

¿Por qué las ratas son invitados no deseados?

Un grupo de ratas errantes y hambrientas puede causar estragos, desde daños en los hogares hasta la propagación de enfermedades.

Pueden terminar dentro de la casa, una habitación con niños o dentro de un hogar de ancianos u hospital“, alertó Corrigan.

Las ratas están oficialmente relacionadas con 55 patógenos diferentes, aunque no ha habido informes de ratas portadoras de covid-19.

También pueden roer madera y cables eléctricos, lo que representa un peligro para los incendios domésticos.

Cómo mantener a las ratas fuera de los hogares

Una forma de alejar a las ratas es sellar grietas y agujeros cerca de los cimientos. También tuberías o cualquier otro espacio por donde los roedores puedan entrar.

En interiores, asegúrese de que haya pocos lugares donde puedan esconderse y mantenga las áreas ordenadas.

Es importante mantener la comida en contenedores a prueba de roedores.

Y si se encuentra con ellas dentro de su hogar, Corrigan recomendó llamar a profesionales.

“Si ve ratas de repente en su propiedad como resultado de esta pandemia de coronavirus, deshacerse de ellas no es un trabajo que pueda hacer usted mismo”.

* Esta nota se publicó originalmente en abril de 2020 y fue actualizada con la información proporcionada por los CDC de EE.UU.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts