close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Comisión de Refugiados pidió 124 mdp y solo le dieron 47, aunque hay récord de solicitudes de asilo

Andrés Silva, titular de la Comar, admitió que el dinero aprobado por los legisladores “no es el presupuesto ideal, ni es lo que solicitamos” ante el incremento en las peticiones de asilo.
Cuartoscuro Archivo
25 de noviembre, 2019
Comparte

Para atender un aumento del 195% de las solicitudes de asilo este año, la Comisión Mexicana de Ayuda los Refugiados (Comar) tendrá un presupuesto aprobado por los diputados de poco más de 47 millones de pesos, casi tres veces menos de los 124 millones que solicitó la Comisión para operar el próximo 2020.

Y, originalmente, el presupuesto era todavía menor: 27 millones. Pero a última hora los diputados concedieron en la madrugada del jueves pasado una ampliación por otros 20 millones de pesos, de los cuales diez serán para “servicios personales” y los otros 10 para “gastos de operación” de la Comar. 

Entérate: Robos, abuso de autoridad y extorsión: Los datos sobre la violencia que padecen migrantes en México

Andrés Silva, titular de la Comar, admitió que el dinero aprobado por los legisladores “no es el presupuesto ideal, ni es lo que solicitamos”, especialmente teniendo en cuenta que este 2019 va a cerrar siendo el año en el que se batió el récord histórico de solicitudes de refugio en México, y que las proyecciones para 2020 es que se vuelva a romper el récord de este año.

Sin embargo, el funcionario también destacó que los 47 millones de pesos etiquetados suponen un “incremento sustancial” en comparación con el presupuesto de la Comisión para este año. Y sí, de acuerdo con cifras oficiales, el presupuesto de la Comar aumentó 127% para el próximo 2020.

Además, Silva explicó en entrevista con Animal Político que, a esos 47 millones de pesos aprobados en el Congreso, se le pueden sumar otros 15 millones 362 mil pesos cuando la Comisión de la Frontera Sur haga efectiva la transferencia de 34 plazas de funcionarios, que pasarán a formar parte del personal de la Comar.

Por lo que, en total, la Comisión puede llegar a disponer de 62 millones 360 mil pesos para el próximo año, más el apoyo de la Agencia de Refugiados de la ONU (ACNUR), que aportará personal, asesorías técnicas y capacitaciones.

“No es todo el presupuesto que habíamos pedido. Pero sí nos da un mayor margen para operar en mejores condiciones que otros años”, señaló Silva, que precisó que de los 124 millones que solicitaron inicialmente, 34 millones eran para atender la problemática de desplazamiento interno forzado en México, y los 90 millones restantes para atender las solicitudes de refugio de personas extranjeras.   

Récord histórico de solicitudes

No obstante, Silva se mostró cauto durante la entrevista acerca de este aumento presupuestal, puesto que, del otro lado de la ecuación, el aumento de las solicitudes de asilo y de refugio también se dispararon, y en proporciones todavía mayores que el presupuesto. 

Según cifras oficiales, entre enero y octubre de este año la Comar recibió la solicitud de 62 mil 299 personas que buscan refugio en México. 

Esta cifra refleja un aumento del hasta 195% en comparación con el mismo periodo de 2018; año que, hasta ahora, tenía el récord. 

Para dimensionar el aumento de solicitudes este 2019 basta un dato: en julio del año pasado, la Comar recibió mil 827 solicitudes. En julio de este año se recibieron 8 mil 670; un 374% más. 

Y otro dato: en julio de este año, es decir, en un solo mes, se registraron más solicitudes de refugio en México que en todo 2013, 2014 y 2015, juntos. 

“De enero a julio de este año, mes con mes se fue rompiendo el récord de solicitudes”, subrayó Andrés Silva, quien dijo que esperan terminar este año con hasta 70 mil solicitudes de refugio, récord absoluto. Mientras que, para el próximo año, aunque hay muchas variables que no se pueden predecir, como situaciones de conflictos políticos y sociales en América Latina y el mundo, la estimación es todavía mayor: 85 mil solicitudes de refugio. 

Estas cifras récord de solicitudes también trajeron como consecuencia lógica el aumento de la carga de trabajo del personal de la Comar, para atender cada caso de solicitud de refugio. 

Por ello, la Comisión admitió que aún tiene casos rezagados de 2017 y de 2018, mientras que este año el 69% de las solicitudes (43 mil 053), es decir, casi 7 de cada 10, están en suspensión o siguen en trámite. 

La delegación de Chiapas, en la frontera sur de México y puerta de entrada natural para miles de migrantes procedentes del Triángulo Norte de Centroamérica, es la que acumula este 2019 un mayor número de solicitudes en trámite, con 23 mil 167 casos, el 77% del total de solicitudes que están en trámite en todo el país. 

Pero, por otra parte, en comparación con años pasados aumentó la tasa de solicitudes ‘positivas’, es decir, que concluyeron con el reconocimiento de la persona como refugiado. 

El caso más significativo es el de Honduras, uno de los países de los que más personas huyen en la actualidad por sus elevados índices de violencia: en 2017, la tasa de casos positivos en México era de apenas el 27%. En este 2019, la tasa escaló hasta el 70%. 

El Salvador, otros de los países que históricamente más migrantes expulsa de Centroamérica por la violencia y la inseguridad, pasó de tener una tasa de casos positivos de refugio del 38% en 2017, a tener una tasa del 56% este año. 

Mientras que, en el caso de Guatemala, el otro país que completa el Triángulo Norte de Centroamérica, el aumento de positivos ha sido más lento: del 27% de 2017 pasó a un 35% este año. 

En total, de las cinco nacionalidades que más solicitudes de refugio hicieron a México este 2019 y que ya fueron resueltas -Honduras, Venezuela, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, por ese orden con 7 mil 581 solicitudes-, el 87% de los casos concluyeron con el reconocimiento de la condición de refugiados, o con la implementación de medidas de protección complementarias. 

“Ha sido un año muy complejo”

En entrevista, se cuestionó a Andrés Silva cuáles pueden ser los factores que expliquen el aumento de solicitudes de refugio en México este 2019. 

“Ha sido un año muy intenso en materia migratoria y de mucha complejidad”, planteó el funcionario federal, quien matizó que, más allá del aumento notable en cifras, múltiples factores han contribuido para hacer mucho más complejo el panorama migratorio y de refugio en México este año.

Uno de ellos, es que aumentó el número de mujeres y de niños, niñas y adolescentes, que buscan refugio. De hecho, Silva apuntó que hasta el 71% de las solicitudes de este año son de este grupo de personas, lo cual complica aún más la situación, puesto que los menores requieren de medidas de protección especiales y de personal especializado para atenderlos. 

Otro factor es que, a diferencia de años pasados, donde prácticamente el 90% de las solicitudes de refugio las realizaban personas del Triángulo Norte de Centroamérica, ahora las nacionalidades se diversificaron. 

“Este año tenemos del orden de 70 nacionalidades diferentes solicitando refugio, incluyendo personas de Asia y África, especialmente de Camerún, que con 360 solicitudes comienzan a cobrar una cierta relevancia en comparación con años previos”, planteó Silva, que añadió que también aumentaron las solicitudes de países caribeños como Haití, Cuba y Venezuela. 

Y otro factor importante que complicó más el panorama, planteó el titular de la Comar, fue la decisión unilateral del gobierno de Donald Trump de devolver solicitantes de asilo a México, para que esperen aquí durante todo el tiempo que dure su trámite en Estados Unidos, en lo que se dio a conocer como el programa ‘Remain in Mexico’ (Quédate en México).

“Ahora no solo tenemos que estar con los ojos puestos en nuestra frontera sur, sino que también tenemos que mirar al norte, donde históricamente la gente cuando llegaba allí no estaba interesada en solicitar refugio a México, sino cruzar a Estados Unidos”, señaló Silva. 

“Y eso nos agrega un elemento más de complejidad, porque tenemos que estar pendientes de si en el norte también puede haber personas interesadas en solicitar refugio en México, porque ya se cansaron de esperar a que termine su proceso en Estados Unidos”. 

Para atender estos factores, Andrés Silva destacó la importancia que ha tenido la colaboración con la ACNUR, a diferencia de lo que sucedía en años previos, cuando la participación de la agencia de refugiados de la ONU era más limitada. 

El titular de la Comar dijo que, actualmente, la ACNUR apoya con asesorías técnicas para simplificar los procedimientos en las solicitudes de refugio, con cursos de capacitación en derechos humanos y refugio en las oficinas de la Comar, y con personal e instalaciones. 

Sobre este último punto, Silva explicó que, a las cuatro delegaciones de la Comar en todo el país, se sumaron otros tres espacios de la ACNUR en Tijuana, Monterrey y Palenque. Aunque estos espacios, por ahora, son más de asistencia y de apoyo, puesto que el personal de la ACNUR no tiene facultades jurídicas para firmar resoluciones en los procedimientos de asilo. 

“El apoyo de la ACNUR tiene la limitante de que su personal no tiene esas atribuciones jurídicas, pero aún así es un apoyo importantísimo para nosotros y para los refugiados”, subrayó el titular de la Comar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El drama de los niños que pueden "comer hasta morir"

El cubano Héctor Fernández cuenta que ha visto a su hijo Christian, quien sufre el síndrome de Prader-Willi, ingerir "comida para perros, buscar dentro de la basura, vaciar un tubo entero de pasta de dientes en su boca". "Para él, todo es comida".
26 de diciembre, 2019
Comparte

El refrigerador en la casa de Héctor Fernández está cerrado con llave; y la puerta de la cocina también.

De igual forma están los armarios, el botiquín y, en realidad, cualquier espacio que contenga algo remotamente comestible.

Y todas las noches, Fernández oculta el manojo de llaves debajo de su almohada.

No es que este esté paranoico con que lo vayan a robar. El asunto es que su hijo tiene una condición genética incurable: el síndrome de Prader-Willi.

Los pacientes con esta afección, que lleva el nombre de los dos investigadores que la descubrieron en 1956, padecen un hambre insaciable y que no cesa.

Siempre tiene hambre

Fernández asegura que Christian, su hijo de 18 años, podría en efecto comer hasta morir si no lo supervisaran.

“Las historias que podría contar…”, reflexiona.

Dice haberlo visto ingiriendo “comida para perros del bol, buscando dentro de la basura, vaciando un tubo entero de pasta de dientes en su boca”.

“Para él, todo es comida”, cuenta antes de que Christian lo interrumpa para anunciar que tiene hambre.

Su padre le da una sola rodaja de piña, que ya había picado anteriormente; debe asegurarse de que el joven no consuma una cantidad superior de azúcar de la que necesita por las mañanas.

Christian comiendo.

BBC
Christian podría comer hasta morir si no lo supervisan, según su padre.

El síndrome de Prader-Willi, que es consecuencia de una alteración genética originada por un fallo en la expresión de genes del cromosoma 15, tiene un efecto devastador tanto en los pacientes como en sus familias.

Además de sufrir de obesidad y diabetes, patologías que acortan la esperanza de vida, los niños con esta afección tienen problemas de desarrollo mental y de comportamiento.

Una enfermedad rara

Christian es generalmente un chico bueno y amigable, pero puede tener episodios de ira violenta si se le niega la comida que quiere.

Es como un huracán de categoría cinco, aplastando cualquier cosa a su paso”, explica su padre, mostrándome un video inquietante de una escena violenta reciente.

Sus padres incluso tuvieron que amarrar a Christian a una silla para evitar que se lastimara o hiriera a sus cuidadores.

“Simplemente trato de vivir la vida día a día”, dice Fernández, incapaz de contener las lágrimas.

No sé qué le pasará después de que me haya ido“, añade, haciéndose eco de una preocupación recurrente para los padres de niños con Prader-Willi.

Especialmente difícil en Cuba

Tratar las complicaciones de la enfermedad es especialmente difícil en Cuba.

Héctor Fernández intenta alimentar a su hijo con una dieta macrobiótica para controlar su peso y los niveles de azúcar en la sangre.

Mujer con bolsas de comida.

Getty Images
Padecer de esta enfermedad es particularmente difícil en Cuba, debido a la escasez de alimentos y de medicinas que afecta a todos los habitantes de la isla.

Pero es difícil encontrar la comida y las medicinas necesarias en una isla afectada por un embargo económico estadounidense que ha durado décadas y por años de mala gestión económica por parte del Estado socialista.

Aunque el gobierno cubano elogia su sistema de salud, este sufre de una falta de inversión crónica. Y Fernández sostiene que los médicos en la isla no tienen mucha experiencia en el tratamiento del síndrome de Prader-Willi.

“Al tratarse de una enfermedad rara, hay muy pocos médicos en el país que hayan tratado a pacientes con esta enfermedad“, explica.

“Podrían haber visto un caso en 20 años y luego nunca haber visto otro. Aquí no hay ningún especialista (en esta afección)”.

El padre de Christian agrega que los pacientes deben ser vistos por una variedad de expertos que sepan del Prader-Willi, desde nutricionistas y dietistas hasta psiquiatras y fisioterapeutas.

Aún así, las cosas están empezando a cambiar.

Mejores servicios y tratamientos

El mes pasado, Cuba acogió la décima Conferencia Internacional de Síndrome Prader-Willi, un foro que reunió a investigadores, médicos, pacientes y sus familias bajo un mismo techo para que compartieran sus experiencias.

Christian comiendo.

BBC
Incluso encontrar pasteles de arroz puede ser complicado en Cuba, pero el padre de Christian ya está familiarizado con las necesidades de un paciente como su hijo.

Según el profesor Tony Holland, presidente de la Organización Internacional de Síndrome Prader-Willi, se trata de una oportunidad invaluable.

“El aspecto más importante es conseguir que familias, científicos y cuidadores —algunos de países que ofrecen muy buenos servicios, otros que tienen muy pocos o no tienen— aprendan los unos de los otros”.

La intención es que las personas puedan “abogar por mejores servicios, abogar por tratamientos adecuados para sus hijos” cuando regresen a casa, señala.

Como profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Cambridge, Holland ha estado involucrado durante años con el síndrome de Prader-Willi y ha observado el estado de atención de la afección en muchas partes del mundo.

A pesar de los grandes progresos que todavía hay que hacer en Cuba, él cree que actualmente existen buenos indicios.

Gracias a internet

Cubanos utilizando aparatos conectados a internet.

Getty Images
Las mejoras en el acceso a internet en la isla han contribuido a que más de 100 familias vinculadas con la enfermedad estén en contacto constante.

“Cuba ahora tiene la capacidad de hacer un diagnóstico genético con sus servicios de salud. Sus médicos están comenzando a reconocer el síndrome de Prader-Willi, hay una comunidad de familias con afectados, y eso es realmente importante”.

Eso coincide con la experiencia de Héctor Fernández. En 2010, los padres de estos pacientes celebraron su primera reunión nacional.

Solo asistieron seis. Pero hoy en día, más de 100 familias cubanas vinculadas con la enfermedad, gracias a las mejoras en el acceso a internet en la isla, están en contacto constante.

Fernández le sirve el almuerzo a Christian: un plato de verduras crudas y una galleta de arroz integral. Incluso encontrar galletas de arroz es una lucha en Cuba.

Pero el padre de familia ya está familiarizado con las necesidades de un paciente con Prader-Willi. Incluso ha comenzado a instruir a otras personas de su vecindario sobre la enfermedad.

Les explica que Christian no es solo un poco gordito y con un desarrollo mental afectado, sino que está en riesgo de morir a diario.

“Aquí hay una tendencia a recompensar a los niños por ser buenos con dulces”, observa. “Pero la gente no se da cuenta de que un dulce aquí y otro allá podría matarlo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0&t=62s

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk&t=88s

https://www.youtube.com/watch?v=WTuw_gfggKo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.