Investigan por presuntos sobornos a funcionarios del gobierno de Jaime Bonilla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Investigan por presuntos sobornos a funcionarios del gobierno de Jaime Bonilla

De acuerdo con las investigaciones, una vez que tuvieron la certeza de que serían parte del gabinete de Jaime Bonilla, los secretarios comenzaron a negociar con los proveedores del gobierno los futuros contratos, convenios y licitaciones.
30 de noviembre, 2019
Comparte

Un equipo de funcionarios del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, presuntamente cobró sobornos por adelantado, antes de su toma de protesta, con la promesa de entregar convenios y contratos de proveeduría, según documenta una investigación que se realiza actualmente en la Secretaría de Honestidad y Función Pública de Baja California.

La investigación por posibles actos de corrupción, sobornos y extorsiones por parte de funcionarios, se calculan ascienden a entre 24 y 28 millones de pesos solo en la Secretaría de Bienestar, encabezada por Cynthia Gissel García Soberanes, según una investigación del Semanario Zeta.

La tarde del 27 de septiembre de 2019, 36 días antes de que la nueva administración tomara posesión, una camioneta con matricula G/FJ276 fue detenida para revisión en un retén militar en la Laguna Salada, a la salida de Mexicali. El chofer dijo a los soldados que llevaba 100 mil pesos en efectivo. Inmediatamente los elementos del Ejército lo aseguraron para una inspección a detalle y encontraron más.

Lee: Bonilla denuncia al exgobernador Kiko Vega y excolaboradores por presunta estafa de 1,200 mdp

Dentro de un maletín había 2 millones de pesos y 600 mil dólares en un lugar oculto de la camioneta, de acuerdo con el medio.

Quien viajaba ahí era un joven quien se identificó como Einar André Hernández Garza, secretario particular de Cynthia Gissel García Soberanes, quien ya se había anunciado, sería la Secretaria de Integración y Bienestar Social en el gobierno de Jaime Bonilla.

El dinero, aseguraron, eran propiedad del Gobierno del Estado y los policías después de hacer varias llamadas dejaron a ir a Hernández con la camioneta registrada a nombre de García Soberanes.

El hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad y en la bitácora de los elementos del Ejército.

Presuntamente este dinero fue obtenido por acuerdos con empresas antes de que arrancara la administración de Bonilla.

Las investigaciones realizadas por la Función Pública del estado, las cuales el Semanario Zeta tuvo acceso, indican que han participado presuntamente tres integrantes del primer nivel del gabinete de Bonilla: Cynthia Gissel García Soberanes, el oficial mayor Jesús Núñez y el secretario de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano.

Además, una fuente dijo a la dependencia que el actual gobernador los obligó a regresar el dinero obtenido como sobornos por la entrega de convenios, contratos y licitaciones.

Lee:Bonilla toma posesión en BC aún con la incertidumbre sobre cuánto durará su gobierno

Negociaron contratos

Los colaboradores de Bonilla empezaron a tener contacto con proveedores y empresarios cuando les solicitaban donaciones para el voluntariado de Bonilla que, durante la etapa de transición, entregó dádivas a una parte de la sociedad, particularmente a niños y estudiantes. Ese acercamiento para solicitar dinero y donar artículos a través del Voluntariado de Bonilla, fue el primer paso para la solicitud de los sobornos.

De acuerdo con las investigaciones, una vez que tuvieron la certeza de que serían parte del gabinete de Jaime Bonilla, los secretarios comenzaron a negociar con los proveedores del gobierno los futuros contratos, convenios y licitaciones.

En dos casos específicos relatados a la secretaria de Honestidad y Función Pública, Vicenta Espinoza, se refieren a uno establecido con el empresario Humberto Valadez García, a quien apodan “El Huevero” y habría entregado 20 millones de pesos a cambio de contratos millonarios como proveedor de alimentos a penales de Baja California y a los desayunos escolares, una vez que tomara posesión Jaime Bonilla.

Según la investigación del medio, el otro caso documentado es el de un empresario identificado como Carlos Patiño, quien entregó 100 mil dólares ante la promesa de obtener contratos en el sector de vivienda a partir del 1 de noviembre de 2019.

En ambos casos, el dinero fue entregado por un intermediario de la Secretaría de Bienestar al oficial mayor, Jesús Núñez, quien lo habría repartido en partes iguales, entre él y los tres secretarios involucrados.

El día del retén, el dinero transportado que fue de 4 millones 700 mil pesos era parte de los sobornos que correspondía. Antes, por la misma carretera había transportado lo correspondiente al resto de los implicados, detalla la investigación del Semanario Zeta.  

Secretaria implicada, en coma

El secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, informó que la secretaria de Bienestar Social del estado, Cynthia Gissel García, está en estado de coma. El hecho también fue confirmado por la hija de la funcionaria, quien informó que el estado de salud de su madre es delicado.

Esto, luego de que circularon audios y capturas que la involucran en presuntos actos de corrupción.

En las conversaciones filtradas participa su subsecretario Rosendo Colorado, quien en un video dio detalles de las operaciones y ofreció nombres de los empresarios que contribuyeron a los sobornos millonarios.

Tras ser cuestionada por el Semanario Zeta de las implicaciones que se le hacían dijo estar tranquila y que se hacía una investigación.

“Soy una mujer que se ha dedicado a trabajar, que ha pasado por cosas muy difíciles, y créeme que en la vida he aprendido mucho, y dentro de mis valores y principios está todo, menos robar y mentir, ni tengo necesidad. Tengo una familia, una hija y estoy muy tranquila por ese lado. Que investiguen y hagan la investigación, que se abra el proceso”.

Respecto a los audios que se difundieron en varios medios de comunicación dijo que sí era su voz.

“Ah sí, es mi voz, pero no es lo que ella (Vicenta Espinosa, secretaria de Honestidad y Función Pública) está haciendo entender o dando a entender, no es eso. Nosotros traemos ahorita un expediente armado con todos los apoyos que se dieron. Ella piensa que yo pedí dinero, algún tipo de recurso, y pues no. Nosotros empezamos a trabajar cinco meses antes de que entráramos al gobierno, armando un voluntariado con el afán de recorrer todo el Estado, dónde estaban las zonas más difíciles, dónde tendríamos qué entrar con cuáles programas”, declaró.

Entérate:Solo 1.9% de electores en Baja California participaron en consulta sobre mandato de Bonilla

El testigo

A Rosendo Colorado la secretaria de Bienestar le había prometido una subsecretaría, pero previo a la entrada de la nueva administración lo mantuvo como operador en intermediario con los proveedores del gobierno del estado para “de manera adelantada cobrar ‘moches’ por la entrega de contratos de proveeduría”, refiere el Semanario Zeta.

“De inicio, la verdad se me hacían apoyos muy coherentes o congruentes porque traíamos un esquema que ella (Soberanes) propuso con el tema de voluntariado de Bonilla, donde estábamos regalando mochilas y regalando útiles escolares y apoyos sociales. Y pues el compromiso, pues yo me he dedicado a la política durante mucho tiempo, lo entendía el intercambio, ¿no? ‘Me echas la mano ahorita, en lo que estamos de la transición y ya veremos cómo como proveedor te ayudamos’, ¿no?

Y cuando ya empezó a salirse un poquito de control, fue cuando ella me dice tener amarrado el tema de las comidas dentro de los Ceresos, que supuestamente ya estaba pactado que era un contrato de más-menos 336 millones de pesos, más aparte los 106 millones o 108 de lo que eran las tienditas. Te ofrecían en paquete el contrato por 20 millones de pesos por anticipado. Me piden que consiga esa cantidad de dinero, recuerdo que fue en su casa”, contó al medio de comunicación.

Colorado fue quien contactó tanto a Humberto Valadez como a Carlos Patiño, y quien cobró los “moches” para entregarlos al oficial mayor, siempre monitoreado por Cynthia García Soberanes, y en una ocasión ante la presencia de Amador Rodríguez Lozano, secretario de Gobierno.

En su página de Facebook, Rodríguez Lozano dijo que se trataba de intrigas, a pesar de que está en curso una investigación, y desestimó las declaraciones del operador de García Soberanes, argumentando que se trata de ataques hacia ellos porque están investigando la corrupción en el anterior gobierno.

El oficial implicado

Uno de los investigados es el todavía oficial mayor, Jesús Demián Núñez Camacho, quien el sexenio pasado se desempeñó como proveedor del gobierno de Francisco Vega de Lamadrid y del Poder Judicial del estado.

Respecto a la grabación que ha circulado en redes sociales y medios de comunicación, en la que el Rosendo Colorado habla de presuntos sobornos que él solicitó a nombre de la Secretaría de Bienestar Social y que le fueron entregados a Núñez respondió:

“No, ahí sí yo no tengo nada que ver, y de hecho, inclusive en lo que es la Secretaría de Bienestar no se ha licitado nada hasta el día de hoy”.

El líder estatal del Partido Acción Nacional (PAN), José Luis Ovando Patrón, presentó una denuncia contra la titular de la Secretaría de Integración y Bienestar Social de Baja California, Cynthia Gissel García Soberanes, y otros funcionarios del gobierno del estado, por el delito de cohecho y los que resulten.

Con información del Semanario Zeta 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El caso del hombre con superanticuerpos contra la COVID (y por qué da esperanza a los científicos)

Los anticuerpos de John Hollis son tan potentes que es inmune incluso a las variantes recién descubiertas de la COVID-19.
18 de marzo, 2021
Comparte
John Hollis

BBC
Se podrían diluir los anticuerpos de John Hollis al uno por mil y seguirían matando el 99% de los virus, aseguran los expertos.

El escritor estadounidense John Hollis, de 54 años, pensó que iba a contraer la covid-19 cuando un amigo con el que compartía casa se infectó y enfermó gravemente en abril de 2020.

“Fueron dos semanas en las que sentí mucho miedo”, dice John Hollis. “Durante dos semanas esperé que la enfermedad me golpeara, pero nunca ocurrió”.

Hollis simplemente pensó que había tenido suerte por no contraer la enfermedad.

Pero en julio de 2020, de manera absolutamente casual, Hollis mencionó esa convivencia con una persona muy enferma en una conversación con el médico Lance Liotta, profesor de la Universidad George Mason, en Estados Unidos, donde Hollis trabaja en tareas de comunicación.

Liotta, quien investiga formas de combatir el coronavirus, invitó a Hollis a participar como voluntario en un estudio científico sobre el virus que se estaba desarrollando en la universidad.

De este modo, Hollis descubrió que no sólo había contraído la covid-19, sino que su cuerpo tenía superanticuerpos que le hacían permanentemente inmune a la enfermedad, es decir, que los virus entraban en su cuerpo, pero no lograban infectar sus células y hacerle enfermar.

“Esta ha sido una de las experiencias más surrealistas de mi vida”, reconoce Hollis.

“Una mina de oro”

“Recogimos la sangre de Hollis en diferentes momentos y ahora es una mina de oro para estudiar diferentes formas de atacar el virus”, explica Liotta.

En la mayoría de las personas, los anticuerpos que se generan para combatir el virus atacan las proteínas de las espículas del coronavirus, formaciones puntiagudas en la superficie del Sars-Cov-2 que le ayudan a infectar las células humanas.

virus

Getty Images
Los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

“Los anticuerpos del paciente se adhieren a las espículas y el virus no puede pegarse a las células e infectarlas”, indica Liotta.

El problema es que cuando una persona entra en contacto con el virus por primera vez, su organismo tarda en producir estos anticuerpos específicos, lo que permite la propagación del virus.

Pero los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

Son tan potentes que Hollis es inmune incluso a las nuevas variantes del coronavirus.

“Podrías diluir sus anticuerpos al uno por mil y seguirían matando el 99% del virus”, asevera Liotta.

Los científicos están estudiando estos superanticuerpos de Hollis y de algunos otros pacientes como él con la esperanza de aprender a mejorar las vacunas contra la enfermedad.

“Sé que no soy la única persona que tiene anticuerpos de este tipo, sólo soy una de las pocas personas a quien se le han descubierto“, opina Hollis.

Experimento

BBC
La población negra es poco proclive a participar en estudios por escándalos como el de Tuskegee, una investigación sobre la sífilis en pacientes negros que los tuvo sin tratamiento durante décadas aunque existía el remedio.

Prejuicios raciales en las investigaciones

Sin embargo, este tipo de descubrimientos no suceden algunas veces debido a un sesgo racial en las investigaciones científicas: la mayor parte se realizan con pacientes blancos.

La participación de los individuos negros en los estudios suele ser mucho menor que su representación en la sociedad.

“Hay una larga historia de explotación (de pacientes negros) que hace que la comunidad afroamericana desconfíe a la hora de participar en las investigaciones”, revela Jeff Kahn, profesor del Instituto de Bioética de la Universidad John Hopkins.

“Es comprensible que exista esa desconfianza”, reconoce.

Uno de los experimentos más conocidos en el que participaron afroamericanos es el estudio de la sífilis de Tuskegee: durante más de 40 años, científicos financiados por el gobierno estadounidense estudiaron a hombres negros que tenían sífilis en Alabama sin proporcionarles medicamentos para la enfermedad.

“A lo largo de los años, durante la elaboración del estudio, los antibióticos se volvieron un remedio ampliamente disponible y no se les ofrecieron a estas personas”, relata.

“Los investigadores mintieron sobre lo que se les hacía y se les negó el tratamiento en nombre de la investigación”, sentencia Kahn.

“Cuando el estudio de Tuskegee salió a la luz, se establecieron normas y regulaciones para la investigación con seres humanos, que están en vigor desde los años 70”.

Esta historia es una de las razones por las que un segmento de la población, el cual se ha visto muy afectado por la pandemia, suele ser reacio a participar en los estudios o a vacunarse.

Poblacion negra

Getty Images
La población negra está siendo muy afectada por el coronavirus y hay que asegurarse de que reciban “los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, consideran los expertos.

“Queremos asegurarnos de que las comunidades más afectadas reciban los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, afirma Kahn.

“Y para ello, esas poblaciones también deben formar parte de los estudios”.

“Debemos honrar a esas personas, a las víctimas del estudio de Tuskegee, iniciando un proceso para asegurarnos de que eso no vuelva a ocurrir. Y también para salvar vidas, especialmente en la comunidad afroamericana, que se ha visto muy afectada por la pandemia”, sostiene Hollis.

“Protegernos los unos a los otros es un deber para con nosotros mismos y para con las personas que amamos”, zanja el escritor.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.