Juan Carlos Lastiri, vinculado a La Estafa Maestra, no está detenido y nadie conoce su paradero
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Juan Carlos Lastiri, vinculado a La Estafa Maestra, no está detenido y nadie conoce su paradero

La Fiscalía General de la República desmintió que haya ejecutado alguna orden de aprehensión y el Poder Judicial Federal no tiene notificación sobre el inicio de un proceso penal en su contra.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán y Francisco Sandoval
1 de noviembre, 2019
Comparte

A dos días de ser supuestamente capturado por sujetos armados en Puebla, no se conoce el paradero de Juan Carlos Lastiri Quiros, exfuncionario de Sedesol y Sedatu, vinculado con La Estafa Maestra.

La Fiscalía General de la República desmintió que haya ejecutado alguna orden de aprehensión y el Poder Judicial Federal no tiene notificación sobre el inicio de un proceso penal en su contra.

En tanto, la familia no ha tenido algún aviso de la autoridad federal o local, o comunicación para pedir rescate si es que hubiese sido secuestrado, como se especuló en un principio.

Lee más: Contralor que no sancionó La Estafa Maestra es ahora funcionario anticorrupción de Veracruz

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, fue el único en confirmar la detención judicial el miércoles 30 de noviembre. Según el mandatario, solo faltaba saber el delito que se le imputaba, aunque “todos suponen que es por los asuntos relacionados con el manejo indebido de los diferentes programas federales que se tienen en Sedatu, es lo que se especula”, dijo en breve entrevista con medios locales.

Sin embargo, Animal Político se comunicó con su equipo para conocer la fuente de su dicho y respondió que la información que se tenía hasta ese momento era que Lastiri había sido detenido por la FGR, de allí que el gobernador Barbosa lo reconociera, pero “eso es lo único que podemos decir”, dijo la fuente consultada.

El 30 de octubre por la mañana, circuló información sobre un supuesto secuestro realizado por hombres armados en Zacatlán, cuando Lastiri estaba corriendo por la mañana. Después la versión cambió a que había sido aprehendido por la FGR e ingresado al Reclusorio Oriente.

Esto, por su presunta participación en La Estafa Maestra cuando fue funcionario de la Secretaría de Desarrollo Social y la Secretaría de Desarrollo Urbano, durante las administraciones de Rosario Robles. Se trata del esquema en el que dependencias de gobierno realizaron convenios con universidades públicas para hacer supuestos servicios, pero estas subcontrataban a empresas que resultaron ser fantasma y el dinero desapareció.

Te puede interesar: Rosario Robles buscará la libertad por medio de una apelación ante un magistrado

Sin embargo, la Fiscalía General de la República (FGR) informó este jueves  31 de octubre que sus agentes “no ejecutaron ninguna orden de aprehensión” contra Juan Carlos Lastiri. En tanto, la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México informó por separado que, entre el miércoles y el jueves, ninguna persona con el nombre de Juan Carlos Lastiri había ingresado a las penales locales bajo su jurisdicción en la capital del país.

Si hubiese sido aprehendido, de acuerdo al nuevo sistema penal acusatorio, debió ser puesto ante un juez para la audiencia de control, quien calificaría si la detención fue legal.

Pero hasta este jueves, no había solicitud alguna para realizar la audiencia de control en algún proceso en contra de Lastiri Quirós, y tampoco existe una orden de aprehensión girada por el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, como se había especulado también, según confirmaron fuentes del Consejo de la Judicatura Federal.

Animal Político habló con un familiar de Lastiri quien confirmó que hasta este jueves, la familia no había recibido alguna comunicación para pagar rescate por secuestro, pero tampoco notificación de la autoridad sobre un proceso penal. Es decir, solo perdieron comunicación con él este miércoles y no saben nada más; declinó abundar en el tema.

También se preguntó a la Fiscalía de Puebla si tenían alguna denuncia por secuestro o por desaparición de Lastiri, pero el área de comunicación aseguró que le pidieron cautela en el caso y no podía dar ningún tipo de información sin autorización.

Juan Carlos Lastiri fue subsecretario de Prospectiva, planeación y evaluación en la Sedesol cuando firmó un convenio con la Universidad Autónoma del Estado de México en 2013 por 335 millones de pesos para supuestos servicios, uno de los montos más altos en este tipo de acuerdos.

Sin embargo, la Auditoría Superior de la Federación revisó dicho convenio en la auditoría número 246 y, por las irregularidades detectadas y la presunción de un posible delito, interpuso una denuncia penal ante la entonces Procuraduría General de la República (PGR) en 2015.

El supuesto servicio fue la “recolección de información de manera simultánea en las 32 entidades federativas la información socioeconómica y complementaria de la población objetivo del programa para el desarrollo de zonas prioritarias y de esta forma determinar la volumetría y presupuesto que se requiere para ejecutar en cada estado las obras y acciones establecidas como metas para el programa y poder celebrar los acuerdos de ejecución con los gobiernos locales, así como los procesos de contratación corrrespondiente para asegurar el oportuno cumplimiento de metas”.

Luego fue subsecretario de Desarrollo y Vivienda en la Sedatu, pero en enero de 2018 dejó el cargo para ser candidato a senador por Puebla por el PRI, pero perdió la elección.

Con información de Ernesto Aroche

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.