'Pensé que iba a golpearme': Exempleada de organismo educativo denuncia violencia laboral de su jefe
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

'Pensé que iba a golpearme': Exempleada de organismo educativo denuncia violencia laboral de su jefe

La SEP informó que ya investiga este caso y dijo que está en contra de cualquier tipo de discriminación de género; el funcionario acusado negó ser responsable.
Cuartoscuro Archivo
27 de noviembre, 2019
Comparte

Agresiones verbales, maltrato, intimidación, insultos y humillación, son las principales razones por las que Rosa Magdalena Aguilar Ramos, exsubdirectora de Comunicación y Difusión del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), denunció por acoso laboral a Cuauhtémoc Sánchez Osio, director general de la dependencia. 

Aguilar trabajó de mayo a octubre en la Conafe, institución coordinada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) que se dedica a prestar servicios de educación comunitaria con equidad educativa e inclusión social, principalmente en localidades rurales e indígenas que registran altos niveles de marginación y rezago social.

Entérate: ‘Me despidieron por ser mamá’, Leticia acusa que empresa la discriminó luego de tener un bebé

Para ella el “Conafe es magia”, pero las múltiples agresiones, descalificaciones, burlas y las faltas de respeto de las que se sintió objeto, por parte de su exjefe, la orillaron a presentar su renuncia y dejar el cargo el pasado 15 de octubre, además de presentar una denuncia ante seis diferentes instancias, incluyendo a la SEP.

Por su parte, el titular de la dependencia negó los hechos y se dijo sorprendido por las acusaciones en su contra. “Ha habido firmeza, pasión en las decisiones y mucha honestidad en el trabajo, pero no hostigamiento ni agresiones”, aseguró Cuauhtémoc Sánchez Osio. 

En un comunicado, la SEP rechazó cualquier comportamiento que atente contra la dignidad de las personas, señaló que estará atenta al desarrollo de este caso y que actuará en consecuencia. “La SEP rechaza cualquier comportamiento que atente contra la dignidad de las personas y cualquier manifestación de violencia, discriminación de género o de cualquier tipo”, dijo. 

La denuncia 

Rosa Magdalena Aguilar contó que la violencia laboral que sufrió llegó a su punto más grave entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre. En ese periodo ella y su equipo realizaron una presentación ejecutiva, que mostraron al director en diversas reuniones. 

De acuerdo con la denuncia, Sánchez Osio mostró su desaprobación al proyecto con palabras altisonantes, cuestionamientos, frases y actitudes que violentaron laboral y psicológicamente a Rosy. “El abuso y las ofensas se llevaron al límite”, dijo.

La violencia que narró Aguilar fue más allá de lo verbal, según contó. “Pasó por detrás de la silla en que yo estaba sentada y con el puño cerrado la golpeó a la altura de mi espalda, moviendo el asiento y dejándome sentir su fuerza”.

Aguilar se sintió humillada el día que Sánchez Osio le informó que sería ‘regañada’ públicamente para refrendar su poder y autoridad. Pero fue hasta que el Director del Conafe se dirigió a Rosy con “gritos, la mandíbula apretada y los puños cerrados” cuando ella llegó a su límite. 

“Ya me había agredido y ofendido verbal y emocionalmente, durante mucho tiempo, pero ese día fue terrorífico. Mi estado emocional ya estaba alterado, pero intentaba mostrarme tranquila para que no viera el miedo que sentía. Él estaba manoteando, gritando y ofendiendo cuando lo miré a los ojos”, recordó. 

Aguilar contó que junto a su equipo estaban revisando un documento, pero al sentir la mirada de ella, Sánchez Osio la sacó de la reunión de forma agresiva y le exigió que no le volviera a hablar así, mientras la veía de frente con los puños cerrados a la altura del pecho.

“Yo pensé que en ese momento me iba a golpear. Mis nervios estaban al máximo. Yo no podía seguir tolerando esa violencia”.

Por estos y otros hechos, Aguilar presentó 6 denuncias ante diferentes instancias: la Secretaría de la Función Pública; el órgano Interno de Control del Conafe; el órgano Interno de Control de la Secretaría de Educación Pública; la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

‘No tiene justificación’

“La violencia laboral está constituida por incidentes en los que el personal sufre abusos, amenazas o ataques en circunstancias relacionadas con su trabajo, que pongan en peligro –directa o indirectamente- su seguridad, su bienestar o su salud”, según el Protocolo de actuación frente a casos de violencia laboral, hostigamiento y acoso sexual, dirigido a las empresas de la República Mexicana, de la Secretaría del Trabajo. 

“Cuando estaba en Conafe estaba estresada, se me caía el cabello, me daba miedo que me llamaran a la dirección, ni siquiera comía. Cuando salí tenía insomnio, dormía todo el día y me la pasaba llorando. No te percatas y piensas que tú estás generando esa violencia, que es tu responsabilidad”, recordó Aguilar.

Ella no sabía que había sido víctima de violencia laboral hasta que renunció y tuvo la oportunidad de informarse sobre ello. “La violencia laboral también existe y la gente se está acostumbrando a eso, dicen ‘ay no aguanta nada’ o ‘seguro no hizo bien su trabajo’, pero la violencia no tiene justificación”, agregó. 

Aguilar aseguró que su caso no es un hecho aislado, pero sabe por experiencia que el resto de las personas que han sido agredidas no lo reconoce por miedo o necesidad económica. 

“Conafe está silencioso porque la gente tiene necesidad, familias y pagos. Hay mucha gente que ha vivido la violencia de este director”, comentó. 

Titular de Conafe niega violencia laboral

Cuauhtémoc Sánchez Osio, director del Conafe, dijo estar sorprendido por las acusaciones y negó haber violentado directamente a Rosa.

“Rosa Magdalena es una persona que llegó a Conafe por recomendación de alguien muy cercano a mí, puse a consideración de la junta de gobierno su perfil y finalmente comenzó a trabajar aquí. Estuvo cerca de 5 meses, tiempo en el que hizo su trabajo de manera adecuada, siempre fue muy reconocida y muy felicitada por su trabajo”, aseguró. 

El titular de Conafe afirmó que el relato de Aguilar no está dimensionado pues únicamente se refiere a lo que sucedió en 4 días. “Estamos hablando de una presentación que se estaba preparando y su propuesta no estaba a la altura de las exigencias y al nivel que se necesitaba”, refirió.

Sánchez Osorio reconoció  que el trabajo presentado por Aguilar se corrigió “a fondo”, y reconoció que existía presión por el tiempo de entrega. “Pienso que ella se sentía agobiada, incluso en alguna de las reuniones hubo una contestación poco amigable de su parte”.

De acuerdo con la versión del funcionario, él invitó a la exsubdirectora de comunicación a salir de la sala para pedirle que “no le hablara en ese tono”, pues no quería responderle frente a sus compañeros, “para proteger su imagen dentro de su propio equipo de trabajo”, refirió.

“Durante esas reuniones no hubo ningún golpe a ningún mobiliario de mi parte, mucho menos a alguno en el que ella estuviera sentada. Yo ni siquiera estaba cerca de ella. Jamás la insulté personalmente. Es un trabajo que en efecto tenía muchos tachones porque había mucho que corregir”, afirmó. 

Según Sánchez Osorio, cuando finalmente presentaron el documento en el que estaban trabajando, Aguilar fue muy felicitada por los demás funcionarios. Sin embargo, a los pocos días ella presentó su renuncia. 

“Yo le dije que prefería que se quedara pues valoraba su trabajo. Ella misma dice en sus videos que yo le dije que era una de las funcionarias más valiosas y no quería que se fuera”, recordó.

“Sinceramente creo que una persona no puede solo acostumbrarse a las felicitaciones, tendría que ser perfecto y no somos perfectos. Una corrección sí firme o bajo presión a un trabajo, me parece que dista mucho de la imagen que quiere presentar de un hostigamiento laboral”, comentó.

El actual titular de Conafe dijo que estas acusaciones le parecen increíbles pues tanto Aguilar como su novio tenían una relación cercana, y de mucha confianza con él y su familia. Al grado de ser aval de la pareja. 

Sánchez Osorio consideró que es objeto de una campaña mediática, derivada de su labor al frente del Conafe. “Nos encontramos en una institución en donde había mucha negligencia con respecto a la misión y mucha corrupción”.

Él aseguró que en el esfuerzo de volver a darle rumbo al Conafe “hubo firmeza en muchas decisiones, y esa firmeza es la que ha producido una reconversión del Conafe hacía su misión, pero no hubo hostigamiento ni agresiones de ninguna especie”. 

“Es algo que se tiene que comprobar y dimensionar. En cinco meses, un solo episodio en donde se le corrigió algo se volvió el epicentro de una acusación de hostigamiento laboral, como si se tratara de algo sistemático. No fue así. Las autoridades revisoras están obligadas a ser justos y dimensionar las cosas”, finalizó. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué fue el incidente Cutter y cómo ayudó a que el desarrollo de vacunas sea más seguro

Desde que se lanzó la primera vacuna contra la polio, en 1955, la incidencia de la enfermedad se desplomó hasta que finalmente desapareció en 1979. Pero la lucha contra el virus no estuvo libre de errores.
13 de septiembre, 2020
Comparte

Los estadounidenses recibieron una gran noticia en abril de 1955: las autoridades sanitarias anunciaron que tenían lista la primera vacuna contra la temible poliomielitis.

A fines de los años 40, los brotes de polio dejaban paralíticas a unas 35,000 personas cada año en Estados Unidos. Para la década del 50, la enfermedad seguía activa y causaba entre 13,000 y 20,000 casos anuales de parálisis, según los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

Cada verano, que era la temporada en la que proliferaban los contagios, los padres encerraban a sus niños en las casas para evitar que se infectaran.

“La gente hacía cuarentena, parecido a lo que pasa ahora, los cines y las piscinas cerraban, los niños no salían a jugar, no jugaban con sus amigos”, le dijo a BBC Mundo el doctor Michael Kinch, autor del libro sobre la historia de las vacunas “Entre la esperanza y el miedo”.

“Los niños paralíticos, en sillas de ruedas o con muletas, eran un recuerdo constante del miedo a la enfermedad”, agrega.

A veces también se restringía el transporte y el comercio entre las ciudades afectadas por la polio.

Así que la llegada de la vacuna significó un gran alivio.

Pero apenas un mes después del lanzamiento, lo que pasaría a la historia como el “incidente Cutter” empañó el avance médico y obligó a suspender el programa de inmunización por unos meses.

El incidente Cutter resultó decisivo en la mejoría de los sistemas de la fabricación y en la supervisión gubernamental de las vacunas.

¿Qué pasó en este episodio decisivo para la salud pública?

Vacuna efectiva

La polio es una enfermedad viral que ataca principalmente a niños menores de 5 años y que afecta el sistema nervioso y puede causar parálisis.

Actualmente se considera erradicada de casi todo el planeta, gracias a programas masivos de vacunación, y solo se reportan casos en Pakistán y Afganistán.

Frascos y cajita de la vacuna de los laboratorios Cutter

Getty Images
El incidente Cutter ayudó a mejorar la regulación de las vacunas en EE.UU.

Desde al menos 1935, los científicos habían tratado de desarrollar una vacuna contra la enfermedad.

Hasta que en 1953, el científico estadounidense Jonas Salk logró crear una a partir de cepas inactivas del virus causante de la infección, el poliovirus.

Las cepas quedaban inactivas mediante la aplicación de formaldehido en cultivos del virus desarrollados en células renales de mono.

En 1954, se realizó un gran ensayo clínico de la vacuna de Salk, en el que participaron alrededor de 1,8 millones de niños en EE.UU., Canadá y Finlandia.

Fue “la prueba clínica más grande de un medicamento o vacuna en la historia médica”, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU.

Los resultados fueron positivos y las autoridades estadounidenses anunciaron en abril de 1955 que la vacuna había mostrado una efectividad de entre 80 y 90%.

Una vez que las autoridades aprobaron la vacuna, licenciaron a seis laboratorios para fabricarla. Uno de estos era Cutter, ubicado en California.

Lotes defectuosos

La farmacéutica lanzó 380.000 dosis del producto al mercado, pero unos lotes habían salido defectuosos: accidentalmente contenían cepas activas del virus.

Como resultado, se confirmaron más de 260 casos de polio -con o sin parálisis- vinculados a la vacuna y a contagios comunitarios a partir de los niños vacunados, según la FDA.

Pero este número no incluía al resto de personas que reportaron otros síntomas de la infección.

De acuerdo al doctor Paul Offit, autor del libro “El incidente Cutter: cómo la primera vacuna contra la polio llevó a la creciente crisis de vacunas”, unos 40.000 niños vacunados presentaron dolores de cabeza, rigidez en el cuello, debilidad muscular y fiebre (síntomas de la polio), unos 164 menores quedaron paralíticos y 10 murieron.

Cajas de lotes de la vacuna contra la polio de los laboratorios Cutter.

Getty Images
A partir de 1955 la incidencia de la polio en EE.UU. cayó dramáticamente.

La mayoría quedó paralizado en los brazos (donde habían recibido la vacuna) pese a que la polio solía paralizar las piernas, detalla Offit en su libro.

Ante el brote, en mayo de 1955, el cirujano general de EE.UU. recomendó que “todas las vacunaciones de polio se suspendan hasta que se haya completado una inspección minuciosa de cada fábrica y una revisión de los procedimientos para probar la seguridad de la vacuna”, cuenta la FDA.

Aunque antes y después hubo otros incidentes con vacunas, Offit dijo a BBC Mundo que el incidente Cutter “fue probablemente el peor desastre biológico de la historia de EE.UU.”.

Sin embargo, para el otoño de 1955, se reanudó el programa de vacunación.

“La gente en esa época no cuestionaba las cosas tanto como ahora, confiaban más en las autoridades”, le dijo a BBC Mundo el doctor Kinch. Además, “le tenían más miedo a la polio”.

La vacunación dio resultado y la incidencia de la polio en EE.UU. “disminuyó dramáticamente” a partir de 1955. La enfermedad quedó erradicada en ese país en 1979.

La vacuna del virus inactivado creada por Salk sigue usándose en EE.UU., mientras que otros países usan una vacuna que se administra por vía oral.

¿Qué salió mal con las vacunas de Cutter?

El libro de Offit señala varios factores que llevaron a que las vacunas de los laboratorios Cutter contuvieran cepas activas del virus y que se produjera el brote de polio.

Una mujer sosteniendo frascos de la vacuna contra la polio de los laboratorios Cutter.

Getty Images
El incidente Cutter fue probablemente el peor desastre biológico de la historia de EE.UU.

Cutter había usado la cepa más agresiva del poliovirus para fabricar la vacuna y había usado filtros defectuosos para separar el virus del tejido de los monos en los que se cultivaba y este tejido podía contener moléculas activas del virus.

Además, las pruebas de seguridad que exigía el gobierno -y con las que Cutter había cumplido- eran inadecuadas.

Cutter tampoco tenía claro el tiempo necesario para desactivar el virus con formaldehido.

“Nadie mostró más desdén por las teorías de desactivación de Salk que los laboratorios Cutter. Salk tenía un procedimiento para desactivar el virus. Pero Cutter no sabía si estaban siguiendo sus teorías o no. Creo que no tenían la experiencia interna para hacerlo, mientras que otros laboratorios sí la tenían”, dijo Offit a BBC Mundo.

Otro problema fue que cuando los laboratorios Cutter empezaron a fabricar la vacuna, no había un requisito de “consistencia”. Es decir, ya no existía la obligación -vigente en el ensayo clínico- de producir al menos 11 lotes consecutivos de la vacuna que pasaran las pruebas de seguridad.

En su libro, Offit señala que nueve de 27 lotes de Cutter habían fallado las pruebas de seguridad. Pero Cutter tampoco avisó a las autoridades que había tenido problemas para desactivar el virus.

El laboratorio Wyeth también fabricó vacunas defectuosas, pero menos que Cutter, y dejaron paralizados a 11 niños.

“Cutter hizo muchas cosas mal y tampoco tenía la experiencia interna con la que sí contaban otros laboratorios”, dice Offit en su publicación. “Como consecuencia, fabricó una vacuna que era mucho más peligrosa que cualquier otra vacuna en EE.UU. o en el mundo”.

Sin embargo, “Cutter culpó a Salk por desarrollar un proceso que era inconsistente y culpó al gobierno federal por establecer estándares de fabricación y de prueba que eran inadecuados”, cuenta Offit en “El incidente Cutter”.

¿Cómoayudó a que las vacunas sean seguras?

Cuando ocurrió el incidente Cutter, la regulación de las vacunas en EE.UU. recaía sobre el Laboratorio de Control Biológico, parte del Instituto Nacional de Microbiología, que a su vez era parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

Niños haciendo cola para recibir la vacuna contra la poliomielitis en EE.UU.

Getty Images
Varios miles de niños presentaron síntomas de polio tras recibir la vacuna Cutter.

A partir del incidente, en junio de 1955 se creó la División de Estándares Biológicos (DBS), que ya no era un área subordinada, sino una entidad independiente dentro de los NIH, según información enviada a BBC Mundo por la FDA.

Ahora el DBS es el Centro de Evaluación Biológica e Investigación y es parte de la FDA.

El doctor Offit señala en su libro otros “legados” del incidente, como el propiciar la creación de una “regulación federal efectiva de las vacunas”.

“El gobierno federal lanzó una investigación inmediata de la manufactura y procesos de prueba de todas las compañías y encontró que las regulaciones y los lineamientos eran inadecuados”, cuenta Offit en su libro.

“Se desarrollaron mejores procedimientos para la filtración, almacenamiento y pruebas de seguridad y en meses se fabricó una vacuna segura contra la polio”, añade el autor.

También aumentó el número de profesionales que regulaban vacunas en EE.UU. y la “consistencia” (obligación de producir un número mínimo de los lotes efectivos consecutivos), requisito implantado a partir del incidente Cutter, se exige hasta hoy para todos los fabricantes de vacunas.

¿Qué se puede aprender del incidente?

El doctor Kinch está de acuerdo con que el incidente Cutter tiene “una moraleja”.

Creo que la prisa es una de las preocupaciones con la actual vacuna, o que terminemos con una situación como la de Cutter, así que es una lección muy importante para aprender”, añadió Kinch.

“Debemos aprender de esto para no apurar la vacuna contra el COVID-19, hasta que realmente entendamos cómo fabricarla de manera segura”, comentó Kinch.

Además, el doctor Offit señala que “ahora sabemos mucho más sobre cómo producir vacunas masivamente” y que hay más regulaciones, y cree que “la FDA supervisará adecuadamente las vacunas” contra el COVID-19.

“La vacuna contra el COVID-19 no podría acercarse a lo que pasó con esa vacuna. La cepa que se usó para la vacuna contra la polio era la más virulenta”, dijo Offit a BBC Mundo.

“Las estrategias que estamos usando no son peligrosas. Seguramente habrá una curva de aprendizaje y un costo humano, pero no me imagino que se acerque al costo humano que pagamos en los 50”, agregó.

Banner

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=2&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=7&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=9

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.