close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

SEP propone Estrategia para fortalecer escuelas normales; Ejecutivo asigna menos a formación docente

El documento enviado por la SEP al Congreso explica la ruta a seguir para el mejoramiento de las escuelas normales, que según su diagnóstico fueron a la baja en el último sexenio.
Cuartoscuro Archivo
19 de noviembre, 2019
Comparte

La nueva Reforma Educativa estableció la obligación de dar una plaza docente a los egresados de las escuelas normales y ahora se confirma como uno de los compromisos establecidos en la Estrategia Nacional de Mejora de las Escuelas Normales, realizada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y que se aplicará este sexenio.

“Se deberá garantizar la admisión al servicio docente de los alumnos egresados de las Escuelas Normales e incrementar los salarios y prestaciones del personal administrativo y de apoyo”, dice el documento.

La dependencia también plantea que las escuelas normales tengan “autonomía de gestión curricular y pedagógica, administrativa y financiera”, toda vez que actualmente dependen completamente de la SEP.

Entérate: Gobierno plantea recorte de 21 mmdp a programas educativos y en cambio aumentar entrega directa de dinero

El documento enviado al Congreso por la dependencia que dirige Esteban Moctezuma explica la ruta a seguir para el mejoramiento de las escuelas normales, que según su diagnóstico tuvieron un decrecimiento en presupuesto y en matrícula en el último sexenio.

Mientras que el número de alumnos en las escuelas normales permanecía entre 133 mil y 130 mil entre 2008 y 2012, bajó a 127 mil en 2013, pero a partir de 2014 ha ido en decremento hasta llegar a 90 mil estudiantes en el ciclo escolar de 2018.

Esto, dice el documento, fue porque “se estigmatizó al normalismo por parte de algunos gobiernos”, se abandonó la infraestructura y “se soslayó la formación docente, lo que derivó en una injusta asignación de culpabilidad al magisterio como responsable del declive de la educación básica”.

Sin embargo, de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos para 2020, el Ejecutivo Federal plantea recortes para el próximo año a tres programas de “formación inicial docente”.

El programa de fortalecimiento a la excelencia educativa tuvo 341 millones de pesos en 2019, pero el Ejecutivo propone 250 millones para 2020. Las Becas Elisa Acuña para profesionales de la educación tuvieron 85 millones de pesos el año pasado, pero ahora no se le asignaría ni un peso. Mientras que el programa para normar servicios educativos pasaría de 4 millones a 3 millones de pesos para el próximo año.

La autonomía

La Estrategia dice que las normales deberán crear la ruta hacia lograr la autonomía durante este sexenio, con un modelo que atienda las necesidades a nivel local, regional y nacional.

Para ello la SEP propone generar un diagnóstico que exponga las características de las Escuelas Normales de cada entidad y constituir un Órgano Colegiado Consultivo Nacional de las Escuelas Normales para el diseño de políticas, lineamientos y programas específicos que permitan evaluar y dar seguimiento al proceso.

La autonomía de gestión curricular y pedagógica, administrativa y financiera significaría el fortalecimiento de las escuelas normales, advierte la SEP. Por ello, “es necesaria la autogestión para su vida académica, con posibilidad de participar en el nombramiento de su cuerpo directivo, funciones sustantivas, administración de recursos, empleo de ingresos propios, donaciones, contraloría social, rendición de cuentas y el establecimiento de acuerdos y convenios con otras instituciones”.

Mientras que la autonomía financiera les permitirá disponer de recursos económicos federales, estatales y autogenerados, aunque eso no supliría la obligación que tiene el Estado de garantizar la suficiencia presupuestaria con transparencia y rendición de cuentas.

Por ello, el Congreso Federal deberá aprobar, en cada ejercicio fiscal, un presupuesto anual directo a las EN tomando en cuenta las necesidades de cada una de ellas, con la finalidad de garantizar la docencia, la extensión educativa, los servicios asistenciales, el fortalecimiento de la infraestructura y la investigación.

La autonomía pedagógica y curricular asegura la libertad académica de las Escuelas Normales como instituciones de nivel superior, priorizando las necesidades y problemas de su contexto de tal manera que se atienda la realidad social, pluricultural y plurilingüística.

El docente del sexenio

Esta Estrategia de fortalecimiento a las normales tiene como objetivo formar a los maestros del Modelo Educativo de la Nueva Escuela Mexicana, promovido por la actual administración.

Por ello se plantea un perfil de egreso de las normales que contemple cinco “dimensiones”. La primera es la dimensión política, en la que “el docente debe tener por centro la reflexión sobre el papel que desempeña como sujeto histórico y político capaz de integrar y desarrollar, con una visión democrática, justa y participativa, acciones proactivas basadas en las políticas educativas del país, con el compromiso de trabajar en comunidad para su transformación”.

En la dimensión personal, se propone un docente que asuma su identidad como un profesional e intelectual de la pedagogía que aprende permanentemente, de manera autodeterminada desde un enfoque socioeducativo para fortalecer su desarrollo personal y su práctica profesional.

Sobre la dimensión pedagógica y psicológica, se necesita un docente cuya visión didáctica emane de un diseño curricular que responda a las demandas particulares del contexto, y “que sea capaz de intervenir sociopedagógicamente en el proceso de aprendizaje según el desarrollo cognitivo, psíquico, físico, emocional, conductual, social y cultural de sus alumnos como un hecho reflexivo, participativo y problematizador”.

Para la dimensión filosófica y social se prevé que tenga la capacidad para generar nuevos escenarios que promuevan el respeto por todas las formas de vida y recuperen tanto la cosmovisión originaria como los saberes comunitarios para comprender la relación hombre-naturaleza.

También que “viva y fomente los valores humanos y las virtudes cívicas (libertad, equidad e inclusión, cultura de paz, respeto, tolerancia, cooperación, solidaridad, responsabilidad, honradez, autonomía, legalidad y honestidad) por encima del manejo meramente instrumental y funcional del conocimiento”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Tener muchos megapíxeles en la cámara de tu celular no es sinónimo de mejores fotos

Te explicamos en qué te tienes que fijar para saber cuán potente es la cámara de tu smartphone.
Getty Images
7 de octubre, 2019
Comparte

Cada vez que Apple, Samsung o cualquier otra gran marca lanza un nuevo celular, los usuarios se fijan en la pantalla, la batería y sobre todo en la cámara.

El último modelo de iPhone, el 11, lleva un objetivo de 12 megapíxeles y el Samsung Galaxy Note 10 incluye uno de 16.

La versión Mate 30 de Huawei tiene un sistema de triple cámara, compuesto por un sensor de 40 megapíxeles, un ultra gran angular de 16 megapíxeles y una lente telefoto de ocho megapíxeles.

Suena increíble ¿no?

Pero lo cierto es que la creencia de que más megapíxeles nos darán una foto de mayor calidad es falsa.

Mujer tomando foto

Getty Images
La noche o los ambientes poco iluminados son el talón de Aquiles de las cámaras de móviles.

Muchos consumidores se guían por el número porque en definitiva cinco megapíxeles simplemente no suena tan bien como ocho, incluso aunque la cámara produzca excelentes fotos.

Y con esa misma lógica, si ocho es bueno, 12 tiene que ser aún mejor.

Pero no es así. Y lo dicen los expertos.

El “desagradable secreto” que se esconde detrás de esta forma de etiquetar la cámara de un celular “es que el número de megapíxeles por sí solo es una mala manera de predecir el rendimiento fotográfico”, dice la revista estadounidense Scientific American.

Para explicar esto bien, tenemos que tener en cuenta que la cifra de megapíxeles hace referencia a la resolución de la cámara.

La resolución afecta al tamaño de la imagen no a la calidad.

Nos dan idea de cuánto podemos ampliar una imagen sin que pierda nitidez.

Samsung

Getty Images
Las cámara doble, tan popular últimamente, tiene como objetivo mejorar tanto el efecto de profundidad como el enfoque en las imágenes.

O sea, si quieres imprimir tu foto en tamaño A4 da igual el móvil que elijas.

Si tu intención es tenerlo en un formato grande, como un A2, entonces si deberías tener en cuenta el número de megapíxeles.

Pero la mayoría de fotos tomadas con un celular acabarán en las redes sociales, compartidas por WhatsApp o subidas a una web, que necesita fotos ligeras para que se cargue bien.

El tamaño importa

Para Sergio Barbero Briones, investigador del Instituto de Óptica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, lo que importa es el tamaño del píxel y no su número.

Y esto viene determinado por el sensor, que es el que recoge la luz.

Celulares

Getty Images
La luz y la posibilidad de captarla a través del sensor es un factor clave a la hora de tener una buena cámara.

“Sin luz no hay foto”, dicen fotógrafos expertos.

“Cuanto más pequeño sea el pixel, mejor“, dice Barbero.

Y si no fuera porque las leyes de la física tienen mucho que decir en cómo va a quedar tu foto final, “podríamos llegar a conseguir una resolución infinita”.

Pero esto no es posible porque siempre vamos a tener lo que se conoce como “mancha de difracción” derivada de la naturaleza ondulatoria de la luz.

Este fenómeno es el que pone limitaciones técnicas a la resolución.

El tamaño del sensor de imagen es importante y, en general, cuanto más grande es el sensor, más grandes son sus píxeles. Y cuanto más grandes son los píxeles, más luz puede recoger”, resume Scientific American.

“Cuanta más luz pueda captar, mejor será la imagen”, dice.

Sensor de Nikon

Getty Images
Este es el sensor que llevaban las cámaras Nikon D3200 y que tenía 24,2 megapíxeles.

¿Cómo saber qué sensor es mejor?

Normalmente el fabricante del celular especifica cuál es el tamaño del sensor de la cámara.

Pero a menudo lo hacen con una cifra poco intuitiva para los consumidores medios.

¿Te dice algo que el sensor del iPhone 8 es 1/3″ o que el del Samsung Galaxy S9 sea 1/2,6″?

En realidad esas cifras son una división, pero lo que tienes que saber es que cuanto menor sea el divisor (3″ o 2,6″) más grande es el sensor y mejor.

En el caso de arriba, el sensor del Samsung es ligeramente mejor que el de Apple.

Así que la próxima vez que quieras saber cómo de buena es la cámara del celular, no te dejes guiar por el marketing.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

https://www.youtube.com/watch?v=Gr_Uqx2j47Q&t=53s

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.