close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

"Nos salvaron la vida": Evo Morales agradece asilo a AMLO al llegar a México

El presidente de Bolivia llegó a México acompañado de su vicepresidente. El canciller aseguró que en México Morales tendrá libertad y seguridad.
Alberto Pradilla
Por Alberto Pradilla
12 de noviembre, 2019
Comparte

El expresidente boliviano, Evo Morales, aterrizó a las 11:09 horas en el sexto grupo aéreo internacional, a bordo de un avión militar mexicano.

En su primer mensaje desde el hangar Sexto Grupo Aéreo Internacional, de la Secretaría de la Defensa, el boliviano agradeció el asilo al presidente Andrés Manuel López Obrador. 

“Estamos muy agradecidos. El presidente de México me salvó la vida”, señaló en un breve mensaje desde el hangar.

El boliviano narró que el sábado, un día antes del golpe de Estado, un militar le mostró mensajes y llamadas en donde le ofrecían 50 mil dólares a cambio de entregarlo.

Lee: 5 claves que explican por qué Evo Morales fue forzado a dejar la presidencia de Bolivia

Denunció que los alcaldes de dos departamentos renunciaron no por cobardía, sino porque fueron amenazados con secuestrar niños.

“Hubo toda una política de escarmiento a dirigentes y autoridades de nuestro movimiento político”, dijo Morales.

Junto con el presidente Morales viajaron el vicepresidente Álvaro García y Gabriela Montaño, ministra de Salud.

La conferencia, de apenas ocho minutos, no permitió preguntas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, agradeció a López Obrador.“Han salvado la vida de Evo Morales”, dijo. 

Bolivia vive una grave crisis política desde el pasado 20 de octubre, cuando tuvieron lugar elecciones presidenciales. El Tribunal Superior de Justicia anunció la victoria de Morales, en el poder desde 2006, con el 47,08% de los votos. En segundo lugar quedó el también expresidente Carlos Mesa con un 36,51%. 

La ley boliviana dicta que una diferencia de más de diez puntos permite no ir a segunda vuelta.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aseguró que se produjeron irregularidades en las votaciones. El propio Morales asumió que se celebrasen nuevas elecciones. Sin embargo, el Ejército se pronunció para que el presidente abandonase el poder, tal y como ha ocurrido, lo que fue calificado como “golpe de Estado”. 

Entérate: Evo Morales renuncia forzado por la presión del Ejército de Bolivia; México rechaza la operación militar

“El nuevo triunfo en la primera vuelta de las elecciones del 20 de octubre empezó el golpe de Estado”, dijo Morales, ataviado con la misma camisa azul con la que apareció en la fotografía publicada la víspera por Ebrard cuando el avión despegó de Bolivia. El exmandatario lamentó que la policía se sumase a lo que consideró un “golpe político y cívico”. “En estas tres semanas quemaron tribunales electorales, sedes sindicales, quemaron casas, al igual que propiedades del Movimiento Al Socialismo (MAS, el partido liderado por Morales). Saquearon, quemaron la casa de mi hermana, quemaron mi casa en Cochabamba”, denunció.

Morales hizo un relato de las últimas tres semanas en Bolivia y denunció una “política de amedrentamiento” con “represalias a nuestras familias, secuestros, amenazas” que obligaron a renunciar a alcaldes y otros cargos públicos. 

“Para que no hay más sangre, más enfrentamiento, hemos decidido renunciar”, dijo Morales.

El exmandatario dejó claro que su renuncia no implica que abandone la política. “Sigue la lucha. Estamos seguros de que los pueblos del mundo tienen todo el derecho a liberarse”, dijo.

“Si algo de delito tengo es indígena Evo. Hemos implementado programas sociales. Solo habrá paz cuando se garantice la justicia social. Mi único pecado es que ideológicamente somos antiimperialistas. No por este golpe voy a cambiar”, afirmó.

No se han ofrecido datos sobre dónde va a ser alojado Morales, ni cuál va a ser su agenda de cara a Bolivia, donde se registran manifestaciones y enfrentamientos. 

“Es para nosotros un día de alegría por dar el asilo a Evo Morales. Aquí donde disfrutará de seguridad y protección a su vida. Bienvenido, Evo, del presidente López Obrador y de todo el pueblo de México”, dijo Marcelo Ebrard, quien ejerció como acompañante de Morales.

La víspera, el canciller, Marcelo Ebrard, había anunciado que el mandatario boliviano, en el poder desde hace 14 años y obligado a renunciar por un golpe de Estado, llegaría al país como asilado político. Fue el propio Ebrard quien se desplazó hasta la pista de aterrizaje para dar la bienvenida al expresidente, quien llegó acompañado por su vicepresidente, Álvaro García Linera.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

De Trotsky a Evo Morales: los asilados y refugiados políticos que ha recibido México

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, llegó a México tras aceptar la oferta del gobierno de ese país de concederle asilo político. Morales se suma a una larga lista de asilados y refugiados que han sido recibidos en ese país.
AFP
13 de noviembre, 2019
Comparte

Tras su renuncia a la presidencia de Bolivia, Evo Morales llegó a México aceptando la oferta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de concederle asilo político.

Así Morales es el último que se suma a una larga lista de asilados y refugiados en ese país que incluye a un ideólogo soviético, una activista de derechos humanos, ex presidentes de Centro y Sudamérica y exiliados republicanos españoles.

Durante casi todo el siglo pasado, México tuvo una activa política de asilo. La tradición, sin embargo, pareció perderse a partir de los años 90, cuando se modificó la forma de mediar en los asuntos de la región.

Estos son algunos de los personajes que llegaron a México buscando asilo o refugio político.

AMLO

Gobierno de México
El presidente López Obrador fue criticado por el asilo a Evo Morales.

José Martí

Entre los primeros que llegaron, aprovechando un acuerdo que se firmó en 1853 con el gobierno de Colombia para no extraditar a perseguidos políticos, fueron varios cubanos que lucharon por la independencia de su país en el siglo XIX.

El más notable de ellos, el poeta y revolucionario José Martí pasó dos años en México en 1875 durante un largo período de destierro de su país.

Víctor Raúl Haya de la Torre

El pensador y político peruano llegó a México en 1923 invitado por el escritor y ministro de Educación, José Vasconcelos. Llegaba como refugiado después de haber sido encarcelado durante el régimen de Augusto Leguía.

Fue en México donde, inspirado en la Revolución, Haya de la Torre fundó la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), con la que inicialmente buscaba consolidar un proyecto para toda la llamada Indoamérica.

Trotsky y frida kahlo

Getty Images
Trotsky llegó a México tras una serie de gestiones realizadas por el pintor Diego Rivera y su esposa Frida Kahlo.

León Trotsky

En 1937, el gobierno de Lázaro Cárdenas accedió a concederle asilo político al ideólogo y revolucionario ruso León Trotsky, exiliado de la Unión Soviética por José Stalin.

Trotsky llegó a México tras una serie de gestiones realizadas por el pintor Diego Rivera, quien lo recibió junto con su esposa Frida Kahlo en su casa en la cuidad de México.

El asilo mexicano no terminó bien para el revolucionario. Después de sufrir dos atentados en la casa de Rivera, Trotsky fue asesinado en 1940 por el agente estalinista español Ramón Mercader mientras trabajaba en su despacho.

Luis Buñuel y Luis Felipe

Durante la Guerra Civil española en los 1930 varios republicanos que huyeron de su país también fueron recibidos por las autoridades mexicanas.

Entre 1939 y 1942, durante el gobierno de Lázaro Cárdenas, México asiló a más de 25,000 españoles. Entre ellos estaba el poeta Luis Felipe y el director de cine Luis Buñuel, quien posteriormente se convirtió en ciudadano mexicano.

castro

Getty Images
El refugio en México le sirvió a Castro para preparar su campaña revolucionaria.

Fidel Castro

En 1955, después de haber sido encarcelado por oponerse al régimen de Fulgencio Batista, un joven Fidel Castro de 28 años partió de Cuba hacia México.

El refugio en ese país le sirvió a Castro para preparar su campaña revolucionaria. Tras 18 meses en México regresó a su país junto con varios aliados, entre ellos Che Guevara, y eventualmente logró su objetivo de encabezar el régimen comunista en Cuba.

Héctor José Cámpora

Dos décadas después, en 1976, durante el golpe de Estado en Argentina, el presidente de ese país, Héctor José Cámpora, se asiló en la embajada de México en Buenos Aires.

El peronista permaneció tres años en la representación diplomática mexicana hasta que en 1979 las autoridades militares le permitieron partir hacia México.

Allí murió un año después a causa de un cáncer de laringe.

sha

Getty Images
El gobierno mexicano le otorgó una visa de turista al shá de Irán y pasó varios meses viviendo en la ciudad de Cuernavaca

Sha de Irán

También en 1979 llegó otro personaje prominente al México: Mohamed Reza Pahlevi, el Sha de Irán, quien había sido derrocado durante la Revolución Islámica en su país.

El gobierno mexicano le otorgó una visa de turista y el sha pasó varios meses viviendo en la ciudad de Cuernavaca. Pero la hospitalidad mexicana al parecer tuvo un límite con el exmandatario iraní.

Cuando éste viajó a Estados Unidos para someterse a un tratamiento médico, el gobierno de México decidió bloquear su regreso.

La familia Allende

Durante la década de 1970 el gobierno mexicano recibió refugiados de Argentina, Chile y Uruguay que huían de los regímenes militares de sus países.

Entre los exiliados estaba la familia del presidente chileno Salvador Allende, destituido por un golpe, y de varios integrantes de su gabinete.

Entre los que llegaron a México estaba la viuda de Allende, Hortenisa Bussi, y sus hijas, Isabel y Beatriz.

Menchú

Getty Images
Menchú ganó el Nobel de la Paz en 1992.

Rigoberta Menchú

En los 1980 miles de indígenas de Guatemala que escapaban de la Guerra Civil en su país recibieron asilo en México.

Entre ellos estaba la activista de derechos humanos Rigoberta Menchú, quien pidió asilo en el país después de que su familia fuera torturada y asesinada en su país.

Menchú ganó el Nobel de la Paz en 1992.

El último, Manuel Zelaya

La tradición de otorgar asilo en México quedó suspendida durante los siguientes 24 años. Tanto los gobiernos de Ernesto Zedillo como el de Vicente Fox y Enrique Peña Nieto se vieron envueltos en controversias con los gobiernos de izquierda de la región.

Fue hasta 2009 cuando México reanudó su práctica y otorgó asilo a Manuel Zelaya, el presidente de Honduras depuesto en un golpe de Estado.

El entonces presidente mexicano Felipe Calderón lo recibió con honores, pero sólo dos días después Zelaya salió del país.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WwvLDxhYclw

https://www.youtube.com/watch?v=da40FCAN4KI

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.