Feminicidio relacionados con violencia familiar crecen en Sinaloa, Veracruz y Edomex
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Feminicidio relacionados con violencia familiar crecen en Sinaloa, Veracruz y Edomex

En estas entidades el feminicidio y la violencia familiar están asociadas por denuncias de lesiones.
Cuartoscuro
13 de noviembre, 2019
Comparte

Sinaloa es el estado donde más se han incrementado los feminicidios a nivel nacional de 2015 a 2018.

Un estudio realizado por GLAC Consulting sobre la asociación entre feminicidio y violencia familiar relevó que las entidades con mayor asociación entre estos dos delitos son Veracruz, Sinaloa y el Estado de México, a pesar de que las lesiones en mujeres por violencia familiar, tienen baja denuncia y que en la mayoría de los casos el registro de las lesiones se realiza en el Sector Salud.

De estas entidades donde el feminicidio y la violencia familiar están asociadas por denuncias de lesiones, el Estado de México fue la que registró mayor incremento de feminicidio, con 60% más respecto de 2017.

El estudio del Índice GLAC reveló, durante los últimos 4 años, feminicidio y violencia familiar han ido de la mano, mediante la asociación matemática llamada por los expertos “correlación”.

Lee: “No más impunidad”: ONG exigen a autoridades que transfeminicidios sean debidamente investigados

En el estado de Sinaloa, con 0.91 (asociación alta) este fenómeno fue el más acentuado a nivel nacional, lo que indica un crecimiento de lesiones en mujeres por violencia familiar altamente asociado a un incremento en la tasa de feminicidio, es decir, en 9 de cada 10 casos de feminicidio, está presente la violencia familiar. Le siguió Veracruz con un nivel de correlación de 0.86 y en tercer lugar el Estado de México con 0.76.

En 2015, primer año de registro de este delito, estas entidades registraron las siguientes tasas por cada 100 mil mujeres: 

  • Veracruz: 1.06 feminicidios y 45.9 casos de lesiones en mujeres por violencia familiar.
  • Sinaloa: 0.95 feminicidios y 12.31 lesiones en mujeres.
  • Estado de México: 0.7 feminicidios y 140.9 lesiones en mujeres.

En 2017, se registró un incremento generalizado que alcanzó las siguientes tasas:

  • Sinaloa: 5.5 feminicidios y 54.4 lesiones en mujeres.
  • Veracruz: 2.08 feminicidios y 68.5 lesiones en mujeres.
  • Estado de México: 0.75 feminicidios y 146.75 lesiones en mujeres.

Al cierre de 2018, con excepción de Sinaloa, estas entidades registraron un incremento en el delito de feminicidio:

  • Sinaloa: 3.2 feminicidios por cada 100 mil mujeres, lo que representó una disminución del 41% respecto al año anterior.
  • Veracruz: 2.29 feminicidios, 10% más respecto al año anterior.
  • Estado de México: 1.2 feminicidios, 60% más que lo registrado en 2017.

En lo que va del 2019, estas entidades registran una escalada de violencia en contra de las mujeres,  que se ha traducido en una serie de crímenes, la mayoría con características de feminicidio.

En Culiacán, Sinaloa, durante la segunda semana de agosto fue encontrada una mujer sin vida en las inmediaciones  de la caseta de cobro de la autopista “Benito Juárez”, sumando así el feminicidio #30 en lo que va del año.

Entérate: En lo que va del año, 33 mujeres han sido víctimas de feminicidio en la CDMX

En Veracruz destacó el incremento del feminicidio en tal proporción que lo ubicó en la primera posición del ranking nacional, igual que en 2018. Los casos más recientes fueron los registrados en Papantla y Minatitlán.

En el Estado de México destacó que únicamente 3 de los 125 municipios han aceptado la recomendación emitida por la Comisión de Derechos Humanos local por violencia feminicida.  Además del hallazgo de restos humanos pertenecientes a una mujer en el municipio de Acolman, cuyo móvil apunta a que se trate de una víctima más de feminicidio.

Sequía en México: 4 imágenes satelitales que muestran los graves efectos de la escasez de lluvias

Casi la totalidad del territorio mexicano sufre distintos grados de sequía. ¿Qué consecuencias tiene este fenómeno? ¿Y cómo se ve desde el espacio?
19 de mayo, 2021
Comparte

Aunque sea un fenómeno recurrente en México, la escasez de agua en medio de la pandemia ha causado daños en gran parte del país.

“Vemos una sequía que se ha venido extendiendo y profundizando. Cada quincena, desde julio de 2020, ha ido aumentando el porcentaje de área afectada. En muchas regiones ha pasado de sequía severa a sequía extrema o excepcional”, dice a BBC Mundo Jorge Zavala Hidalgo, coordinador del Servicio Meteorológico Nacional de México (SMN).Actualmente, cerca del 87,5% del territorio mexicano sufre sequía de distintas intensidades.

Mapa de los niveles de sequía en México

AFP

Al 30 de abril, más de la mitad del país se encontraba en estado de sequía severa, lo que significa que “hay pérdidas en cultivos o pastos, el riesgo de incendios es alto, la escasez de agua es común y se deben imponer restricciones en el uso del agua”, según el servicio de monitoreo de la sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

¿Cuáles son las causas?

Su localización y la complejidad de su clima hacen que México tenga períodos prolongados de falta de lluvia todos los años, pero suelen ocurrir en regiones aisladas, durante menos tiempo y con menos intensidad.

Esa complejidad climática en gran medida está determinada por lo que pasa en el Atlántico Norte — la variación de temperaturas junto a sus patrones oceánicos y atmosféricos — y también por lo que pasa en el océano Pacífico, principalmente por los fenómenos de El Niño y de La Niña.

“El año pasado tuvimos una Niña muy severa y un Atlántico con temperaturas relativamente altas. Eso favorece la precipitación en la región sur y no la favorece en la región norte”, dice Jorge Hidalgo. Es decir, el año pasado hubo lluvias pero concentradas en una pequeña parte del país.

Residente de Xochimilco, en Ciudad de México, rellena botellones de agua el 20 de abril del 2021

Reuters
La disminución de agua en las presas que abastecen Ciudad de México ha provocado una crisis de aprovisionamiento en la capital.

¿Y los efectos?

1. Reducción de agua en las presas

En Ciudad de México la crisis de abastecimiento de agua hizo que la alcaldesa Claudia Sheinbaum afirmara que la actual sequía es la más intensa que ha vivido la capital en los últimos 30 años.

Eso se debe principalmente a la disminución del suministro de agua proveniente del sistema de presas de la cuenca del río Cutzamala en Estado de México y Michoacán, dos de las regiones más afectadas por la sequía.

Una de ellas, la presa Valle de Bravo, es la que se ve en estas imágenes.

Según la Conagua, el caudal del Cutzamala se encuentra cerca de un 30% por debajo de la media histórica de entre 1996 y 2020. Eso hace que menos agua llegue a la capital mexicana, proveniente de una de sus principales fuentes de abastecimiento.

En Jalisco, la presa Elías González Chávez, una de las principales del estado, almacena solamente cerca del 14% de su capacidad.

En las imágenes se ve la diferencia en la cantidad de agua que tenía en el mismo período del año pasado.

La población de ciudades cercanas, según la prensa local, tuvo a que bombear agua de lagos y ríos cercanos para garantizar el abastecimiento.

2. Ríos secos y perjuicios a la agricultura

El lago Cuitzeo, en Michoacán, se veía casi seco en marzo del 2021 en comparación con el mismo período de 2020.Según la Conagua, la región es una de las que sufre sequía severa y extrema.

“También se nota que el lago está cerca de una zona agrícola. Una situación que vemos mucho en México es que cada vez se extrae más agua de ríos, lagos o lagunas para riego. Estos no solo se ven afectados por la sequía sino también por la creciente extracción”, dice Jorge Zavala Hidalgo.

En estados como Sinaloa, Chihuahua, Nuevo León, Querétaro o Sonora la producción agrícola sufre pérdidas provocadas por la falta de lluvias y la disminución de agua en las presas, según asociaciones de agricultores.

3. Incendios forestales

La falta de lluvias y las altas temperaturas en el norte del país también provocaron el aumento de incendios forestales en esta región.

“Hay una relación importante entre los incendios forestales y la sequía. Si hay menos lluvia, los campos y los bosques están más secos de lo que estarían en esta época del año. Entonces hay más material combustible y el fuego se puede dispersar más fácilmente”, explica Jorge Hidalgo.

Un ejemplo es el área protegida del Parque Nacional Montaña La Malinche, en Puebla.

Imagen satelital del incendio en el Parque Nacional La Montaña Malinche, en el 3 de abril del 2021

Planet Labs
Incendios forestales, como este que ocurrió el 3 de abril en Puebla, fueron más frecuentes en los estados más afectados por la sequía al principio de este año.

La correlación entre la sequía y los incendios también se ve en la localización de los focos de fuego, que ha cambiado de un año a otro.

“En 2020 tuvimos poca lluvia en la península de Yucatán y ahí tuvimos muchos incendios. En el 2021 los incendios se han venido concentrando en estados con sequía, como Michoacán, el estado de México o Guerrero, por ejemplo”, dice el coordinador del SMN.

¿Y cuándo acabará la sequía?

Aunque el principio del mes de mayo trajo lluvias en el norte mexicano, Jorge Zavala Hidalgo cree que aún es pronto para hablar del fin de la sequía.

“Las sequías se van desarrollando durante varios meses y también van decayendo a lo largo de varios meses. Solo se acabarían en pocos días si ocurriera un ciclón tropical, por ejemplo. Pero una lluvia de uno o dos días muchas veces es poco. Sí, está lloviendo, pero eso no va hacer que cambie rápidamente la situación”, afirma.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=38PLMHqw8aw

close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.