Hernán Cortés y Moctezuma Xocoyotzin, a 500 años del encuentro de dos mundos (capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía Penguin Random House

Hernán Cortés y Moctezuma Xocoyotzin, a 500 años del encuentro de dos mundos (capítulo de regalo)

La novela cumple con dos objetivos, según su autora, por un lado se hace justicia histórica a Moctezuma y por otro, el punto de encuentro entre dos culturas con la llegada de Cortés al imperio mexica.
Cortesía Penguin Random House
Comparte

El 8 de noviembre de 1519 Hernán Cortés y el tlatoani mexica, Moctezuma Xocoyotzin (Motecuzoma Shocoyotzin, como se pronunciaría en náhuatl), se encontraron por primera vez. A unos días de haber conmemorado los 500 años de este primer encuentro que marcó un punto importante en la histórica caída de Tenochtitlán, la escritora Sofía Guadarrama presenta su nuevo libro: La Conquista de México – Tenochtitlán.

En más de 700 páginas, Guadarrama retrata a un Hernán Cortés que no es ni malo ni bueno y reivindica el poderío de un tlatoani como Moctezuma a quien se le ha catalogado como un tonto o cobarde.

“La justicia histórica le debe una disculpa a Moctezuma que no era un tonto o cobarde. Él fue un gobernante con más de 30 años en el poder y a sus 55 años de edad llevó a cabo muchas guerras, fue un personaje astuto”, relata la escritora en entrevista para Animal Político.

En la novela, la autora reconoce el trabajo de Moctezuma y descubre a un Cuitláhuac (hermano de Moctezuma) abandonado por el tiempo; además, baja del pedestal a Cuauhtémoc, el último tlatoani mexica, a quien la historia lo presenta como el superhéroe que no fue.

A decir de la autora de novelas históricas, “Cuauhtémoc es el personaje que menos se debería venerar por empujar a  mexicas a un suicidio colectivo cuando está al final de la guerra”.

“Soy un pepenadora de la historia”

La historia es uno de las pasiones que Guadarrama tiene. De ahí que se autodenomine como una pepenadora de la historia por su constante asedio al momento de investigar en los libros y “pepenar” datos que en algún momento le servirán.

“Tomo el dato y lo reservo, por eso, al momento de plasmar una novela ya tengo los datos suficientes para darle personalidad a un personaje que de cierta manera tengo que inventar”.

Narrar novela histórica no es fácil, ya que no se trata de una novela de ficción donde los personajes se construyen y manipulan. Con 18 años de trabajo académico, Guadarrama aprendió a investigar con seriedad, tomar fuentes y notas, “bañarte de información”, menciona ella.

Para Guadarrama las conversaciones que Hernán Cortés sostuvo con Moctezuma, durante los meses en que éste último estuvo preso en el palacio de Ehécatl, es uno de los momentos importantes de la historia prehispánica en el que le habría gustado estar.

“Obviamente hubo un intercambio cultural entre ellos. Traté de imaginar alguna de las conversaciones entre ellos y que plasmó en la novela, donde Moctezuma habla con Cortés y uno le cuenta cómo es Europa y el otro le cuenta cómo es la vida aquí. Eso fue cierto, a Hernán Cortés le impresionaba mucho todo lo que veía y él se enamoró de México- Tenochtitlán. Él sí quería un mestizaje. No era un asesino, como quieren pintarlo”, agrega.

De acuerdo con la autora, Cortés sí mató gente, era una práctica común de hace 500 años, era un delito justificable, sin embargo, consideró Hernán no asesinó gente por placer.

“Si él hubiera querido, habría destruido todos los pueblos por los que pasó. Incluso después de la caída, él respetaba a los indígenas y les daba condiciones laborales que hoy día no te creerías”, comenta.

Errores y aciertos de la Conquista

Entre los errores que Sofía remedia en La Conquista de México-Tenochtitlán está el reivindicar el náhuatl prehispánico tras la castellanización de éste, al presentar las formas correctas en cómo se pronuncian nombres y lugares de la época.

Otro detalle que en el libro se señala son algunas letras que no existían en el náhuatl, como la “r” por eso los mexicas no podían pronunciar “Hernán” y lo llamaban “Helnan”.

Con este libro, Sofía Guadarrama quiere reconciliar al lector con la historia, hablar de nuestro pasado como mexicanos y entender que conmemorar la llegada de los españoles a México-Tenochtitlán, como lo tienen registrado algunos Códices Florentinos, forma parte de nuestra identidad.

“Hablamos castellano. Somos descendientes de Moctezuma y también somos descendientes de Hernán Cortés, eso es algo que no debemos olvidar, somos descendientes de España”, agrega.

A 500 años de ese primer encuentro entre los dos mundos es inevitable hablar de las matanzas que hubo, los crímenes e injusticias que forman parte de que hoy somos.

“Si no hubiera sido España, habrían sido los árabes o los chinos, finalmente nos habrían invadido a los pueblos originarios. Hay que aclarar que México era solamente la isla que estaba en el Lago de Texcoco, el resto eran otros países independientes”.

Con autorización de Editorial B, Penguin Random House y de la propia autora Sofía Guadarrama, Animal Político te regala un capítulo de regalo del libro La Conquista de México-Tenochtitlán.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra COVID-19: la difícil decisión de vacunar o no a los niños

La decisión de vacunar a la población infantil debe responder cuestiones científicas, pero también éticas.
Getty Images
24 de mayo, 2021
Comparte
Menor recibiendo una vacuna.

Getty Images
Estados Unidos ya ha comenzado a vacunar a menores de edad.

Vacunar a los niños es rutinariamente aceptado. Sarampión, polio, difteria, paperas, múltiples cepas de la meningitis, tos ferina, figuran entre la lista de enfermedades para las que se vacuna a los menores, a veces cuando solo tienen unas semanas de vida.

Entonces ¿hay que vacunar a los niños contra la covid-19?

Hay países que ya han comenzado a hacerlo. Estados Unidos ha vacunado a alrededor de 600.000 menores de entre 12 y 15 años de edad.

Allí las autoridades esperan tener suficientes datos sobre la seguridad de las vacunas para lanzarse a inmunizar a niños aún más pequeños el año que viene.

Reino Unido avanza rápido con los adultos y a todos se les debería haber ofrecido la primera dosis antes del final de julio, pero aún no ha tomado una decisión sobre los menores.

La cuestión científica a responder es si vacunar a los pequeños salvará vidas. La respuesta es compleja y podría variar de país a país.

También se plantea la cuestión moral de si las dosis destinadas a los niños salvarían más vidas si se les administraran a trabajadores sanitarios y población vulnerable en otros países.

Riesgo muy bajo en niños

Uno de los argumentos en contra de la vacunación infantil contra la covid-19 es que, en realidad, los niños se benefician relativamente poco de ella.

Bebé recibiendo una vacuna

Unicef
Con otras vacunas que se administran a menores no hay tanta controversia.

“Afortunadamente, una de las pocas cosas buenas de esta pandemia es que los niños raramente se ven seriamente afectados por esta infección”, afirma el profesor Adam Finn, miembro del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización en Reino Unido.

Las infecciones en niños son casi siempre asintomáticas o muestran síntomas leves, lo que contrasta con otros grupos de edad a los que se ha dado prioridad en las campañas de vacunación.

Un estudio realizado en siete países y publicado en la revista The Lancet estimó que menos de dos de cada millón de niños murieron de covid durante la pandemia.

Incluso los niños con enfermedades preexistentes que elevarían el riesgo en un adulto no están recibiendo la vacuna por el momento en Reino Unido.

Solo se les ha indicado la vacuna a aquellos con un “riesgo muy alto de exposición y desenlaces graves, como los menores discapacitados que viven en centros para dependientes.

Las vacunas son extraordinariamente seguras, pero sus riesgos y beneficios deben sopesarse cuidadosamente.

Algunos países podrían beneficiarse

Otro potencial beneficio de la vacunación infantil es que podría salvar las vidas de adultos.

Es un enfoque que se ha utilizado con adultos. El spray nasal que reciben los niños británicos de entre 2 y 12 años protege ampliamente a sus abuelos cada año.

Hay partidarios de que hacer lo mismo con la vacuna contra la covid podría ayudar a que se alcance la inmunidad del rebaño, el punto en el que hay tanta gente protegida que el virus encuentra dificultades para seguir propagándose.

Las vacunas contra la covid se han demostrado muy efectivas para cortar la propagación del coronavirus.

Los indicios apuntan a que, con solo una dosis, las posibilidades de resultar contagiado se reducen a menos de la mitad y a que quienes se contagian infectan a menos gente.

Enfermera prepara una vacuna en Río, Brasil.

EPA
La vacunación de los menores podría ser beneficiosa también para sus abuelos.

Los niños no se han mostrado hasta ahora como grandes propagadores del virus, pero los adolescentes sí podrían jugar un papel.

“Hay evidencia del potencial de transmisión en las edades de la escuela secundaria, así que la vacunación podría tener un impacto real en la transmisión”, dice Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero no hay una respuesta unánime a la pregunta de si merece la pena.

El programa de vacunación en Reino Unido marcha a toda velocidad y ha habido grandes brotes en el país que probablemente han dejado una herencia de inmunidad.

Más de una cuarta parte de los muchachos de entre 16 y 17 años en Inglaterra tienen anticuerpos en la sangre, a pesar de que casi ninguno de ellos ha sido vacunado.

Así que Reino Unido y países de características parecidas podrían encontrarse con que cuentan con suficiente inmunidad colectiva para frenar al virus sin necesidad de vacunar a los niños.

“Es muy diferente en países que no han tenido muchos brotes y que no tienen a tanta población adulta cubierta; en estos será difícil lograr el objetivo sin vacunar a los niños”, dice el doctor Kucharski.

Australia es uno de los países que se está encontrando con reticencias la vacunación, y, como les sucedió también a Nueva Zelanda y Taiwán, contuvo el virus tan rápidamente que casi no hay inmunidad allí.

La cuestión ética

Algo que considerar es quién deja de recibir la vacuna que se le inyecta a un niño.

La Organización Mundial de la Salud sostiene que los países ricos deberían posponer sus planes de vacunación infantil y donar las vacunas al resto del mundo.

El profesor Andrew Pollard, que dirigió ensayos clínicos para la vacuna de Oxford-AstraZeneca, afirma que está “mal desde el punto de moral” priorizar a los más pequeños.

Enfermo de covid yace en el suelo en India.

Reuters
Las vacunas podrían llegar a países como India, donde las muertes de adultos siguen disparadas.

Eleanor Riley, inmunóloga de Universidad de Edimburgo, declaró: “Hay argumentos a favor de hacerlo si tuviéramos un suministro ilimitado de vacunas y pudiéramos continuar con los mayores de 12, pero no lo tenemos”.

“Al fin y al cabo, es una decisión política si priorizar a nuestros niños antes que a los adultos que mueren a montones en otros lugares del mundo”, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.