Hernán Cortés y Moctezuma Xocoyotzin, a 500 años del encuentro de dos mundos (capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía Penguin Random House

Hernán Cortés y Moctezuma Xocoyotzin, a 500 años del encuentro de dos mundos (capítulo de regalo)

La novela cumple con dos objetivos, según su autora, por un lado se hace justicia histórica a Moctezuma y por otro, el punto de encuentro entre dos culturas con la llegada de Cortés al imperio mexica.
Cortesía Penguin Random House
24 de noviembre, 2019
Comparte

El 8 de noviembre de 1519 Hernán Cortés y el tlatoani mexica, Moctezuma Xocoyotzin (Motecuzoma Shocoyotzin, como se pronunciaría en náhuatl), se encontraron por primera vez. A unos días de haber conmemorado los 500 años de este primer encuentro que marcó un punto importante en la histórica caída de Tenochtitlán, la escritora Sofía Guadarrama presenta su nuevo libro: La Conquista de México – Tenochtitlán.

En más de 700 páginas, Guadarrama retrata a un Hernán Cortés que no es ni malo ni bueno y reivindica el poderío de un tlatoani como Moctezuma a quien se le ha catalogado como un tonto o cobarde.

“La justicia histórica le debe una disculpa a Moctezuma que no era un tonto o cobarde. Él fue un gobernante con más de 30 años en el poder y a sus 55 años de edad llevó a cabo muchas guerras, fue un personaje astuto”, relata la escritora en entrevista para Animal Político.

En la novela, la autora reconoce el trabajo de Moctezuma y descubre a un Cuitláhuac (hermano de Moctezuma) abandonado por el tiempo; además, baja del pedestal a Cuauhtémoc, el último tlatoani mexica, a quien la historia lo presenta como el superhéroe que no fue.

A decir de la autora de novelas históricas, “Cuauhtémoc es el personaje que menos se debería venerar por empujar a  mexicas a un suicidio colectivo cuando está al final de la guerra”.

“Soy un pepenadora de la historia”

La historia es uno de las pasiones que Guadarrama tiene. De ahí que se autodenomine como una pepenadora de la historia por su constante asedio al momento de investigar en los libros y “pepenar” datos que en algún momento le servirán.

“Tomo el dato y lo reservo, por eso, al momento de plasmar una novela ya tengo los datos suficientes para darle personalidad a un personaje que de cierta manera tengo que inventar”.

Narrar novela histórica no es fácil, ya que no se trata de una novela de ficción donde los personajes se construyen y manipulan. Con 18 años de trabajo académico, Guadarrama aprendió a investigar con seriedad, tomar fuentes y notas, “bañarte de información”, menciona ella.

Para Guadarrama las conversaciones que Hernán Cortés sostuvo con Moctezuma, durante los meses en que éste último estuvo preso en el palacio de Ehécatl, es uno de los momentos importantes de la historia prehispánica en el que le habría gustado estar.

“Obviamente hubo un intercambio cultural entre ellos. Traté de imaginar alguna de las conversaciones entre ellos y que plasmó en la novela, donde Moctezuma habla con Cortés y uno le cuenta cómo es Europa y el otro le cuenta cómo es la vida aquí. Eso fue cierto, a Hernán Cortés le impresionaba mucho todo lo que veía y él se enamoró de México- Tenochtitlán. Él sí quería un mestizaje. No era un asesino, como quieren pintarlo”, agrega.

De acuerdo con la autora, Cortés sí mató gente, era una práctica común de hace 500 años, era un delito justificable, sin embargo, consideró Hernán no asesinó gente por placer.

“Si él hubiera querido, habría destruido todos los pueblos por los que pasó. Incluso después de la caída, él respetaba a los indígenas y les daba condiciones laborales que hoy día no te creerías”, comenta.

Errores y aciertos de la Conquista

Entre los errores que Sofía remedia en La Conquista de México-Tenochtitlán está el reivindicar el náhuatl prehispánico tras la castellanización de éste, al presentar las formas correctas en cómo se pronuncian nombres y lugares de la época.

Otro detalle que en el libro se señala son algunas letras que no existían en el náhuatl, como la “r” por eso los mexicas no podían pronunciar “Hernán” y lo llamaban “Helnan”.

Con este libro, Sofía Guadarrama quiere reconciliar al lector con la historia, hablar de nuestro pasado como mexicanos y entender que conmemorar la llegada de los españoles a México-Tenochtitlán, como lo tienen registrado algunos Códices Florentinos, forma parte de nuestra identidad.

“Hablamos castellano. Somos descendientes de Moctezuma y también somos descendientes de Hernán Cortés, eso es algo que no debemos olvidar, somos descendientes de España”, agrega.

A 500 años de ese primer encuentro entre los dos mundos es inevitable hablar de las matanzas que hubo, los crímenes e injusticias que forman parte de que hoy somos.

“Si no hubiera sido España, habrían sido los árabes o los chinos, finalmente nos habrían invadido a los pueblos originarios. Hay que aclarar que México era solamente la isla que estaba en el Lago de Texcoco, el resto eran otros países independientes”.

Con autorización de Editorial B, Penguin Random House y de la propia autora Sofía Guadarrama, Animal Político te regala un capítulo de regalo del libro La Conquista de México-Tenochtitlán.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: EPA

El escándalo de Amazon tras admitir que algunos de sus conductores orinan en botellas de plástico

El gigante de las compras online había afirmado falsamente que sus conductores no se veían obligados a realizar esta práctica.
Foto: EPA
Por BBC
4 de abril, 2021
Comparte

Amazon reconoció que parte de su personal orina en botellas de plástico, después de que surgieran pruebas que lo corroboran.

La compañía se disculpó con un político estadounidense por negar falsamente que los conductores se hubieran visto, en ocasiones, obligados a recurrir a esta práctica.

Mark Pocan, del partido demócrata de Wisconsin, EE.UU., hizo las acusaciones en Twitter, y ahora Amazon las ha dado por válidas.

“Le debemos una disculpa al representante (demócrata) Pocan”, dijo el gigante del comercio electrónico en un comunicado publicado en su sitio web.

“El tuit era incorrecto. No contemplaba nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centraba erróneamente solo en nuestros centros de distribución”.

La empresa añadió que todos sus centros logísticos tienen decenas de aseos que los empleados pueden utilizar “en cualquier momento”.

Manifestantes Amazon

Reuters
Algunas voces acusan a Amazon de tratar de evitar que sus trabajadores formen un sindicato.

Además, Pocan criticó a Amazon por oponerse a los esfuerzos de los trabajadores para sindicalizar un importante centro en Alabama.

“Pagar a los trabajadores US$15 por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando dificultas la formación de sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua”, escribió la semana pasada en un tuit.

Fue entonces cuando la cuenta oficial de Amazon respondió: “No se cree realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros”.

“Lo cierto es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y que reciben excelentes salarios y atención médica desde el primer día”.

Prácticas “despiadadas”

Varios medios de comunicación citaron entonces a numerosos empleados de Amazon que confirmaron que no les quedó otra opción que orinar en botellas de plástico mientras trabajaban.

También describieron prácticas de trabajo despiadadas, tanto en sus centros como entre el personal de reparto.

The Intercept también informó de que obtuvo documentos internos que sugerían que los ejecutivos de Amazon estaban al tanto de lo que ocurría.

Según los testimonios de los trabajadores y pruebas documentales recogidas por la publicación, la práctica de orinar en estas condiciones estaba “extendida” y se debía a “a la presión por cumplir las cuotas” que sus superiores establecían. En algunos casos, “los empleados incluso defecaban en bolsas”, señala el medio.

Por ejemplo, Halie Marie Brown, una mujer de 26 años residente en Manteca, California, que trabajó como conductora de reparto para un contratista de entregas de Amazon, le contó a The Intercept que esta situación “ocurre” porque hay una obligación “implícita” debido al ritmo de trabajo establecido.

“De lo contrario acabaremos perdiendo nuestros trabajos por demasiados paquetes como no entregados”.

La retractación de Amazon añade: “Sabemos que los conductores podrían tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a veces a las rutas rurales. Ese fue especialmente el caso durante la covid, cuando muchos baños públicos estuvieron cerrados”.

Amazon

Getty Images
La compañía asegura que en sus centros logísticos sí hay un número suficientes de baños para que los utilicen todos sus trabajadores.

La compañía afirmó que el problema es “una cuestión antigua en todo el sector” y aseguró que “les gustaría resolverlo”.

Pocan rechazó la disculpa el sábado, tuiteando: “No se trata de mí, sino de sus trabajadores, a los que no tratan con suficiente respeto ni dignidad. Empiecen por reconocer las inadecuadas condiciones de trabajo que crearon para TODOS sus trabajadores, luego arréglenlo para todos y, finalmente, dejen que se sindicalicen sin interferencias”.

Los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, votaron la semana pasada en una votación histórica para decidir si quieren ser representados por el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes.

Amazon se opuso firmemente a esta iniciativa.

Amazon

Getty Images
Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en Estados Unidos, pero en Europa sí existen estos sindicatos en la empresa.

Los resultados no se esperan hasta la próxima semana. Si votan afirmativamente, se convertirá en el primer sindicato de Amazon en Estados Unidos.

Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en otros lugares de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de sus instalaciones europeas están sindicalizadas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.