Indígenas mazahuas del Edomex viven acosados por deudas tras engaño con oficios falsos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Indígenas mazahuas del Edomex viven acosados por deudas tras engaño con oficios falsos

Testimonios de la asociación civil Mazahua para la Transformación Integral (MATI AC) hablan del desfalco de 5 millones 330 mil pesos a través de engaños del exasesor de Sedatu, José de Jesús Hernández García.
Manu Ureste
1 de noviembre, 2019
Comparte

Nerviosa y con los ojos negros muy abiertos, la señora Catalina Urbina no deja de observar la puerta entreabierta de su casa; una pequeña construcción hecha con un puñado de bloques desnudos de pintura, en cuyo interior solo hay una mesa de madera, unas sillas de plástico, y un hornillo.

Desconfiada, la mujer sale al umbral de la vivienda. Divisa en silencio los campos que se extienden por la localidad mexiquense de San Nicolás Guadalupe, y tras comprobar que nadie se acerca agazapado entre los densos maizales, regresa al salón rectangular de su casa con el rostro de tez cobriza aún desencajado.

Leer más: Con oficios falsos, estafan a indígenas mazahuas en el Edomex

“La mera verdad, sí me estoy escondiendo”, susurra visiblemente avergonzada. 

Tras cerrar la puerta de un jalón, Catalina rompe a llorar. 

“Ya no puedo pagarle más dinero -dice ahogando los sollozos-. A cada rato viene a buscarme para decirme que, si no le pago lo que le debo, que le entregue mi casa. ¿Pero, cómo le voy a dar lo único que me queda y que yo me gané con años de trabajo? ¿Dónde van a vivir mis hijos?”.

Doña Cata, como la llaman los vecinos, jura que no hizo nada malo para vivir con la angustia de andar escondiéndose todos los días como si fuera una delincuente. De lo único que se arrepiente en su vida, asegura ahora con rabia contenida en los ojos negros, es de haber confiado en ese señor que decía ser del gobierno federal y que la estafó para dejarla pagando una deuda que la persigue a diario.

El señor se llama José de Jesús Hernández García, un exasesor técnico de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) que en 2013 prometió a Catalina, y a otros 48 integrantes de la asociación civil indígena mazahua de la que forma parte, que les facilitaría cuantiosos apoyos gubernamentales para aspirar a mejores oportunidades de vida. 

Doña Cata quería dejar de limpiar casas ajenas, por lo que necesitaba los apoyos para comprar cabezas de ganado y abrir su propia granja. Y por eso dice que aceptó pagar en efectivo los 60 mil pesos que el asesor José de Jesús le pidió con la excusa de “agilizar” los trámites burocráticos de los programas sociales de Sedatu. 

“Él nos prometió que nos entregaría todos los proyectos. Pero lo que hizo fue robarnos. Agarró nuestro dinero y jamás nos volvió a dar la cara”.

Catalina habla en plural. Dice que el exasesor de Sedatu no solo la estafó a ella, sino también a los otros 47 integrantes de la asociación civil Mazahua para la Transformación Integral (MATI AC), a quienes, en total, les sacó 5 millones 330 mil pesos a través de mentiras y la falsificación de documentos oficiales de Sedatu y de otras instancias, como el Sindicato de Maestros del Estado de México y Fundación Walmart. 

Te puede interesar: Paramilitares y grupos delictivos acechan a indígenas tzotziles en los Altos de Chiapas

Con esos oficios falsos, el exasesor de Sedatu convencía a los integrantes de la comunidad indígena de que los proyectos para abrir papelerías, tiendas de abarrotes, o para construir viviendas de concreto, ya habían sido aprobados. Pero eso nunca sucedió y el dinero de las personas indígenas, que obtuvieron de prestamistas que les cobran intereses desorbitados, se esfumó. 

Ahora, asegura Catalina, amanece casi todos los días llorando. Llora de coraje, dice masticando las palabras. De impotencia.  

Y su situación, como la del resto de integrantes de la asociación civil indígena, no es para menos: se quedó sin dinero y sin los apoyos prometidos; con una deuda que creció al doble por los intereses y un terreno embargado; y aferrada a unas autoridades de investigación que, a pesar de contar con decenas de evidencias y de testimonios, no ha conseguido en cuatro años hacerles justicia. 

Documentación falsa 

Rosa María Aguilar y su hija Victoria Cruz caminan por las calles de la Ciudad de México, en la colonia Cuauhtémoc, cargadas con miles papeles que han ido recabando desde diciembre de 2015, el año en que, como fundadoras de la asociación civil MATI AC, denunciaron por fraude a José de Jesús Hernández ante la Fiscalía General del Estado de México. 

Desde ese entonces, Rosa María y Victoria no solo trabajan exclusivamente para pagar la deuda que les dejó José de Jesús. También han dedicado su vida, literal, a que se les haga justicia y les regresen su patrimonio. Tanto a ellas, a las que un prestamista ya les embargó un predio y una camioneta por impagos, como al resto de integrantes de MATI AC. 

Por ello, en estos cuatro años, las dos mujeres de origen mazahua aprendieron leyes y se convirtieron en sus propias investigadoras y defensoras. De hecho, por eso viajaron más de dos horas para llegar a la capital. Para ir, otra vez, a la ruta de siempre: Presidencia de la República-Fiscalía General de la República.

Sin embargo, lamenta doña Rosa, hoy tampoco hubo suerte. De nuevo, les pidieron que fueran a Atlacomulco, a la unidad de robos con violencia y cuantía mayor de la Fiscalía mexiquense donde se abrió la carpeta de investigación del caso. 

Pero Rosa exclama que ya está harta. Que han pasado cuatro años desde que denunciaron y que las investigaciones siguen sin dar resultados claros, a pesar de que cuentan con múltiples elementos de prueba y con más de 30 testimonios. 

Y, en efecto, la lista de pruebas es amplia. 

Por ejemplo, la asociación indígena presentó 32 recibos firmados por José de Jesús Hernández, en los que el exasesor técnico dejaba constancia de que recibía dinero en efectivo de los 48 integrantes de MATI AC a cambio de gestionar los proyectos de Sedatu que, a la postre, no hay pruebas de que entregara. 

La autenticidad de la firma fue corroborada por un perito en grafoscopía, mientras que la cantidad presuntamente estafada, de 5 millones 330 mil pesos, fue también corroborada por una perito certificada, quien presentó a las autoridades de investigación mexiquenses un dictamen pericial en materia de contabilidad, al que Animal Político tuvo acceso.

MATI AC también aportó a la Fiscalía estatal las docenas de oficios de Sedatu, Fundación Walmart, y del Sindicato de Maestros del Estado de México, que les entregó José de Jesús Hernández para garantizarles la entrega de los apoyos, y que fueron denunciados como falsos por las tres instancias, tal y como documentado en esta nota que Animal Político publicó este jueves.

También presentó copia del acta SFP/OMYC/0310/2015, de fecha 19 de noviembre de 2015, firmada ante el encargado de la Oficialía Mediadora y Conciliadora del municipio de San Felipe del Progreso, José Luis Andrade Carranza. 

Ante el conciliador, José de Jesús firmó que, en efecto, debía 5 millones 330 mil pesos a los integrantes de MATI AC. Y que, o les entregaba los apoyos y proyectos en una semana, o se comprometía a regresar la suma íntegra del dinero. Ninguna de las dos cosas sucedió. 

Además, José de Jesús firmó a MATI AC recibos por más de 5 millones de pesos sin que estuvieran amparados por facturas fiscales, evadiendo presuntamente el pago de impuestos ante el Servicio de Administración Tributaria, lo cual también constituye un delito fiscal. 

“Su caso es basura”

A pesar de todo lo anterior, expone ahora Victoria Cruz, la Fiscalía mexiquense aún no ha llevado ante la justicia a José de Jesús. Al contrario, en cuatro años, el proceso se ha atorado en múltiples ocasiones por trámites burocráticos que, según denuncia MATI AC, dilataron de manera absurda todo el proceso. 

Sobre este punto, Victoria lamenta que la Fiscalía pidió cosas incomprensibles, como que el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) hiciera un exhaustivo estudio antropológico para corroborar que los 48 integrantes de la asociación civil indígena son, efectivamente, indígenas. 

Y, una vez realizado, entonces la Fiscalía pidió al INPI la presencia de varios traductores de mazahua para las entrevistas con los integrantes de MATI AC, a pesar de que todos hablan y entienden el castellano. 

Victoria también denuncia que durante años la Fiscalía fue renuente a entregarles copia de las carpetas de investigación, mismas que les entregaron hasta mayo de este año, luego de que advirtieron que, de no recibirlas, pondrían una queja ante la Comisión estatal de derechos humanos. 

Cuando revisaron el expediente, detectaron anomalías graves, como que no todas las copias están foliadas -con el riesgo de que alguien pueda quitar o añadir documentos sin que quede registro- y que hay un tomo de la investigación en el que las copias no están certificadas. 

Además, apunta Rosa María, en estos cuatro años han tenido que aguantar presiones, intimidaciones y todo tipo de comentarios por parte de los agentes del Ministerio Público, como que su caso era “una basura sin sustento”, o que no se metieran a indagar nada porque “son unas chismosas que no saben nada”.

“Se están burlando de nosotros”

Don Hilario García Torres, indígena de 62 años, vive en La Concepción Mayorazgo, en una zona serrana del Estado de México a la que se llega por una empinada carretera que va serpenteando hasta hacer cumbre en un cerro colmado de nubes blancas. 

Ahí, frente a una pintoresca iglesia pintada de blanco y azul claro, don Hilario tiene una pequeña tiendita de abarrotes que está vacía de clientes y de productos porque no hay dinero suficiente para llenar los estantes. Por eso necesitaba el apoyo de Sedatu. Y por eso también le entregó a José de Jesús una suma de dinero que prefiere no precisar, que lo dejó al borde de la ruina y de la ruptura familiar. 

“Llevo años trabajando, como quien dice, solo para para José de Jesús”, dice con una sonrisa amarga. 

A continuación, Hilario se remanga la camisa sobre los antebrazos, apoya la espalda en la pared de ladrillos de su casa, y asegura que no entiende cómo han pasado ya cuatro años y el exasesor técnico de Sedatu sigue libre y sin darles cuenta de su dinero.

“La Fiscalía solo nos trae de aquí para allá y en cuatro años no nos ha resuelto nada. Dicen que le han mandado citatorios para que se presente por su pie ante el juez, pero no ha pasado absolutamente nada. Se están burlando de nosotros, tanto José de Jesús como la justicia”.

“Montañas” de papeles

A unos kilómetros de la casa de Hilario, entre criaderos de truchas y ríos de agua limpia donde lavan su ropa algunos de los pocos habitantes que aún viven en la localidad de Rosa de Palo Amarillo, el señor Adán Federico Vázquez muestra las casas de madera donde vive con su esposa, hijos y nietas. 

Varias de las casitas están a punto de desmoronarse por la lluvia y la fuerte humedad que reblandece la tierra arcillosa. Por eso necesitaba el proyecto de Sedatu, para cambiarlas por unas de bloque de concreto. 

Sin embargo, Adán Federico, que viste pantalones y chamarra café, camisa de cuadros, y un sombrero vaquero, asegura que él y su familia no tiene más remedio que seguir habitando esas viviendas e ir malvendiendo los pocos animales que le restan para hacer frente también a la deuda que les dejó el exasesor de Sedatu. 

“En el Ministerio Público nos han pedido montones de papeles -dice el señor Adán mesándose el mostacho que luce a lo Pancho Villa-. ¡Les hemos dado montañas de papel! Pero siempre les falta algo. Siempre. Por eso no sabemos para qué sirve ir con ellos. Porque no han hecho nada para ayudarnos”, lamenta.

Tras al menos cinco citatorios sin respuesta, y sin que se haya presentado a ninguna de las audiencias iniciales, José de Jesús Hernández está nuevamente citado a comparecer el próximo 12 de noviembre en los juzgados de Ixtlahuaca, Estado de México. En caso de presentarse, un juez decidirá si los elementos de la Fiscalía mexiquense son suficientes o no para vincularlo a proceso por el presunto fraude de 5 millones 330 mil pesos a los integrantes de MATI AC. 

Previo a la publicación de este reportaje, Animal Político buscó a José de Jesús Hernández para conocer su versión de los hechos a través del abogado Salomón Valverde. Sin embargo, éste respondió a la solicitud de entrevista asegurando que desde hace dos años ya no defiende al señor José de Jesús y que desconoce su paradero actual.

Este medio también preguntó a la Fiscalía General del Estado de México por una postura. Pero, al momento de publicar este reportaje, no dio respuesta. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Instagram de Phil Ferro

Derrumbe en Miami: quiénes son las víctimas identificadas del colapso del edificio

La policía ha identificado de momento a cuatro de los nueve fallecidos en el derrumbe del edificio del jueves, por el que aún hay más de 150 desaparecidos.
Instagram de Phil Ferro
28 de junio, 2021
Comparte

El único consuelo es que el final fue rápido y que estaban juntos.

Sergio Lozano cenó la noche del miércoles con sus padres, Gladys y Antonio Lozano, poco antes de que se derrumbara parte del complejo Champlain Towers en Surfside, Miami, en la madrugada del jueves.

Este domingo, la policía del condado de Miami-Dade identificó a Gladys y Antonio Lozano como dos de las nueve víctimas que de momento deja el derrumbe. Son más de 150 los desaparecidos, por lo que se espera que esa cifra aumente en los próximos días.

Los equipos de rescate están encontrando muchas dificultades para hallar restos humanos bajo los escombros. Las posibilidades de hallar sobrevivientes se agotan conforme pasa el tiempo.

La policía identificó oficialmente a las cuatro primeras víctimas. Además de Gladys y Antonio Lozano, de 79 y 83 años y residentes en el apartamento 903, están Stacie Dawn Fang, de 54 años, y Manuel LaFont, de 54 años.

Hay otros cuatro fallecidos identificados, pero sus nombres de momento no han sido revelados.

https://www.instagram.com/p/CQmZBFTrM0D/?utm_medium=copy_link

“El apartamento de mis padres no está”

Sergio Lozano vive en una de las torres del complejo Champlain y desde su apartamento podía ver el de sus padres.

El tremendo ruido del derrumbe lo despertó. Él y su esposa pensaban que era una tormenta. Se levantaron y cuando salieron al balcón se percataron de lo que había ocurrido.

“Me giré a mi mujer y le dije: ‘No está’. Y ella me gritaba: ‘¿Qué quieres decir?’. ‘El apartamento de mis padres no está, ha desaparecido’. Y entonces bajé corriendo”, dijo Lozano el viernes a los periodistas cuando se acercó junto a su hermano al centro de reunificación de familiares a dar una muestra de ADN para ayudar en la identificación.

Lozano contó que sus padres iban a celebrar el 21 de julio su aniversario número 59 y que se conocían desde hace más de 60 años.

El hijo reveló que sus padres bromeaban con que preferían morir antes que el otro para no quedarse solos.

Antes de saber el viernes con certeza que habían fallecido, Lozano agregó que el único consuelo es que “se fueron juntos y fue rápido”.

Jonah Handler

CNN
La imagen del rescate de Jonah Handler, de 15 años.

La madre del muchacho que es la imagen de la esperanza

Una de las pocas escenas esperanzadoras desde el derrumbe el jueves fue el rescate en las primeras horas de Jonah Handler, un muchacho de 15 años.

Stacie Fang, precisamente la madre de Jonah, es otra de las víctimas identificadas.

Ya el viernes la propia familia reveló la identidad de Fang.

“No hay palabras para describir la trágica pérdida de nuestra amada Stacie. Los miembros de la familia Fang-Handler quisieran expresar nuestro más profundo agradecimiento por la gran cantidad de simpatía, compasión y apoyo que hemos recibido”, expresó la familia en un comunicado.

El viernes también se conoció la identidad de Jonah Handler, el adolescente rescatado de los escombros. De acuerdo a los medios locales, está aún ingresado en un hospital.

Memorial.

Getty Images
Cerca del lugar del derrumbe se ha improvisado un memorial con fotos de los desaparecidos.

Por su parte, Adriana LaFont, exesposa de Manuel LaFont, otro fallecido identificado, dijo en días anteriores en televisión que el hombre estaba la noche del miércoles con su hijo Santiago, de 10 años.

“Manny (Manuel) me llama para decirme que le gustaría quedarse esa noche con Santi, porque iban a ir a pescar (al día siguiente)”, dijo.

Sin embargo, a ella, sin saber por qué, “le salió de la boca decirle que no”.

Explicó que le había preguntado al niño si quería quedarse ahí con su papá, pero él no le contestó nada, por eso ella asumió que al pequeño le daba pena decirle a su padre que no quería quedarse a dormir.

“Entonces yo le dije a Manny ‘por favor te pido que me lo traigas’, y me lo trajo a las 10:30 de la noche a la casa”, contó la mujer.

“Mis hijos volvieron a nacer y yo también volví a nacer”, aseguró la madre de los hijos de la víctima.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3gwP5X5szQM

https://www.youtube.com/watch?v=3gwP5X5szQM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.