Vinculan a proceso y dan arraigo domiciliario a madre de Lozoya por lavado y asociación delictuosa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Vinculan a proceso y dan arraigo domiciliario a madre de Lozoya por lavado y asociación delictuosa

Gilda Margarita Austin es la primera persona es ser vinculada a proceso en México por el caso Odebrecht.
Cuartoscuro
2 de noviembre, 2019
Comparte

Tras ocho horas de audiencia, el juez Jesús Eduardo Vázquez Rea vinculó a proceso a Gilda Margarita Austin, madre del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, por los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero.

El juez avaló la acusación de la Fiscalía General de la República (FGR), la cual señaló a Gilda Austin como parte de una organización criminal que encabezó su hijo Emilio Lozoya Austin al estar vinculado con sobornos de la empresa Odebrecht

El juez concedió arraigo domiciliario, retiro de pasaporte, el cual queda a resguardo de la Fiscalía y vigilancia policial tanto fuera como dentro de su domicilio.

Como medida preventiva, la FGR solicitó colocarle un brazalete electrónico, pero esto no fue aprobado.

Asimismo, concedió seis meses de plazo para realizar la investigación complementaria por los delitos de asociación delictuosa y operación con recursos de procedencia ilícita, solicitados por la Fiscalía, el cual termina el 3 de mayo de 2020.

Gilda Margarita Austin es la primera persona es ser vinculada a proceso en México por el caso Odebrecht.

El Ministerio Público Federal mostró como principal prueba la apertura de una cuenta en 2009 para recibir depósitos de dinero desde una cuenta que presuntamente está ligada a los sobornos de Odebrecht.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, entre 2012 y 2014,  Emilio Lozoya Austin presuntamente recibió sobornos de las empresas Odebrecht y Altos Hornos de México (AHMSA) por un monto que superaría los 12.5 millones de dólares. Ello a cambio de favorecerlas con contratos.

A Gilda Austin se le acusa de haber recibido dos depósitos de Lozoya por un monto total de 7.4 millones de pesos, entre 2010 y 2012, desde una cuenta que la FGR relaciona con la recepción de los sobornos de Odebrecht.

Lee: Expediente Lozoya: Paso a paso, cómo presuntamente le entregaron los sobornos de Odebrecht y Altos Hornos

Defensa dice que detención fue ilegal 

En la audiencia, la defensa de Gilda Margarita Austin pidió al juez que no se certificara como legal la detención, argumentando que la señora fue objeto de violación a derechos humanos en Alemania y violación de derechos humanos en su carácter de persona adulta mayor, al tener 71 años.

Otro de los argumentos fue que no recibió asistencia consular como es su derecho como mexicana y que en el Aeropuerto de la Ciudad de México no se le dio copia del informe policial.

La defensa también afirmó que había un amparo vigente que impedía su detención, pero la Fiscalía respondió que éste ya no estaba vigente porque la madre de Lozoya no se había presentado ante el juez de amparo.

“La detención no fue legal, fue una detención arbitraria, se violaron los derechos humanos de nuestra representada desde que fue detenida en Alemania hace tres meses hasta que piso hoy suelo mexicano”, aseguró la defensa.

La Fiscalía dijo que si se violaron los derechos humanos en Alemania no era corresponsabilidad de ellos y que si lo consideraban podrían poner una queja por el tema del asunto consular.

Entérate: Fiscalía obtiene orden de aprehensión contra Lozoya y familiares por caso Odebrecht

Durante su audiencia en el Reclusorio Norte, Gilda Austin sólo dijo: “yo estaba con mi nieto cuando fui detenida, fue una experiencia nada, nada agradable”.

En una segunda oportunidad para declarar, su abogado Javier Coello le sugirió que no lo hiciera.

La madre del exdirector de Pemex llegó a México a las 4 de la mañana en un vuelo comercial procedente de Alemania, de donde fue extraditada en cumplimiento de una orden de aprehensión girada por autoridades mexicanas.

La audiencia inicial comenzó a las 10:46 de la mañana luego de que la imputada y su abogado, Javier Coello Trejo, llegaron tarde.

Su defensa pidió 30 minutos de receso para conocer la carpeta de investigación de la Fiscalía en contra de Gilda Austin, y el juez Jesús Eduardo Vázquez lo concedió.

La señora, de 71 años, viste una chamarra verde, y una pañoleta anudada al cuello. Pidió permiso para poder tomar unas pastillas por su condición de salud.

El juez le informó cuáles son sus derechos y que durante toda la audiencia personal médico estará pendiente de su  salud.

La señora Gilda Austin llegó a las 9:40 de la mañana a los juzgados del Reclusorio Norte abordo de una camioneta blanca de la Interpol, custodiando por elementos de la Policía Federal fuertemente armados.

Fuentes con conocimiento del caso confirmaron a Animal Político que la familia de Lozoya decidió no apelar la orden de extradición, tras haber sido detenida por autoridades de Alemania el pasado 23 de julio. 

En agosto pasado, Animal Político publicó información basada en los documentos enviados a jueces federales para que otorgaran órdenes de aprehensión contra Lozoya y su familia, por presuntos sobornos de 12.5 millones de dólares en los casos Odebrecht y Altos Hornos.

Fiscalía General asegura casa en Ixtapa de la esposa de Emilio Lozoya

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Afganistán: los primeros cambios para las mujeres en Kabul tras el control talibán

La toma del control de la capital afgana por parte del Talibán causa desconfianza en la población, particularmente en las mujeres, que temen perder los derechos ganados en los últimos 20 años
17 de agosto, 2021
Comparte
Mujeres caminan en Kabul el 15 de agosto.

Getty Images
Mujeres caminan en Kabul el 15 de agosto.

La llegada del Talibán a Kabul, la capital de Afganistán, despertó el miedo en los ciudadanos, principalmente en las mujeres.

Con el retorno del Talibán al poder 20 años después, las mujeres en Afganistán tienen miedo a perder los derechos sociales y económicos que ganaron en las dos últimas décadas.

El Talibán impone una interpretación radical y restrictiva de la ley islámica que restringe notablemente los derechos de las mujeres.

Estos son algunos de los cambios que se observan ya en Kabul contra las mujeres en los primeros días de control talibán.

Sin mujeres en la TV

Los principales canales de televisión de Afganistán siguen transmitiendo tras la llegada del Talibán al poder.

Sin embargo, hay diferencias notables, como el hecho de que ya no hay presentadoras mujeres en la pantalla, según detalla el servicio BBC Monitoring.

También se destaca que hay un gran aumento de comentarios favorables y muy pocas críticas al Talibán en los canales como el estatal National Afghanistan TV y los privados Tolo News, Ariana, Shamshad y 1TV.

Presentador afgano en el canal Shamshad TV.

Shamshad TV
Captura de pantalla de un presentador afgano en el canal Shamshad TV.

La televisión estatal, cuya dirección está en manos del Talibán desde la noche del 15 de agosto, ha estado transmitiendo en gran medida programas religiosos.

Por su parte, la mayor parte de la grilla de Tolo News y 1TV ha estado repitiendo programas emitidos el domingo, posiblemente debido a dificultades en el trabajo.

Sin embargo, Saad Mohseni, propietario de Moby Group, que incluye Tolo TV y Tolo News TV, dijo en un tuit: “Puedo asegurarles que nuestra gente está bien y que hemos continuado con nuestra transmisión ininterrumpida durante esta ‘transición'”.

Moby Group es el mayor generador de programas de entretenimiento, noticias y actualidad de Afganistán.

Asimismo, Shamshad TV, propiedad de un exasistente presidencial, estuvo transmitiendo contenido a favor de los talibanes.

En un programa, el corresponsal del canal mostró a los residentes de Kabul celebrando que el grupo traería seguridad y unidad al país.

Ni vestidos, ni maquillajes

Tras el avance del Talibán en Afganistán, muchos derechos sociales y económicos alcanzados durante los últimos 20 años se acabaron de repente, según le dijeron a la BBC varios ciudadanos afganos.

Mujeres con burka caminan frente a retratos de otras mujeres maquilladas en Kabul, el 7 de agosto de 2021.

Getty Images
En las calles de Kabul, hasta hace unos pocos días se podía ver publicidad con mujeres luciendo maquillaje.

Y las denuncias de recortes de libertades de las mujeres no son la excepción.

“Hay muchas restricciones ahora. Cuando salgo, tengo que llevar la burka (el traje que impide ver completamente el cuerpo de la mujer), como me lo ordenan los talibanes, y un hombre me tiene que acompañar”, aseguró una partera de Ishkamish, un distrito rural con escasos servicios, en la provincia de Takhar, en la frontera noreste de Afganistán con Tayikistán.

En los primeros dos días de la llegada del Talibán a Kabul, las calles de la capital empiezan a mostrar también indicios de esos cambios restrictivos para las mujeres.

Fotos en las redes sociales muestran que vidrieras con imágenes de mujeres sin velo, con maquillaje y con vestidos de fiesta estaban siendo arrancadas o tapadas con pintura.

https://twitter.com/bbclysedoucet/status/1426855750601789449

“No sé cómo será nuestro futuro”

Muchas mujeres en Kabul sienten miedo y desesperanza.

Una joven -que prefirió no identificarse- describió la ciudad como “silenciosa”. El Talibán gobierna la ciudad y todos están en casa, le dijo a la BBC.

“Tenía muchos planes para mi futuro, pero ahora no puedo ir al trabajo ni a la universidad”, agregó.

“No sé cómo será nuestro futuro. Esto me ha hecho perder la esperanza. Estoy buscando una manera de salir de Afganistán porque no hay esperanza para las mujeres”.

Mujer con los ojos pintados y burka.

Getty Images

Por su parte, Aisha Ahmad, que estudia Ciencias de la Computación en la Universidad de Kabul, terminó el domingo golpeada por la multitud que intentaban tomar un vuelo desde el aeropuerto internacional Hamid Karzai de la capital.

“A la multitud la empujó la policía, los niños y las mujeres estaban en el suelo, yo me lastimé las manos, los pies y las rodillas”, contó la joven de 22 años a la agencia de noticias PA.

Después de no poder abordar un vuelo, Ahmad pidió en las redes sociales que algún país le diera asilo para poder terminar su educación, que ya no lo cree posible.

“He perdido la esperanza y creo que no será un camino fácil”, aseguró. “Me siento como si estuviera en un túnel… No puedo ver ninguna luz brillante y no sé qué tan largo es el túnel”, añadió.

https://www.youtube.com/watch?v=eHBHETE7NM4

Mahbouba Seraj, una activista por los derechos de las mujeres y los niños en Kabul le dijo a la BBC que no le servía a nadie si todas las mujeres abandonaban el país y agregó que está dispuesta a dialogar y trabajar con el Talibán.

“Si las mujeres de Afganistán, las que están involucradas y hemos estado trabajando, pudiéramos sentarnos en una mesa y hablar con estas personas, podrían ser inteligentes y conocer los recursos que tienen en las mujeres de Afganistán”, afirmó.

“Porque antes de esto, antes del Talibán, ni el mundo ni nuestra propia república vio realmente la fuerza de la mujer afgana“.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.