Estas 5 marcas de cátsup contienen más jarabe de maíz de alta fructosa y dañan tu salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

Estas 5 marcas de cátsup contienen más jarabe de maíz de alta fructosa y dañan tu salud

Algunas marcas de salsa cátsup que se consumen en México tienen un alto porcentaje de jarabe de maíz de alta fructosa, que puede provocar enfermedades cardiovasculares.
Pixabay
4 de noviembre, 2019
Comparte

Las salsas de tomate cátsup son un aderezo con sabor agridulce que seguro consumes, pero ¿sabes de qué están hechas y cómo pueden afectar tu salud?

De acuerdo con la norma mexicana NMX-F-346-S-1980, para que un producto sea reconocido como salsa cátsup debe tener entre sus ingredientes al menos un 12% de sólidos totales de tomate, vinagre, sal y azúcares.

Sin embargo, tal como señala la Revista del Consumidor, algunas de ellas contienen altos porcentajes de jarabe de maíz de alta fructosa, un endulzante barato que, en altas cantidades, puede provocar enfermedades cardiovasculares.

Etiquetas de cátsup engañosas

Seguro has intentado leer la etiqueta de algunos alimentos y, al final, te has quedado con más dudas que certezas sobre los ingredientes. En el caso de la salsa cátsup, la Revista del Consumidor señala que, su etiquetado no deja claro qué tipo de azúcares contiene.

Te puede interesar: ¿El aceite comestible que usas es puro? Profeco detecta productos engañosos

“Cuando en la etiqueta dice que contiene ‘azúcares’ puede ser cualquier endulzante calórico o mezcla de los mismos, como fructosa o jarabe de maíz de alta fructosa, ambos de poder edulcorante alto y cuyo excesivo consumo aumenta los triglicéridos en la sangre”, explica.

Otros ingredientes que son comunes en las diferentes marcas de salsa cátsup que existen en el mercado son el CMC (carboximetilcelulosa), un espesante que mejora la viscosidad de los productos, y el benzoato de sodio, un conservador usado en alumentos que ayuda a inhibir el crecimiento de hongos y levaduras.

También contienen especias, ajo y cebolla en polvo, concentrado de tomate, goma guar –un espesante natural-, glucosa, sal, vinagre y saborizantes naturales o artificiales.

Lee más: Carnes para hamburguesa que dicen ser de res tienen soya y pellejos de pollo: Profeco

Según el análisis de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), estas son las salsas que contienen mayor porcentaje de jarabe de maíz de alta fructosa que se venden en México:

  • Salsa tipo Cátsup marca Embasa: contiene tomates, almidón de maíz modificado, sal yodada, ácido acético, condimentos, saborizante natural, colorante artificial rojo y está elaborada en un 55% con jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Salsa Cátsup marca La Costeña: tiene concentrado de tomate, vinagre destilado, sal, cebolla en polvo, saborizante natural, especias y contiene un 58% de azúcares adicionados, de los cuales un 42% es jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Salsa de tomate Ketchup marca Heinz: tiene como ingredientes concentrado de tomate, vinagre, sal yodada, cebolla en polvo, saborizante natural y contiene 42% de jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Salsa de Tomate Cátsup marca Del Monte: está elaborada a base de puré de tomate, vinagre de alcohol de caña, CMC, especias y contiene un 42% de jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Salsa de Tomate tipo Cátsup marca Clemente Jacques: contiene concentrado de tomate, vinagre de alcohol de caña, sal yodada, espesante, benzoato de sodio, saborizante y un 42% del producto está hecho con jarabe de maíz de alta fructosa.

De acuerdo con la información presentada en la Revista del Consumidor, la Salsa de Tomate Ketchup de la marca Heinz “No Sugar Added” es la única en el mercado que no contiene azúcar adicionado. Esta se elabora con concentrado de tomate, vinagre destilado, sal, cebolla en polv

o, saborizante natural, especias y sucralosa.

Riesgos del jarabe de maíz de alta fructosa

El jarabe de maíz de alta fructosa es un edulcorante similar al azúcar, sin embargo este no proviene de ninguna fruta, sino de una mezcla altamente purificada de la fécula de maíz.

Entérate: Profeco detecta que 18 marcas de atún contienen soya en sus latas y no todas lo advierten al consumidor

Este se realiza a partir de maíz que se refina hasta obtener almidón en polvo, el cual se somete a un proceso químico que crea el endulzante al que conforman una molécula de glucosa y otra de fructosa.

Es un ingrediente común de los alimentos procesados, ya que es una alternativa más barata que el azúcar para endulzar y prolonga el tiempo de caducidad de la comida.

Sin embargo, consumir bebidas y alimentos que contienen jarabe de maíz de alta fructosa no brinda nutrientes, además de que las calorías que aportan no causan saciedad, por lo que se les conoce como ‘calorías vacías’ que con el tiempo se acumulan y provocan sobrepeso u obesidad.

Por otra parte, un estudio publicado en la American Journal of Clinical Nutrition explica que las bebidas endulzadas con jarabe de maíz de alta fructosa inducen en la sangre un porcentaje mayor de partículas que transportan colesterol malo (LDL-lipoproteínas de baja densidad-), lo que aumenta el riesgo de padecer ácido úrico y enfermedades cardiocasculares.

También se ha comprobado que la ingesta excesiva de jarabe de maíz de alta fructosa produce en gran cantidad la hormona ghrelina, la cual te hace sentir que nunca estás satisfecho y quieres seguir comiendo, provocando el incremento de personas con obesidad y que puede desencadenar otras enfermedades como la Diabetes Mellitus tipo 2.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: cuál es la mejor forma de reforzar tu inmunidad, ¿con una infección natural o a través de las vacunas?

¿Qué es mejor, la protección que tenemos ante la covid-19 por habernos infectado y superado la enfermedad o aquella que nos proporcionan las vacunas?
27 de agosto, 2021
Comparte

Para nuestro sistema inmunológico, las diferencias entre haber adquirido defensas tras una infección natural por coronavirus o haberlo hecho tras la vacuna son marcadas.

¿Pero qué es mejor?

El mero hecho de plantearse la pregunta rayaba la herejía hace un año, cuando contagiarse con covid-19 por primera vez podía ser mortal, especialmente para los ancianos o las personas con problemas crónicos de salud.

Ahora, sin embargo, ya no partimos con inmunidad cero, ya que muchos se han vacunado o han pasado la enfermedad.

Y por ello, se ha vuelto una pregunta relevante que tiene implicaciones en el tema de si los niños deben ser vacunados o si se debe usar el virus o aplicar una tercera dosis a adultos para reforzar la inmunidad, cuestiones ambas polémicas.

“Podríamos estar metiéndonos en un agujero, por mucho tiempo, al creer que solo podemos mantener alejado el covid-19 vacunándonos cada año”, me dijo la profesora Eleanor Riley, inmunóloga de la Universidad de Edimburgo.

El profesor Adam Finn, un asesor de vacunas del gobierno británico, dijo que vacunar en exceso, cuando en otras partes del mundo todavía hay gente a la que no se le ha inoculado ni la primera dosis, es “un poco loco”.

“No solo es injusto, es estúpido”, dijo.

Vacunación en España

Getty Images

La anatomía de la inmunidad

Antes que nada, necesitamos entender un poco tanto las claves del sistema inmunológico como las del virus que este está atacando.

Los elementos fundamentales del sistema inmunológico para hacer frente a la infección son dos: los anticuerpos y las células T.

Los anticuerpos se adhieren a la superficie del virus y lo marcan para que sea destruido.

Las células T pueden detectar cuáles de nuestras propias células han sido infectadas por el virus y destruirlas.

A pesar de todos los problemas que ha causado, el virus es espectacularmente simple.

Tiene la famosa espiga, una proteína que es la llave que usa para abrir la puerta de las células de nuestro cuerpo.

También hay otras 28 proteínas que necesita para secuestrar nuestras células y hacer miles de copias de sí mismo. (A modo de comparación, se necesitan alrededor de 20.000 proteínas para hacer funcionar el cuerpo humano).

Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2.

Science Photo Library
Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2.

Hay cuatro áreas clave para comparar la inmunidad que proporciona una vacuna y la que se desarrolla después de la infección natural con el virus.

1. Amplitud

¿Qué porcentaje del virus aprende a atacar el sistema inmunológico?

Quienes se infectan con el virus generan una respuesta inmune mayor que la que proporciona la vacunación.

Con cualquiera de las vacunas de Moderna, Pfizer u Oxford-AstraZeneca, lo que está aprendiendo el cuerpo es a detectar solo una cosa: la proteína de espiga.

Esta es la parte clave para producir anticuerpos y los resultados, al evitar que la mayoría de infectados tengan que ser hospitalizados, han sido espectaculares.

Pero apuntar a las otras 28 proteínas también les daría a las células T mucho más para atacar.

“Eso significa que si alguien se infectó, es posible que tenga mejor inmunidad ante cualquier nueva variante que surja, ya que tiene inmunidad frente a más proteínas “, dijo el profesor Riley.

Células T

Reuters
El propósito principal de las células T es identificar y matar patógenos invasores o células infectadas.

2. Fuerza

¿Cuál de las dos opciones —vacuna o inmunidad natural— detiene la infección o previene una enfermedad grave?

Sabemos que ha habido casos de personas que contrajeron el virus dos veces (reinfección) y de otras que se vacunaron y aún así desarrollaron la covid-19 (lo que se conoce como infección progresiva).

“Ninguna de las dos te brinda una protección completa contra la infección, pero la inmunidad que obtienes parece protegerte bastante bien de caer gravemente enfermo”, explicó el profesor Finn, de la Universidad de Bristol.

Los niveles de anticuerpos son, en promedio, más altos alrededor de un mes después de la vacunación que de la infección.

Sin embargo, existe un gran abismo en cuanto a anticuerpos entre aquellos que son asintomáticos (que no producen muchos anticuerpos) y aquellos que padecen un ataque severo de covid-19.

La mayor respuesta inmune proviene de personas que contrajeron la enfermedad y luego fueron vacunadas.

Todavía estamos esperando datos sobre lo que sucede al revés.

laboratorio

Reuters
Aunque los anicuerpos son importantes podrían no ser suficientes para evitar la propagación de covid-19.

3. Duración

¿Cuánto dura la protección?

Se ha demostrado que los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo, aunque esto puede no ser importante para prevenir que enfermes gravemente.

El sistema inmunológico recuerda los virus y las vacunas para poder responder rápidamente cuando se encuentra una infección.

Hay “células T de memoria” que permanecen en el cuerpo, y las células B permanecen preparadas para producir una nueva avalancha de anticuerpos si es necesario.

Existe evidencia de respuestas inmunitarias que duran más de un año después de la infección y los ensayos de las vacunas también han demostrado un beneficio duradero.

“En términos de durabilidad, todavía hay mucho por estudiar”, dijo el profesor Peter Openshaw, del Imperial College de Londres.

Un hombre con mascarilla

Getty Images

4. Localización: nariz o brazo

¿En qué parte del cuerpo está la inmunidad?

Esto importa.

Existe un conjunto completamente diferente de anticuerpos, conocidos como inmunoglobulina As, en la nariz y los pulmones, en comparación con los inmunoglobulina G que medimos en la sangre.

Los primeros son más importante por su papel como barrera contra la infección.

La infección natural ocurre en la nariz, mientras la vacuna se aplica con un pinchazo en el brazo. Por eso, la posición de esos anticuerpos es clave.

Ya se están investigando las vacunas nasales.

El profesor Paul Klenerman, que indaga sobre las células T en la Universidad de Oxford, señaló: “La ubicación de una infección marca la diferencia incluso si es el mismo virus, por lo que esperaríamos diferencias importantes entre la infección natural y las vacunas”.

Vacuna

Getty Images
Las vacunas han transformado la evolución del covid porque han reducido drásticamente las posibilidades de enfermarse gravemente.

¿Entonces, más vacunas o exposición al virus?

Existe una clara evidencia de que los adultos que no han recibido ninguna dosis tendrán defensas inmunitarias más fuertes si se vacunan, incluso si han contraído covid antes.

Pero en este punto hay dos importante cuestiones que plantearse:

  • ¿Los adultos vacunados necesitan una dosis de refuerzo o es suficiente la exposición al virus?
  • ¿Los niños necesitan vacunarse o toda una vida de encuentros con el virus construye una buena defensa inmunológica?

La idea de aumentar la inmunidad poco a poco durante toda la vida no suena radical cuando hablamos de otros virus, como el RSV (virus respiratorio sincitial) o los otros cuatro coronavirus que causan los síntomas del resfriado común.

Cada vez que está expuesto, el sistema inmunológico se fortalece un poco y esto continúa hasta la vejez, cuando el sistema inmunológico comienza a fallar y las infecciones empiezan a ser un problema.

“Esto no está probado, pero podría ser mucho más barato y sencillo dejar que eso suceda que pasar todo el tiempo inmunizando a las personas”, dijo el profesor Finn, quien advierte que podríamos terminar “encerrados en un ciclo de refuerzo” sin saber si era necesario.

Sin embargo, observó que el argumento en los niños “ya se ha demostrado”, ya que “el 40-50% ya se ha infectado y la mayoría no se puso enfermo o muy enfermo”.

Niño en una prueba de covid

Getty Images

Pero hay contraargumentos.

Riley apunta a la covid prolongada en los niños y el profesor Openshaw recuerda el nerviosismo en torno a los efectos a largo plazo de un virus que puede afectar a muchos órganos del cuerpo.

Pero Riley dijo que hay potencial en el uso de vacunas para “aliviar” la covid, seguido de una infección que amplíe nuestra respuesta inmunitaria.

“Realmente debemos considerar: ¿estamos simplemente asustando a la gente en lugar de darle la confianza para seguir adelante con su vida? Ahora estamos preocupando a la gente otra vez“.

Por supuesto, dado que los casos continúan, es posible que no haya muchas opciones.

“Me pregunto si es inevitable”, dijo el profesor Klenerman, pensando en que el virus continuará propagándose. Es probable que entonces veamos un efecto de constante cuestionamiento.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.