Estas 5 marcas de cátsup contienen más jarabe de maíz de alta fructosa y dañan tu salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

Estas 5 marcas de cátsup contienen más jarabe de maíz de alta fructosa y dañan tu salud

Algunas marcas de salsa cátsup que se consumen en México tienen un alto porcentaje de jarabe de maíz de alta fructosa, que puede provocar enfermedades cardiovasculares.
Pixabay
4 de noviembre, 2019
Comparte

Las salsas de tomate cátsup son un aderezo con sabor agridulce que seguro consumes, pero ¿sabes de qué están hechas y cómo pueden afectar tu salud?

De acuerdo con la norma mexicana NMX-F-346-S-1980, para que un producto sea reconocido como salsa cátsup debe tener entre sus ingredientes al menos un 12% de sólidos totales de tomate, vinagre, sal y azúcares.

Sin embargo, tal como señala la Revista del Consumidor, algunas de ellas contienen altos porcentajes de jarabe de maíz de alta fructosa, un endulzante barato que, en altas cantidades, puede provocar enfermedades cardiovasculares.

Etiquetas de cátsup engañosas

Seguro has intentado leer la etiqueta de algunos alimentos y, al final, te has quedado con más dudas que certezas sobre los ingredientes. En el caso de la salsa cátsup, la Revista del Consumidor señala que, su etiquetado no deja claro qué tipo de azúcares contiene.

Te puede interesar: ¿El aceite comestible que usas es puro? Profeco detecta productos engañosos

“Cuando en la etiqueta dice que contiene ‘azúcares’ puede ser cualquier endulzante calórico o mezcla de los mismos, como fructosa o jarabe de maíz de alta fructosa, ambos de poder edulcorante alto y cuyo excesivo consumo aumenta los triglicéridos en la sangre”, explica.

Otros ingredientes que son comunes en las diferentes marcas de salsa cátsup que existen en el mercado son el CMC (carboximetilcelulosa), un espesante que mejora la viscosidad de los productos, y el benzoato de sodio, un conservador usado en alumentos que ayuda a inhibir el crecimiento de hongos y levaduras.

También contienen especias, ajo y cebolla en polvo, concentrado de tomate, goma guar –un espesante natural-, glucosa, sal, vinagre y saborizantes naturales o artificiales.

Lee más: Carnes para hamburguesa que dicen ser de res tienen soya y pellejos de pollo: Profeco

Según el análisis de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), estas son las salsas que contienen mayor porcentaje de jarabe de maíz de alta fructosa que se venden en México:

  • Salsa tipo Cátsup marca Embasa: contiene tomates, almidón de maíz modificado, sal yodada, ácido acético, condimentos, saborizante natural, colorante artificial rojo y está elaborada en un 55% con jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Salsa Cátsup marca La Costeña: tiene concentrado de tomate, vinagre destilado, sal, cebolla en polvo, saborizante natural, especias y contiene un 58% de azúcares adicionados, de los cuales un 42% es jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Salsa de tomate Ketchup marca Heinz: tiene como ingredientes concentrado de tomate, vinagre, sal yodada, cebolla en polvo, saborizante natural y contiene 42% de jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Salsa de Tomate Cátsup marca Del Monte: está elaborada a base de puré de tomate, vinagre de alcohol de caña, CMC, especias y contiene un 42% de jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Salsa de Tomate tipo Cátsup marca Clemente Jacques: contiene concentrado de tomate, vinagre de alcohol de caña, sal yodada, espesante, benzoato de sodio, saborizante y un 42% del producto está hecho con jarabe de maíz de alta fructosa.

De acuerdo con la información presentada en la Revista del Consumidor, la Salsa de Tomate Ketchup de la marca Heinz “No Sugar Added” es la única en el mercado que no contiene azúcar adicionado. Esta se elabora con concentrado de tomate, vinagre destilado, sal, cebolla en polv

o, saborizante natural, especias y sucralosa.

Riesgos del jarabe de maíz de alta fructosa

El jarabe de maíz de alta fructosa es un edulcorante similar al azúcar, sin embargo este no proviene de ninguna fruta, sino de una mezcla altamente purificada de la fécula de maíz.

Entérate: Profeco detecta que 18 marcas de atún contienen soya en sus latas y no todas lo advierten al consumidor

Este se realiza a partir de maíz que se refina hasta obtener almidón en polvo, el cual se somete a un proceso químico que crea el endulzante al que conforman una molécula de glucosa y otra de fructosa.

Es un ingrediente común de los alimentos procesados, ya que es una alternativa más barata que el azúcar para endulzar y prolonga el tiempo de caducidad de la comida.

Sin embargo, consumir bebidas y alimentos que contienen jarabe de maíz de alta fructosa no brinda nutrientes, además de que las calorías que aportan no causan saciedad, por lo que se les conoce como ‘calorías vacías’ que con el tiempo se acumulan y provocan sobrepeso u obesidad.

Por otra parte, un estudio publicado en la American Journal of Clinical Nutrition explica que las bebidas endulzadas con jarabe de maíz de alta fructosa inducen en la sangre un porcentaje mayor de partículas que transportan colesterol malo (LDL-lipoproteínas de baja densidad-), lo que aumenta el riesgo de padecer ácido úrico y enfermedades cardiocasculares.

También se ha comprobado que la ingesta excesiva de jarabe de maíz de alta fructosa produce en gran cantidad la hormona ghrelina, la cual te hace sentir que nunca estás satisfecho y quieres seguir comiendo, provocando el incremento de personas con obesidad y que puede desencadenar otras enfermedades como la Diabetes Mellitus tipo 2.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Fármacos usados para la pena de muerte en EU ayudan a enfermos de COVID-19 y ahora se están agotando

De forma paradójica, los fármacos que se usan en EU para aplicar la inyección letal podrían ayudar a salvar vidas de pacientes con el nuevo coronavirus.
Getty Images
14 de abril, 2020
Comparte

Son usados para matar, pero ahora pueden ayudar a salvar vidas.

Varios medicamentos que se usan para aplicar la inyección letal a condenados a muerte en Estados Unidos se están agotando en hospitales que tratan a pacientes de COVID-19.

Por ello, un grupo de médicos de cuidados intensivos, expertos en salud pública y farmacéuticos hizo un llamado urgente a autoridades estatales de EU a donar una serie de sedantes y paralizantes a los hospitales.

“Muchos de los medicamentos necesarios durante este tiempo crítico son los mismos medicamentos utilizados en las ejecuciones de inyección letal”, dicen los médicos en una carta abierta.

“Estos medicamentos nunca se fabricaron o desarrollaron para causar la muerte; por el contrario, muchos fueron formulados para conectar a los pacientes con respiradores que salvan vidas y disminuir la incomodidad de la intubación”, añaden.

Dibujo de respirador

Getty Images
“El respirador no es algo que cure por sí, lo que nos permite es ganar tiempo para que el tratamiento haga efecto”, explica el Dr. Roca.

El uso de los fármacos facilita que los pacientes de COVID-19 que ya no pueden respirar por sí mismos sean conectados a respiradores artificiales.

En Estados Unidos, la pena de muerte ha sido aplicada en 35 de los 50 estados desde que el castigo fue reinstaurado en la década de 1970, lo que ha llevado a la ejecución de más de 1,500 personas.

Sigue vigente en 28 estados.

¿Qué fármacos se necesitan?

De acuerdo con un informe de la Sociedad Estadounidense de Farmacéuticos del Sistema de Salud, cuatro son los fármacos usados en la aplicación de la inyección letal que están siendo necesitados en hospitales por la pandemia del coronavirus.

Se trata del midazolam, el bromuro de vecuronio, el bromuro de rocuronio y el fentanilo.

De ellos, el midalozam y el fentanilo están en la lista de escasez de medicamentos que elabora la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), la autoridad sanitaria de EE.UU.

Una botella de midazolam

Getty Images
El midazolam es uno de los fármacos en la lista de escasez de las autoridades sanitarias de EU.

Los especialistas también mencionan que el rocuronio, el besilato de cisatracurio y el etomidato son empleados comúnmente en los procedimientos de ejecución de reos y que pueden ser usados para la intubación de pacientes con el nuevo coronavirus.

“Respetuosamente solicitamos que entregue estos medicamentos a los centros de salud en sus estados para que puedan usarse para tratar a los pacientes con COVID-19”, dicen en la carta.

“Al lado de las camas, ya estamos racionando el uso de midazolam y fentanilo, medicamentos que son fundamentales para la sedación necesaria para pacientes con COVID-19 ventilados mecánicamente”, añaden.

Gráfico respiradores

BBC

¿Cuántas vidas se pueden salvar?

Debido a que las autoridades penitenciarias de muchos estados de EU no reportan cuál es la cantidad de fármacos que poseen, los expertos han tenido dificultades para evaluar cuánta ayuda médica puede haber ahí.

Sin embargo, basados en la información de “un puñado” de estados, consideran que se podrían tratar a por lo menos 137 pacientes de COVID-19 con los sedantes destinados para el corredor de la muerte.

Y considerando los suministros de los estados que no reportan datos, los especialistas consideran que “es probable” que ese número se duplique.

“Sus reservas podrían salvar la vida de cientos de personas; aunque esto puede ser una pequeña fracción del total de muertes que se espera, es una directriz ética que la medicina valora cada vida. Entre los que podrían salvarse puede estar un colega, un ser querido o incluso usted”, dicen a los jefes de los sistemas penitenciarios.

Cámara de ejecuciones en Florida

Departamento de Prisiones de Florida
Más de 1.500 personas han sido ejecutadas en Estados Unidos desde que se reinstauró la pena de muerte.

El anestesiólogo Joel Zivot, uno de los firmantes de la carta, dijo al sitio Newsweek que recibió respuesta de las autoridades del estado de Wyoming, donde aseguraron no tener los fármacos mencionados en la petición.

Estados Unidos es el país con más casos confirmados de COVID-19 y más muertes por la enfermedad en el mundo.

El gobierno de Donald Trump ha calculado que varias decenas de miles de personas fallecerán por la enfermedad.

Hasta este 13 de abril había más de 560,000 pacientes con la enfermedad, así como casi 23,000 fallecimientos, según el conteo de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=lu1IxGRfsyM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts